¡Ni Ahí!

Esta saga de ciencia-ficción de Richard Marazano y Christophe Bec es uno de los comics más aburridos que leí en mi vida.

Cero Absoluto

10/11/2020

| Por Leonardo Rubio

0 comentarios

10425045._UY499_SS499_¿Cómo les va? Los saludo y les doy la bienvenida a una nueva entrega de ¡Ni Ahí! La sección que supera pandemias, vacunas rusas, chinas, yankis, etc. Para comenzar, voy a confesarles que hace mucho tiempo que no aburro tanto leyendo una historieta. Pero mucho es MUCHISIMO. Nuevamente entré como un chorlito frente a la premisa del comic del cual hoy vamos a hablar. Me refiero a Cero Absoluto, con guion de Richard Marazano y dibujos de Christophe Bec, dos autores franceses bastantes consagrados. Me pregunto si el título se deberá a que se sacó un 0 como puntaje de la obra. Porque encima te lo reafirman, ¡Absoluto!

A continuación voy transcribirles el texto de contratapa de la historieta para que entiendan cómo caí como un gil ante la premisa de esta historia:

“Para el comando aislado en una base científica en Siberia, un lejano planeta glacial donde se vive en condiciones extremas, lo que no debía ser más que una misión de rutina se convierte pronto en una pesadilla. Estos nueve hombres y mujeres, aislados durante 24 horas, tejerán entre ellos vínculos tan intensos cómo efímeros. Es la misión Cero Absoluto, una misión en la que autoriza el 100% de pérdidas humanas, pero ningún daño colateral”

45674-planche-bd-zero-absoluIncreíble cómo te venden pescado podrido con estos textos de contratapa de comics y libros. Te prometen todo y no te lo dan. Casi casi como un político. Admito que este tipo de historias me llaman mucho la atención, me recuerda al caso de una anterior reseña de ¡Ni Ahí!, Cryozone, donde entré en esta historia de ciencia-ficción que parecía tener tintes de las películas de Alien, entre otras. En Cero Absoluto me ocurre algo similar. Bueno, no estaba tan equivocado: el dibujante copió planos y elementos de la saga. Los que más reconocí son de Aliens de James Cameron. La realidad es que la obra está más cerca de la película Interstellar que de la Cameron. Quizás por eso interpreto en una reseña que chusmeé donde decían que era un comic “a lo Christopher Nolan”. Pobre Nolan, no lo insulten tanto. Bueno, quizás la corriente anti- Nolanista piense lo mismo de este pelotazo.

Menos mal que al principio de la historia te ponen -como hacen en las historietas de la Justice League o los Avengers en las portadas o en una página interior- quiénes son los nueve protagonistas, porque si no te perdes como un campeón. Igual yo me perdí con quién era cada personaje. Reconozco que no soy muy avispado, pero igual.

45677-planche-bd-zero-absoluHablemos un poco de la historia. Bah, lo que entendí de ella. Unos marines (Aliens, clink, caja) recorren una base en un planeta aislado tratando de averiguar qué ocurrió en la base que fue abandonada, y así nos vamos adentrando en la mente humana en situaciones de estrés. Esa era la premisa principal, la cual me enganchó para leer la obra, pero se va perdiendo sin dar demasiadas explicaciones. El motor de la historia termina por ser el microcosmos social de los personajes al relacionarse entre sí. Dicho así parece interesante ¿no? Los autores recurren a viñetas que intercalan en la narración y así perfilan caracteres de personajes y ambiente. Hay dibujos copiados de Jordi Bernet, Jim Steranko, Enki Bilal , William Vance, más los mencionados fotogramas de películas sin una estética definida. ¡En uno de ellos aparecen Mulder y Scully de X-Files! Eso seguro no la esperabas. Un collage terrorífico, pero no por dar terror sino por lo malo.

La idea era buena, admitámoslo, pero no termina de funcionar. En algún momento de la lectura, empezás a pasar las páginas ya sin que te importe lo que está pasando, a la espera de la resolución del conflicto. Y cuando esa llega es totalmente insatisfactoria. Terminaría inclinándose en un asunto de posesión demoniaca… creo. No me pregunten a mí. Realmente no entendí un carajo. ¡Nuevamente, devuelvan el no dinero gastado en esta historieta!

Basta de esta tortura. Como describo insistentemente (sí, soy pesado) la pasé muy mal. Una pesadilla. Es peor que martillarse las bolas con un clavo. Así de mal las pasás leyendo Cero Absoluto. Para cerrar este dolor, quiero decir unas palabras finales: “respeto a los autores, pero por favor me gustaría que me respetaran a mí a la hora de realizar estas obras”. Hasta el próximo ¡Ni Ahí!, mis amigos. Prometo volver con nuevos sufrimientos comiqueros para compartir.

Compartir:

Etiquetas: , ,

Dejanos tus comentarios: