En 2010, la legendaria vampiresa desembarca en la editorial Dynamite con una nueva serie regular.

50 años de Vampirella (parte 14)

18/11/2020

| Por Alejandro Caracciolo

0 comentarios

6164bIPiL-L._AC_SY445_El 17 de Marzo de 2010, se anuncia oficialmente a la adquisición de Vampirella por parte de Dynamite Entertainment, editorial fundada en 2004, presidida por el hábil empresario Nick Barrucci, y que al momento venía teniendo mucho éxito con series como Red Sonja, Army of Darkness, The Boys, y varios personajes clásicos como Zorro, Lone Ranger, y Green Hornet.

Recién en Noviembre de ese año, sale el nº 1 de la nueva serie que se venía anticipando desde aquel anuncio inicial. El primer volumen de Vampirella de la era Dynamite fue una serie muy digna, bien escrita, y decentemente dibujada, que llegó a tener 38 números y tres anuales. Una de las discusiones y especulaciones que más ruido hacían sobre cómo podía ser la nueva Vampirella de Dynamite, tenía que ver con el traje. Siempre polémico, a pesar de haber sido diseñado en 1969, el traje de Vampirella siempre parece estar en la mira de todos sus críticos, y las razones citadas suelen ser de lo más variadas. Como se ha visto a lo largo de toda su historia, no fueron pocas las veces en que se intentó modificar el look de la vampiresa más icónica de la historia del comic pero -como suele suceder- esos cambios nunca son permanentes, y siempre se vuelve al traje clásico. Es que algo que no se puede ignorar, es que el traje de Vampirella, es tan icónico como ella misma.

RCO004Como sea, todas las especulaciones quedaron confirmadas cuando debuta el nº1 del primer volumen de Vampirella en Dynamite, y lo hace con un look completamente nuevo. Totalmente alejado no solo del famoso “pseudo-traje de baño” rojo, sino de todo indicio de un traje de aspecto comiquero, el nuevo diseño se compone de una camisa roja (camisa como la que cualquiera de nosotros usa en la oficina, digamos, con botones y todo), pantalones negros, botas (supuestamente) por debajo de los pantalones, como en la vida real, un impermeable también negro, y anteojos oscuros. La insignia del murciélago dorado se incorpora a modo de colgante/collar, y el cabello mucho más voluminoso y desordenado, no tan lacio y prolijo como solía ser anteriormente. Claro, el nuevo look se veía en cuanto abrías el comic, porque en las portadas se la seguía viendo con el traje clásico.

Hablando de las portadas, me gustaría mencionar puntualmente las portadas del nº 1, entre las que hay imágenes que se convirtieron en clásicas rápidamente. La portada principal estuvo a cargo de Jeff Scott Campbell (creador de Gen13 y Danger Girl), cuyo estilo se ve fantástico dibujando a sus propios personajes… pero no me convence tanto su Vampirella. Pero bueno, cuestión de gustos. Dynamite hizo circular esa imagen por todos lados, aunque para mí, la portada más linda era la de Jelena Kevic-Djurdjevic, esposa de Marko, de la que salió además una “virgin” variant (para los que no lo sepan, una variante virgen sería la imagen sin elementos que la tapen, como título, número, código de barras, etc), y que en mi opinión si Dynamite hubiera decidido sacar una sola portada por número, ésta es la que yo hubiera elegido como la definitiva. Las otras eran una hermosa portada wrapparound (envoltorio) por Joe Madureira, que también tuvo una variante en línea roja (la imagen sin colorear, pero delineada con tinta roja), y dos portadas hemosas de Alex Ross que también tuvieron sus respectivas virgin variants, una de Vampirella emergiendo revigorizada de un mar de sangre, y otra que homenajeaba a la famosa imagen de Frazzetta de Vampirella nº1 de Septiembre de 1969, pero vista de atrás.

Layout 1Posteriormente, si mal no recuerdo, creo que ya a partir del nº 2, empiezan a colaborar en forma habitual otros artistas como portadistas más o menos estables de la serie. Cabe mencionar que Dynamite acostumbraba (y lo sigue haciendo al día de hoy) a sacar cuatro portadas principales por cada número, y Vampirella no era la excepción. De cada número hubo alguna portada de Paul Renaud, de Fabiano Neves (que la dibujaba muy imponente, como si fuera Big Barda disfrazada de Vampirella), y el increíble artista italiano Lucio Parrillo, cuyas imágenes son de las más impactantes. Así como las imágenes de Paul Renaud resaltaban la sensualidad, y las de Fabiano Neves el poder físico de Vampirella, las de Lucio Parrillo se metían de lleno en lo más terrorífico, con elementos grotescos y lovecraftianos, combinados con la sensualidad salvaje de la protagonista.

Si algo se puede decir de Barrucci (se pueden decir muchas cosas de este señor, pero bueh…), es que es rapidísimo para tomar decisiones. Ya al mes siguiente de lanzada la nueva serie, es decir a la par de la salida del nº 2, Dynamite publicó el primer art-book de Vampirella titulado “The Art of Vampirella”, un hermoso libro en tapa dura de más de 200 páginas, que recopila imágenes de Vampirella de todas las épocas, la mayoría de ellas de la era Harris (obviamente), de cuya producción también tenían los derechos, y no pasó mucho tiempo hasta que publicaran reediciones de su material. Pero ya hablaré de eso más adelante.

Compartir:

Etiquetas: ,

Dejanos tus comentarios: