Reseñas Pánicas

En la primera entrega de Los Tecnopadres, Jodorowsky escribe las memorias del Tecnopadre Supremo, su origen y la historia de su familia.

Los Tecnopadres Vol.1

17/05/2016

| Por Lucas Ferrero

4 comentarios

tecnopadres_01_00Adiós new age, hola cyberpunk

¿Era necesario el universo expandido de Tecnopadres? No. Alexandro Jodorowsky escribió ocho álbumes que destruyen toda la mitología construida en El Incal y La Casta de los Metabarones. Algo apenas sugerido sobre la iglesia adentro de las aventuras de John Difool, se transformó en un chiste largo y aburrido.

El primer tomo de Los Tecnopadres (1998) narra las memorias de un ficticio anciano guía espiritual, que dirige a 500.000 jóvenes “hacia la galaxia prometida, como un paleo-Moisés”, en palabras del propio autor. Éstas se inician mostrándolo como un joven (mutante albino) de corazón puro en un viaje iniciático hacia el cumplimiento de su sueño en una galaxia tecnológicamente avanzada y comunicada pero fría, cruel y superficial. Su deseo inicial de ser el creador del videojuego perfecto (detalle moderno e hilarante para iniciar el viaje de un guía espiritual) pronto se ve pospuesto a medida que consigue ascender socialmente y es testigo de la falta de moral presente en cada estrato de la “civilización tecno-tecno”, una lacra creciente que le impulsa a seguir escalando posiciones con la vana esperanza de corregir las faltas de un nivel desde el inmediatamente superior.

tecnopadres_01_23La obra habla de no renunciar a tus sueños y luchar hasta el final, un tema con el que es imposible no sentirse identificado. El problema es que ese hilo principal no tiene la suficiente fuerza para acoplarse a todo el guión de la historia. El protagonista sufre de ser víctima de la moda del cyberpunk, la crítica a los videojuegos y la manipulación a través de estos. No parece algo real, sino un producto que necesitaba agarrarse de las modas y ser publicado. Es como escribir una historieta de superhéroes e inventar que el protagonista tiene instagram y pensar en una revolución a partir de esa idea.

Los Tecnopadres son la metáfora de los militares y la iglesia en la dictadura de Augusto Pinochet en Chile. Jodorowsky le da importancia a esta agrupación en El Incal y Antes del Incal, donde esta facción usa a la policía para reprimir protestas, tiene el control del Estado y además decide sobre el futuro de las galaxias. Sin embargo, la crítica en Tecnopadres cambia de foco y es la manipulación de las masas a través de los videojuegos. No existe ninguna reflexión digna de William Gibson (autor del Neuromante y uno de los padrinos del cyberpunk) sobre la lobotomía a la sociedad mediante el entretenimiento, sino una excusa para bajar línea. La moraleja de no renunciar a los sueños y ser puro de alma es clara, al igual que todo el contenido espiritual, pero la fusión de todo eso pierde el impacto que había obtenido con éxito en las historias mencionadas.

tecnopadres_01_22¿Es necesario que un personaje sea violado por 60 piratas espaciales en la segunda página del primer libro? No y creo que el autor impone que todo sea oscuro y sin una razón que le dé fuerza a eso. Además el problema es que Jodorowsky no logró que los lectores se interesen por los personajes, ya que el desarrollo de estos se ve afectado por las atrocidades que sufren durante los ocho tomos.

El arte de Zoran Janjetov en Antes del incal era lo más digno para un clon de Moebius. Acá es la única razón por la cual se ama a Tecnopadres. Janjetov abandona la narrativa y los homenajes a Moebius para mejorar sus puestas en página y crecer como artista. Janjetov es el lujo de esta serie, ya que los guiones de Jodorowsky no le hacen justicia a sus dibujos.

El colorista Fred Beltran está al nivel de los guiones de Jodorowsky: nunca encontró el tono para toda la serie y se transforma en algo oscuro y sin sentido. La paleta de colores y el estilo de Beltran son de una moda que opaca todo el arte detallado de Janjetov, que le juega tan en contra que me recuerda a la versión recoloreada de El Incal.

La edición definitiva de Los Tecnopadres es la de Norma Editorial, un integral que recopila los ocho tomos en uno. Es un mega-libro de tapa dura y es más económico que comprar los ocho álbumes por separado.

 

Compartir:

Etiquetas: , ,

Dejanos tus comentarios:

4 comentarios

  • Al obra tiene algunas ideas buenas (ej el episodio del bosque viviente) pero coincido: El coheficiente de venta de humo en esta obra del Jodo llega a niveles CarusoLombardisticos. En particular el Albino no es un persona, es un deus ex machina caminando. El 90% de los episodios se solucionan con el tipo pelando un poder de que nadie comentó nada en las otras 300 páginas y resolviendo el problema en dos cuadritos. O sea el chabon es una vitorinox mística
    Por otro lado, el dibujo esta bien, pero no es Gimenez. Y como alguien que se clavó con al versión coloreada del Incal porque le gustó el tamaño, debo decir que el colorista de ambas obras le dio SIDA en los ojos al niñito jesus

    Comentarios

    Sucubo

    19/05/2016 - 11:02

    • Al menos ahora va a estar el pibe que ilustó Khaal, si está al mismo nivel, va a valer la pena tenerlo aunque no tenga textos.

      Comentarios

      Abemiel

      20/05/2016 - 00:37

  • la tapa parece caratula de cd de play 1

    Comentarios

    Pablo Zambrano

    17/05/2016 - 21:29

    • lo cual es adecuado para una historieta que trata de videojuegos, queizas sea intencional

      Comentarios

      Pablo Zambrano

      19/05/2016 - 17:36