Ultimo tramo de este completo repaso por los 50 años de este fantasmagórico héroe de DC Comics.

Deadman (parte 5)

02/05/2018

| Por Andrés Accorsi

1 comentarios

image-tsdeadmanlgblk-2-productimagenowatermark

0f283d09722ec75a4c1c708ddeda8afd.Borrón y cuenta nueva

Con Deadman pasó algo parecido a lo que vimos hace un tiempo cuando repasamos la historia de Aquaman: a la salida de Brightest Day, justo cuando el personaje recupera un rol realmente protagónico en el Universo DC, cuando las chances de pasar con éxito a una nueva serie regular eran inmejorables, se vino en reboot. Septiembre de 2011 marcó ese punto de quiebre con lo que era la continuidad “post-Crisis” de DC y la irrupción del New 52 le dio a los editores y autores la posibilidad de reescribir la historia, de reinterpretar, sintetizar, omitir o reformular aspectos de los personajes clásicos de la editorial. En esta nueva etapa, a Deadman le fue bastante bien, por lo menos en materia de exposición. De la 52 series lanzadas en el reboot, Boston Brand tuvo roles protagónicos en dos, un rol secundario en una tercera y muchas apariciones como estrella invitada en series como Secret Six, Flash, Grayson, Swamp Thing, Constantine, Phantom Stranger, Pandora y hasta en la miniserie de Bizarro de Gustavo Duarte.

RCO001_1471335964Además, Deadman tuvo la suerte de que su historia se mantuvo a grandes rasgos intacta, sin mayores manoseos por parte de los guionistas del New 52. De hecho, en la revista Hawk & Dove se retoma el plot del romance entre Deadman y Dove tal como se venía desarrollando en Brightest Day. Esa es la serie (brevísima además de espantosa) en la que Boston Brand tuvo un rol secundario en el relanzamiento del 2011. Pero concentrémonos en las dos colecciones que lo tuvieron como protagonista.

.DC Universe Presents

Con fecha de Noviembre de 2011 se publica en Septiembre de ese año el nº1 de DC Universe Presents, una serie en la que distintos personajes de la editorial se alternarían en una especie de “serie de miniseries”, bastante similar a lo que fuera en los ´90 la revista Legends of the DC Universe. Deadman tuvo el privilegio de ser el elegido para el primer arco argumental, que ocupó los nºs 1 al 5 de DCUP. Claramente se trataba de una saga pensada para lanzarse como miniserie en la continuidad anterior, reconvertida en “arco inaugural de la serie con protagonistas rotativos”.

 

dcupre44Otro lujo fue el equipo creativo, integrado por el gran guionista Paul Jenkins y el dignísimo dibujante Bernard Chang. Chang se luce sobre todo en la puesta en página, con un armado de secuencias extraño, arriesgado, en algún punto tributario de la magia (irreproducible, por cierto) de J.H. Williams III. Jenkins estira un poquito la trama (por ahí si duraba cuatro episodios pegaba más fuerte) pero se luce muchísimo, con la habitual calidad de sus diálogos y con una trama de misterio, redención y replanteos sumamente atractiva.

Jenkins le saca un enorme provecho a las raíces místicas del personaje, a tal punto que por momentos parece que uno está leyendo Sandman o Hellblazer. Acá Deadman se plantea un montón de cosas acerca de su origen, de su rol en el universo, de su relación con Rama… y alguien tendrá que hacerse cargo y responder todas esas preguntas. Una historia muy sólida, con los cojones para indagar en aspectos del personaje que los guionistas anteriores habían obviado, con condimentos tan sabrosos como ángeles caídos, intrincadas runflas con semidioses, bibliotecas arcanas y demás elementos de la “dark fantasy” perfectamente integradas a la tradición deadmaniana.

RCO001.Justice League Dark (y otros)

También en aquel crucial Septiembre de 2011, se lanza el nº1 de Justice League Dark, a cargo del británico Peter Milligan y el español Mikel Janin. En su primera versión, el equipo de héroes místicos incluye a Zatanna, Madame Xanadu, John Constantine, Swamp Thing, Shade the Changing Man y –obviamente- Deadman. El equipo va a cambiar de integrantes muchas veces a lo largo de los 40 episodios que duró la colección, pero Deadman (junto con Madame Xanadu) será el miembro más estable de este extraño rejunte de personajes vinculados a la magia.

El segundo guionista de la serie, Jeff Lemire (que co-escribirá varios episodios con Ray Fawkes), será el encargado de que el grupo se empiece a llamar efectivamente “Justice League Dark”, un nombre que en los números de Milligan aparece sólo en la portada. Lemire también guiará a la serie a través de un complejo crossover con otros títulos llamado Trinity War, que por su perfil vinculado al misticismo resulta más importante para la JLD que para los otros títulos de la Justice League más tradicional, y además se hace sentir en colecciones accesorias como Constantine, Pandora y Phantom Stranger.

p8_0 copyPero los avechuchos se ceban mal, y en el nº24 arranca una saga de ¡18 episodios! llamada Forever Evil: Blight, en la que la JLD (ahora con J.M. DeMatteis como guionista) se vuelve a cruzar con otras revistas: Constantine, Pandora, Phantom Stranger y Trinity of Sin. Para cuando termina el crossover (JLD nº29), la serie había perdido muchísimos lectores y a su dibujante, Mikel Janin, que se había convertido en un favorito del público. DeMatteis trata de reconstruir de ahí para adelante, pero la hinchada no lo acompaña y le cuestiona sobre todo su interpretación del personaje de John Constantine. La serie aguanta hasta el nº40, pero su destino estaba sellado.

J.M. DeMatteis también le pone su firma al origen de Deadman que aparece en el nº6 de la revista Secret Origins (Dic.2014), con dibujos de Kevin Stokes. La historia básicamente pasa en limpio los mínimos toques a la mitología del personaje que realiza Jenkins en DCUP y resalta el rol de Deadman en la Justice League Dark.

.Los últimos años

A partir de 2015, con el evento conocido como Convergence, la continuidad del New 52 (si alguna vez existió) se empieza a diluir y DC empieza a estimular a los autores para que propongan proyectos centrados en los personajes clásicos, pero sin necesidad de ajustarse a un meta-relato consistente con el resto de los títulos de la editorial.

deadymannAsí es como en Diciembre de 2016 se empieza a publicar la miniserie de tres episodios titulada Deadman: Dark Mansion of Forbidden Love, un extraño arco argumental de tres episodios escrito por Sarah Vaughn y con muy buenos dibujos de Lan Medina, complementados por la poesía cromática del colorista José Villarrubia. Acá la guionista agarra para el lado contrario de Justice League Dark: en vez de combates a todo o nada contra demonios, vampiros y hechiceros, el conflicto es más bien sentimental, ambientado en una vieja mansión, al estilo de las antiguas novelas de romance gótico. Lo más destacable es el desarrollo del personaje de Berenice, una chica que vive en esta misteriosa mansión y tiene el poder (en realidad, la desgracia) de ver a los fantasmas. Vaughn se anima a usar los elementos sobrenaturales para explorar conflictos más íntimos, que tienen más que ver con la psiquis o el alma de las personas, y eso garpa bastante.

Otra aparición destacable de Deadman también la vimos en un título “marginal”, con poca cohesión con la rama principal del Universo DC: en el nº4 de Bug! The Adventures of Forager (Nov.2017), los hermanos Lee y Mike Allred sacan de la galera a Tatsinda, una chica que había aparecido en el back-up de Deadman de la Aquaman nº50, escrito y dibujado por Neal Adams allá por 1970. Luego de apenas tres apariciones en sendos back-ups, este personaje quedó en el olvido, y fue rescatado por los Allred, quienes la volvieron a vincular sentimentalmente con Deadman.

RCO001-1Finalmente, en Noviembre de 2017 se empezó a publicar una nueva miniserie de Deadman, una vez más con guión y dibujos de Neal Adams, que acaba de finalizar en el mes de Abril. Como ya es costumbre en estos últimos años, los críticos la masacraron sin piedad. Aún así me atreví a leerla, y la verdad es que es cualquier cosa. Adams sólo respeta el tramo de la historia del personaje que escribió él a fines de los ´60 y principios de los ´70, con lo cual la historia termina por suceder en un universo paralelo (el “Adamsverso”), donde además aparecen Tatsinda, el Spectre clásico, Demon, Zatanna, Dr. Fate, Batman, Ra´s al Ghul, mutantes, androides, ninjas, los dioses hindúes… un delirio pasado de rosca apenas sostenido en el dibujo (que está bastante bien) y en el color, que es fastuoso. Al final, Adams tira una revelación impactante (también al filo del disparate) y un cliffhanger que se resolverá en su próxima obra, titulada Batman: Demigods War, que todavía no tiene fecha de publicación.

Y ahora sí, con esta última entrega extra-large, llegamos al final de esta fascinante historia. Gracias por acompañarnos.

Compartir:

Etiquetas: ,

Dejanos tus comentarios:

Un comentario

  • Genial. Me encantan las notas de los personajes no tan “mainstream”, ya que son, justamente, los que más me llaman a leerlos, porque los conozco poco.

    Comentarios

    Tornado

    18/05/2018 - 18:13