Hablemos de Byrne

En el 2000, Byrne y su amigo Roger Stern intentaron una arriesgada pirueta para llenar un bache en la historia del Universo Marvel.

Marvel: The Lost Generation

16/07/2019

| Por Fede Velasco

1 comentarios

84bb924c0788432fec5c03f69c26b244Entre el final de la Segunda Guerra Mundial y la primera aparición de los Fantastic Four en 1961, pasaron alrededor de unos 15 años de tiempo real. Pero con el correr de las décadas de publicación, para justificar el no paso del tiempo, se estableció que la familia de superhéroes llevaba tan sólo 10 años de existencia, con lo cual la brecha con la desaparición del Capitán América se hacía cada vez más grande y difícil de mantener sin que pinte ni un puto superhéroes en todo el Universo Marvel. Para llenar este espacio de tiempo y explicar por qué nadie escuchó hablar de otros héroes en todo ese tiempo, se juntaron en el año 2000 nuestro artista favorito y Roger Stern, decididos a echar un poco de luz en el asunto.

Conceptualmente la idea de The Lost Generation no es mala. Incluso la forma en la que está planteada (arrancando por el número 12, y yendo hacia atrás en el tiempo hasta llegar al número 1) parece interesante, pero por algún extraño motivo falla estrepitosamente. Si me animo a elucubrar un por qué, me imagino que tiene que ver con la extensión y lo intrascendente del 90 % de las cosas que pasan en cada episodio, ya que al ir la historia en reversa, cuando vemos lo que le pasa a tal o cual personaje, ya conocemos las consecuencias porque ya vimos su futuro y para peor en muchos casos hay cantidades de personajes irrelevantes, mientras el protagonismo recae en manos de unos pocos. Hay mucho más para decir sobre esto, pero regreso en un ratito, porque antes me parece que amerita explicar un poco de qué va la trama.

MarvelLostGeneration122En un enfrentamiento entre todos los héroes de la Tierra y algunos de sus enemigos contra una armada de invasión Skrull, se aparece una historiadora del futuro que viene viajando en el tiempo para desenmascarar a los Skrull que quieren firmar la paz con la Tierra diciendo que jamás intervinieron en sus eventos. De esta forma descubre a esta invasión, que se detuvo gracias al sacrificio de toda una generación de héroes y que fue ocultada por el gobierno para no alarmar a la población. De ahí en más, la Dra. Cassandra Locke (así se llama este personaje) decide seguir retrocediendo en el tiempo para buscar más información que la ayude con su objetivo y de paso, uno va viendo qué pasa en los años anteriores con estos héroes. Y acá hacen la primera trampa y la cagan, porque la historia va retrocediendo en el tiempo como ya dije, pero Cassandra no vuelve a aparecer hasta varios números después. O sea que la serie tampoco usa su punto de vista, sino que sólo retrocede una cantidad aleatoria de años -que jamás tenemos en claro cuántos son- para mostrarnos momentos en la vida de algunos de estos personajes que integraban la “First Line”.

3316310146_1_4_67NMIjzWSi lo tengo que comparar con algo, por la forma en la que está encarada (con saltos en el tiempo y demás), se me ocurre Batman/Superman: Generations, de la que ya hablé hace unos meses de su segunda y tercera parte. Pero lo que ahí funcionaba, acá falla y en buena medida porque no estamos ante dos íconos de ese peso, donde todo el universo que los rodea nos es familiar. Acá, si bien entran en juego algunos elementos del Universo Marvel, la mayoría de lo que se nos presenta es nuevo y por eso no tiene el mismo impacto. Aparte, como ya dije, no todos los personajes tienen el mismo desarrollo, y a veces Stern y Byrne le dedican 3 ó 4 páginas a un personaje, que antes (es decir después en la línea cronológica) vimos en 4 viñetas, entonces no nos puede interesar menos lo que le pasa, porque su futuro es irrelevante. Yo creo, que Byrne acá pensó en hacer algo parecido a lo que hizo con Generations 2, donde pudo llenar parte del espacio que él mismo había dejado entre capítulos, con pistas y puntas sembradas para secuelas que obviamente jamás vinieron y hacen que la obra esté llena de cabos sueltos, en una narrativa ya de por sí complicada.

Lo que me lleva al último punto (ya para cerrar). En su momento la serie se vendió con el argumento de que -una vez finalizada- se podía leer en cualquier orden, es decir, o bien el de publicación, o bien arrancando por el nº1. Pero la lectura de esta otra forma es un tanto fallida, y si bien nos permite seguir un poco mejor el tema de los saltos temporales de la Dra. Locke (que tampoco son ordenados), su historia en el futuro avanza hacia atrás y no se entiende del todo. Según dijo Roger Stern, la editorial quería esto para poder editar dos TPBs, cada uno con un orden distinto. Al día de hoy, no salió ni siquiera uno, así que esto tampoco importa mucho.

MarvelLostGeneration121Me queda decir que como experimento, The Lost Generation no estuvo mal. El dibujo está a un muy buen nivel y se nota mucho la mano de Byrne en el plot, si bien los diálogos son de Stern. Si a esto se le hubiera dado más pelota, se hubiera vuelto sobre alguno de estos conceptos o personajes, quién sabe… quizás hoy valdría más la pena darle una chance. Pero teniendo en cuenta que sólo fue un intento fallido por llenar un hueco (que hoy ya tiene casi 20 años más que justificar), vale sólo la pena si tienen mucho tiempo al pedo, o muchas ganas de imaginar cómo sobrevivió el Marvel U todos esos años hasta que aparecieron los Fantastic Four.

Compartir:

Etiquetas: , , ,

Dejanos tus comentarios:

Un comentario

  • Si habré invertido tiempo de mi vida en acomodar cosas de este universo… Viajes en colectivo, momentos en la ducha, paseos en bicicleta, horas de estudio… Y todo para que después te marchiten el universo con decisiones tan malas, que ni tu tía las tomaría.
    Me dan pena estos tipos, George Peréz terminó por decir que por culpa de DC hicieron que “no le importe” más lo que sucedía con estos personajes. Le dieron tanta importancia a los caprichos de Morrison en el niufifitichú, que el ni sabía lo que podía hacer, y como contó en el podcast de Ethan Van Sciver (gracias por el link), sólo se quedaba en DC por la cobertura médica…
    Cosa que ahora ya ni es tan así… Se pasan la vida trabajando para las dos grandes y cuando terminan, ni dinero en la mesa hay, ojalá que ahora si suceda lo que se contorneó en los 90s, con más de 50 comiquerías cerradas en lo que va de estos 8 meses, que se caiga la industria y quede lo que tiene que quedar, no hay que trabajar para las dos grandes, ya no hay dinero ahí, y como consumidor, peor aún, que me quieran contar por enésima vez la historia del origen de Batman o reagrupar los eventos del universo Marvel para acomodar en que momento nacen los FF…

    Comentarios

    dandel

    26/07/2019 - 15:47