En la segunda y última entrega de esta nota, nos centramos en la filmografía del maestro, tanto en animación como en cine con actores.

Katsuhiro Otomo (parte 2)

28/08/2019

| Por Martín Fernández Cruz

0 comentarios

2603a815dc3a46738da0d6d58b23dbd7OTOMO EN ESPAÑOL

Por suerte, la obra de Otomo se consigue con facilidad en español. Akira se encuentra disponible hasta su tomo cuatro (de seis) a través de Ovni.

En España también se editaron Domu y Memorias. El segundo recopila una gran cantidad de los primeros trabajos cortos que Otomo hizo en sus primeros años como mangaka, entre los que se encuentran historias fabulosas como Hair, Swing en tono menor, Fireball y Adiós a las armas; también hay otros relatos que no pasan de ser pequeños chistes, todos ellos logradísimos, como El viejo y el Mar, El Genio de la botella y La Mesa Redonda.

Por fuera de esto, en 1996 Planeta De Agostini editó un volumen titulado La Escolta del Sultán, un manga de yakuzas para el que Otomo escribió solamente el primer episodio (Tarde de Perros), aquí los dibujos son de Akihiko Takadera.

OTOMO EN MOVIMIENTO

Katsuhiro entra en el mundo de la animación en 1982 con “Give me a gun, give me freedom”, un corto en 16mm que fue su primer trabajo como director. Al año siguiente trabaja en el film Harmagedon: Genma Taisen como diseñador de personajes y en el film animado Crusher Joe, también como diseñador.

1987 sería el año en el que Otomo despegaría como director: por un lado es contratado para dirigir un segmento de Labyrinth Tales, un film compuesto por varios cortos de ciencia-ficción. A él le tocó dirigir Construction Cancellation Order, una historia que transcurre en un país ficticio de Sudamérica. Como nota de color, cabe resaltar que otro tanque de la animación en dar sus primeros pasos en Labyrinth Tales fue Yoshiaki Kawajiri.

4f7816cb40a15e82f1d4fd1db6776551El otro trabajo importante que Katsuhiro realizó durante el ’87 fue en otro film compuesto por cortos: Robot Carnival. Aquí Otomo dirigió las secuencias de apertura y cierre. Al igual que Akira, este film posee el honor de haber sido uno de los primeros animés estrenados fuera de Japón. Al ser televisado en Estados Unidos, resultó ser el primer punto de contacto con la animación japonesa para miles de americanos, y lo mismo sucedió en Argentina, cuando el Cartoon Network emitió ese film en inglés durante la madrugada de algunos sábados, allá por 1994 (junto con Vampire Hunter D y Twilight of the Cockroaches).

image-assetEn 1988, Otomo hace historia al estrenar Akira, su mejor y más representativo largometraje. Luego de su realización, Otomo decide embarcarse de lleno en el cine. Envalentonado con el éxito mundial de Akira, en 1991 dirige una película de acción real llamada World Apartment Horror, una comedia negra que no es la octava maravilla pero se disfruta bastante. Al tiempo, salió una adaptación al manga, escrita por Otomo y dibujada como los dioses por otro genio de la animación: Satoshi Kon.

También en 1991 escribe el film animado Roujin Z, uno de sus guiones más flojitos. En 1995, dirige el segmento Cannon Fodder del film Memories. Aquí Otomo intenta alejarse de la animación actual japonesa y busca una identidad propia para su corto, el cual trabaja principalmente a través de travellings constantes y de planos de larga duración, sin caer en un ritmo más acelerado ni de cortes rápidos.

Steamboy-DVD-Katsuhiro-Otomo-2004En 1998 trabaja como supervisor en Spriggan y Perfect Blue, dos películas recontra-taquilleras al momento de su estreno. En 2001, escribió el guión de Metrópolis, el film animado basado en el manga de Tezuka.

Recién en 2004, Otomo vuelve a la silla de director con Steamboy, película que salió una barbaridad de yenes pero que fracasó estrepitosamente, ¿Por qué? Porque una vez más vemos lo mismo: las peleas generacionales, el violento paso de la juventud a la adolescencia (luego ver la pubertad de una forma tan salvaje como en Akira, esto no mueve un pelo) y el tema que tanto lo obsesiona: ¿hasta qué punto puede alguien aprovechar las innovaciones tecnológicas? Otomo tiene una serie de ideas visuales incomparables, pero el guión no acompaña. Akira es excelente, pero no admite prolongaciones. Y Steamboy es justamente eso, una expansión mal parida, una actualización de un universo que no necesita renovarse, porque todavía sigue vigente.

Luego de ese traspié, Otomo dirigió en 2006 su segundo largometraje con actores: Bugmaster. En el mismo año, el ex -historietista trabajó en los OVAs Freedom Project como diseñador de personajes y mechas.

Siempre es bueno volver a casa

 Una vez finalizada Madre Sarah, Otomo no volvió a participar en la creación de ningún manga, aunque para los fans de su obra, hay tres libros que son de compra obligatoria. Ante todo el tomo Akira Club, que compila bocetos, diseños y una generosa cantidad de ilustraciones realizadas en el proceso de producción, animación y promoción del popular largometraje. Por otro lado se encuentra Posters: Otomo KatsuhiroXGraphic Design, un artbook publicado en 2014 con una extensa galería de afiches dedicados a su obra. El otro volumen, lanzado en 2017, es Otomo: A Global Tribute to the Mind Behind Akira, una antología de ilustraciones en la que decenas de dibujantes homenajean el trabajo del autor japonés.

9ce8bb70-9f32-11e9-bfff-60876b6cea06Por último, la noticia bomba vinculada a Akira, se anunció hace algunas semanas en el marco de la Anime Expo de Los Angeles. Allí se reveló una remasterización 4K del film, y el anuncio de una serie de animación basada en el manga. A diferencias del film, que sólo comparte con el comic el inicio de la trama, una porcentaje muy alto de cosas que suceden en la historieta jamás llegaron a adaptarse a la televisión o cine. Por ese motivo, el mismísimo Otomo se presentó en el evento y dio la primicia que en pocos años se lanzará una serie de animación que adaptará de manera fiel la totalidad del manga. La expectativa ahora es enorme, y se espera con mucha ilusión un animé que tenga la brutalidad del film, respetando el espíritu del manga original.

A casi cuarenta años de su creación, Akira aún es el corazón de la obra de Katsuhiro Otomo, y si bien sus fans celebran esta novedad, no por eso dejan (y dejamos) de lamentar que no regrese al tablero de dibujo y sorprenda con un nuevo cómic de su autoría. Lamentablemente, de momento eso no parece que fuera a suceder.

Compartir:

Etiquetas: ,

Dejanos tus comentarios: