Antes de pasar a la editorial que tomó la posta tras el cierre de Warren, hacemos una pausa para conocer a las Vampirellas de carne y hueso.

50 Años de Vampirella (parte 3)

04/12/2019

| Por Alejandro Caracciolo

1 comentarios

001_bigPasarían cinco años desde el cierre de Warren y el final de la primera etapa de Vampirella, hasta que Harris Publshing se hiciera con los derechos del personaje. Pero antes de pasar a hablar de eso, me gustaría mencionar dos elementos que surgieron durante la Era Warren, que hacen a la relación de los fans con el personaje y que forman parte de su legado.

Uno es “The Official Vampirella Fan Club”, el fan-club oficial de Vampirella, y el otro es el cosplay surgido en las convenciones de comics de la época (plena década del ´70), por el que varias modelos se animaron a posar vestidas con el revelador (y para muchas, intimidante) traje de Vampirella.

Respecto a lo primero, no es mucho lo que se puede decir, pero era básicamente una iniciativa de Warren para acercar a los fans. Una forma de asegurarse una base de seguidores fieles, a quienes se alentaba a formar parte de algo especial, de lo que no formaban parte el resto de los lectores que no se unieran al fan club. Era una idea similar (básicamente la misma) a lo que Stan Lee hacía en Marvel con la “Merry Marvel Marching Society”, y en forma muy similar a ésta, ofrecían una tarjeta de membresía, pins, merchandising exclusivo y un boletín de noticias llamado “scarlett newsletter”, con notas, entrevistas y arte exclusivo, por los artistas de Vampirella.

Angelique y Saha rodean a Forrest Ackerman.

Angelique y Saha rodean a Forrest Ackerman.

Respecto al cosplay, Vampirella inspiró a varias modelos durante el pico de su popularidad, a principios de los´70, a posar vestidas como ella en publicaciones impresas, y en algunas convenciones de la época. La primera de todas fue una fan llamada Kathy Bushman, y en el nº 4 de Vampirella salió publicada una foto de ella como Vampirella, tomada en la World Science Fiction Convention realizada en St. Louis en 1969. Sin embargo, los casos más notables y de los que vale la pena hablar concretamente, son los de la modelo y actriz Angelique Trouvere y el de la por entonces jovencísima fan Heidi Saha.

Fue en la sexta Annual New York Comic Art Convention de 1973, realizada en el Hotel Commodore, (actualmente llamado “Grand Hyatt Hotel”) ubicado en East 42nd Street, en New York, donde se pudo ver a ambas, quienes aparecieron vestidas como la sensual heroína, y si bien ambas merecen la distinción de haber sido las primeras Vampirellas de carne y hueso, resulta más impactante el caso de Heidi Saha que el de Angelique Trouvere. Saha era todavía una adolescente de tan solo 14 años de edad cuando apareció en aquel evento, vistiendo un traje de Vampirella muy fiel al del comic, que le valió uno de los primeros premios en el concurso de cosplay realizado en el evento (el primer puesto fue para un cosplay de Ming the Merciless, el villano de Flash Gordon).

Heidi Saha

Heidi Saha

Heidi Saha era la hija de Art Saha, un editor de publicaciones de ciencia-ficción muy conocido en ese entonces, presidente de la “New York Science Fiction Society” y de “First Fandom”. Heidi asistió a la convención para acompañar a su padre, lo que explica cómo pudo ser parte del evento y participar con un traje tan revelador en el concurso de cosplay. De todos modos, y a pesar de la conexión, se dice que lo que le dio la preferencia por encima de la Vampirella de Angelique, fue el hecho de incorporar en su traje detalles extras, como la marca de nacimiento (que hoy en día está descartada totalmente del diseño de Vampirella, y ya nadie la dibuja), y el murciélago posado sobre su mano, como en el icónico poster de José González.

No quiere decir esto que el impacto de Angelique Trouvere haya sido poco, pero hay que tener en cuenta que Trouvere no sólo era una mujer adulta, sino que era además una modelo profesional, y aunque si bien sus curvas rellenaban mucho mejor el traje, los jueces prefirieron a la versión de la adolecente Heidi Saha, digamos, por la razones ya citadas. Vamos a ser “buenos”. A pesar de eso, aunque en aquella época no existía la profesionalización del cosplay que surgió en tiempos más modernos, sin duda la exuberante Angelique Trouvere (a quien también se la conocía con el nombre artístico de “Destiny”) logró sacar provecho de su oficio como modelo profesional en sus incursiones como cosplayer de Vampirella.

Angelique Trouvere , alias Destiny

Angelique Trouvere , alias Destiny

A lo largo de los años, Destiny fue vista en convenciones vestidas de muchas de las heroínas y “bad girls” más sensuales de los comics, incluyendo también Red Sonja, y Satana Hellstrom (el personaje es conocido como simplemente “Satana”, pero cabe la aclaración del apellido para que más de uno no salga a corregir que es “Zatanna” con “Z” y dos “n”. Distinto personaje y empresa), y tuvo una carrera bastante variada como modelo y actriz.

En el nº29 de Vampirella se publicó un artículo sobre la convención, titulado “Two Vampirellas stun 5.500 at the 1973 Comic Art Convention”, escrito por Gerry Boudreau, enfocado principalmente en el concurso de cosplay, las dos Vampirellas, y menciones sobre los jueces del concurso, y los comienzos de la convención, seis años antes.

Por último, no estaría demás volver a mencionar entre las profesionales que modelaron a Vampirella durante la era Warren, a la modelo y actriz Barbara Leigh, cuya foto ilustró las portadas de varios números de Vampirella (puntualmente, los nºs 67, 69, 71, 73, 74, 76, 77, y 78), y que estuvo muy cerca de ponerse en la piel del personaje en una fallida película que nunca llegó a ver la luz.

Compartir:

Etiquetas:

Dejanos tus comentarios:

Un comentario