Mundo Morrison

Ya estamos a milímetros del final de la estremecedora etapa de Grant Morrison al frente de Batman.

Batman, Inc. (parte 4)

23/03/2021

| Por Bruno Magistris

2 comentarios

Damian y un futuro siniestro.En el nº5 de esta segunda serie de Batman, Inc., Grant Morrison nos lleva al futuro, a ver a Damian como Batman sumido (como era previsible) en el caos de una Gotham asediada por Joker-venom, muy onda Walking Dead. Digno de mención el look del Batman futurístico: calvo, con un gato como Alfred ¿será que Morrison se proyecta? Damian busca la salvación en un pibe, supuestamente inmune al virus. Jackanapes (villano del maravilloso y lejano nº666) analiza su sangre y descubre que no, que el pibe no tiene síntomas porque es un portador. O sea, el último reducto (Arkham como isla de lo único racional que queda en la ciudad) ahora está también perdido. Mientras, en Washington, el amigo Hurt (que parece haber sobrevivido no sólo al Joker sino al paso de los años) aconseja al presidente bombardear Gotham, y a la mierda. Todo está perdido, el botón rojo es presionado y la ciudad desaparece bajo el hongo siniestro. Volvemos al presente, sólo para ver cómo Knight, Squire, Batwing y los Outsiders vuelan por el aire en una trampa de Talia.

En el nº6, Bruce llega desesperado al edificio en llamas y Gordon queda afuera: Talia tiene rehenes y sólo dejará entrar a Batman. Lo acompañan los Robats, que se encargarán de los man-bats cincundantes. Talia quiere educar, a la vez que dar una lección, y lo hace a través del simbolismo, de imágenes que va encontrando el encapotado a medida que sube hacia los aliados heridos (el pastor, la cabra, la iluminación como ascenso). El esfuerzo físico de Bruce y su vigor sorprenden a Talia.

El ojo de la Górgona.Mientras, en la cueva, Alfred le regala el gato a Damian (que tendrá en el futuro), y escuchan todo lo que pasa. Talia: “Imagina un mundo con una nueva fuente de poder que reemplace el combustible, el gas, y el carbón. El “oroboro” del Dr. Netz es exactamente eso. Imagina lo que pasará cuando los niños de Gotham enfrenten a sus padres. Cuando la economía global se caiga. El siglo XXI me pertenecerá a mi”. El Monster Batman de Talia sacrifica vilmente a los rehenes, y se carga a Knight, que muere mientras intenta salvar a Squire. Batman se le enfrenta, pero no puede, y es arrojado desde lo alto del edificio (de nuevo el simbolismo: subiste para aprender, bajás para empezar de nuevo). Abajo, una horda de pibes desquiciados (leviathanizados) arremete contra la policía, y Damian decide que sólo él puede salvar todo este kilombo.

El nº7 arranca exactamente igual que aquel primerizo nº655 (el primero de la Era Morrison), pero el que cae es Batman y no Gordon. La caída como símbolo del tarot “The fool”, empezar de nuevo en un mundo cuyas reglas se desconocen. Aunque no llega al piso, porque se lo llevan los man-bats en pleno vuelo. Jason es sorprendido por Hood, que se revela agente de Spyral y lo deja inconsciente. El oroboro ahora como un gatillo que activará la meta-bomba alrededor del mundo (el anillo, la serpiente). Tim (que rastrea la señal de Bruce) casi vuela en pedazos mientras los pibes sacados arremeten contra la cana.

Robin Rip.Talia mete a Bruce en una caja fuerte y lo lleva a la Torre Wayne. La prueba física anterior le sirvió para calcular el microsegundo cuánto le tomará salir de allí, encerrado y ahora arrojado al fondo de una pileta. Dice “… ahora que te he vencido en tu estúpido, infantil juego de pistas y trampas, máscaras y juguetes”, siempre reduciendo al murciélago al juego de un hombre que nunca maduró. Mientras, Damian se calza el traje (con la ayuda de Alfred, que lo ampara) y sale en camino hacia el tole-tole. Hood le entrega a Jason a una mujer en las sombras, y Tim llega a la Torre. Ah, nota al pie: la recepcionista es Ellie, aquella a quien Batman saca de las calles en el preludio de RIP. Morrison no olvida ningún detalle.

El nº8 tiene como portada el mismo concepto que la de Batman R.I.P., pero en vez de ser Bruce con su capa al viento, es Robin… presagio funesto. Robin llega con el supertraje de Lucius: es el único que puede surtir a los pibes desquiciados sin que sea un abuso de fuerza. Mientras, Bruce se devana por escapar. Tim salva a Ellie (y viceversa), y Dick se une a Damian en una batalla final. El amor entre estos personajes, que por primera vez se manifiesta en lo que intuyen puede ser el final de alguno de ellos, te toca el alma. Damian: “Diría que hasta ahora has sido mi compañero favorito. Fuimos los mejores, Richard”, para coincidir con muchos fans que pensaron (y pensarán) lo mismo. El Monster Batman cae con el oroboro, y entre ambos intentan detenerlo. Pero se ensaña con su hermano (es otro de los clones de la matriz de la cual salió Damian). Es conmovedor el final del pibe. Muchos lo han criticado, pero los que lo hicieron no conocían seguramente toda la historia del personaje. Cómo evolucionó desde su primera aparición. Acá defiende a Grayson con su vida, no ceja un momento en su valentía, se banca flechazos a traición, y termina por llamar desesperadamente a “papá” cuando no encuentra salida. El monstruo lo atraviesa con la espada, y Bruce llega (llegará toda su vida) muy tarde. Robin (el mejor de todos) murió. Si no se te cae una lágrima, sos una fucking piedra.

Lamento solitario.El nº9 es el final de la batalla con el Monster. Bruce, aun sacado por su hijo muerto, no puede con él. Dick le salva la vida (como siempre), pero el monstruo escapa. Entierran a Damian en los terrenos de la mansión, entre sentidas palabras de su padre. Muy caliente con Alfred por haberlo dejado ir, le pide que se vaya de vacaciones. Mientras, Leviathan sigue el asedio a la Torre, sin que la cana lo pueda parar. Declaran persona no grata a Batman y piden su detención. Beryl (Squire) adopta la identidad de su mentor caído, y como Knight va con Ranger, Dick y Tim tras el rastro de Jason, quien comparece ante cierta mujer misteriosa, rodeado de las agentes de Spyral (que entrenaba el hijo de Pyg). Terminamos con Bruce en la cueva, solo, que mira a la bativaca (aquel único gesto infantil que su hijo se supo dar) y explota en un lamento desgarrador. Y sí, es humano nomás…

(El mes que viene, la última entrega)

Compartir:

Etiquetas: , ,

Dejanos tus comentarios:

2 comentarios

  • Pues, en respuesta al colega, mi Batman definitivo es el que conocemos como el «de Bruce Timm»… lo de Morrison en Batman (en general, no solo lo «Inc.») me gusta, pero no me enloquece, el coqueteo con conceptos de la Silver Age tampoco ayuda mucho para que suba escalones… hasta «Gothic» me gusto mas…

    Comentarios

    yogurt

    25/03/2021 - 12:08

  • El que todavía dude o descrea que Morrison nos regala el Batman definitivo merece caer en las garras de Rob pero coloreado al estilo Columba

    Comentarios

    Pablo almada

    24/03/2021 - 17:43