Hablemos de Byrne

La trama familiar que elabora Byrne en Generations le permite construir una continuidad propia y una nueva forma de aproximación a los íconos de DC.

Superman & Batman: Generations

27/12/2016

| Por Francisco Lobo

2 comentarios

latestEn la entrega anterior de esta columna vimos como nuestro profeta, John Byrne, se metía con gran habilidad en el terreno de los Elseworlds con personajes emblemáticos de Marvel y DC. En 1999 fue el turno de otro experimento de estas características, con Batman y Superman como protagonistas y centrado exclusivamente en el universo editorial de dichos personajes. Así nacía Superman & Batman: Generations – An Imaginary Tale (a partir de ahora SBG). El titulo tuvo tres volúmenes en total. El segundo (publicado en 4 entregas entre octubre de 2001 y enero de 2002) está mas enfocado en otros personajes de DC como la Justice League y la Justice Society. El volumen 3 se publicó desde marzo de 2003 a febrero de 2004 y está protagonizado por personajes de líneas temporales futuras de la editorial y por los New Gods kirbyanos[1].

Según el propio texto editorial que acompaña al primer número de SBG, la idea del proyecto nace del autor para escapar del concepto de “continuidad” [2] y para ello propone una historia que arranca con un osnoveles Batman y Superman en el año 1939, final de la década que viera nacer a los personajes (1938 para el kryptoniano y 1939 para el murciélago).

sqgkmd4En la primera colección de 4 números, cada entrega trae dos historias separadas por saltos de 10 años, desde 1939 hasta 1999 y el número final está ambientado en 2919. Ahora, ¿en dónde está el valor agregado de ésta propuesta? En el hecho que los personajes envejezcan de forma real, y no que permanezcan en los siempre esplendidos treinta y pico por forma indefinida como sucede en las colecciones dentro la continuidad. Esto abre la puerta a a una situación atípica para la cotidianeidad de ambos personajes, como lo es sentar cabeza y formar una familia. Como es de esperarse, los linajes de los Kent y los Wayne estarán estrechamente relacionados en una suerte de genealogía “a lo Macondo” aunque no sólo entre ellos. Los enemigos también tienen su recorrido generacional, sobre todo un increíblemente siniestro Lex Luthor, quien tiene un papel protagónico en la vida de Clark y los suyos y es el elemento central para el desarrollo de toda la historia.

1939 – The Vigilantes: El primer encuentro entre los justicieros, donde luego de dejar de lado la desconfianza mutúa, aúnan esfuerzos para derrotar al Ultra-Humanite.

alrs80y1949 – Family Matters: Luego del casamiento de Lois y Clark y la partida de Dick a la Universidad, la Sra. de Kent es secuestrada por Luthor y el Joker, quienes son vencidos por Batman y Superman pero no sin consecuencias futuras para la familia de Clark.

1959 – Strange Days: En pleno apogeo de la carrera espacial, esta historia nos cuenta la batalla contra Bat-Mite y Mr. Mxyzptlk, a la vez que una nueva generación de héroes debe lidiar con sus propios problemas.

1969 – Changing Times: En uno de los números más jodidos de la colección, la cruenta guerra de Vietnam afecta también a las familias Kent y Wayne, mientras que Dick Grayson investiga el misterio del peligroso Joker Junior.

1979 – Twilight of the Gods: La unión familiar definitiva entre ambos héroes se concreta mediante un casamiento, pero la materialización de la venganza perfecta de un Lex Luthor perversamente sacado amenaza con arruinar la alegría reinante. Este número exuda mala leche de tal forma que deja sin aliento en más de una página.

generations031989 – Crime and Punishment: El Watchmen de las venganzas orquestado por Luthor llega a su fase final. A causa de ello, Superman es llevado a la justicia mientras que Batman busca descubrir lo que en realidad ocurrió entre el hombre de acero y su archi-enemigo.

1999 – Beginnings and Endings: El hijo de Bruce Wayne, en su rol de Batman, hace un importante descubrimiento en la guarida de Ra’s Al Ghul sobre su padre desaparecido tiempo atrás.

2919 – Nineteen Twenty Nine: A modo de epilogo, en un futuro muy lejano, el reencuentro del hombre de acero y el caballero oscuro trae a la memoria que las raíces de su relación se proyectan mas allá de lo que recordaban.[3]

36c58a30a93ee18985484de436fc1341El recurso del envejecimiento de los personajes plantea el problema de cómo el paso de los años afecta a sus actividades superheroicas, sobre todo si se tiene en cuenta que ambos protagonistas son militantes de la primera hora de las identidades secretas. Para resolver esta compleja situación, Superman se encarga de envejecer a Clark, mientras que Bruce, al ser humano, la tiene más complicada. Y es aquí donde aparece un aporte interesantísimo de la serie: la idea del legado del héroe. Así, Batman es un personaje único y constante en la línea de tiempo de Gotham ya que el manto es heredado por diferentes pupilos del murciélago original, como si de un Phantom de Lee Falk se tratase.

En cuanto a la contextualización, el marco histórico donde transcurre cada entrega demuestra que el maestro cósmico Byrne conoce de registros temporales. En lo que es la arqueología de la historieta el autor pela los moldes correspondientes a los periodos visitados y reproduce con precisión, como ya hiciera en otros relatos de contenido histórico, modas, arquitectura, arte, y un largo etcétera que incluye algunas de las piedras basales de los superhéroes como son los trajes, la tecnología y los villanos (incluso detalles como que el primer Superman que aparece se desplaza a los saltos y no volando).

i4ew7vqHablar de la calidad gráfica del genio innegable a esta altura del partido es casi redundante. Figuras y fondos, que cambian a lo largo de una línea tiempo, tienen esa factura exquisita del lápiz byrneano. Y como miembro del selecto club de los dibujantes míticos, sus diseños para Batman y Superman (y Luthor) tienen esa pregnancia de forma definitiva, esa aura especial benjaminiana de elemento único e irrepetible.

A pesar de presentar la obra SBG como un manifiesto anti- continuidad, la trama familiar que elabora nuestro amado Byrne mezclado con el mito del eterno retorno de Nietzche, termina por construir una continuidad propia que le permite dibujar una nueva forma de aproximación a personajes tan opuestos en todos los sentidos, y homenajearlos con todo el amor, respeto y admiración que, como buen fanático, siente por esos héroes eternos que han trascendido las páginas de su medio original y se han instalado en la cultura pop universal .

[1] Esta nota se centra exclusivamente en el primer volumen.

[2] De hecho, el texto antes mencionado es una explicación sobre que es la “continuidad” como concepto, su razón de ser y los problemas que genera respetarla a lo largo de décadas de historias.

[3] Aquí sale a flote el origen del primer Robin que Byrne ya había marcado en su The Untold Legend of the Batman de 1980, y que fue previamente reseñado en esta columna.

Compartir:

Etiquetas: , , , ,

Dejanos tus comentarios:

2 comentarios

  • De hecho tanto fue así de que este mundo conserva su propia continuidad que Morrison la incluyo dentro de las 52 tierras del multiverso. La tierra donde existe el Capitan America (el posta, ni un mayor gloria ni un Steel. El verdadero Steve Rogers). Ya que el crossover de Batman y el cap previo a generations sucede en este universo.

    Comentarios

    Juan Napier

    27/12/2016 - 11:14

    • Así es, es la Tierra-38 del Multiverso.

      Comentarios

      Andrés Accorsi

      27/12/2016 - 11:55