Papa Fina

El otro día, charlando con amigos, salió el siempre polémico tema de los eventos. Por supuesto, no nos poníamos de acuerdo.

2009 – #01

13/02/2009

| Por Andrés Accorsi

15 comentarios


El otro día, charlando con amigos, salió el siempre polémico tema de los eventos. Por supuesto, no nos poníamos de acuerdo.

-¿Tal evento te pareció grosso? ¡Para mí fue una cagada!

-A mí me pareció grosso tal otro, pero éramos 15 gatos locos…

-Tal evento fue re-grosso a nivel gente, pero estaba pésimamente organizado…

Como suele suceder en estos casos, alguien más juicioso que yo interrumpió la discusión un segundo y dijo: “Pará… ¿vos qué entendés por “evento grosso”?”… porque era obvio que estábamos hablando de cosas distintas.

Ahí pensé un minuto (o menos) y me tiré a la pileta con esta definición:

Un evento grosso es aquel del cual se van satisfechos los expositores, los artistas invitados y el público.

Fíjense que no menciono para nada a los organizadores. Aunque el organizador pierda fortunas y sufra más que un hincha de Racing afiliado a la UCR con herpes en la pija y tres hijos gays, si los expositores, los artistas y el público se van contentos, el evento es grosso igual.

Y fíjense también que no meciono cuánto público hace falta para que un evento aspire al rango de grosso. Se sobreentiende que, si el expositor se fue contento, es porque facturó bien. Y si facturó bien es porque hubo gente que fue y consumió. ¿Decenas de miles? ¿Apenas unos cientos? ¿26 personas contando a los otros expositores? No importa.

Sabemos a qué resultado aspirar. El tema ahora es cómo lograrlo.


¿Cómo se hace para que los expositores que ponen sus stands en un evento se vayan contentos? Fácil:

1) El predio tiene que ser idóneo, cómodo para circular y bien iluminado.

2) Tiene que venir gente con plata para gastar. O sea, hay que difundir razonablemente el evento, hay que tratar de no hacerlo la última semana del mes (cuando nadie tiene un mango) y en caso de cobrar entrada, esta tiene que ser MUY barata, para que la guita que trae el público quede en los stands y no en la boletería.

3) Las actividades culturales, o de entretenimiento, deben dejar un respiro para que el público tenga tiempo de recorrer los stands.

Con eso, ya está. Si todo esto se cumple, es muy difícil que quien compró un espacio en el evento se vaya a las puteadas y con nuevos agujeros en sus finanzas.

Veamos ahora el siguiente requisito. ¿Cómo se hace para que los artistas que asisten como invitados a un evento se vayan contentos?

1) Hay que recibirlos en la puerta. Ya sea para que la gente de boletería no les cobre la entrada, o si la entrada es gratis, simplemente por cortesía y ubicación.

2) Hay que proveerles un espacio cómodo donde puedan estar tranquilos, sin hacer nada ni atender a nadie, hasta el horario en que tengan programadas sus actividades.


3) Las actividades se tienen que realizar en los horarios pautados y en ámbitos idóneos, donde si hay que hablar en público funcionen los micrófonos, no se oiga lo que sucede en las salas contiguas, no haya el triple de gente del que efectivamente entra en la sala, y haya una temperatura agradable (entre 14 y 24 grados). Si se trata de un taller, no pueden faltar los implementos básicos para la realización del mismo, que seguramente el artista podrá especificar varios días antes de realizarse el evento.

4) Si vienen de otros países o ciudades, hay que recibirlos en aeropuertos o terminales y llevarlos (no en colectivo ni subte) a un hotel de decente para arriba. También suma llevarlos a conocer algún lugar de la ciudad que les resulte interesante y a morfar a algún lugar copado, sin dejar que paguen ellos.


5) Si son de otros países, y especialmente si no hablan castellano, hay que tratar de no dejarlos solos, sino que siempre tengan cerca a una persona bilingüe y de confianza que pueda resolverles cualquier problema, o ayudarlos en lo que haga falta, desde explicarles a los fans que no va a firmar más autógrafos hasta sacar guita de un cajero con la American Express de platino del invitado en cuestión.

Si esto se cumple, seguramente los artistas (e incluso los doblajistas mexicanos) se irán felices y querrán volver más adelante, o recomendarle que asistan a otros artistas amigos.

Y finalmente, el último requisito. ¿Cómo se hace para que el público que asiste a un evento se vaya contento?

Esto ya es más complicado… incluso alguno dirá “Es que hay distintos públicos”. Pero vamos a intentar con estos puntos:

1) El predio tiene que ser idóneo, cómodo para circular y bien iluminado.

2) Tiene que haber gente. A la gente le molesta llegar a un evento y que no esté ni el loro.

3) Tiene que haber autores, en lo posible los mismos que se anunciaron previamente, y si el evento dura más de un día tiene que existir la posibilidad de entrar en contacto con ellos en diferentes jornadas.

4) Tiene que haber material para comprar, en lo posible a precios más bajos que en las comiquerías y librerias. Este punto cobra especial relevancia si la entrada no es gratuita.


5) Tiene que haber una programación cultural o de entetenimiento que se pueda consultar fácilmente en internet durante los días previos al evento, y una vez dentro del predio en catálogos, folletos, carteleras, etc., que además indiquen claramente la ubicación de las distintas salas, baños, etc.

6) Esta programación, además, debe ofrecerse en los horarios pautados y en ámbitos idóneos, donde si hay charlas funcionen los micrófonos, si hay proyecciones funcionen los proyectores, no se oiga lo que sucede en las salas contiguas, no haya el triple de gente del que efectivamente entra en la sala, y haya una temperatura agradable (entre 14 y 24 grados).

7) También suma dedicar un espacio (cómodo y bien iluminado) a exhibir una muestra, ya sea de originales, de publicaciones, o de objetos, en lo posible con textos y didascálicas que brinden información acerca de lo que se está exponiendo.

8) Debe respetarse especialmente el horario de apertura del evento, no tanto el de cierre, que puede ajustarse en 15 ó 20 minutos según la afluencia de público a última hora. Más allá del horario de apertura y cierre, los stands deben estar íntegramente armados antes de que ingrese el público y permanecer armados hasta que este se haya terminado de retirar.

9) En caso de cobrar entrada es importante darle la posibilidad al público de comprarla durante los días previos al evento. Para quienes opten por comprarla en el momento de ingresar al predio, el trámite de pasar por boletería tiene que ser ágil y sencillo.

Si se llegara a cumplir con todo esto, lo más probable es que los asistentes se vayan contentos, al grito de “Buenísimo, loco, a ver cuándo hacen otra!”.

Y de nuevo, fíjense en lo que estos puntos NO dicen:

Nadie dice que haya que poner afiches en la vía pública, ni publicidad en tele, diarios o radios.

Nadie dice que haya que imprimir lujosos catálogos.

Nadie dice que haya que traer artistas extranjeros. Ni siquiera si los autores tienen que ser consagrados, under, o cuasi-olvidados.


Nadie dice siquiera que hay que cobrar entrada, ni que hay que hacer un evento por año, ni cuántos días debe durar el evento, ni a qué tipo de empresas hay que ofrecerle stands. Incluso se contemplan dos perfiles diferentes (cultural o de entretenimiento) y la chance -remota, por cierto- de que se los logre combinar.

O sea que tanto estos puntos como la definición están lo más abiertos posible, como para que dentro de eso se puedan encuadrar eventos con enfoques, alcances y ambiciones muy disímiles.

¿Es muy fumado pretender que un evento reúna todos estos requisitos? Posta, ¿es mucho pedir? ¿Alguien está en condiciones de afirmar que cumplir con estos puntos cuesta una guita que no se puede recuperar JAMAS, ni vendiendo entradas, stands, merchandising del evento, panchos y bebidas, ni consiguiendo sponsors, ni obteniendo un subsidio de alguna entidad estatal?

