Osamu Tezuka nos regaló sobre el final de su incomparable carrera un ensayo antibelicista como nunca se volvió a ver en el mundo del comic.

Adolf

16/05/2018

| Por Martín Fernández Cruz

14 comentarios

¿SE LO IMAGINAN AL DIOS DEL MANGA AL FRENTE DE UN RELATO SIN CIENCIA-FICCION, SIN SERES MITOLOGICOS, NI ELEMENTOS FANTASTICOS DE NINGUNA INDOLE? ¿SE LO IMAGINAN COMPENETRADO EN UN TESTIMONIO DESGARRADOR ACERCA DE COMO LA GUERRA (Y LA INTOLERANCIA Y EL ODIO QUE LA SUSTENTAN) PUEDE HACER MIERDA A UN MONTON DE GENTE BASICAMENTE BUENA? NO HACE FALTA IMAGINARLO. LA HISTORIA EXISTE, SE PUBLICO ENTRE 1983 Y 1985 EN LA REVISTA SHUKAN BUNSHUN Y SON CASI 1300 PAGINAS QUE TE INVITAMOS A DESCUBRIR O REVISITAR.


i242487LA HISTORIA DE LOS TRES ADOLFS
 

Adolf ni Tsugu (o Adolf, a secas), es una de las últimas obras de Osamu Tezuka y el digno broche de oro de una carrera plagada de éxitos tanto comerciales como artísticos. El creador de Astroboy fue un autor que constituyó su obra con el correr de los años, y la enriqueció a medida que su propia madurez profesional y emocional evolucionaba.

En este comic, Osamu utilizó como vehículo la historia de tres Adolfs para plasmar de manera muy sólida sus mayores preocupaciones sobre el género humano. Adolf comienza en las olimpiadas realizadas en Berlín en 1936, las cuales sirvieron como plataforma ideológica para que una Alemania, humillada y derrotada tras la Primera Guerra Mundial, pudiera comenzar a erigirse como potencia mundial bajo el ala del nazismo. Toge, un periodista japonés que trabaja en la cobertura del evento, se ve envuelto en un complot que tiene como objetivo derrocar al nazismo mediante la publicación de un documento que prueba el origen judío del Tercer Reich. Toge será el involuntario narrador y protagonista de la historia de los tres Adolfs, que son el propio Hitler, Adolf Kamil (un niño judío proveniente de Alemania que vive en Japón) y finalmente Adolf Kaufmann, otro chico que vive en Japón y cuyo padre alemán simpatiza con el nazismo.

Ambos niños son grandes amigos a pesar del disgusto que le genera a cada familia esa amistad, y el vínculo peligra cuando el padre de Kaufmann, un importante diplomático, lo envía a su hijo a Alemania para que estudie y forme parte de las juventudes hitlerianas.

IM.c2ybcGePEl grueso de la saga es narrado con la Segunda Guerra Mundial de fondo. Finalmente la historia de los muchachos culmina durante el conflicto palestino-israelí, y es el mismísimo Toge el que le da un cierre a la historia en 1983 (mismo año en el que se comenzó a publicar el comic).

FICCIÓN Y REALIDAD

Para Adolf, Tezuka volvió a utilizar un recurso argumental que ya había probado con bastante éxito en Buda: darle a una historia de ficción un marco verídico. La Alemania nazi y los ecos que esa política fascista producía en Japón le permitió al artista hacer una muy sólida declaración de principios acerca de los derechos humanos, tema que es en gran medida el eje de la obra del autor. Tezuka, hombre reflexivo acerca de la relaciones humanas y cómo se construyen, escribe con Adolf un ensayo antibelicista como nunca se volvió a ver en el mundo del comic.

La investigación que llevó a cabo el historietista nipón debe haberle requerido una cantidad de tiempo considerable, porque es asombrosa la infinidad de datos históricos que introduce en la historieta y cómo Tezuka utilizó eventos puntuales para relacionarlos con los diversos personajes que pueblan las páginas de este comic. La muerte de Hitler y Eva Braun, la importancia del periodista/espía Richard Sorge, el final de Rommel, etc., todos esos acontecimientos están intercalados en Adolf con una eficacia sorprendente, ya que Tezuka no se limita a narrar hechos de manera fría para hacer gala de sus conocimientos, sino que se encarga de que sus personajes formen parte activa dentro de esos sucesos para poder darle al comic un nivel mayor de verosimilitud.

