Hablemos de Byrne

Esta serie vivirá por siempre en la memoria de los fans gracias a su humor, su narrativa experimental y sus meta-comentarios.

She-Hulk

01/12/2015

| Por Leandro Paolini

1 comentarios

SCAN0208¿Se banca She-Hulk un análisis solamente para ella? ¡Obvio que sí! En el mismo año en el que John Dios se mandaba a revitalizar la serie de su primo Bruce Banner, The Incredible Hulk, también sacaba una novela gráfica de Hulka! (amo esa traducción tan gallega 😉

Byrne había empezado a pulir a She-Hulk a partir de su participación en Fantastic Four (¿los mejores FF fueron los de Byrne?) y sus ganas de hacer algo individual con el personaje se notan mucho a partir del número 275, donde se explora su vínculo con Wyatt Wingfoot.

La novela gráfica The Sensational She-Hulk salió en Noviembre de 1985. Escrita e ilustrada por Byrne, ya se notaba distinta. El ´85 y el ´86 fueron años increíblemente creativos para el medio. Muchos vieron el potencial de esa novela gráfica pero esos años no eran los ideales para profundizar tanta vanguardia. Sin embargo, Byrne tendría su revancha cuatro años más tarde, cuando Mark Gruenwald le pidió desarrollar una serie regular con el personaje de la Amazona Esmeralda. El guionista, y entonces editor, le pidió a Byrne que siguiera con la línea que había comenzado con la novela gráfica en 1985 y que se alejara de la serie anterior (Savage She-Hulk). Byrne venía de romperla con X-Men, Fantastic Four, Superman y tenía ganas de probar suerte con personajes menos tradicionales del medio. Por eso aceptó el desafío de Gruenwald (y años más tarde seguiría esa exploración con sus Next-Men y con un Namor C.E.O y sin alitas) y la serie The Sensational She-Hulk se convirtió en una realidad.

tumblr_mjjaoj2ejC1qmgnmfo1_500Debo confesar que de chico no me gustaba la serie. No disfruto de los comics con humor (excepto la brutalidad de Gustavo Sala) y menos cuando rompían la cuarta pared y el personaje hablaba con los lectores. Antes no me gustaba, ahora me parece una puta genialidad, y Byrne me parece el Puto Jefe de los títulos mensuales de los 80’s, en su definición más Guardiolesca.

El abordaje de Byrne era completamente cómico y que She-Hulk supiese que era un personaje, y rompiese la mencionada cuarta pared, era un delicioso disparate (muuucho antes que Deadpool lo hiciese, niñatos). El título de a poco se convirtió en un circo delirante donde el artista hacía lo que quería con el personaje, al punto tal de pasarle facturas personales a gran parte del medio mediante las aventuras de Jennifer Walters.

Pero lo muy bueno suele acabar pronto (o al menos eso le digo yo a con quienes me acuesto) y entonces Byrne se alejó después del n°8 cuando no aceptó tomar en cuenta las sugerencias que Tom De Falco le dijo debía aceptar de un muy joven Dwayne McDuffie, que se estaba probando como escritor de comics.

She-HulkShowered80sJohnByrneEsos primeros 8 números de 1989 se sintieron pocos, pero en ese breve período de menos de un año, Byrne jugó con apariciones bizarras como las del Stilt-Man, Robocop y Santa Claus! Byrne pisaba el acelerador a puro humor y se divertía haciendo lo que se le cantaba, mientras experimentaba con la narrativa y la cuadrática de las viñetas en la puesta en página, en una extraña amalgama entre Will Eisner, Kevin Maguire y el propio Byrne.

El recurso temerario del n°1 en el que el Circo del Crimen la captura, la hipnotiza y le hace contar a la audiencia su propio origen, es facilista y brillante a la vez. En ese primer número ya se ven atisbos de lo que Marvel temía Byrne quería hacer: tener un tono burlesco, con algo de aventura; puro disparate y diversión. Para los que no lo disfrutamos en esa época, gracias John por haber tenido tantos huevos!

Byrne regresaría al título en el n°31 y se quedaría hasta el 50, de la mano de la nueva coordinadora de la serie: Renee Witterstaetter, con quien si bien no terminó sub-plots que quedaron inconclusos en lo hecho de los números 1 al 8, al menos se pudo divertir un poco más con uno de sus personajes favoritos y colaborar con artistas como Walt Simonson, Dave Gibbons y Frank Miller.

74188-4243-73801-1-sensational-she-hulkEsta es una serie que vivirá por siempre en la memoria de los fans del mainstream (y debería ser también tenida en cuenta por los historiadores del medio), gracias a sus meta-comentarios, sus geniales ilustraciones, su experimental juego con la narrativa, sus descabezados guiones y sus chimentos intra-comic de la época. Este título es diversión pura, lista para su consumo, que nunca intenta ser pretenciosa y siempre arriesga para ser divertida y entretenida.

Cuando me hablan de la actual She-Hulk o del humor de Wade Wilson, me dan ganas de preguntar: ¿Quién es Dan Slott? ¿Quién es Deadpool?

Señoras y señores, mucho antes de este humor, estuvo el humor de She-Hulk y lo alocado de John Byrne. El autor de-fi-ni-ti-vo, para la prima del Goliat Verde.

Compartir:

Etiquetas: , ,

Dejanos tus comentarios:

Un comentario

  • Genial, además me identifiqué por completo, muy bueno. Esta es la clase de columna de opinión que yo escribiría, si supiera escribir.

    Comentarios

    Bruno Alba

    01/12/2015 - 22:18