En la cuarta entrega de la nota que festeja sus 50 años, repasamos las peripecias de Deadman publicadas entre 2001 y 2011.

Deadman (parte 4)

14/03/2018

| Por Andrés Accorsi

14 comentarios

logo Deadman

latestMUERTO OTRA VEZ

Estamos a fines de 2001, y DC lanza con bombos y platillos un evento de Quinta Semana que consistía en una miniserie titulada “Dead Again”, en la que Deadman compartía el protagonismo de cada episodio con un héroe muerto. Así, pudimos conocer su visión de las muertes de Barry Allen, Hal Jordan, Jason Todd y el mismísimo Superman, de la mano de Steve Vance (el mejor guionista que tuvieron los comics de los Simpsons) y varios dibujantes.

Enseguida (y por primera vez en la historia) sale el n°1 de una serie regular de Deadman, en la que Vance forma equipo con Josep María Beroy, uno de los grandes autores españoles surgidos en los ’80, que -como tantos compatriotas suyos- desembarcaba a ver qué onda en los EEUU. El planteo de Vance para la serie era ingenioso y atractivo (y los diálogos brillantes), pero funcionaba sólo para los muy fanáticos de Deadman, que –ni hace falta decirlo- somos muy pocos. Al no haber personajes secundarios ni villanos conocidos (el Sensei cobra protagonismo recién al final), y al girar todo en torno a Nanda Parbat y demás elementos propios de la primera saga de Deadman, mucha gente quedó afuera, o ni siquiera le dio la posibilidad. Beroy colgó tras un puñado de números y así pasaron por la efímera serie el maestro García López y el siempre eficaz Shawn McManus. Pero tras sólo nueve entregas, Deadman volvió al limbo de los personajes sin revista propia, para reaparecer de vez en cuando como invitado en alguna otra serie, o para en esas sagas grandilocuentes, en las que participan decenas de personajes. Ya nos concentraremos en dos de ellas.

6e_135086_0_Deadman2DeadWrongEN VERTIGO

Entre 2006 y 2007, el sello Vertigo publicó una serie regular llamada Deadman, pero que no tenía absolutamente nada que ver con el personaje cuyo 50° aniversario celebramos con esta nota. La serie, escrita por el mítico Bruce Jones y dibujada por el desgarrador John Watkiss, se centraba en Brandon Cayce, un piloto de avión que experimenta la vida después de la muerte tras un accidente fatal.

La onda recuerda mucho a las series de TV yankis de esa época, esas que mezclaban misterios sobrenaturales con temas de la vida real y –sin ser chota, ni mucho menos- tenía el problema de que era muy, pero muy complicada para leer. Todo el tiempo se entremezclaban de modo bastante caótico secuencias del pasado, sueños, experiencias que vive el alma de Brandon fuera de su cuerpo y demás limaduras que conspiran contra la claridad de la historia. Cada episodio comenzaba con citas de autores como Wittgenstein, Huxley, William Blake y el propio Albert Einstein, como para dejar claro que estamos manejando conceptos mucho más complejos que el de un trapecista asesinado que vuelve a buscar su venganza. Además, como era de Vertigo, había minas en tetas y decían mucho la palabra “fuck”.

La serie se canceló en el nº13 (no sin antes mostrarnos los primeros trabajos de un incipiente Ron Wimberley, que ya tenía pasta de crack) y por suerte ese espacio le alcanzó a Jones para resolver el conflicto principal de esta versión de Deadman, que tenía que ver con el nacimiento de un bebé que sería el primer ser humano con una percepción completa de las otras dimensiones. Sólo se reeditaron en TPB los primeros cinco episodios, y el resto hay que rastrearlos en mesas de saldos.

latest-1NOCHE Y DIA

Pero volvamos al Deadman clásico, a nuestro amigo Boston Brand, siempre flotando por las márgenes del Universo DC. En 2009, cuando irrumpe en todos los títulos la hiper-saga conocida como Blackest Night, el tema de los muertos vivos pasa a ser central y el guionista Geoff Johns le reserva un rol muy importante a este personaje, que llevaba décadas entre la vida y la muerte.

