La Mansión Wayne

¿Quién inventó el comic moderno? ¿Quién puede definirse como el que realmente reinventó la forma de pensar, escribir y narrar este arte?

Clics Modernos

02/06/2020

| Por Bruno Magistris

4 comentarios

Batman y Robin - Sonrientes¿Quién inventó el comic moderno? ¿Quién puede definirse como el que realmente reinventó la forma de pensar, escribir y narrar (con palabras y/o dibujos) este arte con más de cien años de historia? Es una pregunta muy difícil de responder, para lo cual es menester, antes que nada, definir a qué llamamos efectivamente “comic moderno”.

El Yellow Kid inauguró una forma “nueva” de contar una historia, si nos ponemos puristas. La combinación de dibujos plasmados de forma secuencial con un globito de diálogo (que puede estar o no) comenzó a ser usada como expresión artística y de ahí en más la bola de nieve evolutiva no frenó nunca.

Si nos centramos específicamente en el comic superheroico es bastante fácil decir que las primeras décadas (o “Golden Age”) dejan mucho que desear en cualquier aspecto narrativo. Los guiones eran sosos, los dibujos ni hablar (con honrosas excepciones, obviamente) y la gran masa de publicaciones hoy en día no se puede leer.

Quizás por ahí pase el término “comic moderno”. Es decir, cualquier cosa que agarres e intentes leer y no te quieras morir por el poco vuelo que encuentres en sus páginas. Como dije, toda la Golden Age es imposible. No envidio para nada a mis colegas escribas que deben leer toneladas de comic de aquellas épocas para hacer un informe o algo similar. Yo no podría: para mi la lectura está intrínsicamente unida al placer, y algo que encuentro poco inteligente, instantáneamente me deja de interesar.

Spider-Man, habla y habla.

Spider-Man, habla y habla.

La Silver Age tampoco suele tener picos de gloria en cuanto a lo “moderno”. Me atrae ese tema psicodélico y lleno de lisergia que pululaba por muchas de las publicaciones. Hasta me parecen divertidas las variaciones batmaníacas (o batmaniáticas) del Batman Zebra o el Batman Arcoiris, pero como una idea morrisoniana, como una locura simpática, no para leerlo como algo serio. Y ya que meto a Grant Morrison, cuando me cebé tanto con su etapa en Batman no pude evitar conseguir el famoso “Black Casebook”, para ver de dónde venían o en dónde se originaban aquellas ideas de una especie de club mundial de Batman y demás… y, repito, aunque es simpático ver aquellas historias, no se pueden leer.

Marvel es un pasito más en la evolución. Stan Lee y compañía (una compañía MUY grande) les dio a sus personajes algo que hasta entonces no tenían: personalidad. Y otro pero, o PERO: ¿Se banca una lectura actual un Spiderman de sus comienzos, o X-Men, o lo que sea?

Ejemplo más contundente: El Silver Surfer de Lee/Buscema. Hace un tiempo, cebado por lo que había escuchado, me compré el Essential con aquellos míticos 18 números. Lo abrí, lo ojeé, y sí… los dibujos no se pueden creer. Lo fluido, lo hermoso de la línea, todo es genial. Ahora, empecé a leer… y me quería morir. No sólo por lo argumentístico (el tipo llora y llora y sufre… más “Silver Suffer” que otra cosa, como decía Morrison) y si bien Stan Lee es alguien que tuvo momentos de una iluminación impresionante, el tipo escribía como se escribía en su época (al menos, la mayoría): lleno de lugares comunes, redundancias, etc, etc. Creó un mundo, sí, pero si no hubiese habido tipos que lo hubieran llevado a otro nivel, ¿nos interesaría hoy día? Repito que estoy hablando del comic en su mayoría sin centrarme en claros ejemplos de tipos que sí fueron rupturistas en su momento y cuyo lenguaje hoy sí puede tenerse como “moderno”, como Will Eisner, por ejemplo.

Wolverine, de Miller y nadie más.

Wolverine, de Miller y nadie más.

Como decía, si aquel mundo lleno de color y fantasía no hubiese ido creciendo de la mano de tantos y tantos artistas (que crecieron junto a él), quién sabe si hoy estaríamos aquí leyendo estas líneas.

