Mundo Morrison

En 2015, nuestro escocés favorito se aventuró en el universo del horror cósmico en una miniserie publicada por Image.

Nameless

28/07/2020

| Por Matías Depettris

0 comentarios

nameless_morrison_burnham_terror_halloween_2Según palabras del propio Grant Morrison, su intención y la del dibujante Chris Burnham con Nameless fue recuperar parte de la atmósfera de los cuentos más jodidos de Lovecraft sin que el resultado final se termine leyendo como un “homenaje” a la obra del celebrado escritor. El guionista escocés se puso como objetivo presentar su primer comic de terror cósmico, y para tal fin echó mano de algo de ocultismo, una pizca de la mitología polinesia y un puñado de conceptos de la mitología maya para encaminarlos hacia la corriente nihilista. El resultado es un viaje lisérgico al lado más oscuro del Árbol Qabalístico de la Vida, los Túneles de Set, donde se da forma a las áreas más perturbadoras de la experiencia humana.

Esta introducción funciona también como el detonante de la grieta que genera el propio escritor cuando se analiza su producción, y predispone al potencial lector a otro de “esos relatos fumarolas de Morrison salidos de su experiencia espiritual en Katmandú, donde descubrió la cuatridimensionalidad del espacio-tiempo y se hizo uno con una gestalt de morfos de inteligencia de mercurio”. Sin tomar partido ni por los detractores de los relatos más surrealistas y experimentales de Morrison ni por los acólitos fanáticos del oriundo de Glasgow que aplauden y festejan la totalidad de su obra, los invito a abandonar por unos minutos prejuicio alguno para adentrarnos en la trama del comic que hoy nos convoca.

065b916e0425a05c6c44a6a3b058b40eNameless es, irónicamente, la forma en la que se presenta un experto en ocultismo que prefiere no revelar su nombre porque comprende la importancia de las palabras y el poder que uno entrega sobre su persona cuando cuentan con esa información. En una cruzada onírica logra robarle la llave del sueño a la misteriosa Dama Velada, solo para descubrir que Paul Darius, un excéntrico filántropo millonario dedicado a desarrollar tecnología de punta, lo convoca casi a punta de pistola para que forme parte de una misión espacial en plan Armageddon, la película de Michael Bay de fines de los ’90. Resulta que un asteroide gigantesco está a pocos días de colisionar con nuestro planeta, pero lo que resulta por demás extraño (y el motivo por el cual nuestro ocultista es contactado) es que en la superficie del mismo hay tallado un glifo de 22 km de largo por 7 km de ancho que, oh casualidad, en la simbología arcana representa la puerta del anti-universo, lo que los Mayas describen como el inframundo. Por este motivo el asteroide fue bautizado Xibalba (palabra que usaba la civilización mesoamericana para describir al infierno), y el tiempo estimado de colisión con la tierra es de 33 días.

17789189._SY540_Tres días después de esta reunión, Nameless ya se encuentra en la Base Serenity, en el lado oculto de la Luna, reunido con parte del equipo que lo va a acompañar en la peligrosa misión. Luego de analizar algunos otros datos conecta mitos con escritos ocultitas y llega a la conclusión de que quizás este asteroide sea un fragmento del extinto quinto planeta de nuestro sistema solar, Marduk, el cual fue destruido en una batalla entre ángeles y otra raza de seres celestiales de igual poder.

Mientras en la luna debaten el plan de acción más adecuado para encaminar la misión, en la Tierra un equipo de operarios que responden a Darius usaron una impresión 3D de la llave del sueño que había recuperado Nameless para abrir un misterioso cofre que contenía la «piedra de las 3 esquinas«, Ixaxaar, la cual está compuesta por iridio, hierro, níquel, paladio y otros elementos, y nuevamente da la casualidad es la misma composición del asteroide venidero. Nameless entonces deduce que quizás Xibalba es un arma, una bomba sin explotar de 65 millones de años.

La preocupación de nuestro ocultista asciende y dentro de sus posibilidades ejecuta todos los rituales posibles para garantizar el éxito de la misión, entre los que se incluyen pintar símbolos arcanos de protección en los trajes espaciales y en la cubierta de la nave que los dirigirá hacia Xibalba, la formidable White Valiant. Cuando la nave por fin toma contacto con el asteroide, unos drones espaciales acercan la “piedra de las 3 esquinas” a la superficie de Xibalba mientras Nameless recita unos cánticos para poner en marcha un ritual de apertura, el cual habilita un portal gigantesco por el cual el equipo por fin puede ingresar al interior a través de las cámaras de los pequeños zánganos espaciales. La escala de lo que se ve adentro es gigantesca, muy parecida a la primera vez que Rick Hunter y Lin Minmei ingresan al interior de una de las naves Zentraedis. Los problemas de conexión con los drones comienzan a ser notorios, y el desconcierto que eso genera se suma a una extraña incomodidad que muchos de los tripulantes del White Valiant comienzan a sentir.

Nameless-Universe-Room-SmallDe aquí en adelante el relato pega un giro de 180 grados y pone en tela de juicio todo lo que dimos por sentado, tanto los lectores como los protagonistas de esta terrorífica aventura. Puede que a muchos los ahuyente la cantidad de términos extraños que el escritor presenta a medida que avanza la historia, pero el buenazo de Grant es inteligente y nunca se mueve en un terreno de completa extrañeza. Muestra de esto es el hecho de que muchos símbolos arcanos nos van a resultar conocidos, como por ejemplo la palma de la mano con un ojo en el centro, un diseño popular que responde al nombre de la «mano de fátima con el ojo turco», un amuleto protector de origen musulmán que representa una mano con sus dedos juntos señalando hacia abajo y un ojo en el centro, un isologo con el cual nos hemos cruzado infinidad de veces en forma de baratija hippie colgada en el cuello de decenas de personas en plan Zen.

unnamedComo mencioné al comienzo, Nameless es un proyecto conjunto entre Morrison y Chris Burnham, y esto se nota en demasía. El brutal trabajo de perspectivas que realiza el dibujante en muchos momentos es fundamental para establecer el clima de absoluto terror y desconcierto. Hay composiciones en la puesta en página en las que combina tres tipos de perspectivas, como por ejemplo un plano frontal, un plano cenital y un punto de fuga, jugando con los límites de las viñetas para generar una sensación de encierro que raya la claustrofobia.

Nameless es una historieta extraña, incómoda, exasperante y críptica, que fue pensada con el ritmo de un poema o una canción y ejecutada de tal manera que aún con sus niveles de reciprocidad y sus ciclos familiares nos deja desconcertados en gran parte de la obra. Morrison se podría haber quedado en su zona de confort escribiendo su versión comiquera del clásico Alien (1979) de Ridley Scott, pero en su lugar nos presentó un relato amargo y pesimista que pone en tela de juicio la existencia de cada uno de nosotros. Bien por él.

Compartir:

Etiquetas: , , ,

Dejanos tus comentarios: