Mundo Morrison

Iniciamos el recorrido por la vida y las obras del genial guionista escocés, nada menos que con el primer tramo de The invisibles.

The Invisibles Vol.1

30/10/2018

| Por Diego Accorsi

11 comentarios

640677En este maravilloso mundo hay un gigantesco laberinto. Su punto de inicio es confuso, sencillo pero enrevesado al mismo tiempo, con adolescentes irascibles y vagabundos chapita, con reformatorios controlados por fuerzas alienígenas y viajes astrales con ácido para convocar a John Lennon como una entidad mística. Este laberinto complejo parece que va a terminarse, pero se abre con todo y explota, se retuerce, se mantiene intrigante y renovado, pierde el rumbo y te lleva a una aventura impresionante, donde tu mente tiene que abrirse por los recovecos multigenéricos, metarreferenciales, caóticos y espectaculares. Porque si nos alejamos de este mundo y miramos el laberinto desde muy alto, las paredes, los senderos que se bifurcan, todo forma una mente: Grant Morrison.

En 1994, el guionista escocés que la rompiera en Animal Man y Doom Patrol no paraba de sumar guita en las cuentas bancarias por las reediciones de Arkham Asylum y decidió cumplir su sueño: ir a Katmandú y ser abducido por alienígenas. Su versión de la historia es que lo logró, y a la vuelta, decidió escribir un comic que contara todo lo que aprendió durante ese período. Así surge The Invisibles.

 “Este es el cómic que toda mi vida quise escribir -un cómic de todo: acción, filosofía, paranoia, sexo, magia, biografías, viajes, drogas, religión, OVNIs… podés hacer tu propia lista”.

 360x480bb“FUUUUUUUUUUCK!” arranca este Dead Beatles, el número Uno de la nueva serie de Morrison y es apenas un prólogo, una presentación de un adolescente rebelde, incorregible, frustrado, con ganas de destruir todo, que termina castigado en el reformatorio del horror, controlado por seres de otras dimensiones que desean reducir a la raza humana a siervos sin deseos ni voluntad. Pero aparece en escena King Mob, el líder revolucionario de una célula terrorista de Invisibles y lo libera, lo suelta en Londres y arranca otra historia.

La primera saga –Down and Out in Heaven and Hell (también con los dolientes dibujos de Steve Yowell)- muestra a este chico, Dane McGowan como un solitario indigente de Londres que es llevado por el viejo ciruja Tom O’Bedlam a conocer las otras realidades del universo y los poderes ocultos. Entre la incredulidad, las drogas y las revelaciones, Dane termina integrado como quinto miembro de la célula de Invisibles comandada por King Mob, bajo unas hermosas portadas de Sean Phillips.

360x480bb-1Si hasta acá el dibujo era malo, la siguiente saga cuenta con lápices de una Jill Thompson fuera de su juego y tintas de Dennis Cramer para llevar a la serie a su peor momento. Durante las cuatro partes de Arcadia, estos Invisibles deben viajar astralmente al pasado, a la época de la Revolución Francesa, a reclutar al Marqués de Sade, mientras se entremezcla un asesino sin carne del presente que va tras sus cuerpos, la historia de Lord Byron y los Shelleys, la cabeza de Juan el Bautista como un oráculo templario y conocemos un poco más a los otros miembros del grupo: la telépata Ragged Robin, Boy y Lord Fanny, una travesti con poderes chamánicos. Proféticamente, el número siguiente se titula 23: All Things Fall Apart y es un epílogo a la saga anterior por el mismo equipo creativo. De vuelta en el presente, Dane se va la mierda, no quiere saber nada tras el enfrentamiento con el asesino, y el molino-máquina del tiempo es asediado por las fuerzas rivales que van a destruir a los protagonistas.

Hasta acá, Morrison está apenas dejando entrever de qué va la historia, a un ritmo extraño y debe recurrir a la magia tántrica del caos para evitar la cancelación del título. Desde el correo de lectores invita a su público a realizar un ritual masturbatorio enfocado en salvar a The Invisibles y claramente, de ahí en más, levanta muchísimo la puntería y las ventas. Y el nivel de los dibujantes, también ayuda. Los tres números siguientes son unitarios a cargo de Chris Weston, John Ridgway y Steve Parkhouse, con un Morrison dispuesto a demostrar que el universo de esta serie es mucho más que aventuras del grupo protagónico. Season of Ghouls se centra en un Invisible de Nueva Orleans, el haitiano Jim Crow, que al ser poseído por Papa Guedhe, se mezcla en el mundo de las drogas diseñadas para crear zombis, dioses escorpiones de otras dimensiones, empresarios corruptos que ocupan cuerpos de negros muertos y policías atrapados entre la ética y el horror.

Invisibles-13-TitleRoyal Monsters es una demostración exquisita de paranoia conspiratoria, narración soberbia y armado de universo. En un castillo de la realeza británica, Sir Miles –un noble garca que estaba tras Dane y luego intentó acabar con los Invisibles- tiene a un lovecraftiano heredero al trono de Inglaterra tras un espejo mágico, realiza caza de homeless y sabe que uno de sus mucamos trabaja para los Invisibles y va a destruirlo. Todo contado desde la óptica de este mucamo. Genial. Truculento. Desgarrador.

Best Man Fall cuenta a través de una tremenda diégesis fragmentada la historia de un guardia de seguridad que resulta ser uno de los ‘malos’ a los que King Mob mató en el nº 1 cuando liberó a Dane del reformatorio del horror. ¿Qué lleva a un tipo normal a convertirse en un esbirro armado de los hijos de puta de la conspiración de los Archons? Excelente.

Y arranca Sheman, una saga de tres partes –con la faz gráfica totalmente a cargo de Jill Thompson- saltando por entre la historia de Lord Fanny, el trava brazuca y su relación con la magia azteca, con un final escalofriante.

Viene London, el unitario con dibujos de Paul Johnson que nos muestra a Dane huyendo de la ciudad, tanto de los Invisibles como de Sir Miles y sus huestes, mientras le vuelven cosas que aprendió con el viejo loco Tom, que involucra los poderes de Jack Frost y alienígenas apocalípticos.

360x480bb-2Arranca Entropy in the U.K., otra saga de tres episodios, centrada en el cautiverio de King Mob, con dibujos a cargo de Phill Jimenez y tintas de John Stokes, elevando el nivel del arte como nunca. Torturado e invadido psíquicamente por Sir Miles, King Mob deja ver parte de su historia. ¿Es el espía de ficción Gideon Stargrave, es el escritor de aventuras bizarras Kirk Morrison, es el polaco Gideon Starorzewski, es todos o ninguno? Lo tremendo es que Morrison mete demasiado de su realidad en este personaje y la ficción se lo devuelve: parte de la tortura contra King Mob afecta al escritor escocés y una especie de cáncer le aparece en la cara, igual que las deformidades al torturado líder de los Invisibles. Los demás miembros del grupo se mueven para rescatar a Mob y Fanny, pero los enemigos más poderosos, los Perdidos, unas entidades de otras realidades entran en escena.

Un alto en la acción en el unitario How I Became Invisible, que narra la trágica historia de Boy, la ex policía afroamericana, con muy buenos dibujos de Tommy Lee Edwards. Liverpool marca el intento de regreso de Dane a su vida anterior y de Paul Johnson a los dibujos.

invis012315

 

Las siguientes tres historias giran en torno al rescate de King Mob, pero no tienen un título que las agrupe. Las tres cuentan con el pobre dibujo de Steve Yowell, ahora mejorado por las tintas del veterano ejecutivo de la DC, Dick Giordano. Con Jack Frost, Mr. Six y Jim Crow, los Invisibles van al rescate de su líder, pero para ello deben enfrentar horrores de otras dimensiones. Jack pela mucha chapa, pero el grupo debe huir del Reino Unido.

Termina lo que Morrison llamó el Libro Uno, con un unitario a cargo de Mark Buckingham y Mark Pennington protagonizado por Mister Six y la División X. El regreso de la división de asuntos paranormales presenta a Mr. Quimper, un maquiavélico ser enmascarado con extraños poderes, y abre juego a seguir con el plot del heredero de la corona de Royal Monsters que oculta Sir Miles.

invis012522Por supuesto, esto no es más que un lavadísimo resumen de los 25 primeros números de esta magnífica serie que recién está empezando y tiene muchísimo sembrado para seguir cosechando en los volúmenes que siguen. Porque no nos olvidemos que acá estamos a mitad de la década del ’90, cuando Image reinaba y la Wizard dignificaba, donde los dibujos estridentes y el holograma de la tapa definían qué título vendía más. Con todo en contra, Morrison se arriesgó a romper el molde desde este rinconcito-trinchera que era Vertigo y montado en la práctica de la magia caótica y desplegando todos sus mambos particulares, se embarcó en este viaje por su mundo personal, al que volveremos a visitar para seguir desentrañando la conspiración de Los Invisibles.