Yo soy de los que creen que esto es posible, porque lo viví en varios (no demasiados) eventos en distintas ciudades del país, y por supuesto en eventos de otros… siete países a los que tuve la suerte de asistir. Pero da la sensación de que las experiencias previas nunca suman, nunca terminan de funcionar como vacuna para no contagiarse de los errores que se cometieron en el pasado y que hacen que el presente se vea (por lo menos en materia de eventos) tan vacuo y tan mediocre.

A priori, pareciera que 2009 va a ser un año interesante en materia de eventos, y en una de esas aparece un evento a la altura de lo que los fans argentinos se merecen. Yo no pierdo las esperanzas. ¿Y vos?

Compartir:

Etiquetas:

Dejanos tus comentarios:

15 comentarios

  • Muchos años después leo esta columna y la verdad Andrés que las cosas que enumeras suena Muy utópico para armar unq expo pero la verdad es que sería lo básico y necesario para armar una.
    Ya que hablamos de expo grosas en el 2013 se hizo la Comicopolis para mi fue EL evento (sin contar la CBB) osea era gratis y tenia de todo, desde una expo con varios artistas, stand de todos los colores de cómics, stand de editoriales, gráficas, escuelas, regalaban cosas, buena iluminación, altos espacios tanto como para firmas como tambien los salones de conferencias. Si bien fue auspiciada por el gobierno y eso daba un buen empuje economico y tenian las bases para hacerla bien, la hicieron de 1000. Por suerte este año se hace otra vez.

    Comentarios

    Groova

    08/08/2014 - 21:25

  • Como dijo el Che, ¡Hasta Crack Bang Boom, siempre!

    Comentarios

    Wayne

    15/04/2012 - 13:50

  • yo al único evento que fui es al Fancomix del 2005,fue hermoso

    Comentarios

    Flashargento

    13/06/2011 - 23:04

  • Hola Andrés , yo soy Javier Dores y estuve hablando con vos la tarde del Domingo 23 de Noviembre de 2008 en la tan famosa ANIMATE 08, parece que no entendí el evento , porque era como un mundo bizarro de un evento ¿no?,¿era la version de tierra-3?, porque fue todo lo contrario a lo que (con un claro criterio )decís en esta nota, seguiremos viéndonos , si hemos hablado de comics… desde 1991, gracias por tu laburo, saludos.
    Carlos Javier Dores , pero me dicen Javier,de Mataderos.

    Comentarios

    FLASH

    31/03/2009 - 12:57

  • Nunca fui a uno de esos eventos…es solo x la normal lejania que me separa normalmente de la capital…pero noto que nos une a muchos una especie de nostalgia de las cosas que se hacian hace alrededor de una decada…y despues la nube negra del 2001 nos tapó….
    cuando las cosas se hacen bien y a pulmón….solo pueden salir bien.

    Comentarios
  • Claro, ponele que este año de invitado especial viene Cumbio, se llena de floggers y sigue siendo la convención de comics que más gente lleva.

    Comentarios
  • Bueno, obvio, Macumazahn. Y si hacen una convención de manga y anime SOLAMENTE, ¡perfecto! Que traigan a los autores, hagan proyecciones de animes aburridos, lo que sea: pero no me la comercialices como una convención para todo el público. Lo malo de Animate fue que ni siquiera fue una buena convención de manga y anime. Fue cualquiera. ¡Y encima comercializada como una convención para todos! ¡Había un PELUQUERO! ¿Leen bien? ¡¡¡UN FUCKIN’ PELUQUERO!!! Este año, deberían difundir Animate (si es que se hace) como una convención flogger / emo, pero no para gente a la que le gusta el comic, animación, cine (y la corrupción del mundoi…).

