En 1977, Carlos Trillo y Enrique Breccia iniciaron una larga serie de aventuras cuya calidad resistió sin problemas el paso del tiempo.

Alvar Mayor

23/12/2020

| Por Andrés Accorsi

23 comentarios

28-12-2010 - Alvar Mayor_thumb[1]El largo camino

“Una de las series más longevas y más populares en Europa y Sudamérica. Una historia de misticismo, violencia y ambición ambientada en Sudamérica en el Siglo XVII, protagonizada por el hijo de un conquistador que renuncia a su herencia para recorrer las junglas y las montañas de Sudamérica, atrapado en el conflicto entre la cultura inca que ha llegado a comprender y amar y la presencia invasiva de su propia gente”. Con estas palabras se le presentaba Alvar Mayor a los lectores norteamericanos en 1989, cuando la editorial Four Winds (propiedad de Tim Truman y Chuck Dixon) lanzaba en el mercado de EEUU un álbum que recopilaba varios episodios de la obra maestra de Carlos Trillo y Enrique Breccia. Por supuesto, Alvar Mayor no triunfó en Estados Unidos, pero el intento se hizo.

El recorrido internacional de la obra empezó muy temprano. Casi al mismo tiempo en que la serie debutó en las páginas de la Skorpio argentina (nº 36, 1977), se incorporó a las antologías de la editorial italiana Eura, que publicaba prácticamente todo el material que Ediciones Record generaba en Argentina. Tanto Eura como Record, eventualmente publicarían recopilaciones con todos los episodios de Alvar Mayor, en varios formatos distintos. Actualmente, la editorial italiana que publica los libros recopilatorios es Andamar.

61c8Rw1paPLA partir de 1981, la serie desembarcó también en España, en la recordada revista Cimoc, de la editorial Norma. Esta editorial lanzó un álbum de Alvar Mayor en su colección BN, y más tarde, en 2007, recopiló la serie completa en cuatro tomos. En Francia, la editorial Dargaud publicó un álbum en 1983, con varios primeros episodios de la serie, que (extrañamente) no se incorporó a ninguna de las antologías dedicadas a la historieta de aventuras que aparecían en esa época. En 2020, la editorial ILatina lanzó en Francia una nueva edición de Alvar Mayor, en un tomo que ofrece los primeros 18 episodios de la serie. La misma se compone de 57 episodios, con lo cual está previsto publicarla en forma integral en sólo tres tomos. Y ahora el círculo se completa, y el mismo libro que publicó ILatina en Francia apareció recientemente en Argentina, editado por los sellos 2-D y Loco Rabia. En nuestro país, Alvar Mayor no se publicaba desde 2005, cuando aparecieron un puñado de episodios en el álbum llamado La Ciudad de Oro de la Patagonia, de Doedytores.

 

Adentrarse en la selva

45941396_1412739148861497_367307282486132736_oCarlos Trillo y Enrique Breccia nos invitan a seguir las andanzas de un joven nacido en América, hijo del cartógrafo de Francisco Pizarro, un muchacho al que la justicia le gusta más que las riquezas, y que tiene una mirada fraterna para con los aborígenes a los que la mayoría de los españoles que pueblan el nuevo contintente ven como ganado, o como un mero obstáculo para lo más importante que puede hacerse en estas tierras desconocidas: llevarse todo el oro. Alvar va a guiar por estos senderos de jungla, montañas y peligros a hombres que la juegan de conquistadores, pero que han sido sometidos y sojuzgados por su propia ambición. En algún momento, los guiones de Trillo comenzarán a alejarse de la aventura más clásica para ensayar cierto vuelo poético, que por supuesto será acompañado por el trazo versátil y siempre eficaz de Breccia.

La dupla se formó muy poco antes del debut de Alvar Mayor, para una historieta corta llamada El Buen Dios, que también aborda el tema de la América joven y –si bien el dibujo de Enrique no se parece al que va a utilizar más tarde- podría leerse como un ensayo previo para su colaboración más extensa. Durante los años en los que se publicó Alvar Mayor, Trillo y Breccia también produjeron clásicos como El Peregrino de las Estrellas o Marco Mono, y otras menos conocidas como Oro Blanco o Los Enigmas del PAMI. También de la increíble química entre Carlos y Enrique surgió El Reino Azul, una de las mejores historias cortas de todos los tiempos.

eccaoa0000815_2Sin embargo, y por motivos que no están demasiado claros, la dupla se disolvió en 1983 y desde entonces estos dos maestros de la historieta argentina no volvieron a trabajar en conjunto. Breccia volvería adentrarse varias veces en la América joven (de la mano de Robin Wood y otros guionistas) y Trillo regresaría ya cerca del final de su carrera, cuando realiza junto a Pablo Túnica la novela gráfica Jusepe en América.

Un dato extraño es que Record publicó los 57 episodios en desorden. La serialización de Alvar Mayor se terminó en Febrero de 1984, en el nº 98 de Skorpio, donde efectivamente se publica el 57º y último episodio. Pero dos años más tarde, en Febrero de 1986, el nº 120 de Skorpio ofrecerá el episodio que –según el especialista Juan Carlos Massa es el 33. El 34º episodio aparecerá al mes siguiente, el 35º en el nº 123 y el 36º en el nº 124. ¿Por qué estos cuatro episodios, realizados a principios de los ´80, se publicaron años más tarde, cuando Trillo ya llevaba mucho tiempo desvinculado de Ediciones Record? Otro misterio. Juan Carlos Massa también aporta el dato de que sólo los episodios 1 y 2 tienen 14 páginas, mientras que el resto tiene 12.

alvar mayor el aguaEl agua de los sueños

El 11 de Julio de 2019 se estrenó oficialmente en cine Gaumont/ Espacio INCAA el cortometraje «Alvar: El agua de los sueños», dentro del ciclo Historias Breves 17. Dirigido por José Pablo Fuentes y Rocío Muñoz y con una duración de 14 minutos, «El Agua de los Sueños» es un corto de género fantástico y aventuras obviamente basado en la historieta de Carlos Trillo y Enrique Breccia. Contó con Gustavo Pardi en el rol protagónico, Germán De Silva (el chamán), Nerina Balza (la hija del chamán) y Marco Antonio Alcalá (Demonio Chauar). Supuestamente iba a ser un anticipo de una serie con actores basada en el comic, pero desde entonces no hubo nuevos cortos ni anuncio alguno respecto del proyecto que se denominó “Alvar, Las Américas». El argumento del cortometraje podría haber sido tranquilamente ideado por Trillo para un episodio de la historieta: básicamente, un chamán inca proporciona a Alvar Mayor la ocasión para un encuentro con el demonio Chahuar con el objetivo de que salve a su hija. Alvar se sumerge así en una leyenda precolombina en la que se desdibuja el límite entre la realidad y el sueño, como sucedió tantas veces, sobre todo en las últimas entregas de la serie.

C6nsmdCWwAA2M2YClásico de clásicos

Con su regreso al mercado argentino de la mano de Loco Rabia y 2-D, Alvar Mayor vuelve a abrirnos la puerta a un auténtico clásico de la historieta argentina. En sus páginas nos esperan Alvar, su compañero indio Tihuo, la hermosa y esquiva Lucía de Lerma y muchos hombres y mujeres más, dispuestos a domar a esta tierra inexplorada y salvaje, de leyendas fantásticas y enfermedades macabras. Trillo y Breccia nos guiarán por los senderos de la aventura en los que todo es posible, desde la venalidad más vulgar de los españoles hasta el misticismo y el misterio que rodean a las culturas precolombinas.

Lo mejor que tienen estas historias es que, pese a los más de 40 años transcurridos, se conservan actuales, frescas, con su encanto poético y su impacto visual intactos. Si nunca visitaste las selvas de la América joven de la mano de Alvar Mayor, este es un gran momento para hacerlo.

Compartir:

Etiquetas: , , ,

Dejanos tus comentarios:

23 comentarios

  • A mí me encantan las cosas de cómics, las comiquitas, las tiras para reír. Alguna vez he comprado alguna, otras veces regalé y hasta dibujé algunas que me dan vergüenza pero al día de hoy me hacen reír. Lo que no hago es tomarme en serio estas cuestiones. Ni tomar cada comentario para hacer proselitismo, salvo esa vez que anuncié mi campaña para que la gente se tatúe a Macri con la pose del Freddy trinfal. O cuando deslicé que en plena militancia en las juventudes menemistas me tatué a De La Rúa en helicóptero abrazado al sapo Pepe. Muchos compañeros me denostaron, pero sé que mi apasionado esfuerzo les tocó en el corazón aún a los kirchneristas más recalcitrantes y les cambió el modo de pensar hasta los cimientos. Y a los que no me registraron pese a mi esmerada microresistencia, les quiero igual, porque son seres humanos como yo, que viven, sufren, comen comida, toman agua. Todo es vanidad y correr tras el viento. Bruno Alba lo sabía y es tan evidente QUE HASTA YO lo terminé por cachar. Por eso, recuerden mi mensaje: Todos somos importantes, tanto como Zenitram lo fue para la revista Fierro. ¡Felices fiestas y próspero año nuevo, amigues!

    Comentarios
    • El qye dijoblas cosas mas ciertas. Aca somos ylfos comiqueros t no hsy q pelesrse. Yo no soy k prto por amor a accorsi ne pinto el culo ee cebra y se llo entregl eb la cama gde para que me haa un kame jame jaa con em escudo del vañitan america y la marcha.crustinisra
      fwliz año!!

      Comentarios

      Wotan

      28/12/2020 - 12:25

    • Estimado Wotan, ya lo dijo Marco Aurelio, todo es opinión. Creo que pelearnos no tiene sentido. ¿Por qué no tiene sentido? Porque nos conocemos y sabemos que, diferencias aparte, somos muchachitos que gustamos de un buen tebeo. Transcribo unas palabras de Eckhart Tolle que me parecen dignas de ser copypasteadas: Si las estructuras de la mente humana permanecen invariables, nos la pasaremos recreando el mismo mundo, los mismos males, la misma infuncionalidad.

      Comentarios

      seineldillo

      28/12/2020 - 21:07

  • Qué bueno que por dejar algunos mensajes algunos se sientan en condiciones de definir mi identidad de género y mi orientación sexual (con un intento a la sazón de pavonear cuán deconstruida la tienen), a quién puedo o no considerar como sorete, o si tiene o no sentido lo que yo diga.
    Por las dudas, para lo que planteaba Shotaro:
    1) en 2018 Enrique filmó un spot e hizo (y creo que donó) una ilustración en contra del derecho al aborto (es decir, habrá festejado como Bullrich, Michetti, Carrió y Menem).
    2) aun si realmente el padre explotó laboralmente a Enrique, compararlo con situaciones de abuso intrafamiliar me parece una banalización dañina.
    Con respecto al tema Seineldín, tengo que revisarlo, porque tengo bastante archivado ese material, pero me parece que fue para las páginas que agregó ya en este milenio, y no en la Fierro de los ochenta.

    Comentarios

    bazillusgg

    28/12/2020 - 01:20

    • Me sorprende que me trate con sorna y me señale de “deconstruído” por el empleo que hice de ciertos términos, basilluzgg (aunque me gustó que usara la palabra «intento»); si no lo conociera un poco –y es que llevo añares leyendo este sitio aunque comente poco- lo emparentaría con esos hombres ofendidos que acusan de “aliades” a otros hombres pretendidamente progresistas. La intención no era “pavonearme” de nada, sino llamar a la cosas de la manera más precisa, en función de lo que he leído, como individualidad curiosa que puedo ser.
      Esas mismas lecturas me arrojan como resultado que no soy un ser “deconstruído” ni un “aliade” (se lo aclaro por las dudas), formo parte del campo de los privilegios. Sí que he elegido ciertas líneas de fuga que consisten en no reproducirme ni constituir una familia bajo ningún punto de vista, para desde mi humilde lugar y opinión, no aportar ése grano de arena puntual al sostenimiento y perpetuación de este régimen. Como usted sabe, el heterocapitalismo o patriarcado (o la categorización que parezca más adecuada) es un régimen político/ económico con aparatos, estructuras, formas de relación….ni hace falta ser heterosexual para apuntalarlo. Según recuerdo de todos estos años de leer el blog, usted se llama Lucas (de ahí podría deducir su identidad de género) y en no pocas oportunidades ha hablado de su mujer y sus hijos (de aquí, parte de su orientación sexual, aunque será una incógnita que no me incumbe ni me importa si el suyo es o no un cuerpo gestante). Tres minutos de Google me permitirían compartirle sus comentarios, pero me ahorraré la molestia.
      Igualmente mis afirmaciones de “(…) que un individuo que no es un cuerpo gestante opine públicamente del tema del aborto parece bastante ridículo”, no puntualizaban específicamente en usted, se haya sentido o no aludido, porque por mi experiencia sé que tales características no se dan por sentado ni se infieren. Y “¿A quién le importa si los lectores hetero/cis estamos o no a favor del aborto?” tampoco aludía a usted, salvo que esté en esa categoría –cosa que desconozco-. Así que se equivoca si creyó que me sentí en condiciones de definir su identidad de género y su orientación sexual.
      ¡Saludos!

