Mundo Morrison

En esta saga, Morrison combina la pompa y la sacralidad del hinduísmo con la grandilocuencia cósmica de los comics de Jack Kirby.

Vimanarama

29/10/2019

| Por Diego Accorsi

2 comentarios

22346Cuando en 2004 Grant Morrison termina su paso por X-Men y vuelve a DC a hacerse cargo de los grandes personajes de la editorial, su contrato incluye además, tres miniseries para Vertigo. Las dos primeras en publicarse son Seaguy (julio-septiembre 2004) y We3 (de junio 2004 a enero 2005). Sin embargo, la primera que entregó a la editorial fue la última en salir a la venta. Sacudido por la tragedia del 9/11, Grant se puso a investigar las culturas orientales (ni chinas ni japonesas) y en algún momento- sumado a su viaje a Katmandú del ’94, súmmum del consumo de drogas- llegó a esta conclusión: “El Islam reniega del arte representacional, por lo que imaginé que, para algunos extremistas, los comics serían la forma de arte más blasfema concebible. Así que me gustó la idea de meter toda la pompa y enorme sacralidad de una de las más grandes religiones del mundo… y convertirla en un comic de Jack Kirby. Las grandes religiones tienen mucho de ciencia-ficción: seres divinos, inmensos poderes cósmicos y excusas completamente imposibles. Pienso que la religión se convertirá en una elección de estilo de vida propia de supermercado, como elegir ser un gótico o un yuppie’”. Con esta base surge la receta del plato de hoy: Vimanarama (1), publicada por Vertigo entre Abril y Junio de 2005.

Vimanarama #3 - Mouth to Mouth-Ingredientes:

-1 joven de familia pakistaní que vive en Bradford, Inglaterra (Alí, irresponsable, con tendencias suicidas, vive ajeno a la tradición de su entorno)

-1 joven para que se case de acuerdo a un matrimonio pre-arreglado (Sofía, muy bonaglia, como para enamorarse)

-1 accidente que abre un abismo hacia una arcana ciudad en el centro de la Tierra en la que vivían en cautiverio malignas criaturas muy poderosas, que ahora vienen a destruir al planeta

-1 grupo de antiguos superhéroes místicos al mando del príncipe Ben Rama (los Ultrahadeen, homenajes a seres de las religiones hindúes y pakistaní)

-1 pizca de triángulo amoroso entre Alí, Sofía y Ben Rama

-1 taza de comedia intrafamiliar

-1 cucharadita de trascendencia humana y redención

-2 frascos de Eternals de Kirby bien setentoso

-1 medida de historias tradicionales de la India (Vedas, Mahabharata y Ramayana a granel)

2- cucharadas de Las 1.000 y Una Noches y El Corán

1- balde de onda cine Bollywood

-1 bidón de psicodelia

Vimanarama #1 - Ultrahadeen-Mezclar todo muy bien con dosis de acción, humor, batallas épicas y el destino del alma humana.

-Servir acompañado con los excelentes dibujos de Phillip Bond, casi caricaturescos, pero que agregan muchísimo a la hora de disfrutar el producto final.

-Decorar con letras del gran Todd Klein y muy buenos colores de Brian Miller, guiados por la coordinadora Karen Berger.

-Servir frío o caliente, se disfruta de todas formas (no cae pesado ni es intrincado, pero puede considerárselo demasiado liviano).

 

1) “Vimana” es una especie de ingenio volador, empleado por dioses y héroes de diverso origen a lo largo de los textos escritos en sánscrito, y que se ha querido ver por parte de los más encarnizados estudiosos de la ufología como demostración de la existencia e influencia de civilizaciones alienígenas sobre nuestro pasado remoto. Por su parte, “Rama” es el legendario rey protagonista del Ramayana, y se considera el séptimo avatar –o encarnación– del dios Vishnu (el Ser Supremo para esta cultura). Todo junto suena a término empleado en la cinematografía de los años ‘50s como ‘Cinerama’.

Compartir:

Etiquetas: , , ,

Dejanos tus comentarios:

2 comentarios

  • Me pareció entretenida y pasatista. Los dibujos de Phillip Bondi me generan cierto amor/odio, pero acá, están muy bien.

    Comentarios

    Matias

    03/11/2019 - 19:34

    • Bond !!! Fuckin corrector

      Comentarios

      Matias

      03/11/2019 - 19:34