Mundo Morrison

La segunda etapa de la alucinante serie de Grant Morrison consistió en 22 episodios mucho más orientados a la acción.

The Invisibles (Vol.2)

26/02/2019

| Por Diego Accorsi

4 comentarios

14238Entre los vericuetos del paisaje, en el mundo pergeñado por este escocés demente, por alguna razón sin mucha lógica ni sustento, ahora nos encontramos con que The Invisibles estará cortada en tres volúmenes y en lugar de un número 26, aparece en Diciembre de 1998 el primer número del segundo volumen. ¿Qué tiene de diferente con el primero? Para empezar, a vuelo rasante, podemos decir que ahora las tapas serán 22 gemas a cargo del maestro Brian Bolland, e internamente, el dibujo estará concentrado en los lápices de un inspirado Phil Jiménez con tintas de John Stokes, o un impresionante Chris Weston generalmente entintado por Ray Kryssing. Estos dos detalles visuales, ya hacen el panorama mucho más atractivo que el primer volumen. Pero dejémonos capturar por Grant Morrison, el gurú de lo bizarro y su comando anarco-terrorista de lo oculto.

Cuando arranca esta segunda etapa (con el arco “Black Science”) encontramos a los Invisibles reponiéndose de la saga anterior en el estado de Nueva York, Estados Unidos –donde se desarrollará todo este segundo tomo-, en la mansión del millonario Mason Lang, abducido de chico por aliens. Allí se aparece la asesina lesbiana Jolly Roger, quien acaba de perder a todo su equipo escapando de una base secreta en Nuevo México donde descubrió evidencias sólidas de que los Achrons son responsables de la elaboración y “distribución” del SIDA. Pero nada es simple en este mundo: Jolly está siendo monitoreada por Mr. Quimper, quien la controla para que convenza al grupo de King Mob y Jack Frost para una misión “secreta” a la base militar de Dulce. Entran y se activa la trampa. Jolly se da vuelta y KM con Boy y Ragged Robin, la nueva líder del grupo (que ya deja entrever que viene del futuro) quedan dentro de la base, rodeados por los enemigos.

RCO015Robin usa el enlace psíquico de Jolly Rogers con Mr. Quimper para atacar telepáticamente a este ser nefasto ultraterreno y los Invisibles contraatacan. Liberan a la amiga asesina y van por la vacuna contra el SIDA, pasando por los secretos de Rosswell y el equipo de Jolly mutado, transformado en inenarrables seres lovecraftianos, hasta el enfrentamiento final con Quimper y los Achrons de la base. Los Invisibles de adentro y afuera de la base logran destruir toda la instalación y parece que está todo bien y ganaron… pero dentro de Ragged Robin se esconde la consciencia de Mr. Quimper que irá cobrando fuerza.

Para el número 5 arranca la saga que gira en tono a la creación de la máquina que permitirá el viaje en el tiempo, donde vemos un futuro posible –de donde viene Robin-, un universo paralelo donde se entrenó King Mob, y los arlequines que poseen la Mano de la Gloria y van a dársela a Jack y Fanny. Pasamos al arco “Sensitive Criminals”, en el que King Mob viaja astralmente como una especie de fantasma semisólido a 1924 donde se une a un grupo de Invisibles de la época, con un Tom O’ Bedlam muy joven y su prima, la irresistible Edie, también tras la Mano del Destino con los arlequines y fuerzas ingobernables metidas en el medio. Pero en el presente, salta que Boy se choreó la Mano y la va a entregar como parte de su verdadera misión, de su personalidad dormida, oculta. Es el arco “American Death Camp”, donde reconstruyen a este personaje, que deja de saber cuál es su verdadera personalidad, porque parece ser un agente infiltrado al que se le lavó la mente y se le impuso otra naturaleza, hasta creerse un Achron insectoide en manos de un grupo de enemigos. Confuso, pero Lucille ‘Boy’ termina de limpiar las capas de mentira –y los implantes del enemigo- de su mente gracias a este grupo que resultan ser de la Célula 23, Invisibles que “protegen” Invisibles.