Deadman suma puntos en un montón de batallas menores contra los Black Lanterns, se convierte él mismo en un Black Lantern, y al final (se viene spoiler grosso) resucita gracias al poder de la luz blanca y vuelve luciendo el anillo de White Lantern.

Al toque (entre 2010 y 2011) arranca Brightest Day, una saga bastante lamentable (también escrita por Johns), donde Deadman es prácticamente el protagonista. Convertido en una especie de “avatar de la vida”, usa el anillo de White Lantern para resucitar a varios personajes muertos. Guiado por “la Entidad”, Deadman enfoca la vida desde otra óptica (porque ahora está vivo), se reencuentra con su abuelo y se involucra románticamente con Dove, otra heroína mística recién resucitada.

brightest-day-24Sobre el final (otro spoiler jodido), Deadman será clave para derrotar al Swamp Thing corrompido por Nekron. Y si bien no llegará vivo al final (se sacrificará para salvarle la vida a Dove en un combate contra… el Capitán Boomerang… ya sé, no preguntes), logrará pasarle el anillo blanco a Alec Holland, quien se convertirá en el Swamp Thing bueno que logre derrotar al Swamp Thing malo. En el epílogo, Deadman y Dove se despiden entre lágrimas, sabiendo que es imposible el romance entre un hombre muerto y una mujer viva.

Flojita y todo, Brightest Day le dio bastante exposición a Deadman y nadie se habría sorprendido si DC hubiese apostado a una nueva serie regular del personaje… pero claro, vino Flashpoint, cambió la continuidad, y las próximas apariciones de Deadman serían en el contexto del New 52, donde lo vamos a ver no en uno, sino en dos títulos.

(Muy pronto, la quinta parte)

Compartir:

Etiquetas: , ,

Dejanos tus comentarios:

14 comentarios

  • Estaba leyendo en otra pagina que se cumplen 40 años de Firetorm. Se podría hacer algo similar a esta nota?

    Comentarios

    chuliverm

    30/03/2018 - 20:16

    • No es mala idea…

      Comentarios

      Andrés Accorsi

      30/03/2018 - 22:48

  • Cuando se lee estas notas, te das cuenta q es imposible seguirle los pasos a un personaje de dc o marvel sin gastar una fortuna. A lo que se suman los cambios de criterios, cortes, y no hablemos de crossovers.

    Comentarios

    chuliverm

    14/03/2018 - 17:18

    • Es un modelo de producción fordista, no es cómic de autor. Al colectivizarse la producción de uno de estos chochamus, qué sé yo… es más fácil seguir al gato Blacksad o a la flaca Skydoll, ja ja. Hasta los mangas con los ayudantes se ponen a parir tomos y así estamos. Para seguir a estos personajes hasta el infinito, hay que gastar unos buenos billetines. Pero bueno, uno puede decidir donde parar… a mí me gusta The Sandman pero no me veo comprando esto nuevo del sandmanverso. Ni siquiera le entré a The Dreaming o a Lucifer… lo de The Sandman Mistery Theatre, que yo pensaba eran tres tomitos de tapa blanda, resulta que son como 70 números… ¿no es un poco mucho? Además hay mil cosas para leer. Me compré un libro de los Moomin, de Tove Jansson. No sé si ella sacó mil números de Moomin, o si hay un “moomin-verse” o crossovers de Moomin, o Moomin del futuro meets Cable de Liefeld versus Negro Bishop. Para mí, si me preguntan (nadie lo hace, pero yo hago de cuenta que sí, ja ja) hay un punto donde el artista quiere contar algo digamos “honesto” (a falta de un concepto mejor) y de ese punto se derrapa a “hay que sacarle a esto toda la guita que se pueda”. Por lo menos, así lo veo yo.
      Me gusta mucho lo artesanal en el arte, y en lo de la finesa me lo monto pipa, tío, pues mola mogollón.

      Comentarios

      diegolin

      14/03/2018 - 18:13

    • La rueda tiene que seguir, es oferta y demanda. Si no, todos estos personajes terminarían olvidados como Los Centuriones.

