Santo Grial

Una revistita promocional editada por DC para manijear sus proyectos de 1985 se convirtió en una rareza incunable. ¿Por qué?

DC Spotlight 1985

02/01/2018

| Por Andrés Accorsi

2 comentarios

d5bddb25b7f18ce143fef5bc7aa95c7f--superman-dc-comics-marvel-comics-1Hasta ahora, en esta columna siempre nos habíamos centrado en libros, no en revistas, porque la mayoría de las revistas cuya cotización se dispara son rápida y reiteradamente reeditadas en libros. Esta vez vamos a hacer una excepción, porque la que se fue a la mierda es una revista que jamás se va a reeditar, ni en libro ni en ningún otro formato.

Se trata de la DC Spotlight 1985, una revista aparecida a principios de 1985 que DC editó para regalar en las comiquerías y convenciones a modo de promoción. -¡Historietas gratis, qué copado! –No, la revista no trae historietas. El coordinador Bob Greenberger armó 34 páginas de artículos, en los que él mismo, otros coordinadores y algunos autores hablan acerca de los proyectos más destacados de ese año y anticipan unos cuantos de los que verían la luz en 1986… o nunca.

La tapa y la contratapa están a cargo de José Luis García López, que se mandó unas ilustraciones gloriosas, a ese nivel épico con el que estamos acostumbrados a relacionarlo. Suficiente para tratar de conseguir la revista (de hecho fue el motivo por el que yo la rescaté de una batea hace muchos años, en una convención en EEUU). ¿Y adentro, qué onda?

7f5a7b91c0cd9e24c5cf4d08a9424cc9En la retiración de portada, Dick Giordano (por entonces Jefe de Coordinadores de DC) escribe un texto de bienvenida, en el que transmite el entusiasmo de la editorial por las series con las que estaba festejando su cincuentenario y empujando para adelante su propia historia y la del mainstream norteamericano. En la retiración de contratapa, un texto anónimo nos sintetiza esos 50 años de historia. En el primer artículo, Marv Wolfman bate postas y cuenta internas de Crisis on Infinite Earths, manijea varios tie-ins y anticipa lo que más tarde sería el History of the DC Universe. Después, el recordado Len Wein hace lo propio con Who´s Who, destaca a varios de los dibujantes que participan y da por hecho algo que nunca existió: el team-up entre Batman y Jon Sable, el personaje que Mike Grell escribía y dibujaba para First Comics. La siguiente página anticipa la línea de graphic novels de DC, muchas adaptaciones de relatos de ciencia-ficción, y una 100% original: Me and Joe Priest, que pasó sin pena ni gloria a pesar de que tenía varios elementos de los que convirtieron en hitazo al Preacher de Garth Ennis.

Después tenemos tres páginas de manija a DC Challenge (le dedicamos una nota hace no mucho acá en el sitio), algo de MASK (comic licenciado), algo de Nathaniel Dusk (con dibujos por entonces inéditos del maestro Gene Colan), un extenso artículo en el que Mike W.Barr nos ceba con The Outsiders (justo cuando la revista se desdobla en dos), otro en el que Michael Fleisher explica el sacudón al status quo de Jonah Hex que significa el lanzamiento de Hex (la serie en la que el cowboy es transportado a un futuro post-apocalíptico) y uno breve en el que Paul Levitz y Marv Wolfman repasan lo que se vendría en Legion of Super-Heroes y New Teen Titans, los comics “de equipo” más populares de aquel momento.

Le siguen breves reseñas de lo que sucedería en las revistas de Swamp Thing, Omega Men, Firestorm, Green Lantern, Blue Devil y Amethyst. El último artículo extenso es uno en el que Andrew Helfer adelanta lo que sería la segunda miniserie de Super Powers, el trabajo que marcaría la despedida de Jack Kirby de las grandes editoriales de EEUU. Finalmente, cada una de las tres últimas páginas anticipan un proyecto que vería la luz en 1986: la primera nos ceba con Batman: The Dark Knight (anunciada para fines del ´85 y luego postergada), la segunda con la miniserie de Aquaman de Neal Pozner y Craig Hamilton (otra que no llegaría a salir en el ´85) y en la última página, un breve texto que incluye citas textuales a Alan Moore nos cuenta que se viene un comic que no se parece a ningún otro: Watchmen. Acompaña el texto un dibujo de Dave Gibbons con los seis protagonistas, coloreado para el ojete, no sabemos si por Shelley Eiber o por Brian Garvey.

dcY sí, a algún demente se le ocurrió que ese artículo de una paginita es en realidad la primera aparición de Watchmen y el precio del DC Spotlight se disparó al infinito y más allá. Así es como este panfleto promocional que en 1985 se regalaba, hoy vale forrrtunas. Un ejemplar en mal estado puede llegar a costarte u$ 100, y los ejemplares en perfecto estado (graduados por arriba del 9.4 en ese extraño sistema que inventaron los yankis para determinar el estado de conservación de las revistitas) puede superar ampliamente los u$ 500 e incluso –si te agarra un vendedor muy hijo de puta- llegar a los u$ 790.

El sentido de este artículo es advertirte que NO se te ocurra gastar esa guita en el DC Spotlight 1985. NO trae un comic de Watchmen, NO ofrece una entrevista extensa a los autores de Watchmen, NO necesitás tenerlo para entender NADA de lo que pasa en Watchmen, sus precuelas o su secuela. Es la primera mención a Watchmen que se hace en un medio gráfico, y eso es todo. La portada de García López está para matarse a pajas, pero para eso no hace falta tener la revistita en papel.

Y la advertencia también para el otro lado, para el que ya la tiene y no sabía que costaba un huevo: guardala bien, no se te ocurra prestarla y si te pinta venderla, hacela graduar y ofrecela en EEUU, no acá, donde nadie te va a pagar lo que vale. De nada.

Compartir:

Etiquetas: ,

Dejanos tus comentarios:

2 comentarios

  • MIRA LA FELICIDAD DEL MARCIANO EN LA PRIMER PORTADA, PARECE UN COMPAÑERO MIO DE LA PRIMARIA, ERA RE BOLUDO POBRECITO. MIRA ESA CARA DE FELICIDAD. MARCIANO FELIZ.

    Comentarios

    caracol

    12/01/2018 - 00:11

  • Justo leí a fin de año Crisis… y trae estas ilustraciones de José Luis García López. La Harbinger esta hermosa!!!

    Comentarios

    spidergato

    02/01/2018 - 20:50