“Bueno, el “wankathon” [el ritual colectivo de masturbación como forma de recarga mágica global para salvar de las bajas ventas a The Invisibles] siempre aparece en las conversaciones, imaginate. ¡Jill Thompson dice que fue lo que me mandó al hospital!”

 

Compartir:

Etiquetas: , ,

Dejanos tus comentarios:

11 comentarios

  • Hace toda una vida le recomendé este título a un “amigo” que conocí en los 90’s y se me burló irónica y groseramente porque en una portada había un pollo muerto.
    El pelotudito me dijo “tenés razón, no hay nada nada más subyacente que un pollo, tu Grant Morrison es un genio”. Por ahí a alguien le cause gracia, puede que yo también me reiría si supiese lo que esto representa, pero nunca sentí tan cierto el que no hay que darle perlas a los cerdos.
    Un pollo muerto es lo que tiene tu mujer adentro del culo, si señor.

    Comentarios

    Toribio

    31/10/2018 - 19:09

    • Además “subyacente” ¿?¿?¿? parecía la vaca y el pollito el chabón. Pero aún me acuerdo. Era fan de Cazador nomás. El daño que han hecho Olivetti y Lucas en la juventud menemista de los 90’s no tiene perdón. Pero como nos divertíamos… pateábamos bolsas de basura, vivíamos en los arcades, poder andar en patines sin miedo a caerme ni perder el aire a las pocas cuadras… soñar con que alguien haga al menos una película de Spider-Man en la que el tipo se mueva de acuerdo al comic… ja! que locura… y pensar que ahora eso último hoy me importa lo mismo que un pollo muerto…

      Comentarios

      Toribio

      31/10/2018 - 19:15

    • En todos estos años nunca se lo pregunté (y también es cierto que hace años que no lo he vuelto a ver), pero siempre me quedé pensando que demonios me quiso decir con “subyacente”. Cada tanto me despierto en la noche y me lo sigo cuestionando.
      Me imagino que el pobre quiso decir “surrealista” o tal vez solo estaba siguiendo el ejemplo de su adorado Alfredo Casero, y solo intentó hacer el pavo al decir una tontería sin sentido, algo que parece causarle mucho placer a las gentes sencillas.

      Comentarios

      Toribio

      31/10/2018 - 19:34

  • Esta serie me marco mucho. Viajando en el bondi, miro por la ventana y observo la inscripción “Barbelith” solo para despues enfocar y ver que es una propaganda de Babelito en una vidriera de jugueteria. Morrison hace estragos en tu cabeza y abre partes del cerebro, que uno no creía poseer.

    Comentarios

    Matias

    31/10/2018 - 09:56

  • muy bueno

    Comentarios

    Nahuel2017

    30/10/2018 - 18:50

  • Muy buen resumen! Pero si ya habías puesto (correctamente) “una travesti”, ¿qué necesidad había de poner después “el trava”?

    Comentarios

    tincho.cai

    30/10/2018 - 13:12

    • Llegó la policía del pensamiento.

      Comentarios

      Los pies de Liefeld

      30/10/2018 - 21:28

    • Creo que en la jerga rioplatense se les dice “trava” a los tíos que ostentan una polla!

      Comentarios

      Toribio

      30/10/2018 - 21:58

    • …pero que se visten como señora. Como el muchaho que canta en Life Of Agony. Se apellida Caputo. Con ese apellido… pero es una maza como canta el petiso. Re pequeño y toda la polenta, como un Ronnie James Dio con tetas.

      Comentarios

      Toribio

      30/10/2018 - 21:59

    • Y te re banco, los pies de liefeld, me sacaste de mi forzado anonimato. Pasa que hoy fue difícil no venir porque me volvió a aparecer una vaquita de San Antonio en mi casa y la expulsé sin matarla luego de pedir un deseo.
      Quise preguntarle a Andrés que debía hacer en una situación como esa, o si obré bien, pero me aguanté, pero ya una vez que vi esto tuve que hacerme presente para brindarte aguante contra estos canas de la corrección política. Ahora si, el manto está en tus manos, alguien debe continuar con la podada en este lugar. La causa está a salvo en tus manos. Hasta siempre (a menos que vuelva).

      Comentarios

      Toribio

      30/10/2018 - 22:03

    • bue, se confundio guacho…. diego tiene 49 años y por lo tanto fue educado de otra forma. Que daño hace la correcion politica al colectivo LGBT y a los que los apoyamos a pesar de ser heteros, gente como vos no hae quedar como los policias de la internet a ambos.

      Comentarios

      Nahuel2017

      31/10/2018 - 17:56