Con más de 75 años de aventuras a cuestas y un inminente debut en la pantalla grande, nos sumergimos en la historia de este ícono de DC Comics.

Aquaman (parte 1)

08/03/2017

| Por Andrés Accorsi

3 comentarios

INFINITAMENTE CONOCIDO A NIVEL MUNDIAL, PERO CON POCOS FANS INCONDICIONALES DENTRO DEL PALO DEL COMIC, ESTE HEROE REMA CONTRA LA CORRIENTE DESDE 1941. EN TODAS ESAS DECADAS, NAUFRAGO ENTRE MALOS GUIONES, SE HUNDIO EN PROYECTOS TRUNCOS Y DESAFORTUNADOS, PERO SIEMPRE LOGRO MANTENERSE A FLOTE COMO UN MIEMBRO DESTACADO DEL PANTEON HEROICO DE LA DC. SUMERGITE CON NOSOTROS EN LA TURBULENTA HISTORIA DE

aquaman-topo

morefun73milsplash1.HOMBRE AL AGUA

La historia oficial dice que Aquaman fue creado por Paul Norris para el n°73 de More Fun Comics (Nov.1941), pero conviene hacer algunas salvedades. Primero, decir que Norris (que nació en 1914 en Greenville, Ohio y falleció en 2007) jamás escribió un diálogo en su larga vida. O sea que la “creación” en este caso se limita a decir “se me ocurrió un personaje así y asá” en una conversación con el editor Whitney Ellsworth. Para que la historieta saliera a flote, hizo falta un guionista y esa tarea recayó en un principio en el luego famoso coordinador Mort Weisinger. No sabemos por qué DC insiste en declarar a Norris como único creador del personaje, pero sí sabemos que el longevo dibujante trabajó también en la serie de Sandman y en tiras para diarios como Jungle Jim y Flash Gordon, como ayudante de Alex Raymond.

Y en segundo lugar, dejar en claro que para cuando apareció la More Fun n°73 ya existía Namor the Submariner, una creación de Carl Burgos que protagonizaba desde 1939 la revista Marvel Comics. O sea que ya había un héroe subacuático que estropeaba barcos y submarinos nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Por supuesto, Namor no hablaba con las criaturas marinas, pero es apenas un detalle.

Y ya que estamos averiando barcos nazis, esa es -más o menos- la trama de la primera aventura de Aquaman, cuarta en la antología More Fun, atrás del Dr.Fate (que ocupaba las portadas en esa época), Green Arrow (que también hacía su debut en ese número) y Radio Squad, y adelante de Johnny Quick, Clip Carson y el Spectre, que era el que se quedaba a barrer cuando se iban todos.

aquaorigin2En estas escasas ocho páginas, Aquaman no sólo frustra los malignos planes de los nazis, sino que hasta tiene tiempo de batir algunas postas sobre su origen: Su padre, muerto poco antes, era un famoso explorador de los océanos, y su madre había muerto cuando él era muy chico. El padre de Aquaman le enseñó secretos científicos que lo capacitaron para vivir y respirar bajo el agua y “usar el poder del mar para hacerme maravillosamente fuerte y veloz”. O sea que, en un principio, estamos hablando de un humano científicamente alterado para convertirse en un poderoso anfibio, capaz de hablar con los peces y agujerear un submarino de una trompada. No está mal…

En el número siguiente de More Fun, Aquaman se enfrenta a Black Jack, el Pirata Moderno, su único enemigo recurrente durante la Golden Age. De a poquito, los autores revelan más data sobre este famoso explorador de los mares y así llegamos a saber que, entre otras cosas, descubrió el continente perdido de Atlantis. La primera mención a Atlantis en un comic de Aquaman aparece en la More Fun n°84, donde también se revela que el héroe tiene como hogar un antiguo templo en esta ciudad sumergida.

Aquaman en la época en que lo dibujaba el argentino Luis Cazeneuve.

Aquaman en la época en que lo dibujaba
el argentino Luis Cazeneuve.

Aquaman se queda en More Fun (para desgracia de las flotas alemana y japonesa) hasta el n° 107 (Feb.46), cuando la antología se deshace de los superhéroes y se puebla de historietas claramente apuntadas al público infantil

2. MAREA BAJA

Junto a Superman, Batman, Wonder Woman y Green Arrow, Aquaman integra el grupo de los “diehards” (los “duros de matar”), nombre que se le dio a los superhéroes que lograron mantenerse vigentes e inalterados entre el fin de la Golden Age (1945) y el principio de la Silver Age (1958). Los Tres Grossos incluso se las rebuscaron para seguir al frente de sus propios títulos, mientras que Green Arrow y Aquaman aparecieron siempre como back-ups, en breves historietas ”soporte” que aparecían en las revistas de los héroes más populares.

Pero lo cierto es que siguieron ahí, firmes junto al pueblo, y cuando More Fun los dejó sin hogar, estos dos personajes “hermanos” (por compartir un co-creador, Weisinger, y su primera aparición) fueron a parar a la revista Adventure Comics, por entonces una antología en la que la estrella era Superboy. El n°103 de Adventure marca la incorporación de Aquaman, que se queda sin faltar casi nunca hasta el n° 284, que ya es Silver Age (ya lo voy a explicar, banquen un toque).

Otto Binder, viejo y glorioso.

Otto Binder, viejo y glorioso.

Los primeros años de Aquaman en Adventure son incluso más ilegibles que la etapa en More Fun. Terminada la pica contra el Eje, ahora Aquaman molesta también a balleneros renegados y, por supuesto, a bizarros monstruos de las profundidades carentes de toda personalidad. Se suceden los guiones absurdos, las peleas intrascendentes con Black Jack y los dibujantes sin talento que sacaban las ocho paginitas con fritas. El más presentable es Luis Cazeneuve, el argentino que emigró a EEUU en 1939 y trabajó en todas las editoriales más o menos importantes de la Golden Age.

Por suerte, cada tanto mete sus manos mágicas Otto Binder, el gran escritor de ciencia-ficción que también dejara su marca en comics como Captain Marvel y las aventuras de la Legion of Super-Heroes que aparecían en los distintos títulos de Superman. Su toque fantástico, siempre dispuesto a subir la apuesta en materia de ambición para mantener alta la sensación de maravilla en el lector, hace que aún hoy se puedan leer historias breves, como la deliciosa “The Undersea Lost World”, aparecida en el nº137 de Adventure Comics, a pesar de los dibujos de John Daly, bastante horrendos. Otra historia que se zarpa de bizarra pero es divertida es “Aquaman Goes to College” (Adventure Comics n°120), escrita por Joe Samachson (autor de muchas historias disparatadas de la segunda mitad de los ´40) y dibujada por Cazeneuve.

Atenti, que llegó Ramona.

Atenti, que llegó Ramona.

La cosa empieza a repuntar de a poquito en Adventure Comics n°167 (1951) cuando el Rey de los Mares encuentra a quien sería su principal dibujante por los siguientes doce años: la increíble Ramona Fradon, dueña de un estilo claro, amistoso y elegante a la vez. Los guiones siguen sin ser gran cosa: acá vemos, entre otros engendros, los primeros palotes de Jack Miller (luego co-creador de Deadman), y la primera aparición de Topo, el pulpo mascota de Aquaman (n°229). Pero la faz gráfica mantiene una alta calidad a lo largo de toda una década, lo cual no es moco de pez espada.

 

El mes que viene, la segunda parte.

Compartir:

Etiquetas: ,

Dejanos tus comentarios:

3 comentarios

  • Que buena eleccion para seguir con la serie de mega-notas!!! Para mi la verdadera “Trinity” son Thor Odinson, Arthur Curry y Diana Prince… nuff said!

    Comentarios

    Bob Blondieness

    08/03/2017 - 22:16

  • Que bueno que arrancaron con Aquaman, solo leí la nota de la comicu en papel y la etapa de Geoff J. (tengo los 26 issues). Supuestamente Geoff iba a escribir una historia mas pero dentro del titulo de la liga y al final no pasó nada…

    Comentarios

    Josy

    08/03/2017 - 22:10

  • Y yo que creía que Aquaman había aparecido bien poco durante la Golden Age, y casi nada en la década del ’50. Espero con ansías el resto de las partes de la nota.

    Comentarios

    Knightwing

    08/03/2017 - 13:07