Te invitamos a recorrer el universo de Grandville, de la mano del maestro británico Bryan Talbot.

Grandville

24/04/2019

| Por Alejandro Caracciolo

2 comentarios

34259661Bryan Talbot es uno de los grandes historietistas británicos, surgido de la misma generación que engendró a todos aquellos genios que fueron parte de la “invasión inglesa” de fines de los ´80 en EEUU. En su haber hay comics interesantísimos que abarcan los géneros y temáticas más diversos, y todos ellos tratados con el toque del ingenio y creatividad de Talbot, y uno que me gusta mucho es Grandville.

Grandville es una serie de novelas gráficas detectivescas ambientadas en un mundo que se podría describir como “victoriano antropomórfico steampunk”, en el que la historia transcurrió con algunas diferencias con respecto a como la conocemos. En esta versión, Inglaterra perdió la guerra contra Napoleón, lo que dio origen al Imperio Francés y a que los ingleses fueran tratados con desprecio por los franceses. En ese mundo se desarrollan las historias, que son protagonizadas por el Detective Inspector LeBrock de Scotland Yard, un tejón musculoso que combina las habilidades investigativas de Sherlock Holmes, con los músculos que uno podría asociar con un animal mucho más grande que un tejón, pero no necesariamente el tamaño que un animal tenga en la vida real condiciona el tamaño del personaje. LeBrock es un tejón muy grande, y a veces supera en tamaño a coyotes o hienas.

P13Final-400Como protagonista, LeBrock es muy capaz, de mente ágil y muy observador, así como hábil en el uso de las armas, y buen luchador. La clase de personaje que parece ser “bueno en todo”, aunque no significa que sea invencible, y de hecho suele apoyarse en la ayuda de colaboradores tanto frecuentes como ocasionales. El más recurrente es Roderick, un roedor, y su compañero en la mayoría de los casos. También cobra mucha importancia Billie, a quien se ve en los dos últimos volúmenes.

Un detalle muy divertido en esta obra, es que aunque la mayoría de los personajes son antropomorfos, sí existen los humanos, pero son una minoría a la que los demás tratan de inferiores, aunque sin llegar a ser tan extremo como en “El Planeta de los Simios”, en la que los humanos son esclavos. En Grandville no son esclavos, pero están relegados a trabajos de baja categoría y mal pagos.

Cabe destacar, que a pesar de la elección creativa que hiciera Talbot de contar su obra por medio de personajes antropormórficos, las mismas son marcadamente adultas, ya que las tramas están llenas de intrigas políticas, que por momentos remiten a figuras y acontecimientos históricos antiguos y recientes. Con esto, el autor busca provocar al lector para pensar sobre los manejos de la política, la forma en que se manipula al público y sus percepciones, con el afán de satisfacer las ambiciones más perversas desde ámbitos donde se mueven todas aquellas figuras a quienes los ciudadanos han dado su confianza.

grandville-page31-bryan-talbot-preview1También son muy frecuentes los homenajes a personajes de ficción de otros medios, ya sean antropomorfos o no. En el cuarto volumen, hay una aparición muy graciosa de dos personajes humanos (“doughfaces” en Grandville) reclamando por más derechos, que se ven idénticos a dos héroes europeos muy conocidos. Me reí fuerte cuando los ví.

Bryan Talbot es uno de esos autores completos que hacen todo, y lo hacen bien. A la par de una historia bien escrita, llena de referencias culturales bien utilizadas, y personajes bien definidos, Grandville es un comic visualmente hermoso, tanto por la estética steampunk como por el diseño de los personajes y los fondos. Todo se ve hermoso, a la vez que es perfectamente funcional al relato y a la estética elegida.

Hasta el momento salieron cuatro novelas gráficas de Grandville que yo sepa, y realmente no tengo idea de si Talbot tiene pensado hacer alguna más. En EEUU, las cuatro fueron publicadas por Dark Horse. La primera se titula simplemente “Grandville” (2009), la segunda “Grandville Mon Amour” (2010), la tercera “Grandville Bete Noire” (2012), y la cuarta “Grandville Noel” (2014).

Compartir:

Etiquetas: ,

Dejanos tus comentarios:

2 comentarios

  • Y si me permitis la correccion hay un quinto tomo llamado Grandville: Force Majeure que salio hace dos años

    Comentarios

    Sucubo

    26/04/2019 - 11:42

  • Grosso Bryan Talbot. Esta serie en particular esta muy buena y medio a caballo entre la tradición mas britanica de historieta y una BD. Y por otro lado es un gran punto de entrada a la obra del tipo. Es mucho mas accesible que por ejemplo el Cuento de una Mala Rata o Luther Arkwight
    El problema con esos libros no es que sean crípticos pero utilizan muchos referencias a una tradicion literaria britanica que quizas aca no estamos tan empapados. En la rata los libros de Breatrix Potter son referencia permanente y en Luther, sobre todo la primera parte la estructura y temas estan muy emparentada con la New Wave de SF de mediados de los sesenta (o sea ni no sabes siquiera quien es Michael Moorcock, con Luther preparate para agarrarte un pedo mistico en las primeras 50 páginas).
    Tambien es MUY bueno los libros que hizo con la mujer, la Virgen roja y Sufragista, donde explora el tema de la politica y el género. Hay uno mas sobre la hija de James Joyce que no lei porque nunca pasé de la pagina 15 del Ulises. Mala mia

    Comentarios

    Sucubo

    26/04/2019 - 11:34