Santo Grial

Es hora de descubrir una de las obras más raras e inconseguibles de Moebius, el Genio Eterno.

40 Days dans le Désert B

13/02/2018

| Por Andrés Accorsi

8 comentarios
La edición de 1999.

La edición de 1999.

La búsqueda de gemas imposibles nos lleva esta vez a Francia, donde en 1999 la editorial Stardom publicó una de las obras más extrañas del infinito Jean Giraud, más conocido como Moebius: 40 Days dans le Désert B.

Stardom era la editorial capitaneada por el propio Moebius y su esposa Isabelle, que más tarde se convertiría en “Moebius Productions”. También era el nombre de una galería de arte y boutique dedicada al universo de Jean Giraud, regenteada por Isabelle Giraud.

 

40_days_in_the_desert_B_p5840 Days dans le Désert B. es una rareza por donde se la quiera mirar. Para empezar, el título mezcla números y palabras, una de ellas en inglés (days). Ya desde el vamos los franceses no entendían mucho de qué iba la cosa. Después, se trata de un libro en formato apaisado, de 16 x 24 cm., otra bizarreada dentro del contexto editorial del comic francés. Son 70 páginas, que en realidad son 70 ilustraciones, porque hay un sólo dibujo/ viñeta por página. No hay textos en toda la obra. La historia está narrada sin diálogos y sólo se ven dos palabras: “Isabelle”, escrita en letras muy chiquitas sobre una de las imágenes de un hombre meditando, y “Jodoro”, grabada en un monumento en una de las últimas imágenes de la obra. Al principio del tomo, antes de que empiecen las ilustraciones, también se puede leer un “pour Isabelle”.

La edición limitada en cajita

La edición limitada en cajita

¿Querés más datos increíbles? Moebius dibujó estas 70 ilustraciones en rotring, SIN BOCETOS PREVIOS y al mismo tamaño en que se publicó el libro. Sí, ese nivel demencial de detalles está puesto ahí de una, sin bocetos, y en ese tamaño, 16 x 24 centímetros.

De todos modos, lo más extraño es el “guión”. La trama de 40 Days dans le Désert B ocupa un… tercer plano en la obra, atrás del dibujo (que es sublime) y atrás también del vuelo poético del Genio Eterno. Ya el hecho de tratarse de un relato mudo hace que el lector tenga que poner mucho de sí mismo para interpretar lo que está sucediendo. Con la difcultad extra de que, al tener una sóla imagen por página, la secuencialidad no está explícita: también hay que laburar para imaginar una continuidad entre estas ilustraciones que se nos presentan aisladas.

Las opiniones acerca de 40 Days dans le Désert B, en tanto historia, están divididas. Para algunos es una obra maestra, el pico máximo del lirismo, la creatividad y la profundidad del maestro, y otros dijeron “¿qué se fumó este hippie de mierda?”. Todo transcurre en un extraño desierto, poblado de viajeros y criaturas extrañas. Hay unos hombres-conejo, objetos inanimados que parecen cobrar vida, unas formaciones flotantes muy raras, varias metamorfosis… Imaginate un viaje por un lugar asombroso y misterioso, pero mucho más asombroso y misterioso. ¿Hay un hilo conductor? Sí, pero está abierto a varias interpretaciones, como las historias que vivimos en los sueños. Si te gusta que los guiones sean coherentes, potentes, que bajen una línea clara, que tengan conflictos bien definidos y bien resueltos, claramente 40 Days dans le Désert B no se va a convertir en tu obra favorita de Moebius.

40_days_in_the_desert_B_p55Pero ponele que estás on fire, y querés coleccionar todas las obras de este genio. Ves UN dibujo de este álbum y decís “lo quiero ya”. ¿Cómo conseguirlo? ¿Cuánto pagarlo?

La edición de 1999 es imposible, es más escaso que las promesas electorales cumplidas por Cambiemos. En el ´99 también salió una edición limitada, apenas 250 ejemplares, que venía en una cajita y traía una postal en la que Moebius celebraba la llegada del año 2000. Obviamente es más inconseguible que la edición normal. El que tiene eso probablemente también tenga la Action Comics nº1 en perfecto estado, el cadaver de Jimmy Hoffa y las manos de Perón.

La última edición de 40 Days dans le Désert B también salió a través del sello Stardom, en 2009. En su momento costaba 22 euros, pero una vez más, se extinguió rápido y su cotización subió notablemente. Hoy, un ejemplar nuevo puede costar entre 285 y 730 euros, según a quién se lo compres. Si no te jode que esté usado, lo podés llegar a conseguir por 85 euros, casi el cuádruple del precio original.

La edición de 2009

La edición de 2009

¿Por qué esto no se editó en España, ni en EEUU? Ni idea. Quizás porque es mudo, o porque es muy bizarro incluso para los fans de Moebius. La única edición que conozco aparte de la francesa salió en Japón, también en 2009, a través del sello Asukashin-Sha. La edición japonesa tiene tapas duras (en Francia sólo se editó en tapa blanda) y con un poco de suerte la podés conseguir por unos $ 185 dólares. Nunca la vi, obviamente, pero leo en un sitio web que tiene 152 páginas… lo cual es muy loco, porque la obra de Moebius tiene 70 páginas. ¿Con qué habrán llenado los ponjas las 82 páginas restantes? Un misterio más, entre tantos que rodean a esta gema oculta, desconcertante y fascinante dentro de la gigantesca bibliografía del irrepetible Jean Giraud.

Compartir:

Etiquetas: ,

Dejanos tus comentarios:

8 comentarios

  • Y muy lindo lo de Moebius, por supuesto. ¿Así que usó una rotring nomás?, ¡pero que cosa increíble!

    Comentarios

    El perro de San Roque

    15/02/2018 - 15:42

  • Estoy viendo la tira esa de Jóse José del día de hoy, y me dí cuenta que era a los Snorkels a lo que me hacía acordar, especialmente al ver los ojos grandotes de la chica rubia que está en la playa. Puede que a los Smurfs también, ya me parecía que había algo familiar en esas extrañas viñetas.

    Comentarios

    El perro de San Roque

    15/02/2018 - 15:40

    • Al toque, perro. Yo no me había percatado porque como que viste una sola viñeta y viste toda la tira. Pero mirando con una puntita de atención, da re Snorkels. Lo cual no es motivo de oprobio, ojo. A mí me re caben los Sonorkels. No diré donde para no salir del clóset, ja ja. Bueno, che, a mi edad hay que probar nuevos estímulos prostáticos. 🙂

      Comentarios

      diegolin

      15/02/2018 - 21:00

    • Los Snorkels eran bastante más piolas que los pitufos porque tenían chicas, no eran como los azules que se cogían entre ellos o vivían masturbándose sus pequeñas pollas.

      Comentarios

      El perro de San Roque

      15/02/2018 - 21:14

    • O sea, si, estaba Smurfette, pero ra una contra cinco mil, y al principio era fea. Además la creo Gargamel, no es de verdad. Es como un fleshlight shaped al que se le insufló vida.

      Comentarios

      El perro de San Roque

      15/02/2018 - 21:18

    • Bueno, pero la gente flayaba el gangbang de la pitufi-aldea, o al menos yo lo hacía en deliciosos ensueños diurnos.
      Por otro lado, ningún daño hay en que esos seres de dos manzanas (fruta) de altura se entreguen al pitufeo homosexual o al estímulo de sus pequeñas pollas. Yo también vivo masturbando mi pequeña polla (que no es ni una bataraza ni una turuleca) y lejos de sufrir por suripantys y sus desplantes, termino hecho una seda.

      Comentarios

      diegolin

      15/02/2018 - 22:07

    • Pero sigo insistiendo que esa diferencia hace más interesantes a los Snorkels, ellos si tenían chicas. Además, bajo el mar la vida es más sabrosa.
      Creo que Quattordio dijo en la comiquería “Arkana” que el individuo auto-apodado “Industrias Lamonicana” era un “pitufito chupapenes”. Esto creo que es porque cuando lo increpó por una crítica el muchacho se asustó y se fue de otro establecimiento al que Don Juan de los Quattordios entró. El tipo como que vió a Juan y se fue. No entiendo la referencia pitufesca, pero me imagino que IL debe ser fan de la creación de Peyo o algo por el estilo. El tema es que esa mención deja entrever que algo en relación a la homosexualidad hay en los Pitufos.
      Habría que consultar con Grant Morrison y ver que tiene para decirlos de la psicología de esta simpática y popular tira infanto-juvenil.

      Comentarios

      El perro de San Roque

      15/02/2018 - 23:56

    • Otros que eran unos capos eran los Glo Friends. Yo en aquella época no los apreciaba, le pisoteaba los juguetes a mi prima y la hacía llorar, pero hoy tengo que decir que estaban buenos. Es el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades.

      Comentarios

      El perro de San Roque

      16/02/2018 - 00:04