    Comentarios

    Leandro_1138

    19/02/2009 - 09:07

  • Que Animate es una mierda, lo saben hasta los organizadores, hacen todo mal y después se cagan de risa porque no les importa, total la gente va. Pero me parece que la nostalgia de ustedes tiene que ver con el comic occidental. Quiero decir que si estos eventos fueran realmente de manga y animé, habría invitados o charlas que tuvieran que ver con eso. ¿dónde está el Alan Grant o el Peter David japonés que todos tienen ganas de escuchar? Son truchos y garcas y ni la palabra de Muñoz ni el coloradito ese que está con él valen nada.

    Comentarios
  • Desde Fantabaires alla por el 2000 que no se como viene la mano con los eventos en la argentina. Olivetti y Risso me dijeron que aun se hacen un par de vez en cuando. Durante los ultimos 4 años he asistido (como regular y como expositor) a la New York Comicon, y ese si que es un evento Grosso. De acuerdo a lo que decis, todo el mundo se va contento. Sin embargo, vale aclarar que para un evento de tremendo calibre el primer año fue un curso intensivo sobre todo lo que no hay que hacer a la hora de organizar una convencion. Fantabaires 1, anyone?
    Aguante la Papa!

    Comentarios

    Lord_sudaka

    18/02/2009 - 15:10

  • Buenas! soy nuevo en estos foros pero viejo seguidor de la Comiqueando. Muy bueno el post de Andrés como siempre. Y estoy de acuerdo con Leandro: recuerdo con cariño todas las ediciones de FANTABAIRES. Eran otra cosa y jamás se repetirá. Justo ahora rememoro una edición donde estuvo presente Neil Gaiman, lo tuve a 2 metro mio! Vimos la proyección de “NeverWhere” y después se despachó con un dialogo distendido y muy interesante. Recuerdo personajes como Peter David o el clásico Alan Grant…
    En aquel momento, tal vez no supe valorarlo en su justa medida y hoy que esos eventos nacionales no existen, me lamento profundamente. Parece que hubieran pasado siglos de esos encuentros con amigos, comics, proyecciones, muestras, torneos, charlas. En Clarin anunciaban las visitas de Adam West o del “Capitan Kirk” y todo parecía más fácil, más feliz. O así lo siento ahora, al menos, más crecido y más alejado de ese MUNDO comiquero que supe conocer.
    Disculpen semejante choclo de texto pero así me ahorro pagar terapia ja. Salu2!

    PD: si, soy pura melancolía. ANIMATE me terminó de deprimir. Y Viñetas Sueltas estuvo bien, fue lo más honesto que ví en mucho tiempo… pero “Groso” es otra cosa y todos lo sabemos.

    Comentarios

    Deimon

    18/02/2009 - 00:06

  • A mí me parece que los eventos comiqueros DEBEN ser asesorados por gente del palo. El problema principal que yo le vi a Animate es que, si bien estuvo organizado por Muñoz y sus secuaces, NO FUE un evento comiquero. Porque, ¿a qué le dieron más atención? A los cosplays. ¿Eso tiene algo que ver con el comic? No, para nada. Lo más gracioso de todo esto, es que fue publicitado como una convención para todos los gustos. En el afiche estaban Yoda, Superman, Batman… pero adentro yo vi quinceañeras ladrando temas de sus artistas japoneses favoritos. Que tampoco estoy en contra de eso, ¿eh? Está bien que lo hagan, pero que se escuche más esto que la charla de “Fierro” me pareció una falta de respeto total por parte de la (des)organización (pregúntenle a Pablo Túnica, sino…). Todo esto es culpa de Ivrea: años anteriores, se rasgaban las vestiduras protestando porque en los eventos no se le daba el suficientes espacio al manga y el anime. Hoy en día, el manga y anime tiene lugar en forma de cosplays y lastimosos concursos de disfraces. Esto sólo me hace pensar que Ivrea es cualquier cosa menos una editorial de comics: es obvio que sus mangas no apuntan al público comiquero, sino editarían a Tezuka. Por eso, hasta que no haya un término medio (o sea, que todos los públicos tengan su lugar en la convención) y que todas las editoriales se unan (porque sí, las editoriales tienen que aportar, ya sea Freakshow, Ivrea, Domus, Conosur, Deux e incluso las comiquerías), no creo que exista esta convención. Tal vez no era así, pero cuando se hacía Fantabaires me parecía que había un clima… de semi-buena onda entre todos. O tal vez no todos, pero sí todos aportaban y tiraban para un mismo lado. No sé, es una sensación. Si eso existió, mejor para todos. Primero, porque tendremos lo que se dice una convención y segundo, porque no tendremos más Animate. Ja.

