La Mansión Wayne

La vida y la pasión de Ernesto Guevara, en una historieta de un poder visual y argumental descomunales, creada por tres genios.

Che

02/03/2021

| Por Bruno Magistris

14 comentarios

PantallitaEl héroe verdadero es aquel que renuncia a su propio bienestar en pos de un fin mayor, que lo supera y que lo define. Es aquel que no teme anteponer sus ideales a su status en la vida, ganado a fuerza de sangre y sacrificio. Es quien, pudiendo gozar de un merecido descanso, decide continuar una lucha que quizás sea eterna.

Ernesto Guevara de la Serna fue uno de estos héroes, que tanto han pululado por la historia de nuestro país (pienso sin ir más lejos en Belgrano, en Monteagudo, en Artigas, en Dorrego, en Evita…). Ernesto Guevara, el Che. Aquel argentino que emigró tan joven en su peregrinación por aquella (esta, y la de siempre) América Latina que se desangra, que duele. Que no paró nunca de intentar cambiarla. Que intentó curar siendo médico, y terminó por cauterizarla a pura bala revolucionaria. Leprosos, asma, Fidel, Gramma, Sierra Maestra, el Comandante, la Revolución triunfante, URSS, misiles, inminente guerra nuclear, el Banco, la caña… explosiones rimbombantes de una fuga que empieza a serenarse en ese punto, que de a poco baja su intensidad y comienza a disiparse en los acordes finales, o casi.

4El Che, con cinco hijos, una esposa, una posición honrosa, un prestigio y fama mundial irreprochables, con cicatrices, sangre perdida en la tierra profunda, gloria, pasión y vida… siente que algo le falta. ¿Terminó la lucha? ¿Ya consiguió lo que ansiaba… esa cura tan difícil de una América que no dejó nunca de sangrar? No, claro que no. Pero… ¿dejarlo todo, comenzar otra vez? ¿Abandonar sus comodidades, su familia, su lucha por su Cuba adoptiva y adoptante? ¿A su edad? ¿Podría hacerlo? Todo lo conseguido hasta ese momento no fue nada ante esa decisión. Todo el sacrificio, la sangre negra manchada de tierra, las balas, bombas y napalm que no lograron pararlo; los amigos perdidos; las vidas tomadas (él, médico, debió sentir todas y cada una), la incansable lucha con su asma infantil que nunca le perdonó un esfuerzo; la ascensión a la selva; el descenso a la ciudad…todo, todo eso no fue más que un prólogo que lo llevó a ese momento cúlmine de su vida: el de tomar la decisión de abandonarlo todo y volver a empezar. Eso es grandeza inigualable. Eso es la mismísima condición que lo vuelve un héroe. Luego, el Congo fallido, y la Bolivia indiferente. El campesino del altiplano que no entiende la lucha que él decide tomar por él, el indígena absorto en su propia conexión con su tierra que le ciega cualquier atisbo de rebelión. El abandono de Fidel, los rangers que lo persiguen, la falta de comida y agua, las enfermedades, la tropa cada vez más diezmada. Y sí… la captura. La escuelita final, el “…está a punto de matar a un hombre”, la exhibición de su cuerpo cuasi mítico, la mirada de Cristo. Entrar en la gloria mirando así…

3Hector Germán Oesterheld en el guion y Alberto y Enrique Breccia en la faz gráfica se propusieron honrar, en 1968 (apenas un año después de la muerte del Comandante) a este personaje y crear una historieta que fuera no solo una obra de arte, sino también un manifiesto político que perdurara en el tiempo. De una corta extensión, pero de un poder visual y argumental descomunales, el libro se llamó “Che” y está estructurado con dos ejes bien marcados: la parte biográfica narrada en tercera persona, y los últimos días del Comandante en Bolivia, contados a través de su propio diario personal en la batalla. De los Breccia, Alberto se ocupó de la parte biográfica, y Enrique de los sucesos finales en el país vecino (en el que fuera, increíblemente, su primer trabajo profesional).

Che-Guevara-por-Enrique-Breccia-051017-SF-4Al respecto, Enrique cuenta: “Lo querían hacer lo antes posible, porque a Pérez (Carlos Pérez, editor del futuro libro) lo entusiasmaba la idea de que fuera la primera historieta hecha luego de la muerte del Che. El estilo usado por mi viejo fue más tradicional y descriptivo, mientras el mío era más expresionista, para lo cual aproveché la xilografía (que por esos días hacía en forma autodidacta), que se distingue por los contrastes violentos hechos en blanco y negro puros, sin grises. Ese estilo se prestaba más a la violencia del combate y a la creciente oscuridad de la historia a medida que ésta se acercaba a la muerte. No gané ni un mango por mis 35 páginas, porque para lograr el efecto del grabado en madera dibujaba sobre una cartulina enyesada de 3 mm de espesor. Casi sin usar el lápiz, ponía la tinta china negra con un pincel grueso y luego raspaba con la punta de un cuchillo. Eran cartulinas inglesas que costaban mucho y lo que me pagaban por página era menos de la mitad de lo que me salía cada hoja. Fueron tres meses de trabajo continuo, de pura adrenalina y discusiones frecuentes. Héctor me preguntó por qué razón dibujaba esa historieta: sin vacilar le contesté ´por peronista´. Creo que respecto al Che a Héctor le ocurría algo similar, aunque al menos conmigo nunca se definió públicamente. Me decía que lo que admiraba en Guevara era su compromiso y coherencia políticas, y por la pasión que ponía al escribir el guion eso era evidente. Me decía ´quiero que haya poesía en los combates´ y sin duda logró lo que se proponía. Ya pasaron 50 años, y sin embargo recuerdo con toda nitidez cada día de trabajo y cada charla, porque a medida que avanzaba me comprometía más con el personaje, las imágenes se hacían más y más extremas en términos gráficos, y hoy me parece que no fue casual que usara un cuchillo para dibujarlo”.

Che-Guevara-por-Alberto-Breccia-SF-2Cincuenta años pasaron de la primera edición. Obviamente, apenas publicada, el ejército allanó la editorial, secuestró los originales y los autores nunca más supieron de ellos.

Oesterheld, inspiradísimo, firmó su mejor trabajo. Los Breccia entregaron un producto inigualable. Todos se jugaban algo más que prestigio en la publicación, y lo sabían. Pero con ciertas figuras, el compromiso es tan necesario como impostergable.

Eran épocas donde te iba la vida con lo que decías, de involucrarse cien por cien en lo que uno pensaba y debía hacer. Porque cuando el destino te llama en aquel momento sublime en que, como decía Borges “uno sabe para siempre quién es”, o mantenés la mirada ante la adversidad, o bajás la cabeza como en el matadero. Y ninguno de ellos la bajó, ante un ejército descontento con ideas plasmadas en papel, o ante las ideas llevadas a cabo en una Sierra.

Compartir:

Etiquetas: , , , ,

Dejanos tus comentarios:

14 comentarios

  • Esa edición que mostrás, además, es del 97, cuando un tipo que tenía una pequeña editorial que sacaba catálogos de supermercados (creo que Su Supermercados) apostó a editar historietas en un momento dificilísimo. Sacó esto, El Sueñero, Animal Urbano y no sé si algo más.
    Me acuerdo de la presentación en el 1º piso de Foro Gandhi (creo, o de Losada en Corrientes… yo tendría 15 o 16), estaba Enrique que creo que se había venido desde Mar del Sur y aún hablaba con cariño del mundo. Ahora en perspectiva no puedo no ver esa movida como un acto de resistencia en sí mismo

    Comentarios

    bazillusgg

    03/03/2021 - 10:23

    • Qué grosa anécdota. Gracias.

      Comentarios

      brunowayne

      03/03/2021 - 12:33

  • Creo que nadie es un santo ni un diablo, si bien algunos se acercan mucho (Madre Teresa y Hitler por citar extremos), por lo que no creo que podamos o debamos condenar a una persona por una frase o hecho, cuando no se saben todos los contextos. Si bien no comulgo con la parte revolucionaria del Che, hay que reconocer muchos de sus acciones (una muy buena pelicula es Diarios de Motocicleta), y tratar de entender las circunstancias (Como debemos entender a nuestros mayores con muchas actitudes que hoy están totalmente fuera). A lo que voy, es que hizo cosas buenas y malas, y tratar de entender que a algunos les sirvio y a otros no. Pero no tomemos solo lo que dicen de un lado, y tratar de poner en una balanza ambas campanas, aunque en realidad son muchas mas que dos las campanas.

    Comentarios

    chuliverm

    02/03/2021 - 22:27

  • Extrañaba los bardos.

    Comentarios

    Nahuel2017

    02/03/2021 - 18:24

  • La inteligencia del Che es admirable, su capacidad para enfrentar miles de situaciones, armar una radio o una escuela en medio de la sierra, ese tipo de cosas. Pero lo de ir a Bolivia sin apoyo era una locura. Y si Fidel no lo apoyó probablemente tenía razón, porque ese proyecto del Che estaba destinado al fracaso. Sin embargo, lo seguían imitando, los militantes de Taco Ralo, por ejemplo. Así les iba. Dicho eso, de la edición publicada por Doeyo (por lo menos la que tengo yo) lo que más molesta es el texto mala leche de Enrique Breccia, tratando de despegarse del discurso de izquierda, como si nadie supiera que a la derecha del tipo solamente está la pared. Medio que da risa y lástima que dijera que lo hacía por peronista. Pero bueno, rescatemos del poeta los mejores versos, como dicen por ahí.

    Comentarios

    macumazahn

    02/03/2021 - 12:20

    • Y llegó el día en el que coincidí, finalmente, con el amigo Macu. O casi. Es llamativa la similitud del Che con un personaje de ficción como lo fue el Quijote, que luchaba contra los molinos (o gigantes, o como los quieras llamar) aún sabiendo que no podía ganar. Mucho se ha hablado de si Fidel lo abandonó o no (según muchos de los que pelearon y sobrevivieron en Bolivia, sí), pero no viene al caso. Quizás el Che tenía ese deseo de morir por la causa, de ser algo más grande de lo que ya era. No lo sé. Tal vez eligió mal el lugar para empezar su guerrilla americanista. Faltó todo el laburo comunicacional que ya existía en Cuba mucho antes de la llegada del Granma. Sea lo que sea, y más allá de si la desición fue acertada o no, con ese paso trágico en América entró absolutamente en la leyenda.

      Comentarios

      brunowayne

      02/03/2021 - 15:11

  • Personaje nefasto si los hay.. da asco que lo comparen con Cristo y que lo llamen héroe.. un asesino, «Hemos fusilado, fusilamos, y seguiremos fusilando mientras sea necesario» fueron sus propias palabras ante la ONU..
    No entiendo como los que han leído esas palabras o las han escuchado y han leído los diferentes libros sobre el tema siguen admirando al Che…

    Comentarios

    ethanhunt

    02/03/2021 - 12:08

    • Uh, bueno, tenía que aparecer alguna señora gorda puteando a la guerrilla y defendiendo a Lanusse. Nunca falta ¿A quién hay que admirar? ¿A Batista? ¿A Kennedy? ¿De qué lado estás Ethan Hunt? Si es que ese es tu verdadero nombre, pecho frío.

      Comentarios

      macumazahn

      02/03/2021 - 12:32

    • ¿Te parece que del otro lado no fusilaban? No me digas que los fachos como vos están en contra del punitivismo ¡Qué paradoja!

      Comentarios

      macumazahn

      02/03/2021 - 12:38

    • Ya tenía que aparecer algún pseudo intelectual zurdito con iphone, me decís facho y nada más lejos de mi ideología, seguramente para vos el que no piensa igual es un facho, un enemigo al q hay q fusilar como tu «héroe».. el Che era un cobarde asesino de inocentes.. la misma clase de basura hijo de puta como Videla, Massera, Lanusse, Batista y todos los que nombrás, «macumazahn», Si es que ese es tu verdadero nombre..

      Comentarios

      ethanhunt

      02/03/2021 - 12:48

    • Te estás confundiendo un poco. Acá en Argentina (no sé de dónde serás vos) hubo una guerrilla que (al menos en sus momentos más rescatables) se enfrentó a los dictadores que vos mencionás. En eso seguían al Che. Pero para vos, el Che era un cobarde porque fusiló gente. Es decir, le tenés bronca porque alguna vez tuvo que fusilar a algunos traidores, en medio de una guerra. No jodas. Y lo de «pseudo» intelectual no me cabe. Soy intelectual con todas las letras, papi.

      Comentarios

      macumazahn

      02/03/2021 - 13:50

    • Escuchame, Papu.. soy más argentino que la concha de tu hermana y el obelisco.. y vivi la dictadura de Videla, no me la contaron ni la leí en el Billiken, no se vos cuantos años tendrás.. Todo aquel que pensaba distinto o no simpatizaba con el régimen o era «diferente» era fusilado o en el mejor de los casos encarcelado.. pasó acá con la dictadura, en Alemania con los nazis y en Cuba con tu amado y romántico «héroe».. sabías que tu «ídolo» pensaba que los homosexuales eran «pervertidos, enfermos, incapaces» y los condenó a trabajos forzados “para curarlos”..?? Una hermosura de tipo.. “Los jóvenes deben aprender a pensar y actuar como masa. Pensar como individuos es criminal”.

      “Hay que acabar con todos los periódicos. Una revolución no puede lograrse con libertad de prensa”.. así pensaba tu «héroe» y seguro que vos también, pseudo intelectual de cafetín con todas las letras..

      Comentarios

      ethanhunt

      02/03/2021 - 14:15

    • En «Los Miserables», de Víctor Hugo, hay un capítulo maravilloso en donde Monseñor Bienvenido da la extrema unción a un descastado de la sociedad, un regicida, un revolucionario que, luego de la Restauración, había quedado en el más abyecto de los olvidos y soledades. Tienen una charla en la que el cura le reprocha las muertes del 93, y el otro responde: «Durante cientos de años la monarquía gestó una tormenta que amenazaba estallar, y luego de hacerlo, intentar echarle la culpa al rayo que ellos mismos generaron». Hablaba acerca de los trágicos y sangrientos sucesos que tuvieron cabida en las luchas por los derechos humanos, originados en Francia en 1789 y que se extendieron más allá del 93. No se debe culpar de atrocidades a un pueblo que sufre la explotación, subyugación y muerte desde el comienzo de su existencia. La liberación de Cuba fue sangrienta, ya lo creo, pero fue en pos de un pueblo que se desangraba desde hacía mucho más tiempo. Recomiendo el libro de Pacho O’Donnell «Che: la vida por un mundo mejor». Abrazo

      Comentarios

      brunowayne

      02/03/2021 - 15:18

    • *el odio nos motiva* * un revolucionario tiene que ser una fria maquina de matar* * en ese momento descubri que me gusta matar*. Cosas que diria wotan. Solo me voy a meter para decir eso. Algunos comparan al che con hitler como ducillac no se cuanto yo lo veo como nuestro querido wotan.

      Comentarios

      Nahuel2017

      02/03/2021 - 18:20