RCO016Boy curte con Jack, Takashi Satoh –quien debería crear la máquina del tiempo en el 2012- entrega la tecnología que trajo a Robin al pasado al Ejército, Mr. Quimper y ‘el General’ preparan el final de los protagonistas junto a un Achron, King Mob recuerda sus tiempos con John-A-Dreams y los experimentos en Philadelphia con la Mano de la Gloria, alterando la realidad para acercarla a los seres de Lovecraft, mientras descubrimos la historia de Ragged Robin y cómo el mal crece dentro de ella.

Llegamos entonces al arco “Black Science 2”, con la vuelta del vuduista Jim Crow y la tuerta asesina Jolly Roger unida a los protagonistas, que junto a Mason planean otro ataque para acceder al Espejo Mágico, fruto del evento de Rosswell, ahora con la Mano de la Gloria. Lord Fanny siente a Quimper dentro de Robin y lo recuerda de cuando lo conoció en Río décadas atrás, mientras comienzan los preparativos para el gran golpe. Cuando todo parece perdido, se enfrentan Quimper con quien parece ser Ragged Robin, pero es Lord Fanny tras la máscara y se descubre el engaño que Robin le preparó al ser ultraterreno, ahora atacado por Fanny. Mientras Jack conversa con el Achron y Crow pone en jaque la base con la posible liberación del Anthrax, parece como que todo esto era parte de una historia escrita por una adolescente Ragged Robin (en el futuro, antes de viajar a unirse a los Invisibles).

RCO009Mason Lang y Takashi mandan a Robin de vuelta a su tiempo para cerrar el círculo de viajes temporales usando el poder de la Mano. Este segundo volumen termina con Boy fuera del equipo, Jack recuperándose de su entrada al UFO líquido y su charla con el Achron, Mason y King Mob preparando el futuro del grupo y Sir Miles, el inglés jodido del Vol.1, volviendo a tomar las riendas para el enfrentamiento final contra nuestros amigos.

En general son 22 episodios en los que, si bien tenemos demencia a granel, viajes por el tiempo, realidades paralelas y trampas dentro de trampas, está todo más orientado a la acción, incluso al romance, mucho más hollywoodense que el primero. Es mucho más lineal y directo, es más cómic norteamericano que europeo, podríamos decir. Incluso en la faz gráfica mantiene dos artistas fuertes en lugar de los caóticos equipos rotativos de la tambaleante primera parte. Los diálogos y la cantidad de ideas que tira Morrison por todas las páginas siguen siendo arrolladores y soberbios, pero el escocés ya es una estrella de rock de fama mundial –gracias a su etapa en la JLA- y The Invisibles llega a 1999 convertido casi en un capricho del guionista, que hace en sus tiempos libres. Todo esto se verá más claramente cuando lleguemos al tercer y último volumen.

“Hacía historias por plata. Siempre hay mucha demanda por historias, especialmente en tiempos como este. El fin del mundo; la gente quiere que le expliquen todo… ¿Y si nada de esto es real? Todas las cosas que venimos creyendo desde que empezamos esto. ¿Qué harías si nada fuese real, Jack?” (King Mob- Grant Morrison)

Compartir:

Etiquetas: , ,

Dejanos tus comentarios:

4 comentarios

  • La verdad que los invisibles me aburrió mucho, a excepción del último número con quitely. Me alegro al que le gustó.

    Comentarios

    Kid Eternity

    01/03/2019 - 19:24

  • Se me hace que Morrison debe haber sido fan de The Smiths en algún momento, el título del issue de The Invisibles es casi el título de un tema de la loca solista, cambia por “most” por “least” y creo que es el mejor tema que el irlandesito haya compuesto en su vida.
    https://www.youtube.com/watch?v=7miA4juGgek
    Y creo que era en ese otro cómic de Grant, “Las aventuras de Hitler” o algo así, había también un panel en el que Morrissey aparecía con su banda cantando uno de sus temas más conocidos.
    Aclaro que si es algo obvio, no tengo ni idea, no leí tantas entrevistas de Morrison, creo que con la de Comiqueando de papel incluida, habré leído tres. Muy buena nota, gracias Diego.

    Comentarios

    Scott Free

    26/02/2019 - 15:25

    • No tengas dudas de que Morrison era fan de The Smiths. Y Mark Millar también, otro enfermito.

      Comentarios

      Andrés Accorsi

      26/02/2019 - 17:41

    • Ah, no sabía de Millar, me falta leer bastante del escocés.

      Comentarios

      Scott Free

      26/02/2019 - 19:32