En mi modestísima opinión, creo que hay pocos casos en los que centrarnos al hablar de tipos que, con cuyo talento, el medio creció y se fue a otro lado para ya no poder volver. Uno sería Frank Miller. El tipo arranca humilde dibujando Daredevil pero de a poquito va llevando el título hacia otro lado, hacia algo más maduro. Cuando el insoportable Roger McKenzie finalmente se va y le deja también a cargo los guiones, Miller pela y se va al re carajo y genera uno de los primeros comics verdaderamente modernos de los que se tenga memoria. Agarrá cualquiera de sus números, mirá la fecha de publicación, y pensá en lo que se hacía a su par en aquellas épocas. Incluso un ejemplo todavía más revelador de todo esto es la genial miniserie “Wolverine” de Claremont/Miller, de 1982 (sí, 1982). ¿Por qué revelador? Porque Claremont (y esto me traerá seguramente muchos detractores) era un escritor de un oficio enorme, seguramente, pero al que no se puede llamar moderno. Y ese comic de Wolverine, que lo tiene acreditado como su guionista, es IMPOSIBLE que lo haya escrito él. Si lo tenés por ahí, tomalo, leelo, y vas a ver que esa historieta es Miller puro. ¿Por qué? Por el uso de diálogo interno, por las ideas argumentales y narrativas, por el tono, por la cadencia… por todo eso que define a Miller en toda su carrera (o casi) y no a Claremont. Por qué no figura como guionista, no lo sé, pero eso no está escrito por el amigo Chris.

Swamp Thing, la primera gloria.

Swamp Thing, la primera gloria.

Ambos son ejemplos claros de lo que quiero decir: uno con todo el bagaje del comic “clásico” hasta determinada época, que cuenta mucho más de lo que muestra, que hace hablar y hablar a los personajes hasta que te duermen, que les da alma, sí, pero no muy profunda. Y el otro dejando de lado los recursos de siempre, innovando, sorprendiendo, avanzando.

No quiero (ni puedo) extenderme mucho más. Quizás mi idea quedó explicada lo suficiente. En resumen, sería algo así: el comic moderno empieza a fines de los ´70, comienzos de los ´80 (empieza y surge en muy pocos, sumergidos en una montaña clásica, pero sacando la cabeza) y de ahí en más se vuelve verdaderamente trascendente. Miller, Moore, Morrison, Gaiman, Ellis, Rucka, Brubaker… GENIOS que han hecho de esto algo más que un divertimento melancólico y de colores brillantes.

Sin ese pasito, hoy la historieta superheroica no caminaría más.

Todo lo que vino antes… si me decís que lo leés con pasión por la historia y te fascina por eso, te lo acepto. Pero si me decís que lo leés porque te vuela la cabeza… ahí ya no nos estamos entendiendo del todo.

Compartir:

Etiquetas:

Dejanos tus comentarios:

4 comentarios

  • Me encanta lo que hizo Miller en Daredevil, pero para mí la edad moderna empieza con los X-Men de Claremont, no sé si exactamente en el giant size X-Men. Y el otro gran arquitecto de esta época fue Byrne (mal que me pese, ya que hay material de Byrne que me parece sumamente sobrevalorado). Todo esto ignorando la escena historietistica europea y japonesa que fueron una gran influencia para Frank, y que creo que es lo que lo diferencia de los autores previamente mencionados.

    Comentarios

    Matias

    06/06/2020 - 18:51

  • Al finnnn,era hora que alguien reivindicara al gran Frank Miller,y si desde hace casi 20 años viene derrapando si,y? como cualquier mortal ya dio lo mejor,me hace acordar al Diego,desde 1979 al 99 el tipo la rompio y quedo en la historia del comic mundial,ya con eso tiene para mi el firmamento del noveno arte ganado,la miniserie de wolverine es tremenda y no perdio frescura,despues se llenan de baba con moore que se hizo la japa una decada entera viviendo de image,dejemosno de joder y celebremos al gran Frank que vino a la Argentina y todo.

    Comentarios

    SCottlibre

    02/06/2020 - 16:21

  • Bueno, O’ Neil quise decir…

    Comentarios

    Bassi

    02/06/2020 - 15:43

  • Si se trata de cómics de superhéroes, estoy completamente de acuerdo, pero fuera de ese género no comparto.
    Floyd Gottfredson, Winsor McCay, Hal Foster y tantos otros me parecen demasiado grossos para haber sido superados…
    Sydney Jordan… no sé… pero en cuanto a lo que es superhéroes obvio que si. Y si, Miller tiene que estar en esa lista, junto a O’Neal y unos cuantos más.

    Comentarios

    Bassi

    02/06/2020 - 15:41