Preparate para conocer todas las movidas hiper-turbias que rodearon a la "prestigiosa" editorial donde debutaron los títulos de Image en 1992.

La loca y tránsfuga historia de Malibu comics (parte 1)

26/02/2020

| Por Roberto Barreiro

7 comentarios
Scott Rosenberg, abanderado de la truchada

Scott Rosenberg, abanderado de la truchada

Normalmente, cuando uno piensa en la editorial Malibu, cualquier lector de comics piensa en dos cosas: uno, en que fueron la editorial paraguas con la que arrancó Image y dos, que tuvieron un universo propio, el Ultraverse, que empezó interesante y se lo compró Marvel. Pero hay mucho, mucho más detrás de ella. Es una historia llena de comics interesantes, de comics de mierda, de autores a punto de hacerse un nombre y –sobre todo- de unas movidas editoriales hiper-archi-recontra turbias. Pero mal.

Y esto se explica a partir de un nombre: Scott Rosenberg, el dueño de Malibu, el tipo detrás de los billetes. Ya van a ver las cosas que va a hacer. No nos adelantemos. Pero les juro que van a disfrutar esta historia llena de traiciones, juicios, planes grandilocuentes que fallan, venta de humo y – cada tanto- comics interesantes.

2530435-dar11 – Rosenberg A.M. (antes de Malibu)

Según la indispensable segunda edición de “The Comics Book Heroes” de Gerard Jones y Will Jacobs, Rosenberg es de una familia acomodada de California. Empezó su carrera en el mundillo de los comics de adolescente vendiendo historias por correo, en años donde el mercado de aficionados era pequeño pero en crecimiento. Con el paso del tiempo, el joven Rosenberg estuvo en el lugar justo para ver el crecimiento de las comiquerías y el nacimiento del mercado directo, que le dio un impulso a pequeñas editoriales para sacar material más riesgoso que el que se habituaba en esos años en los comic books. Y alguien tenía que dedicarse a conseguir que todos esos editores pudieran llegar a esas nuevas tiendas de comics. Asi que Rosenberg fundó Sunrise Distributors, una de las (entonces) muchas distribuidoras que proveían a ese naciente mercado (a diferencia del moribundo mercado actual, que vive exclusivamente de lo que le provee el único sobreviviente de esas distribuidoras, Diamond… pero eso es otra historia). El trabajo de intermediario era difícil y engorroso. No era plata tan fácil.

Y, de repente, Kevin Eastman y Peter Laird, dos pendejos desconocidos, de la nada sacan Teenage Mutant Ninja Turtles en blanco y negro y comienzan a vender y vender y vender… Ante el éxito inesperado de las Tortugas Ninja, todo Dios decide que ellos también pueden sacar su comic en blanco y negro y convertirse en el nuevo hit del comic yanki. Lo mismo pensó Rosenberg: la inversión no era tan grande y los beneficios podían ser superiores a cualquier cosa que hiciera como distribuidor. El problema es que podía haber un LIGERO conflicto de interés: digo, para muchos editores, que tu distribuidor sea tu competencia podría verse mal.

4495545¿La solución? Financiar por lo bajo a varias editoriales, sin que su nombre apareciera en los papeles. Así, el dinero de Rosenberg financió a nuevas compañías nacidas al calor del boom de los comics indies de blanco y negro como Eternity Comics, Imperial Comics, Wonder Color Comics y Amazing Comics. Cuatro compañías aparentemente independientes entre sí, pero todas bajo la égida de este chico. Y por supuesto distribuidas por Sunrise. El problema es que en estas compañías empezaron a haber kilombos internos. Tal vez el mejor ejemplo sea el caso de Ex–Mutants, un título de los que mejor vendían. El número uno era publicado por Eternity Comics (una de las compañías de Rosenberg, aunque oficialmente todavía no era de él), pero era producido por Campiti & Asociates (David Campiti seria luego el editor de otra compañía, Innovation, de la que hablamos ya en el artículo Forgotten ‘80s) que era dueño del copyright (junto con el guionista David Lawrence). Pero la marca registrada era de TriCorp Enterprises. El dibujo era de Ron Lim (lápices) y Tim Dzon (tintas), en esos momentos dos desconocidos, aunque ellos no tenían derechos de los personajes. Y también tenía una participación Pied Piper Press, de Mark Hamlin. ¿Les quedo claro? Bueno, esto empeora. Porque Campiti se pelea primero con TriCorp y luego con la gente de Eternity. Entonces, para que no haya kilombo, se van con Amazing Comics (otra de las compañías truchas de Rosenberg de las que nadie sabe que él financiaba) a partir del número 2. Esperen, esto todavía sigue…

71LJzh6tboL._AC_SY445_(Por cierto, si les interesa saber el argumento, es algo asi. En una Tierra del futuro, una guerra ha transformado a la mayoría de la población en criaturas mutantes deformes. Y tenemos un científico loco que reconfigura el ADN de cinco de esos mutantes para volverlos a ser humanos – de ahí lo de ex mutants, nada que ver con algo para enganchar giles fans de los X-Men, qué va… – con el fin de repoblar la Tierra. Que de ellos cuatro sean mujeres y sólo uno sea hombre debe ser por… ehhh… por eso. Y se enfrentan a mutantes malvados, obviamente.)

