Dibujantes hot, aventuras al límite y periodicidades imposibles en el segundo sello de comics de autor que crea Jim Lee en los ´90.

El homenaje a la leyenda del gorila con bravura (parte 4)

03/03/2021

| Por Roberto Barreiro

0 comentarios

Jim Lee, no contento con abrir Homage, decidió a fines del siglo XX, lanzar dos subsellos más de series propiedad de autores dentro de su parcela en Image. Uno de ellos, ABC, iba a servir para el desarrollo de todas las series que iba a crear Alan Moore. No vamos a hablar de ello ni de todos los vericuetos, dimes y diretes que hubo porque eso ha sido visto y repasado una y otra vez en miles de sitios. Entonces, vamos a concentrarnos en el otro subsello, Cliffhanger.

Cliffhanger_Productions_Logo

7775721_origEn un punto, Cliffhanger parecía ser Image II – El regreso. Tres creadores, que venían ganando chapa en el mundillo por obras hechas en otro lado, iban a hacer sus propias series y quedarse con todas las ganancias que le reportaran, sin límites temáticos. Los tres creadores eran Jeffrey Scott Campbell (que venía de vender muy bien en Gen 13, parte del universo Wildstorm), Joe Madureira (que con sus dibujos en Uncanny X-Men hacía más tolerable los sosos guiones de Scott Lobdell) y finalmente Humberto “Meglia es Dios” Ramos, que había llamado la atención en otro título de Wildstorm, DV8, la versión perversa de los Gen 13. Originalmente el tercer mosquetero iba a ser Michael Turner (dibujante en Top Cow, el sello de Marc Silvestri en Image), pero no pudo zafar por temas contractuales y Ramos fue la opción siguiente.

La ventaja de partida del sello es que los estilos de los tres tenían puntos en común (preferencia por las secuencias de acción, un estilo con deudas no solo al primer Image sino también al manga) con lo cual Cliffhanger nacía claramente con una estética común.

En 1998, Cliffhanger empezaba oficialmente. Las tres series de cada creador serian:

bc4_grandeDanger Girl: Acá Scott Campbell va a hacer una cruza de James Bond y Los Angeles de Charlie pasadas de rosca. Tenemos tres neumáticas señoritas, todas expertas en habilidades de acción, dirigidas por un antiguo agente secreto británico que se enfrentan a neonazis, traficantes de armas, ninjas, científicos locos y una antigua colega devenida doble agente. Argumentos de machaca dignas de un blockbuster de Hollywood y que, en vez de desarrollar personalidades, utiliza estereotipos. Eso si, Campbell (sobre todo al principio) se rompe el upite dibujando. Una aventura de tiros entretenida y livianita. Si queres una de tiros, piñas, chicas sexys y acción acción acción, esta es tu serie. Se vendió muy bien al principio y Campbell hizo lo que hicieron los antiguos creadores de Image: tirarse las pelotas. Tardó tres años en terminar la primera miniserie de siete números. Podría ser peor, como veremos con la siguiente serie.

BattleChasers: Joe Madureira va a hacer una de fantasía heroica, con cuatro personajes típicos (guerrero cínico y decepcionado, joven ingenua con artefacto mágico y que busca a su padre perdido, misterioso mago y criatura inhumana de mucha fuerza) enfrentados a varios peligros y villanos poderosos. La serie llego hasta el número 9 tras tres años de andadura y quedo sin terminar. Hace años que Madureira promete la continuación, pero en lo personal, yo esperaría sentado…

ee9e64f865d75ebf6e77f6468831bbefCrimson: Para variar, Ramos – el que menos chapa de los tres tenia al empezar Cliffhanger – si se va a tomar en serio la propuesta y al menos va a entregar una serie de manera regular. De entrada le pidió ayuda al guionista Bryan Augustyn y entre ambos armaron una historia llena de tópicos pero bien contada. Todo empieza cuando a un adolescente llamado Alex Elder lo muerden unos vampiros que además casi lo matan. Salvado por un misterioso vampiro llamado Ekimus y convertido en un chupasangre, Elder debe ajustarse a su nueva situación, enfrentarse a los vampiros y demás criaturas nocturnas que pueblan la realidad y que nadie ve y además asumir que puede ser el Elegido, la criatura profetizada que evite el apocalipsis humano a manos de las criaturas de la noche. Como ven, nada terriblemente innovador en la historia, pero bien contada y producida regularmente, para completar 24 números entre 1998 y el 2000, además de un one-shot, en un alarde de profesionalidad que no tuvieron sus colegas.