Adolf-v01-c01-024HARDCORE NO KAMISAMA

Al igual que en buena parte de la última etapa de la obra de Tezuka, el sexo y la violencia en Adolf guardan una estrecha relación y surgen constantemente. Hay dos violaciones a lo largo de la historieta y ambas suponen un violento quiebre para las víctimas y los victimarios. La primera sucede entre Toge y Rosa. El primero canaliza su ira e impotencia apropiándose del cuerpo de quien es la hija del asesino de su hermano. Rosa permanece callada y no ofrece resistencia física, es como si utilizara su cuerpo a modo de disculpa ante Toge por los problemas que le causó; y éste con esa unión corporal, sella su propio destino: involucrarse con la lucha que inició su hermano, una lucha cuyo objetivo es eliminar al partido nazi mediante la publicación de esos documentos que prueban la ascendencia judía de Hitler.

El segundo hecho, uno de los momentos más violentos y desgarrantes del comic, es cuando Kaufmann viola a la prometida de Kamil: Elisa.

Tiempo atrás, un Kaufmann enamorado había hecho escapar a la joven judía para que no terminara sus días en un campo de concentración, y por eso la manda a Japón. Cuando Kaufmann vuelve a su país natal y se encuentra con que su amigo Kamil está comprometido con la muchacha, se siente traicionado y resuelve violarla para que vuelva con él. Este momento, uno de los mayores logros climáticos de Tezuka, da por finalizada la relación entre los dos amigos. Y el eje de la historia finalmente se rompe. Elisa queda psicológicamente inestable y Kaufmann termina de mostrarle a los lectores que su nivel de inhumanidad, producto de su educación nazi, ya es absoluto.

96a9b97a24289e06e37a97b40fceb5dfLa violencia es a lo largo de Adolf el idioma universal. Prácticamente no hay un sólo personaje que no sea golpeado, torturado o asesinado a lo largo de los tomos que componen la obra. Para Tezuka, un hombre que defiende la vida por sobre todas las cosas, debe haber sido muy doloroso mostrar la violencia como método único para solucionar las disputas. Claro que si tenemos en cuenta quiénes son los protagonistas y en qué ambientes se mueven, sería inocente pensar que se puede prescindir de la violencia para mostrar de qué forma se obtenían resultados. Y aunque la violencia a más de uno pueda parecerle excesiva, nunca es gratuita. Toge recibe picanazos, tiros, golpes a puño limpio, golpes con objetos varios, pero se los banca porque sabe que esa es la única manera de poder acercarse a su meta. Es la forma de Tezuka para transmitir el nivel de abuso y de violencia que se vive durante una guerra, y como hasta el más inocente puede ser corrompido por las circunstancias.

adolfADIÓS A LAS ARMAS

Es evidente que Tezuka descree de cualquier tipo de nacionalismo para justificar una guerra, ya que la pérdida de innumerables vidas humanas es de por sí indefendible. Yoshio Honda, el sobrino de la geisha asesinada e hijo del militar Honda, es el personaje que mejor transmite los valores humanistas que tanto le interesaban al autor. Honda rechaza abiertamente la violencia (aunque la utiliza) y, según sus propias palabras, no cree en “los patriotismos que se basan en la opresión a otros”; para él el patriotismo es sólo una excusa para justificar una guerra. Yukie, la madre japonesa de Kaufmann, es el otro personaje que tiene una ideología similar a la de Yoshio, ya que repudia la idea de hombres divididos por países o nacionalidades, cuando en realidad un hombre se constituye a través de su familia, y que es justamente una familia la que nos hace iguales. Ella no entiende cómo a pesar de esa igualdad, el odio puede tener lugar entre los hombres.

Como mencionaba antes, Tezuka se desentendía de los nacionalismos, ya que según su mirada esa clase de fanatismo sólo daba por resultado nuevas guerras y muertes (si Osamu viviese hoy, estaría desconsolado).

adolf_extractLA EXCUSA

El documento motor de la historia, aquel que revela la ascendencia judía de Hitler y que realmente muchos creen que existe, ¿es realmente tan importante? Para nada. Y es notable cómo Tezuka lo utiliza como vehículo narrativo para trasladar la historia de Japón a Alemania, de Toge a Kaufmann, etc. El historietista no podría haber creado mejor gancho narrativo. Un tesoro que todos están desesperados por conseguir, y que de manera caprichosa aparece y desaparece constantemente. A medida que la historia avanza, el documento queda en un segundo plano, a favor de que los lectores prioricemos, como le importaba a Tezuka, el destino de los personajes y no, como parece a priori, el destino del esos papeles confidenciales.

Al comenzar la historia, los tres Adolfs son diferentes, en mayor o en menor medida. Los dos niños son quienes más sufren esta historia: al principio del manga ellos tienen una visión del mundo que inexorablemente se distorsiona, resultado de una brutal guerra. Y al finalizar la historia los personajes son víctimas de las circunstancias. Ambos amigos experimentan diferentes grados de locura que los convierte en pobres reflejos de lo que pretendían ser. La guerra, de una u otra manera e indefectiblemente de lo cercana o lejana que la tengan, los empobrece como seres humanos. Hitler siempre fue un loco, eso no es novedad, pero a él también lo enferma esa guerra que lo aleja de sus propios colegas, quienes tiempo atrás habrían dado la vida por él. Kaufmann y Kamil, por otro lado, se transforman en monstruos. Su amistad se cae a pedazos y sus vidas quedan deshechas. Lo que hicieron o lo que les hicieron los envilece de manera total, dándole la espalda a los ideales que tenían en la niñez.

adolf_kaufmannToge, quizás el único que no pierde su objetivo durante el relato, es la persona mejor capacitada para perpetuar los valores que se diluyeron en la guerra pero que hay que intentar reestablecer a través de las generaciones, esos valores que a Tezuka tanto le interesaba transmitir con historias como Adolf. Lo miserable que es una guerra, lo importante que es una vida humana por sobre todas las cosas y resaltar, como dice el mismo personaje al finalizar la historia, “la verdadera naturaleza de lo que es justo”.

Compartir:

Etiquetas: , ,

Dejanos tus comentarios:

14 comentarios

  • Había un argentino también, no judío, pero si en el tercer Reich. Se llamaba Walther Darré y fue el ministro de hacienda de Hitler durante un tiempo, es el que escribió “sangre y suelo”. Después no sé si los peronchos le dieron cobija como a todos, pero se alejó creo que antes de que las cosas se pusieran heavies en Alemania. Hablaba de la raza como un “ideal romántico” y no se pasó mucho, así que me imagino que no debe haberla pasao moi mal luego. Tal vez algún día vuelvan por todo.
    Los japos tampoco son ángeles. Ni los buenos tampoco. Ni los Rusos. Pero bue. Una cosa es una cosa, y otra cosa es otra cosa. El otro día lo vi a Gorbachov en el programa de Bernardo. Me había olvidado de ese viejo. Me dió una verguenza ajena total, como le tocó las rodillas a la esposa de Gorbachov… me morí cuando hizo eso… que bochorno. Y Grondona el día anterior también lo tuvo. El menemato, Dios mío. Macri también es judío, supuestamente. Machir es el verdadero apellido, y Cristina lo es por madre (Wilhelm). Tal vez yo también lo sea, y Andrés Accorsi.
    Hay una canción que dice “En Estados Unidos todos son judíos hasta que se demuestre lo contrario”. Quieres venir a casa a jugar dreidel?

    Comentarios

    francisco

    18/05/2018 - 23:00

  • Hitler no se apellidaba Hitler, pero por la fisonomía y todo lo que se ha podido evualuar, era más eslavo que germano. EL libro de Kershaw es creo lo más difícil de refutar que hay ahí afuera. El que si tenía algo de sangre judía era Heydrich, que una vez llegó hasta a dispararle a un espejo en el que se estaba mirando. Hay otro más muy conocido que salía en un afiche de propagana que era un cuarto judío también. Rosemberg tampoco, engaña el apellido, pero ni siquiera nació en Alemania.
    Es interesante ver que lo determina, porque de acuerdo a diferentes criterios, ninguno de ellos sería aceptado para adquirir ciudadanía israelí tampoco. Para los judíos (especialmente los ortodoxos) son todos goys, pero para los germanistas, tal vez alguno los conisdere “judíos”, es un poco irónico.
    Un caso que siempre sale es el de Goebbels, hay algo por parte de su familia en Holanda, pero es más que nada el aspecto de muchos francogermanos de la zona, en cualquier caso, el tema de la raza era más que nada para que la nación tuviera una homogeneidad que defienda la identidad, yo me leí Mein Kampf creyendo que iba a reírme con frases racistas, y habla muy pero que muy poco de la raza en si, no recuerdo en este momento ni una cosa, pero hay muchísima contra los judíos, eso es cierto. Yo no soy judío, pero si lo fuera me molestaría más que traten de equiparar una supuesta raíz a la identidad de mi pueblo, como si eso fuera lo mismo. Tampoco iría en contra de las “leyes raciales” de Nuremberg, porque los Nazis no consideraban judío a nadie que tuviera cuatro abuelos no judios, así que el criterio se mantiene. Es como decir que somos todos monos o somos todos vegetales… Bue, si es que la evolución es del todo cierta. Una cosa es un judío y otra cosa es una persona que tal vez tenga o no tenga algo de una determinada herencia.
    En lo que a mi respecta, hay que preguntarles a los que saben (y hasta tiene un toque comiquero en el perfil): http://www.jewornotjew.com/profile.jsp?ID=358

    Comentarios

    francisco

    18/05/2018 - 22:46

    • Lo pego para que quede para dure por mil años.
      April 20, 1889 – April 30, 1945
      Ever since we started this site, one profile has been the most requested. One name has been searched for the most.
      Adolf Hitler.

      And for years, we resisted. Seeing Hitler’s mug splashed all over our website just seems wrong. And our lowest possible score of zero just seems… too high.

      But the requests keep on coming.

      And you know what? Why shouldn’t we profile Hitler? After all, we’re here to address Jewish rumors. And yes, one of the biggest Jewish rumors out there is that Hitler had Jewish blood.

      Well, those rumors are totally and completely false. Yes, there are some theories that Adolf’s father wasn’t his father. Or that his grandmother got impregnated by a Jew. Or that his mother had an affair with Jewish aliens from the future.

      And then there are the studies that “concluded” that Hitler might have had Jewish DNA. “Might have”. Just like, according to the very same studies, he might have had African DNA. Or Spanish DNA. Or alien DNA? Yawn.

      It’s all such ridiculous BS. But that hasn’t stopped people from trying. Repeat after us: there is nothing there.

      We hope you’re happy, JONJ readers. And to think, we could have spent all this time profiling Zac Efron or Darth Vader or someone else worthwhile…

      Verdict: Not a Jew.

      October 20, 2008

      Comentarios

      francisco

      18/05/2018 - 23:06

    • Está lleno de perfiles hasta de personajes de comics, incluyendo a Magneto y Quicksilver, es gracioso. Yo creo que Peter Parker lo es, por más que en la ficción no lo sea, si lo parió Stan Lee. Además es como Woody Allen, tiene esa ansiedad judeo-neoyorquina de no saber que hacer y ahora se complica y se viene la tremenda y todo esta mal, es re judío.

      Comentarios

      francisco

      18/05/2018 - 23:09

    • Una zambraneada más y no repito más. Esto es como lo del “argentino” que FUNDIO Gibson guitars. Saben que el chabón que llevó a la quiebra es el nuevo presidente y que es “argentino”… ahí la tienen. La culpa es “nuestra”. Décadas de gloria, hasta que llega un criollo y la pincha y la rompe. Ahora, es “argentino” solo porque nació y vivió días acá? Qué determina la argentinidad? es justo culpar al pais? será judio además? que comience el debate. Continuen, yo los leo.

      Comentarios

      francisco

      18/05/2018 - 23:14

    • Miento, una más porque me olvidé. En el partido “nazi” actual, el NPD hay un chabon que se llama… MARX de apellido… ES MORTAL. Y hay unas fotos con personas que lucen como estereotipos de lo que ellos llamarían judíos. Y después hay gente como Paltrow o Alicia Silverstone que son judías, es gracioso. Pero hay de todo y de ambos lados. Como Santiago Cuneo, que yo pensaba que era judío porque se parece a un amigo mío que es judio, y ahora se le soltó la cadena contra Israel, aunque es cierto lo de las matanzas. Pero la cosa es que parece que es tano. Mmmm… hay muchos italianos que lucen de esa forma también, es la mediterraneidad, había un chiste en family guy o american dad que jodían con eso “italians: they are not jews” y jodían con lo de las narices. Pero después hay tanos que nada que ver. Es así el mundo. Lo mismo que los franceses. Y lo mismo con la circuncisión, parece que los musulmanes también se la hacen, y muchos protestantes también, que loco. A mi no me cortan el pescuezo ni en joda, me sentiría incompleto. Pero la Kabbalah y el árbol de la vida y todo eso algún día lo voy a tener que investigar, es algo pendiente. Ahora estoy con las runas y el tarot y por eso no entro mucho acá.

      Comentarios

      francisco

      18/05/2018 - 23:24

    • Se llama Peter Marx, pero tienen que poner “(politiker)”, sino les salta un fulano de NY, que creo que ese también es judio. El que yo digo es un tio pelón de 61 años con cara de pocos amigos. Igual el NPD se fue a pique, ahora lo que está de moda es la AFD, que está más cerca del neoliberalismo y no se tira tanto contra los judíos. Yo para que vean que no vengo a batir mentiras, si digo que hay un marx que no es marxista es porque lo sé y lo vi antes, si no no diría boludeces, carajo.

      Comentarios

      francisco

      18/05/2018 - 23:50

    • Si, pero imaginate que ese Marx se hiciera tan grande como el otro y surjan nuevos “marxistas”… ¿cómo se diferenciaría a los viejos marxistas de Carl de los de Peter? Son esas cosas que me quedo pensando cuando estoy en la ducha enjabonándome el cabello y me llegan esas preguntas por mediumnidad. Es intranquilizante, pero puede suceder.
      Puede pasar con todo, imaginate que haya otro Perón que sea liberal, ¿los seguidores de ese eventual Perón se llamarían “peronistas”? Es donde juega su juego la re-semantización y el multiplicio de sentidos que se multiplican y dejan obsoleto el habla. Es un jaque a la semiótica.

      Comentarios

      leopoldos

      20/05/2018 - 14:33

    • Uf, eso ya ha pasado antes muchas veces en la historia, amigo leopoldos. La apatía y el cinismo son dos ejemplos de conceptos que han sido tergirversados. Y lo mismo con las figuras de la historia que comparten apellidos. Como en el caso de Julio Cesar o de los jacobinos de la segunda época, pero eso no debe importunar al hombre de buena fortuna.

      Comentarios

      francisco

      20/05/2018 - 15:55

  • ¿Una edición argentina de esto es impensable, no? Habrá que seguir conformándose con el dialecto de España.

    Comentarios

    Tornado

    18/05/2018 - 18:20

    • No es el “dialecto de España”, es el auténtico castellano de Cervantes. Cierra el grifo y masturba mi polla, pequeño hombrecito de jengibre.

      Comentarios

      francisco

      18/05/2018 - 22:33

    • ¿Viste que los puntanos hablan distinto que los cordobeses, que los misioneros que los mendocinos, que los porteños que los jujeños? Bueno, lo mismo pasa en España y sus diferentes regiones. El uso que le di al término “dialecto” es el que algunos linguistas utilizan no en el sentido de lecto estándar como lengua general, sino el definido por su categoría contextual, es decir geográfica. Así que, si traducen al español de Castilla será sensiblemente distinto del español catalán, o el asturiano, o el aragonés, o el andaluz, etc.

      Comentarios

      Tornado

      19/05/2018 - 15:37

    • Lo estás haciendo mal, hay que sacudir la máquina un poquitito más suave, y justo cuando sacás la jarra, vas a ver como sube la espuma.

      Comentarios

      francisco

      19/05/2018 - 15:40

    • Tenés razón Tornado, no quise hablarte así. Es que te cuento que me esguince el pie izquierdo y estoy molesto. Entonces esta fue la forma en que lidio con el dolor, agrediendo a la gente desde la comodidad del teclado. Estoy trabajando en eso, pero lleva tiempo, y el pie me duele. Que tengas un buen Domingo querido, ¡¡lo mejor para vos!!

      Comentarios

      francisco

      19/05/2018 - 21:29