Ya estamos a fines de 1986 y el boom de las revistas en blanco y negro se empieza a frenar, y a llevarse puestos a comiquerías, distribuidores y editores. Uno de los distribuidores que quedó tecleando es Sunrise, la distribuidora de Rosenberg, que en Diciembre de ese año empieza a avisar que van a ver demoras en los pagos a los editores. Eso le empieza a oler muy mal a uno de ellos, Gary Groth, el editor de Fantagraphics y –sobre todo- del Comics Journal, que en esos años era LA fuente de información sobre la industria del comic book. Un tipo muy mala leche y al que le caían por las pelotas tipos como Rosenberg. Otro de los títulos de Fantagraphics era Amazing Heroes, dedicado a hablar de superhéroes más “mainstream”. Su director era Dave Olbrich, un tipo con muy buen trato con los distribuidores.

A todo esto, Rosenberg ya se da cuenta que la distribuidora se le va a la mierda y sus editoriales truchas no van a aguantar el cimbronazo. Necesita ver cómo zafa. ¿La solución? Inventarse otra NUEVA editorial que no esté salpicada con kilombos. Para eso habla con Olbrich y le ofrece ser su testaferro… digo, su editor. Olbrich acepta y para Diciembre de 1986 nace Malibu Comics, con la idea de empezar a publicar a mediados del año siguiente.

exmutants-mal-1Hecho esto, el paso siguiente de Rosenberg es anunciar en una misma conferencia de prensa dos cosas. La primera, que Sunrise entra en cesación de pagos y pónganse a la fila los deudores. Lo segundo, que él es el verdadero dueño de Eternity, Amazing, Imperial, Wonder Color y Malibu y ahora se hace cargo de ellas, para juntarlas bajo un mismo paraguas: Malibu. Eternity queda como una subsidiaria de Malibu y a las demás las da de baja. Aunque asegura que la financiación de estas compañías no salió de Sunrise sino de sus fondos personales, o sea que son dos cosas diferentes. Aunque a todo el mudo (empezando por Groth, que lo va a fusilar en una editorial en el nº 116 del Journal) le queda claro que Rosenberg hizo contabilidad creativa, quedándose con la guita que no pago de la distribuidora para montar su nueva editorial.

Encima, al enterarse de esto, la gente de Ex-Mutants se emputencen y se van a seguir publicando el titulo (y otros) a Pied Piper Perss (donde no había plata de Rosenberg de por medio). A lo que Rosenberg (que no quiere perderse uno de los pocos títulos que vendían aceptablemente, porque el nº5 vendió 40 mil ejemplares, una cantidad dignísima para esos años en un título blanco y negro) les hace juicio, que le devuelven los acusados. NO vamos a entrar en el detalle de qué pasó (en serio, es un kilombo atómico sólo para estudiantes de Derecho) pero el que se va a terminar quedando con la serie va a ser Malibu. Sip, Rosenberg los cagó.

Tras todos estos auspiciosos comienzos, ya tenemos a Malibu Comics (y su subsidiaria, Eternity Comics) lista para salir al mercado de comics. ¿Qué va a pasar? Lo sabremos en el próximo número. Les aseguro que es igual de divertido.

(Muy pronto, la segunda parte)

Compartir:

Etiquetas:

Dejanos tus comentarios:

7 comentarios

  • «Su director era Dave Olbrich, un tipo con muy buen trato con los distribuidores» lo leí con la voz de Viviana Canosa en la época de instrusos.

    Comentarios

    Howl_mockery_at_the_Cross

    20/04/2020 - 21:28

  • Siempre pensé que yo solo había comprado este comic https://cloud10.todocoleccion.online/comics-forum/tc/2018/01/28/10/110771819.jpg
    y números de youngblood

    Comentarios

    Howl_mockery_at_the_Cross

    20/04/2020 - 19:50

  • mierda que hijo de puta! creí que Rob Liefeld era un hijo de puta o Bob Kane pero este también era flor de garca.

    Comentarios

    yolomate

    01/03/2020 - 11:54

  • Por otro lado, podrían sacar una nota de como salieron las tortugas y sacaron tanta fama. Vi la serie de netflix pero no me termino de cerrar y sigo sin entender el porque fue tan abrumadora.

    Comentarios

    chuliverm

    27/02/2020 - 10:12

  • Todos nos quejamos de Argentina, pero en todos lados pasa lo mismo!!! Quizas en otros lados haya un poco de justicia, pero es igual en todos lados.

    Comentarios

    chuliverm

    27/02/2020 - 10:11

  • ¡Gran nota che! De Malibu se poco y nada pero me gustaría saber exactamente porque Marvel actualmente no puede o no quiere hacer uso del Ultraverse ¿Es solo cuestión de pagar regalías a los creadores originales?

    Comentarios

    MatiasMendoza92

    27/02/2020 - 01:29

  • Genial, mas notas de este tipo. La de los 80 me encanto y esta empezó bien,le tengo fe

    Comentarios

    Nahuel2017

    26/02/2020 - 18:08