    Comentarios

    Leandro_1138

    17/02/2009 - 16:46

  • A mí me parece que los eventos comiqueros DEBEN ser asesorados por gente del palo. El problema principal que yo le vi a Animate es que, si bien estuvo organizado por Muñoz y sus secuaces, NO FUE un evento comiquero. Porque, ¿a qué le dieron más atención? A los cosplays. ¿Eso tiene algo que ver con el comic? No, para nada. Lo más gracioso de todo esto, es que fue publicitado como una convención para todos los gustos. En el afiche estaban Yoda, Superman, Batman… pero adentro yo vi quinceañeras ladrando temas de sus artistas japoneses favoritos. Que tampoco estoy en contra de eso, ¿eh? Está bien que lo hagan, pero que se escuche más esto que la charla de “Fierro” me pareció una falta de respeto total por parte de la (des)organización (pregúntenle a Pablo Túnica, sino…). Todo esto es culpa de Ivrea: años anteriores, se rasgaban las vestiduras protestando porque en los eventos no se le daba el suficientes espacio al manga y el anime. Hoy en día, el manga y anime tiene lugar en forma de cosplays y lastimosos concursos de disfraces. Esto sólo me hace pensar que Ivrea es cualquier cosa menos una editorial de comics: es obvio que sus mangas no apuntan al público comiquero, sino editarían a Tezuka. Por eso, hasta que no haya un término medio (o sea, que todos los públicos tengan su lugar en la convención) y que todas las editoriales se unan (porque sí, las editoriales tienen que aportar, ya sea Freakshow, Ivrea, Domus, Conosur, Deux e incluso las comiquerías), no creo que exista esta convención. Tal vez no era así, pero cuando se hacía Fantabaires me parecía que había un clima… de semi-buena onda entre todos. O tal vez no todos, pero sí todos aportaban y tiraban para un mismo lado. No sé, es una sensación. Si eso existió, mejor para todos. Primero, porque tendremos lo que se dice una convención y segundo, porque no tendremos más Animate. Ja.

    Comentarios

    Leandro_1138

    17/02/2009 - 16:07

  • Generalmente no asisto a eventos y creo que varias de las razones aparecieron en tu lista: nunca van artistas o, si van, están quince minutos en alguna sala que explota y no se escucha nada, se van ellos y nosotros sin haber compartido nada, lo más facil es buscar contactarlos, si se quiere, en eventos más chicos o en sus blogs; los precios y las ofertas también afectan, cada vez que fui a un evento, pagando entrada y todo, terminé puteando al darme cuenta de que los precios de historietas eran los mismos que si me mando un día a recorrer comiquerías; y la peor razón es que casi siempre estos eventos se hacen en lugares que son incómodos, donde no entramos todos, no hay lugar para sentarse y nos cagamos de calor. En fin, ojalá surjan eventos copados este año.

    Comentarios
  • Es muy fácil imaginar el evento perfecto. Solamente tuviste que imaginar cómo sería todo lo contrario a Animate… jejejejeje!!

    Comentarios
  • Yo tampoco, no he asistído a tantos, lo que si… me hablaron muy bien de viñetas sueltas del año pasado, y tengo ganas de juntar guita e ir este año… será cuestion de hacerme un tiempo y ahorrar.

    Comentarios

    SaKi

    14/02/2009 - 04:57