A partir de 1977, se dejan de producir nuevos episodios de Patoruzú y se reciclan y reimprimen una y otra vez las mismas andanzas.

90 años de Patoruzú (parte 3)

04/04/2018

| Por Diego Accorsi

30 comentarios

0000001336_1Durante los años ’40, Quinterno mete un gol atrás del otro y de una tira popular en un diario, pasa a ser dueño de varias revistas exitosísimas, merchandising y millones, como nunca antes ningún artista con la historieta argentina.

En los ´50, aprovechando la plata de sus éxitos, Dante se dedicó a la actividad rural y ganadera, tras comprar campos en Cañuelas, Coronel Brandasen y Trenque Lauquen (todos terrenos que fueran de los indios antes de las cruentas “Campañas al Desierto”, pero claro, él no mató a ninguno). Experto en la materia, Quinterno edita una revista para sus amigos los estancieros, ‘Dinámica Rural’, que compite -y le gana- a la tradicional Chacra. Pero aparte de la fallida Patoruzito escolar (que perdía contra la Billiken y salieron muy pocos números) y la revista mensual infantil ‘Pepín Cascarón’ (apenas 16 números 1960/61), la editorial de Quinterno nunca se arriesgó a publicar otros productos fuera de los personajes de la tira madre.

LOCURAS+DE+ISIDORO+017El 4 de julio de 1968 sale a la calle Locuras de Isidoro n°1, que cuenta con guiones de Mariano Juliá y Faruk, con dibujos a cargo de la mano derecha de Quinterno, Tulio Lovato. Locuras… resulta un gran éxito, y los trucos de Isidoro para sacarle plata a su tío para ganar en los casinos, para vivir una buena vida de arriba, se suceden mes tras mes, como último gran golazo de la editorial.

 

4ca33f4cd7f2bcaf946401413cb5ee18Desde la reserva

A partir de 1977, deja de salir el semanario Patoruzú, la revista de humor gráficoy  escrito que aparecía desde 1936. El rol del humor en tiempos de la dictadura ya fue ampliamente explorado en muchísimos textos de muchísimos coelgas, pero la verdad es que el material de la revista Patoruzú (un humor blanco, familiar, basado en la sátira costumbrista) difícilmente haya irritado a los censores de aquel oscuro período. Con lo cual lo más factible es que la revista se discontinuara por bajas ventas, no por conflictos políticos.

También en 1977, se dejan de producir nuevas historietas de Patoruzú y se reciclan y reimprimen una y otra vez las mismas andanzas. Lo mismo sucederá al poco tiempo con Patoruzito e Isidoro. Tres revistas ancladas en el tiempo, regurgitándose una y otra vez con pequeñas modificaciones en los diálogos para que aparenten actualidad, con nuevos títulos para parecer nuevas historias y diferentes cuadritos ampliados a manera de tapas.

PATORUZU+1976¿Por qué dejaron de producir? ¿Tan caro era contratar guionistas y dibujantes? Porque vamos, Quinterno no dibujaba una aventura entera de Patoruzú desde fines de la década del ’30. Plantaba bocetos, creaba personajes, tiraba ideas, escribía editoriales ideológicamente cuestionables, supervisaba cierto nivel de calidad, pero sentarse a dibujar… no tenía tiempo, ¡él tenía que contar billetes!

Al igual que el tío Walt, ‘el Pibe’ Dante también tenía el poder absoluto sobre sus creaciones, quería controlar todo y cobrar por todo, pero sin trabajar tanto. Ambos instauraron sus firmas como sellos obligatorios junto a todas las apariciones de sus personajes, sin importar quién las hubiera dibujado. Ambos tuvieron monstruos de la historieta bajo sus sombras, generando toneladas de material del que la gente sabría solamente que era una creación del dueño del copyright. Seguramente a Quinterno le costó cada vez más conseguir ‘fantasmas’ que trabajaran bajo sus tiránicas órdenes, siguiendo sus puntillosas correcciones, agachando la cabeza, cobrando lo que el patrón decidía y sin poder obtener la notoriedad merecida por su arte.

andanzas-de-patoruzu-n-278-historieta-comic-D_NQ_NP_888301-MLA20309247239_052015-FY claro, todos sabemos que la década del ’70 fue socialmente convulsionada y los artistas (esos zurditos prepotentes) deben haberse unido para exigir aumento o, (Dios no lo quiera) hasta deben haber amenazado con un paro. Entonces, ¿para qué hacerse mala sangre tratando con la chusma? Están todos fuera, total, el personaje se vende solo, sin importar qué historias trae adentro. Y siempre se puede conseguir un diseñador para armar las republicaciones lo más baratas posible.

Quedarse en el ´45

Quinterno, que había experimentado con páginas a color en los Libros de Oro y la Patoruzito, nunca se animó-arriesgó a poner color en sus tiras convertidas en revistas, o a modificarles el formato. Patoruzú había dejado de ser tira diaria en el ’45, pero aún hoy sigue simulando ese formato incómodo y anticuado, y Patoruzito que comenzó en formato de revista normal, fue ‘adaptado’ al formato de tira para sus infinitas reimpresiones en blanco y negro. Es como si Quinterno sostuviera que él había logrado tanto éxito con una fórmula que no la cambiaría ni aunque hubiese pasado medio siglo.

07Y sus sucesores parecen estar convencidos de lo mismo: Si se vendió tanto así, ¿para qué cambiar? ¿para qué arriesgar a hacer algo nuevo? Sin preguntarse por ejemplo, ¿para qué queremos una oficina gigantesca y decorada como un museo si lo único que hay que hacer es aggiornar tres revistitas por mes? ¿Creerán que manteniendo todo como cuando Quinterno ganó fortunas la van a ganar ellos? Por unas décadas funcionó, con excusas para tapar la picada de las ventas, todo parecía indicar que la magia del cacique y sus amigos podían soportar todo, pero… déjense de joder… Republicar más de ocho veces una historieta ya es una falta de respeto a los consumidores, aunque las ocho veces sea gente diferente.

Patoruzú estaba para más, pudo haber sido mucho más, pero se quedó ahí. El 14 de mayo de 2003 muere en Buenos Aires Dante Quinterno, un gran artista que la supo hacer, levantar en pala y guardar. Lamentablemente no supo renovarse, no pudo encontrar un camino al presente y se anquilosó entre billetes y sueños de glorias pasadas.

Compartir:

Etiquetas: , , , ,

Dejanos tus comentarios:

30 comentarios

  • En un podcast que ahora no ubico hablaron del tema del copyright. Me gustaría saber que sucede cuando son detalles casi imperceptibles de parte de terceros. Para la portada de Satriani tuvieron que pagar por usar a Silver Surfer y está acreditado, lo mismo con lo de Batman y la banda Killing Joke con la que DC hizo ese trato para poder editar lo de Moore con ese nombre.
    Pero, ¿qué pasa cuando es algo imperceptible como el Batman diminuto y de espaldas que sale en Somewhere In Time de Maiden?, ¿o el McPato de espaldas en la portada de Tuomas Holopainen?
    En ambos casos se nota de quienes son (en el caso de Maiden una vez que lo ubicas), pero ¿no pasa nada en esos casos? Ahora no los tengo a mano, pero creo que esos dos son casos que ni están acreditados, y si bien uno es de los 80’s, el que tiene al pato es de hace muy poco.

    Comentarios

    Esteban_1138_

    28/04/2018 - 05:39

  • Una pena que habiendo coloristas tan buenos en este país, estos tacaños no gasten un mango en recoloreado. ¿A quién contratan para tal faena? ¿A Mister Magoo?
    Podrían pagarle a Kioskerman, que aunque sus premisas poéticas no me van, siempre admiré su buen gusto en materia de paletas apasteladas pero con planos negros para generar áreas de contraste. Otra persona que tiene un criterio exquisito es Jazmín Pisaco, la que colorea Bosque Negro de Calvi. Es lo único que compré de Calvi, lo único que le seguiré comprando. Y también está Lara Lee , a quien vimos en Causas perdidas (guión de Federico Baert y dibujo de Carlos Aón -hay reseña en 365comicsxyear-).
    Debe haber mucha gente con sobrada capacidad para levantar con el coloreado cualquier historieta.
    Pero bueno, una historieta como Patoruzito, o de Patoruzú… no sé si necesita coloreado. Quizá por una cuestión de marketing, de querer hacerlo atractivo para los niños. ¡Ja ja! Prefiero comprar Gaturro, gracias.
    ¡Saludos dominicales, amiguetes!

    Comentarios
    • No deberían colorear nada de esto si originalmente no traía color. Ahora creo que hasta cosas como los viejos comics de Marvel de los 60’s ganan frescura al ser en blanco y negro, ni pensaría en darle ese tratamiento a cosas como estas.

      Comentarios

      El perro de San Roque

      22/04/2018 - 19:45

    • Coincido plenamente con usted, amigo perro. Es más, me atrevo a enunciar mi eunuca opinión: Si van a republicar así, soy antirepublicano. Si una persona de nuestra camada no presenció esa movida donde Patoruzú era la posta en 1930, listo, a chu (a chuparla). O sea, agua y ajo, a aguantarse y a joderse. Ese tiempo se piró, se fue. “Perdón” dijo un día y se las tomó. Es una ilusión querer recuperar algo, las nieves del tiempo trajeron editores sin criterio con colores de martirio. Esto es un delirio, me importa un comino. Patoruzú no representa a ningún pueblo originario. Yo me siento más representado por Beto Casella, o en su defecto, Cacho Castaña. Y si le preguntás a cualquier indio de a pie, te va a hablar de la pacha mama, o del legado inca. Eso sí me parece más piola. Tengo que sacudirme la modorra y hacer aunque sea una tira diaria (mejor que sea semanal) sobre Malmalawac y los peruanos. Eso me parece más representativo de este país y su presente. Pero bueno, a veces me pongo a actualizar el fotolog y cuando me doy cuenta, se me fue el día, ja ja.
      ¡Saludos!

      Comentarios

      diegolin

      22/04/2018 - 21:12

    • Patoruzú puede que no, pero creo que Isidoro si representa mucho de lo negativo de muchos argentinos de ayer y de hoy. No sé si eso sirve para ejemplificarlo como uno “típico”, pero está mucho más cerca del mencionado ser nacional que el famoso tehuelche. Al menos es un humano y no un pájaro antropomórfico como en el caso de los vecinos del país vecino. Igual me quedo con Yayita antes que con Patora un millón de veces.

      Comentarios

      El perro de San Roque

      22/04/2018 - 21:22

    • Coincido nuevamente. Yayita es un ser ficcional, pero no son pocos los varones que la encuentran “erecticia”, digamos. Más incluso que a otras hembras de más trascendencia mundial, como ser Betty Boop u Olivia, la novia de Popeye el marino.
      Patoruzú es intrascendente, su única debilidad es su ingenuidad. Isidoro es una creación mucho más aguda de “el ser porteño”. Pero en la década del noventa, Cazador significó un acercamiento más cabal, menos con esa pretensión de dandy que supuraba el sobrino del Coronel Cañones.
      Quiero rescatar una observación que hizo Gordo Francis sobre el 25 aniversario de aquella gesta menemista:

      Este fortachón del subdesarrollo me parece un anacronismo más grande que Sheena. Por lo menos Sheena garpa en los cosplay, seas o no una fofis macizorra como las que dibujaría Crumb. Pero esto era como Lobo para los pobres, no sé qué onda. Cuando tenías 16 años e ibas al secu, esto era más que digno, era materia obligada. Pero ahora ya fue, ¿no pudieron crear otra cosa, los autores? Habían intentado con “El Die”, pero bueno. No sé, hasta Quattordio se reinventó.

      Luego El Dipy, de temple más sereno y conciliador, evocó que:

      El primer Cazador que salía en Comiqueando no estaba tan mal, pero ya después esas historias con Mauro Viale, Moria Casan y Wolverine eran malísimas. Todo una excusa para dibujar cosos puteando y “armando bardo” que para mi elevaban a Rob Liefeld y McFarlane a un nivel superior. Hasta eso era mejor que esto, no me jodan.

      Ahora no sé qué personaje refleja nuestro ser nacional. ¿El señor Rispo, de Diego Parés? ¿Yon (de Quattordio, obvio)? ¿Batu de Tute? ¿Ofelia de Julieta Arroquy? ¿Paranoid Boy, de Iván Riskin? ¿Violeta Macho de Gustavo Sala? ¿El chobi con coronita de Kioskerman? Me siento más cerca de Orégano de Pablo Zambrano que de todos esos. Incluso los personajes de “Reality (es lo que hay)” de Altuna me parecen una puesta en escena, algo que el tipo recicló de cuando publicó una tira costumbrista en España.

      Comentarios

      diegolin

      22/04/2018 - 23:39

    • Lo que estás diciendo es realmente muy interesante. Yo no sé hoy en día cual es ya la identidad argentina, tal vez la ausencia de un referente inmediato e ineludible tenga que ver con la supuesta pérdida de la identidad que el país esté perdiendo.
      O tal vez no, puede que sea al revés, quizás ahora las cosas no puedan ser tan sencillas y todos y todos esos ejemplos que diste sean referentes de una multitud de diversos colectivos o de una fragmentación de identidades dentro del mismo territorio.
      Encima muchos de mis personajes argentinos favoritos (son todos clásicos, lo siento) ni siquiera son argentinos en la ficción, con la excepción de Juan Salvo.
      De los que nombraste me gusta mucho Orégano, pero creo que elegiría a Altuna como el que a mi parecer retrata mejor a los argentinos. Pero no hay un personaje elegido, solo muchas historias, así que la personalidad se pierde en lo colectivo.

      Comentarios

      El perro de San Roque

      23/04/2018 - 00:27

    • El capricho de un personaje que sintetice a los argentinos es, a mi modo de ver, una chiquilinada. Hay una grieta, por ejemplo. Entre los macristas (cada día son menos) y los anti-macristas. Otra entre los abortistas y entre los antiabortistas. ¿Cómo un solo personaje podría reconciliar esas oposiciones? Incluso en el aclamado manga “Naruto”, si bien el manga llevaba el nombre de uno de los personajes, toda la historia reposa sobre los cimientos de la dualidad, del ying y el yang encarnado por la luna (los Uchiha) y el sol (los del clan Senju).
      Incluso en la peli de Conan: Conan no habría sido quien fue si Thulsa Doom no dirigiera un culto mesmerizante que bueno, vean la peli. Le cortan la capocha a la madre de Conan y todo. Hoy en día eso es femicidio. Cuando crece, Conan se desquita y hasta se da el lujo de propinarle una impetuosa trompis a un camello inocente. Eso ahora está mal visto. Resumiendo: El bien sin el mal… ¿con quién define por penal?
      Argentina puede ser Martín Fierro, pero también el Moreno acuchillado vilmente por ese celebrado gaucho a la salida de una pulpería.

      Comentarios

      Gordo Francis

      23/04/2018 - 01:11

    • Sí, es como Archie. Siempre están Verónica y la rubia. A su vez Archie tiene en su grupo a Torombolo, que si bien no es un némesis, es un opuesto en otras cuestiones. Un personaje, el que le da el nombre al cómic, está asediado por las féminas que se lo disputan; Torombolo funciona como Shaggy respecto de Fred en Scooby Doo (¿Dondé estás tú?): Un desgarbado personaje que sólo se interesa en la satisfacción de su apetito. Fred es el galán coqueto, con ese pañuelito rojo, con un porte altivo en comparación al encorvado compinche del medroso Scooby. En oposición a la diva Dafne, está la sagaz Wilma, la típica fofis que nadie saca a bailar. Pobre, yo la sacaría, pero tendría que convertirme a mí mismo en un personaje ficcional o a ella en una persona de carne y hueso. Es muy difícil todo eso. Mejor será volver a practicar escalas con la guitarra.

      Comentarios

      diegolin

      23/04/2018 - 11:46

    • Concéntrese en eso mejor, aunque no se progrese lo deseado. El microprogreso diario es lo más importante, es como ver crecer una plantita dia a día.
      Es mucho más satisfactorio ver ese desarrollo personal ir incrementando, que el intentar encontrar la felicidad y la gratifiación inmediata al dejar comentarios en sitios como este. Y habiendo dicho eso, creo que anuncio mi retiro definitivo.
      Le deseo una buena vida, sepa disfrutarla y siempre manténgase lo más cerca posible de lo que ama.

      Comentarios

      El perro de San Roque

      23/04/2018 - 16:33

    • Coincido en que los frutos de la disciplina son mucho más nutritivos que los de la troleada, pero los de ésta última son mucho más accesibles (eso no hay quien lo niegue).
      Pero una cosa no quita la otra. Hay quien dice que solo hay un camino para llegar y mil para alejarse. Si tal las cosas, el hombre troll quiere caminarlos todos y como no puede, se convierte en crítico. Más critica y menos hace. Una macana, pero bueno, a veces se puede intentar un esfuerzo en el mar del facilismo.
      Pero bueno, más que nada, quería mostrarles esta imagen de Scooby Doo playero, con Vilma en maya (es una imagen segura para el trabajo, así que abran tranqui):
      https://dibujo-linea-contraste.blogspot.com.ar/2018/04/vilma-no-esta-nada-mal-eh.html

      Comentarios

      diegolin

      24/04/2018 - 10:37

    • El perro returns. Si, me fui, me acabo de ir. Pero volví, volví del futuro. Tengo algo que hacer y no podré detenerme a explicarlo, pero Diego, esa foto de Vilma es una delicia. Esa es una chica que alguien como yo podría amar.

      Comentarios

      El perro de San Roque

      25/04/2018 - 22:15

    • Amigo Perro, con algo de ayuda (aún estoy sin escaner) subí a mi modesto sitio en Tumblr un par de tiras de “Supa’ Mark” (¡y puede haber más!) que es una versión libre de Super Marcos, el recordado personaje de Max King. Después podría pintarlas, pero quién sabe si hay un después. Después me canso, yo. En fin. Hablábamos del microprogreso diario, sea cuanto que sea. No puede uno dibujar Orégano o Moomin, pero un “Supa’ Mark” te puedo tupir…
      ¡Saludos!

      Comentarios

      diegolin

      27/04/2018 - 09:10

    • ¡Está muy bueno! Seguí leyendo hasta lo de “las vaciones de Pacman” y me partí de la risa.

      Comentarios

      El perro de San Roque

      27/04/2018 - 09:38

    • *Vacaciones.

      Comentarios

      El perro de San Roque

      27/04/2018 - 09:38

    • En respuesta a lo que pregunta Zambrano en la captura de pantalla de esa entrada, vuelvo a recomendar Star Raiders, aunque sólo sea por el dibujo de José Luis García López.
      Está alrededor de dólares en la mayoría de los sitios porque a nadie le importa ni la conoce, pero es José Luis García López.

      Comentarios

      Eddie

      28/04/2018 - 09:00

    • 5 dólares

      Comentarios

      Eddie

      28/04/2018 - 09:01

  • A esta altura, puede que en un par de años Patoruzú vuelva a los kioscos de alguna manera. No sé si colección Salvat, pero me parece que es inminente.

    Comentarios

    Grendizer

    21/04/2018 - 05:08

    • De momento los cuatro libros editados por Assisi son lo más viable, ya que respetan el espíritu original de la historieta… lo que salió en los kioscos coloreados por computadora fue una absoluta falta de respeto en todo sentido.

      Comentarios

      Arturo_Despistado

      21/04/2018 - 13:53

    • Aún no los tuve a mano para revisarlos, pero parece que tienen buena pinta. Tampoco sabía de esas ediciones coloreadas por computadora que mencionas.

      Comentarios

      Grendizer

      22/04/2018 - 15:52

  • ¿Ese formato apaisado es de factura nacional o se usa en alguna otra parte del globo? Me acuerdo las de Balá, las de Lupín, creo que las de Jerry Lewis y toda esas otras de esa época de cuando estaban los militares y había muchas películas de tipo militar como esas de Porcel y Olmedo haciendo gracias vestidos de militar para caerle bien a los militares.
    Igual yo no había nacido, cuando digo que me acuerdo es más que nada una forma de decir que ahora me acuerdo que eso era así, pero porque lo ví y lo leí años más tarde.

    Comentarios

    Arquimides

    14/04/2018 - 18:24

    • No está certificado que sea “factura nacional”, pero sí es cierto que es algo que nos identifica a nivel mundial, ya que explotamos ese formato hasta el cansancio… incluso en tiempos modernos. Por ejemplo, Diego Parés lo usó para uno de sus libros del Sr. y la Sra. Rispo, cuya tapa parodia las viejas revistas de Quinterno.

      Comentarios

      Arturo_Despistado

      15/04/2018 - 11:32

    • Gracias por su respuesta, colega, desconocía todo eso.

      Comentarios

      Arquimides

      15/04/2018 - 16:25

  • buena nota, yo las lei en los 80 en esa epoca no se notaba la antiguedad del material, pero creo que en los 90-2000 se hacia insostenible.

    Comentarios

    sonmauri

    10/04/2018 - 11:44

  • Yo no me acuerdo de esos detalles que dice Zambrano, pero si leí bastantes de pequeño. Ahora, me sorprende que digan que siguen saliendo, porque yo no las veo en ningún lado. Las que si veo, creía que eran de clavo de alguna época pasada, no sabía que seguían editando “nuevos” números. Pero te sorprendes. Por ejemplo, la revista Cabildo también sigue saliendo. Que loco, pero ni la Disneylandia ni la Popular Mechanics regional ya no salen más. ¡Bú!, ¡qué injusticia!

    Comentarios

    defender

    07/04/2018 - 13:53

    • El problema de esta nota es que su autor la escribió originalmente para la Comiqueando en versión papel, allá por 2008… cuando era el 80° aniversario del cacique y sus revistas continuaban saliendo trisemanalmente en los puestos de diarios. En esta ocasión la partió en varios capítulos cambiando solamente el “80°” por “90°”. Por eso se lee que las revistas siguen saliendo, cuando en realidad el universo creado por Quinterno dejó de (re)publicarse en mayo de 2015… una de dos, o está vago para hacer una nota desde cero, o la republicó tal y como lo hubiera hecho el propio Quinterno con una de sus revistas, a ver si los lectores compran gato por liebre. Por otra parte, Cabildo sigue saliendo a la venta, pero cada vez con menos lectores, ya que hoy por hoy, para tener esa clase de ideología en boga es mucho más práctico decir tres boludeces relevantes vía redes sociales y/o en televisión y aguantarse lo que venga…

      Comentarios

      Arturo_Despistado

      09/04/2018 - 21:40

    • Muy buena respuesta, amigo Arturo, le ha dado en el clavo a la cuestión. Aunque confieso que me sigue sorprendiendo de igual manera enterarme que la revista durara hasta el año 2015. Sé que las de Disney se terminaron de extinguir un poquito antes de que llegara el nuevo milenio, y creía que las de Patoruzú habían estirado la mata más o menos por la mismas época, solo asumía que había más resto disponible en los kioscos.
      ¡Un saludo en Dios y la Patria!

      Comentarios

      defensor

      09/04/2018 - 22:01

    • Jaja, entonces sería bueno que suban algunas de las viejas entrevistas de la revista. Había algo de material en Tebeosfera, pero creo que entrevistas a autores no abundaban, o al menos eso recuerdo.

      Comentarios

      defender

      09/04/2018 - 22:11

    • Lo que ocurre es que los responsables de la vieja Comiqueando hicieron correr la bola en los ’90 anunciando la discontinuación de las revistas de Quinterno, y al no haber respuesta por parte de los lectores de Comiquenado dieron por sentado que el cacique no le importaba a nadie… jamás consideraron que solo el 1% de los lectores de Patoruzú eran también lectores de Comiqueando, y que no se chupaban el dedo ante tales notas “onda Clarín”. Las revistas de Disney las editaba Abril/Cinco en Colombia y se vendían en todo el continente, y dejaron de publicarse a fines de 1995… jamás dieron una explicación real pero podemos pensar tranquilamente que fue por problemas de derechos o por la situación económica que atravesó Latinoamérica por aquellos tiempos (el famoso “tequilazo”).

      Comentarios

      Arturo_Despistado

      10/04/2018 - 18:55

  • Excelente nota, Diego. Yo recuerdo leer de chico, a comienzos de los 90, a isidorito diciendo “copado” o “fachero” o diciendo que iba a jugar videojuegos que luego -obviamente- nunca se veian. Hoy me da curiosidad saber como habran sido originalmente esos dialogos en los 50 o 60.

    Comentarios

    Pablo Zambrano

    05/04/2018 - 17:19