Zona de polémicas

Como siempre, a contramano del universo, me pregunto ¿para qué sirven los concursos de historietistas inéditos?

Concursos, ¿para qué?

21/03/2017

| Por Andrés Accorsi

14 comentarios

concursoCada tanto nos enteramos que alguna institución, o algún evento, o alguna mini-empresa de las que editan historieta en Argentina organizan un concurso para historietistas inéditos. Casi siempre son concursos serios, con premios atractivos y jurados prestigiosos y a veces hasta premian a historietas que están buenas. La pregunta que me hago yo (como siempre, a contramano del universo) es ¿para qué sirven los concursos?

Y antes de irme por las ramas, me la respondo: los concursos sirven para que los mercados en expansión recluten más rápidamente a nuevos talentos y los pongan a producir. Son, básicamente, un atajo. Para que un autor desconocido se convierta en figura, en general pasan varios años. El pibe (o piba) estudia, dibuja en su casa mientras trabaja de otra cosa, eventualmente su profesor lo toma como asistente, o lo recomienda a otro colega que lo toma como asistente, ahí el novato se termina de foguear, empieza a asumir cada vez más responsabilidades, y finalmente le llega la oportunidad de empezar a ofrecerle a los editores su propio material. Esto funcionó así durante muchos años en Argentina, y todavía funciona así en Japón, EEUU, Francia, Italia e Inglaterra. Es un proceso lógico, que rara vez falla (porque los autores sin talento no llegan nunca a la última etapa), y que requiere básicamente tiempo.

50729962Cuando un mercado vive una rápida expansión, a veces el tiempo no sobra. Hay que llenar muchas páginas todos los meses, y con los artistas consagrados (que ganan mucha plata y necesitan tiempo para gastarla) no alcanza. Por eso los editores recurren a los concursos, para buscar pibes ya capacitados que por algún motivo nunca hayan entrado a ese circuito que describíamos antes. A los mejores de esos “animalitos salvajes”, que crecieron artísticamente por afuera del sistema, los concursos les dan la posibilidad de tomar un atajo, de sumarse de inmediato a la masa de autores que publican en forma profesional, sin pasar por todo el proceso de aprendizaje “formal”.

Este truco funcionó bien muchas veces. Podría estar hasta Octubre enumerando autores que llegaron a ser estrellas del comic, cuyo “secret origin” se remonta a un concurso en el que participaron y les fue bien. Si tenés unos años, seguro te acordás de aquellos “Especial Concurso” de Creepy o Zona 84, repletos de historias cortas de pibes que en los ´80 venían bien encaminados y hoy son bestias sagradas. O de aquel mítico concurso que organizó Fierro y que permitió que salieran a la luz Pablo De Santis y Max Cachimba… hay un montón de ejemplos, no me quiero extender en eso. Lo importante es que son ejemplos de hace (por lo menos) 30 años, cuando el mercado de las revistas de antología para adultos eran una industria grossa, que se expandía, que movía guita en serio.

Pablo de Santis y Max Cachimba ganaron el mítico "Fierro busca dos manos", en 1985.

Pablo de Santis y Max Cachimba ganaron el
mítico “Fierro busca dos manos”, en 1985.

La gran diferencia con lo que pasa hoy en Argentina (y otros países de Latinoamérica) es que los editores tenían publicaciones en las que insertar a los pibes que surgían de los concursos, y plata para pagarles. En el mercado argento del 2017, que se está contrayendo, hacer aparecer a nuevos autores no sirve de casi nada, porque no se los puede profesionalizar. Se los puede publicar UNA vez, a modo de premio, en un libro o revista antológica, o incluso editarle UNA novela gráfica. Y hasta se les puede pagar por esa publicación. ¿Y después? ¿Cómo se inserta ese nuevo talento en un medio que deja afuera a autores con muchísimos años de trayectoria a sus espaldas?

Lo que generan hoy los concursos es, básicamente, una ilusión. Dos, tres, cuatro chicos y chicas reciben un aplauso del público presente, una palmadita en la espalda de los honorables miembros del jurado, en una de esas unos pesitos, y ya está. Se vuelven a sus casas pensando “qué grosso que soy, saqué el segundo premio en un concurso donde se presentaron 100 ó 150 trabajos”, y siguen laburando de cadetes, de cajeras de supermercado o –Dios nos libre- de policías. La gran masa de lectores rara vez se entera de que existen, su siguiente trabajo tiene altas chances de no publicarse jamás y eso que alguna vez fue el trampolín a una carrera profesional exitosa, hoy es apenas una anécdota. Una actividad más en el marco de un festejo del Día de la Historieta, de una feria, de ámbitos en los que rara vez se involucran los editores, porque los editores hoy no necesitan hacer aparecer a nuevos autores de abajo de las piedras. Saben perfectamente que con los que hay (y ya son conocidos por el público), alcanza y sobra. Y en el peor de los casos, compran los derechos para editar obras de autores extranjeros, como esos clubes que en vez de promocionar a los pibes de las inferiores traen jugadores uruguayos, colombianos o paraguayos.

Pablo Dell´Occa ganó un prestigioso concurso en 2015 y falleció en 2016. ¿Lo conocías?

Pablo Dell´Oca ganó un prestigioso concurso
en 2015 y falleció en 2016. ¿Lo conocías?

O sea que, si te enterás de algún concurso de historieta y decidís participar, hacelo por el desafío, por la gloria de decir “un día jugué un partido en la primera de Racing”. No vayas creyendo que si ganás vas a vivir de la historieta toda tu vida, ni que de un día para el otro te vas a poder considerar colega de Enrique Breccia, José Muñoz, Quique Alcatena o Liniers. Hoy, la distancia entre ganar un concurso de historieta y convertirte en profesional del medio es un abismo cuasi-infinito. Si sentís que sos realmente bueno, tiene más sentido romperse el culo para pegar laburo en editoriales de Europa o EEUU (incluso si acá no te conoce ni tu vieja), donde no te dan la palmadita en la espalda pero sí la oportunidad de salir a la cancha todos los fines de semana.

Compartir:

Etiquetas:

Dejanos tus comentarios:

14 comentarios

  • Me hiciste acordar cuando gane un concurso internacional de ilustración social, me mandaron unos diplomas, afiches y la ilustración recorrió medio continente en distintas muestras y nada mas…..vació…

    Comentarios

    Diegoten

    05/04/2017 - 00:52

  • Después de leer esta nota me acordé de “Reparador de sueños”, ganadora del concurso de la revista Ñ en 2012, editada por Ediciones De la Flor. Acá ocurrió lo mismo. Jamás se repitió la iniciativa. Y, al menos de mi parte, no volví a saber nada de sus autores más allá de una o dos cositas que metieron en Fierro (recordemos que Sasturain formó parte del jurado de aquél certámen).

    Comentarios
  • Lamentablemente en la vida real no hay Eijis Niizuma

    Comentarios

    bazillusgg

    23/03/2017 - 16:05

  • De Santis empezó publicando en Fierro o ya venía de la literatura?

    Comentarios
  • Actualmente en la Argentina, con este mercado tan chico y reduciéndose cada vez más, los concursos no sirven para nada.
    Pero bueno, por lo menos le dan una palmadita.

    Comentarios

    Dario Zeta

    22/03/2017 - 13:51

  • Cuál es el problema si un policía hace historieta? Que problema tenés vos en la cabeza? Querés vivir en una sociedad sin policía??? Ni los países nórdicos viven así. Mucho cómic pero de cualquier otro tema no tenés ni puta idea, qué pelotudo por dios. Y no hay un lector que te lo diga, todos tirando la goma aunque escribas bestialidades dignas de un demagogo o un completo ignorante

    Comentarios

    nmarango

    21/03/2017 - 22:40

    • Ya, anda y muéstranos tus cómics policiales, pichón de la ley.

      Comentarios

      Diego Prosperi

      21/03/2017 - 23:27

    • No soy fan de la policía, eso es todo. Sí soy fan del maestro Ray Collins, que además de gran guionista de historietas es comisario (retirado, obviamente).

      Comentarios

      Andrés Accorsi

      22/03/2017 - 10:17

    • Ja ja, todo bien, pero esa aclaración de “soy fan de un ex-comisario” me hizo acordar a “tengo un amigo negro/judío/homosexual” ja ja… como que está de más. No aclares que oscurece.

      Comentarios

      Felipe

      22/03/2017 - 10:29

    • Nada, la idea es dejar en claro que no elimino por completo la posibilidad de que dentro de la policía haya tipos creativos, con talento artístico. Ray Collins es un ejemplo (muy minoritario) de eso.

      Comentarios

      Andrés Accorsi

      22/03/2017 - 11:17

    • Todavía nadie me pudo demostrar que la creatividad sea inherente de un determinado grupo de gente, ya sea que la agrupes por la actividad que realizan o el origen que tengan. No creo que tenga nada que ver que sean policías, panaderos, farmacéuticos, trabajen en una morgue, sean recolectores de basura o sean críticos.

      Comentarios

      Felipe

      22/03/2017 - 12:06

  • Recuerdo ese concurso de fierro hace unos años donde los tres ganadores prácticamente nunca habían hecho historieta antes y aparentemente nunca volvieron a hacer historieta después. Dejó una sensación de vacío bárbara.

    Comentarios

    Pablo Zambrano

    21/03/2017 - 18:10

    • Te referís al concurso de las aguafuertes? Me acuerdo que había salido un concurso de aguafuertes porteñas promovido por la UBA y que los ganadores iban a ser adaptados por equis dibujantes y ser publicados en Fierro. Pero nunca supe quiénes ganaron y ni siquiera si fueron publicados porque ya había dejado de leer la Fierro.

      Comentarios

      Rocambole

      22/03/2017 - 15:53

    • Nope, el concurso fierroblog. Era un concurso de historietas de dos páginas, con jurado formado por varios dibujantes de la revista. Se publicaron 3 en la revista propiamente dicha y con la promesa de dejarles abiertas las puertas para seguir colaborando. Habia una expectativa barbara creada de que de ahi podia salir el proximo cachimba o de santis…. y nada, el destino quiso que el jurado eligiera a tres individuos que casualmente habian hecho alguna historieta suelta hace añares y eran mas del palo de la plástica. Desde el 2011 para acá cada tanto he vuelto a chusmear sus blogs por curiosidad y aparentemente ninguno volvió jamás a hacer una página de comic.
      Hubo sí, varios que ganaron una mencion honorifica y fueron publicados (no pagos) en el blog de fierro, entre ellos pedro mancini (que provocó una reaccion general de incredulidad por parte de los comentaristas del blog, quienes no podiamos creer que no hubiera sido premiado) y un par mas que hoy siguen circulando por ahi.

      Comentarios

      Pablo Zambrano

      22/03/2017 - 17:54