      Comentarios

      NN

      28/12/2020 - 16:26

    • No me interesa mucho perder tiempo con cosas que no tienen que ver con el sitio, pero:
      a) te confundís de Lucas, o
      b) no googleaste o recordás bien, o
      c) a+b

      Comentarios

      bazillusgg

      29/12/2020 - 09:56

    • Sólo para aclarar. No niego que me haya confundido, pero verás que no sin una razón.

      “yo tengo la esperanza de que mis hijos sepan heredar lo que con tanto esmero armo. Igual, mi mujer también aprecia bastante, aunque le molesta que las embolse, o que se reproduzcan (…)”

      http://www.comiqueando.com.ar/columnas/zona-de-polemicas/cuanto-vale-tu-coleccion/

      “cuando mi mujer vivía a 500 km, me bajaba de todo en el micro, sobre todo cuando tenía que viajar de día. En el bondi leía bastante.”

      http://www.comiqueando.com.ar/columnas/zona-de-polemicas/donde-leer/

      Entiendo que siendo “devenires” y no posiciones fijas e inmutables ninguna situación es perenne. E incluso los comentarios sólo proyecciones a futuro no cumplidas. No me incumbe. Es sólo que habiendo tanto troll, no me gusta hablar por hablar y quería fundamentar mi confusión. Si escribo algo, por más errado que sea intento tener cierto sustento.
      Te pido disculpas por googlear estas cosas, no quiero parecer la Afi (de hecho yo mismo ya debo estar bastante escrachado en esa agencia). Me limité a poner en el buscador comiqueando+tu usuario+mujer+hijos, para refrescar mis recuerdos. Nada muy complejo, en verdad.
      ¡Saludos nuevamente!

      Comentarios

      NN

      29/12/2020 - 14:38

    • Jajaja jojojo el conejito no puede con el chico listo, se hunde con cada respyestabjsjsjajsj nobes listo suficiebte lucas el conejito hetero jajajsjs no aprendio a gpzar analmente

      Comentarios

      Wotan

      30/12/2020 - 18:03

  • Bueno, ahi lei lo de NN (es que estoy con el telefono y escribir/leer asi se me hace complicado) que creo que es Diego Prosperi, y si, la verdad estoy bastante de acuerdo con todo lo volcado hasta antes de mi respuesta anterior…
    Yo no soy peronista de ninguna clase, pero mi argumentacion consistia en que Enrique si, y esas son sus palabras, por ende lo que dice Luq no tiene sentido, cosa que el mismo refuerza al no poder demostrar cambio alguno en el pensamiento de Enrique.
    K, lo que se dice K, no fue nunca, por ende no »se volvio» nada, tal como dije antes.
    Pero lo que haces vos es hacer un analisis sobre la moralidad o el significado de ser un peronista de peron (que significa no ser menemista ni kirchnerista), y si bien comparto lo que expones… no hacia a la cuestion.
    Saludes a todes.

    Comentarios

    canguro

    27/12/2020 - 19:51

    • Estimado, yo no soy Diego Prósperi, aunque nos conocemos con él; hemos hechos fanzines sin compartir ideología.
      Lo que quise decir básicamente es que Enrique puede ser peronista de Perón desde un comienzo y mantener una línea de coherencia –independientemente de cualquier apreciación (negativa o positiva) que pueda hacerse sobre lo que esto implica-. Es decir, todo lo que comenté -para mi negativo- puede ser reivindicado por esa categoría (peronista de Perón) así como el ascenso de clase o la “justicia social”, el acceso a la salud y educación. Todo. En ese sentido es pausible afirmar que «no se volvió nada». Que haya dibujado la biografía del Che Guevara con su viejo no lo convierte en comunista, por caso.
      Yo no lo conozco personalmente a Breccia, no puedo hacer una apreciación de su persona tan livianamente, aunque ideológicamente estemos en las antípodas. Por eso digo que las palabras no son las cosas: hay gente que declama cosas (buenas o malas) y luego hace otras (malas o buenas).
      Si Enrique dibujó tapas para la JP que ponderaban a Menem, bueno, sería interesante que leyeran los discursos del hoy senador del FdT, y verían lo antiimperialista que sonaba (encontré en la basura un libro con sus alocuciones en la carrera presidencial y muchos no podría creerlo).
      Saludos.

      Comentarios

      NN

      27/12/2020 - 20:23

  • Fua, como les dolio. Ni termine de leer lo del de abajo de todo, pero te olvidas que yo no soy Enrique, anda y deciselo en la cara si queres.

    Comentarios

    canguro

    27/12/2020 - 18:07

  • Bueno, bueno, bueno…la verdad el intercambio me sirvió un montón para enterarme de cosas desconocidas (https://www.pagina12.com.ar/300489-mi-padre-y-yo-conversaciones-con-enrique-breccia).
    Lo más interesante es que la polémica del Sueñero sigue viva aún habiendo pasado casi 40 años. Recuerdo la indignación en las cartas de lectores en la Fierro del ´84. Evidentemente eso aún persiste y delata la edad de varios (al menos la mía).
    Enrique Breccia para mí es dueño de una estética única y coincido con bazillusgg, «Amor absoluto e incondicional por Alvar Mayor» o El Reino Azul, o El Matadero, o tantas otras. Difícil separar la estética de la moral, nadie es perfecto. A mí me cuesta horrores separar el racismo de muchas tiras de Tintín y explicarles a mis hijos que muchas de las expresiones y situaciones que se presentan están mal. Pero no puedo no reconocer que es una buena historieta. Lo mismo me pasa con Breccia. Admiro muchas de las cosas que hizo (La Guerra del Desierto, Argelia 1959) con un compromiso político intenso. Si estuvo/está a favor del aborto y…qué se yo, no es mi referente moral o de conducta (hizo una historieta al respecto o filmó solamente un spot?) . Sí, para mí es fulero que se haya juntado con Julio Bárbaro y Amalia Granata en el 2018. Pero tampoco Granata o Bárbaro son mis pilares.

    De su salida del closet artística, su rencor hacia el padre, no la tomemos contra la víctima. Lo siento parecido a aquellos que denuncian abusos luego de varios años sucedidos en entornos familiares y similares. No lo juzgaría por eso, tampoco.

    Sorete o no, lo compro igual. Al menos lo compro por el momento en que hizo esa pieza maestra.

    Felicidades y un mejor año

    Comentarios

    Shotaro

    27/12/2020 - 16:30

    • Claramente no hay ídolos indiscutidos e infalibles: he leído que tener de patrón a Oesterheld no era muy diferente de ser empleado de Ramón Columba. Esto no le resta mérito a Oesterheld como autor, ni impide admirarlo por su compromiso al dar la vida por sus ideas, pero sin duda podría abrir debates hacia todos lados, en la medida en que nos permitamos discutirlo todo. Sabemos igualmente que hay quien considera que a los ídolos no se los toca.
      Si hubiese sido, no sé, Armando Fernández el que hubiera hecho trabajar a sus hijas sin darles crédito luego. ¿Lo justificaríamos, desestimaríamos los testimonios objetándolo o lo señalaríamos indignados? La respuesta parece bastante obvia….
      Sobre lo que decís sobre el «rencor a su padre» Shotaro, coincido plenamente. Ese «rencor» puede venir simplemente de una verdad jamás dicha o negada por el resto.
      Esto sin mencionar que las relaciones familiares pueden llegar a ser bastante difíciles, y que ni siquiera el vínculo entre un hijo y un padre es el mismo entre ese mismo padre y otro hijo. Viviendo en un núcleo familiar, la óptica es completamente diferente del que observa desde afuera.
      Mientras Enrique se limite a opinar y no gestione la explotación de los seres humanos, no veo por qué considerarlo un «sorete».
      Y aclaro, yo no había nacido cuando salió “El Sueñero”, aún me faltaban algunos años.

      Comentarios

      NN

      27/12/2020 - 17:33

  • Yo también quiero saber!

    Comentarios

    Shotaro

    26/12/2020 - 10:37

  • Amor absoluto e incondicional por Alvar Mayor.
    Dudé mucho si comprar o no la nueva edición, porque quería apoyar a la editorial y este tipo de proyectos, pero me duele mucho que Enrique se haya vuelto un sorete y un tipo de mierda.
    (Todo el comentario es una excusa para tirar mierda contra Enrique, sí).
    Aprovechen para comprar la nueva edición que, además de prolijita y bien compaginada (no como gran parte de la tirada de Récord) se puede pagar con Ahora 12 y Ahora 18)

    Comentarios

    bazillusgg

    23/12/2020 - 18:27

    • Por que un sorete? Estoy desinfornado si pudieras explicar me ayudaria muchísimo

      Comentarios

      Nahuel2017

      24/12/2020 - 20:05

    • Si, yo tampoco entiendo, y conociendo de cerca a gente que lo conoce, me sorprende…
      La unica explicacion que encuentro es que sea porque Enrique no es K, con lo cual te diria que no «se volvio» nada, sino que sigue firme y fiel a lo qu

      Comentarios

      canguro

      26/12/2020 - 11:35

    • …a lo que siempre fue, iba a decir.

      Comentarios

      canguro

      26/12/2020 - 11:36

    • Siempre se definio como un peronista de Peron… mas claro que eso. El mismo conto lo desilusionado que se fue en el 2004 cuando lo pusieron para «mentirle a la gente», Enrique dixit.
      La idea era hacer algo en cultura, pero lo usaron para cualquier cosa…
      No se, por ahi este chabon tiene otro conflicto con el, pero por el fanatismo politico y al pedo que suelta en muchos comments, me imagino que es eso, si es asi, hablas por hablar y sin saber.

      Comentarios

      canguro

      26/12/2020 - 11:40

    • Enrique se fue volviendo muy facho con el tiempo, aún más tras el elogio a Seineldín en El Sueñero.
      Ahora dice que el padre nunca fue peronista ni nunca fue tripero, que fue un personaje que se inventó. Además de haberse vuelto un fifí con rechazo a todo lo que le suena popular, en 2018 se sumó a los tipos más rancios del PJ para militar en contra del derecho al aborto, e incluso hizo una ilustración alusiva.

      Con respecto al tipo que me acusa de fanatismo político (que manera al pedo de stalkear), definirse como «peronista de Perón» es lo mismo que declararse en contra de la pobreza, a favor de la educación o detractor de la xenofobia

      Comentarios

      bazillusgg

      26/12/2020 - 18:16

    • Para, entonces es un sorete por que no coincide políticamente con vos? Me esperaba algo posta tipo denuncias de abuso sexual o algo asi. En serio le vas a decir sorete por eso? Que queda para los asesinos o violadores si el que no piensa como vos es sorete?

      Comentarios

      Nahuel2017

      26/12/2020 - 23:54

    • Estás dando vuelta la argumentación: no es un sorete xq no piense como yo, sino que mis pensamientos no coinciden con el de un sorete. Ser una mierda no es una categoría absoluta: hasta Hitler, Videla o Monzón tienen defensores. Y si alguien elogia a Seineldín es un sorete, sin importar cuán bien lo dibuje.
      Enrique en los últimos años aprovechó todas las oportunidades que tuvo para tirarle mierda al Viejo, con acusaciones incomprobables a las que nunca hizo referencia cuando estaban vivos y los dos eran autores consagrados: que les hablaba mal de él a los editores, que prácticamente lo esclaviza en un escritorio, que se inventaba todo un pasado de penurias para crearse un mito de sí mismo… Andá a hablarlo a terapia.
      Y, desde lo político, q un tipo q vive hace años en Italia, donde el aborto es legal, se junte con un montón de chabones lacrosos a opinar qué pueden o no hacer las personas gestantes en un país en el que no vive, es de sorete (y sí, no coincido con él como no coincido con ningún sorete)

      Comentarios

      bazillusgg

      27/12/2020 - 11:27

    • Peronista de Perón puede significar también participar de dos golpes de estado a democracias liberales/ burguesas; puede ser sostener y ampliar una “Sección especial de represión al comunismo” para reprimir y torturar militantes de todo el arco opositor y propios también (como a Cipriano Reyes o las telefonistas picaneadas con música de fondo para tapar los gritos, aunque la lista es larga); intervenir los sindicatos con una nueva ley de modelos sindicales para dejar sin personería a los no alineados al gobierno (karma importado del fascismo que se arrastra hasta hoy y que permite la hegemonía de la CGT)eso es muy de Peronista de Perón; celebrar la ausencia de banderas rojas en la plaza y las vivas a la celeste y blanca en el aniversario del 1° de Mayo (devenido día de fiesta); el envío de tropas y la entrega de exiliados políticos del régimen de Hignio Morinigo, ni te cuento; el mantenimiento y aplicación de la Ley de Residencia; la supresión del derecho a huelga de la Constitución; la imposición de la educación católica en las escuelas públicas; el rodearse de personajes como Osinde, Patrico Kelly, López Rega o Licio Gelli (sólo por mencionar cuatro de las primeras presidencias) o como decía el General, “Los dos más grandes atributos de la humanidad: el evangelio y las armas”. La religión y estos muchachos. Todo esto –por apelar a cosas, sin consultar mis libros, que no suelen mencionarse – es de peronista de Perón. Ojo, no sólo esto, no neguemos la complejidad de este movimiento, pero a lo que voy es que, dado lo enumerado no veo porque Enrique Breccia no pueda reivindicarse peronista de Perón. Massera era peronista según los fascículos de P/12.
      Yo no sé si es o no un sorete Enrique: las palabras no son las cosas. Conozco gente que siendo macrista (no muchos, dado que suelen llamarse a silencio) es solidaria y kirchneristas que son una bosta aunque discursivamente me ahogan con su progresismo. La complejidad. Yo no sé si es más “sorete” alguien que abiertamente te dice que piensa que “hay que matar a todos los negros” o alguien que denuncia la desaparición de personsa, la represión y el gatillo fácil, siempre y cuando el ejecutor sea de otro signo político: tiene la sensibilidad y la mirada entrenada pero elije direccionarla para otro lado. Capaz es sólo un fascista de cartón.
      El Sueñero es divertido, pero tiene todos los clichés anti-foráneos, del “Ni Yanqui, ni Marxista”, en línea con las portadas que luego realizó para revistas del PJ en donde Alfonsín salía con una bandera metida en el culo (también muy graciosas de mirar, corrección política de lado). Y ojo, la reivindicación a Seineldín en el ’84/ 85 puede ser hecha desde otro lugar, en tanto combatiente de Malvinas y supuestamente opositor al Processo. Todavía no habían sucedido los levantamientos carapintadas encabezados por éste.

      Desde lo político argumentar que no se puede opinar de un determinado tema porque no se reside en el lugar en donde se da el debate, es un arma de doble filo que no parece ser demasiado válida, por todo lo que anula; esa rigurosa conclusión puede extenderse para quienes si coincidan con “pensamientos no soretes”. En cualquier caso que un individuo con una asignación biopolítica determinada que no es un cuerpo gestante opine públicamente del tema del aborto parece bastante ridículo. ¿A quién le importa si los lectores hetero/cis estamos o no a favor del aborto? Esto no nos convierte automáticamente en personas desmovilizadas del régimen de opresión que tanto usufructuamos.

      Comentarios

      NN

      27/12/2020 - 15:09