      Comentarios

      Dolmen

      16/03/2018 - 03:45

    • ¡Poooo-der supreeemo!

      Comentarios

      Dolmen

      16/03/2018 - 03:46

    • Nada le gana a ese dibujito la re-putísima madre. Era lo más grande que había, y hoy no se acuerda ni la gente de mi edad. Merecen morir de cancer por olvidar. Estas cosas nunca han de olvidarse.

      Comentarios

      Dolmen

      16/03/2018 - 03:48

    • Es mejor que Rick y Marty o La hora de la aventuranza o que se yo. Menos profundo, tal vez, pero mucho más divertido. Podías ir a la escuela y cagarte a palos con tus compañeritos jugando a que eras Ace McCloud, pero… ¿ahora? Ahora juegan a que tienen un perro amarillo que se estira? Dejate de joder. Mirá esto que también se estira… además se llamaba Ace, como Frehley. Después crecen y son lo que son.

      Comentarios

      Dolmen

      16/03/2018 - 03:50

    • Es una generación de mierda. Antes se escuchaba Duran Duran, ahora te escuchan cumbia villera y te leen a Gaturro. Es el estado en que está todo, y no va a mejorar.

      Comentarios

      Dolmen

      16/03/2018 - 03:51

    • Hubiera sido mejor que los aborten.

      Comentarios

      Dolmen

      16/03/2018 - 03:52

    • Amigo Dolmen, Diegolin está a favor del aborto, pero prefiere hablar de esa rueda que usted bien dice. Estoy al tanto, o eso quiero creer, de la oferta y la demanda. Si la gente no se conforma con uno, dos, tres, cuatro Supermans (o Batmans, o Spideys) hemos de pensar que la culpa no la tiene el chancho.
      Recuerdo a los queridos Centuriones, pero los niños de hoy prefieren los personajes de hule a los recubiertos de acero (por caso, los halcones galácticos). He hallado con la clave: Los niños de hoy prefieren a los personajes de hule porque los niños de hoy son unos flor de gomazos.
      Prefieren escuchar a esos cantantes dominicanos que a estos muchachos israelíes que tenían a un guitarrista italo-iraní: https://www.youtube.com/watch?v=Tkn2HMeQ6Pg

      Comentarios

      diegolin

      16/03/2018 - 08:27

    • Totalmente. La única cosa que progresa y no se queda atrás, es la pornografía. Y no estoy intentando hacerme el gracioso ni quedar como un estúpido, soy sincero.
      Quiero decir, jay mucha música que me gusta, y creo que esta es la mejor época porque podes elegir de todo, pero lo que considero la papa más fina ya no está en los primeros planos en cuanto a masividad. Y por supuesto que las viejas stars están envejecidas y muriendo, pero es otro tema. En cuanto al cine… hay cosas muy interesantes, pero veo una repetición y un agotamiento y sufro una saturación con el celuloide.
      Otro tanto me pasa con las series, e incluso con el comic, pero el porno… realmente creo que esta es una edad de oro, que temo que pronto sea borrada de la historia por las gobiernos totalitarios que inminentemente estamos a punto de sufrir en todo el globo. Y es justo en este momento en el que finalmente abrazo sin culpa ese nicho. De chico tenía más una relación de amor y odio con todo eso, creía que denigraba a la mujer y todo eso, pero en este preciso momento, siento eso… y es como un gigante de sal que está a punto de ser barrido por el conservadurismo, y por eso trato de apreciarlo mientras pueda.
      Podría decirte otro tanto sobre los videojuegos, pero me lo guardo para la respuesta a tu otro comment, que también tocaste el tema en el otro post.

      Comentarios

      Dolmen

      16/03/2018 - 14:35

    • Hoy vi este videoclip con varias referencias a series de animación y me pareció digno de ser compartido:
      https://www.youtube.com/watch?v=ejWnwVWuoCo
      Saludos.

      Comentarios

      diegolin

      28/03/2018 - 15:41