No contento con esto, Ramos nos ofrecería Out There, una historia de terror adolescente con cuatro chicos que escubrirán que en su pueblo los adultos hicieron un pacto con criaturas infernales para conseguir sus deseos a cambio de sus almas. Otra serie nada del otro mundo, pero contada aceptadamente; y Kamikaze, seis números, junto a Olallo Rubio y Francisco Herrera, donde unos jóvenes participan en un extraño juego extremo llamado Kamikaze. Esta paso sin pena ni gloria.

IMG_20200116_0005-scaledFuera del trio original, Cliffhanger albergó varios proyectos de otros autores, como por ejemplo…

Arrowsmith: Con guiones de Kurt Busiek y dibujos de Carlos Pacheco y Jesus Merino, la premisa está muy buena: tenemos una Primera Guerra Mundial en un mundo donde la magia y las criaturas fantásticas existen. Así tenemos al protagonista que se alista del lado aliado en el Cuerpo Aéreo Transatlántico , donde los soldados vuelan gracias a la magia de sus dragones. Y tenemos magia, duendes, trolls, vampiros y demás criaturas mágicas, todas enfrentadas en una guerra brutal. Es precisamente el camino del protagonista entender cómo la realidad brutal de la guerra (y de una guerra particularmente brutal como la primera) se impone a ese mundo fantástico. Y encima Pacheco y Merino dibujan todo muy bien.

The Possesed: Escrita por Geoff Johns y dibujada por Liam Sharp, es la historia de un grupo muy especial de exorcistas del Vaticano. Cada uno de ellos ha sido poseído alguna vez y esa experiencia los ha marcado para evitar que los demonios sigan poseyendo más gente. A medida que descubren en los poseídos que detienen un extraño símbolo, la investigación los lleva a un pueblito donde deben detener al propio Satanás… y el símbolo cumple un papel crucial en todo esto. La miniserie duro seis números.

Steampunk-8-VFNM-WildStorm-comic-book-0Steampunk: Escrita por Joe Kelly y dibujada con todas las pilas por Chris Bachalo, esta serie narra cómo avances tecnológicos del futuro que caen en manos del villano hacen que el siglo XIX victoriano sea un mundo alternativo dominado por el villano, al que el protagonista debe enfrentar. Llena de imaginería steampunk, y con versiones alternativas de personajes históricos (la Reina Victoria acá es una asesina profesional, Napoleón Bonaparte es una computadora… perdón, máquina de calcular viviente que controla Francia), la serie no logró arrancar porque los guiones de Kelly eran complejos para algunos y confusos para otros. La cuestión es que, de los 24 números pensados, sólo se llegaron a publicar doce.

High Roads: Seis números, escritos por Scott Lobdell y dibujados por Leinil Francis Yu. Al final de la Segunda Guerra, un grupo de cuatro personajes (un capitán yanqui, un actor británico un ex piloto kamikaze y una de la amantes de Hitler) se unen para robarse un tesoro del dictador para terminar enfrentando un plan que podría terminar la guerra… con la victoria nazi.

Cliffhanger, como todos los productos de la escudería del Chino Lee pasarían a formar parte de DC cuando este se fue para allá. Scott Campbell, en cuanto pudo se fue a IDW donde cada tanto siguió produciendo miniseries con Danger Girl (aunque en general dibuja sólo las tapas mientras que otros creadores hacen las historias). Madureira se volcó a los videojuegos. Humberto Ramos aún hoy labura de manera dura y pareje en el comic yanki. Para 2004 Cliffhanger desapareció como sello. Como ven, sin dejar nada ni demasiado bueno, ni demasiado malo.

Todavía queda una última parada, para hablar probablemente del proyecto más fallido de todos estos subsellos. ¡Nos vemos!

Compartir:

Etiquetas: , , , ,

Dejanos tus comentarios: