Segunda parte de la extensa entrevista a uno de los autores más prestigiosos e influyentes que tiene el comic español.

Entrevista a Javier Olivares (parte 2)

15/08/2018

| Por Javier Hildebrandt

0 comentarios

Poster ONO y HOPJH: ¿Cómo surgen Ono & Hop, estos personajes que son como dos caras de la misma moneda?

JO: Un día, hablando con mi psicóloga (eso es muy argentino), le dije: “me he dado cuenta que estos personajes son el mismo”. Y me explicó una teoría de los dos lados de las personas, y tal. Claro, yo lo hice sin darme cuenta, para mí no era una terapia, ni nada. Yo dividí un personaje en dos, y cada uno actúa en contra del otro, o gracias al otro. Y no son un ángel y un demonio tal cual, son más bien una representación más abstracta. Esa época me gusta mucho porque tiene que ver con lo que seguí haciendo luego: historietas más personales, mundos oníricos, prosa poética, dibujo muy libre. Que es el mundo al que pertenezco y en el que sigo un poco metido, aunque ya no escriba tantos comics. Pero sigo escribiendo, tengo una cuenta de Twitter en la que cuelgo cosas bajo otro nombre (risas). Ya sabes que soy muy fan de los seudónimos.

JH: ¿Cómo empezaste a colaborar con otros guionistas?

JO: Empecé trabajando con Jesús Gras, que es geólogo, estaba conmigo en Madriz. No era un dibujante muy dotado, pero era un guionista tremendamente bueno. Y le pedí muchas colaboraciones en esa época. Hay algunos Cuentos de la estrella legumbre con él. Hicimos una serie que nunca se llegó a publicar, de la que terminamos unas veinte páginas, que se llama Infierno, que también, era una página con un solo dibujo, muy loco.

AstroLuego, creo que antes que con Santiago [García], empecé con Bernardo Vergara, un humorista y dibujante español muy bueno, somos muy amigos. Colaboramos con Tretzevents, una revista catalana que ya no existe. Hice dos series para esa revista, una era Astro, un explorador espacial que vive en casa de sus padres -esa dualidad me gustaba mucho: “sales a explorar pero vuelves a la 9.30”. Pero querían otra cosa más, entonces fuimos con María Misterio, que ha quedado inconclusa. Hicimos 32 páginas, queríamos llegar como para publicar un álbum pero no pudimos, luego nos pusimos a trabajar en otras cosas, quedó un poco en el limbo de las 33 ó 34 páginas, que es una pena, porque son muy bonitas. Me gustaba mucho dibujarlo: era una cosa gótica, con una niña y su tío explorador que viajan por el mundo, hay vampiros, hombres-lobo, un malo malísimo que vive en Londres, catacumbas… todo el rollo victoriano y gótico que nos apasiona a los dos lo pusimos en esa serie para niños. Luego empecé a trabajar con Santiago.

beowulf PAGINA 50JH: ¿Lo primero que hacés con él es la adaptación de Dr. Jekyll y Mr. Hyde?

JO: Primero intentamos hacer Beowulf. Santiago quería escribir, era crítico de comics en la revista U, otra de las cosas en las que estuve metido en esa época, finales de los ’90. Una revista de crítica de comics que llegó a ser muy importante; para mí, la mejor. Hacíamos entrevistas largas, como de 40 páginas a autores como Max, Gallardo, Altuna, Muñoz. Yo estaba metido en la redacción y hacía dibujitos, tiras, cosas. Santiago dirigió la revista muchos años. Entonces me dijo una vez “me encantaría escribir comics, es lo que me apetece, no hacer crítica”. Y me propuso Beowulf. Estuvimos cinco o seis años con eso, toda la historia que está por ahí…

JH: Sobre eso te quería preguntar: ¿cómo fue tu sensación cuando te enteraste que finalmente la iba a dibujar David Rubín?

JO: Felicidad total. Fue la gran revelación, por fin me quitaba ese peso de encima. Me sentía muy mal, porque para Santiago era su primer guion, quería hacerlo conmigo… Empezamos a trabajar, y el problema no es que yo hubiese hecho treinta páginas, es que me pasé dos años haciendo la pre-producción del libro. Era como Cecil B. De Mille pero yo solo, entonces me cansé. Hice todo el story en goauche, pequeñito, en un cuaderno. Lo tengo entero, las ciento y pico de páginas. Ya me lo había dibujado, pero no me di cuenta de lo bobo que soy; ya había hecho el libro, entonces tener que volver a ponerme con eso… pasaron tantos años, que me fui desinflando.

JH: ¿Y cómo sale después el proyecto de Dr. Jekyll & Mr. Hyde?

JO: No lo teníamos previsto. Surge porque yo trabajo con la editorial SM. Ellos crean una línea de comics en la que están David Rubín, Jorge González -que hizo La Odisea-, Emma Ríos, varios. Entonces, para la segunda temporada, digamos, me llaman. “¿Quieres hacer la adaptación tú, o se la pides a alguien?” “No, a mí no me apetece hacer la adaptación de nada, tengo a Santiago, un guionista con el que no he trabajado, y es una buena oportunidad para ver qué tal funcionamos y para publicar algo juntos”. El Beowulf aun estaba parado, David todavía no había dicho nada. Se lo comento, acepta, y nos propusieron de la editorial un montón de cosas: La guerra de los mundos, 20.000 leguas…, La vida es sueño. Y también estaba Jekyll y Hyde, y dijimos “vale, genial”.

Jekyll P4-5JH: Como una continuidad de Ono & Hop

JO: Es verdad, la dualidad me persigue. Pero yo soy más rápido. Entonces nos proponen esto, Santiago lee el libro, y decide esta estructura un poco al estilo de Atmósfera cero, de Steranko, un libro que a mí me flipa. Pero al principio me chocó mucho, me dijo “lo vamos a hacer así, con viñetas grandes…” y yo me pregunté, “¿esto va a quedar bien?”. Pero luego me di cuenta de que era una muy buena idea, porque expande el tiempo de lectura. Había una serie muy graciosa en los ’80, de Josep Maria Beà, muy graciosa, que era El Quijote en tres viñetas, En busca del tiempo perdido en tres viñetas… Y a mí me recordó un poco a esta idea de adaptar obras de la literatura en 32 páginas, que es muy poco. Y lo bueno de Jekyll es que era un libro relativamente corto, no era la Odisea. Entonces nos pareció bien. Esta estructura ayudaba a que el tiempo de lectura pareciera mayor a 32 páginas, además de ser un homenaje a Steranko y a Miller, que lo había hecho en 300… y lo había copiado de Steranko (risas).

(Muy pronto, la tercera parte)

 

Compartir:

Etiquetas:

Dejanos tus comentarios: