Con los millones facturados gracias al lanzamiento de Image, Malibu lanza con bombos y platillos su propio universo superheroico.

La loca y tránsfuga historia de Malibu (parte 6)

29/07/2020

| Por Roberto Barreiro

6 comentarios

 

977e04ab6f5a7aacb1255ef8ce2d0941Estamos en 1992 y la palabra clave es “universo superheroico”. Ante el éxito de Image, el mundillo editorial yanki decidió que lo que vendía eran títulos de superhéroes enlazados en un universo común, con crossovers, historias comunes y trasfondos. O sea, eso que se había armado más o menos orgánicamente en la Marvel y la DC en tres décadas, había que hacerlo de sopetón. Editoriales como Valiant, Defiant, Dark Horse (con su línea Comics’ Greatest World), Milestone (que podía sacarlo DC pero era una editorial completamente independiente en lo creativo) y la propia Image (recuerden que originalmente los títulos pertenecían en teoría a un universo común) jugaron con esta idea. Incluso Malibu intentó hacer algo así con su “universo” Genesis (del que hablamos la entrega anterior).

Sin embargo, la apuesta era hacer algo muy cuidado y desarrollado de manera nunca vista, tratando de evitar todos los problemas que se podían generar en esta creación rápida de universos. En primer lugar, querían evitar los errores en la continuidad o las confusiones en la naturaleza de la magia y/o pseudo ciencia que estaba detrás del universo. Este nuevo universo tendría UN solo origen, UN “set” único de explicaciones para el origen de los poderes, UN universo desarrollado desde el vamos que explicaba todo.

51RW7Yr6CVL._SX317_BO1,204,203,200_Para eso, Malibu usaría el dinero que había ganado a manos llenas con la distribución de Image para contratar a los mejores creadores posibles que, primero que nada, se tomarían el trabajo de construir desde cero la Biblia de ese nuevo universo. Para eso contrataron a seis guionistas (otra novedad respecto a Image: los guionistas eran la clave del desarrollo del universo): Steve Englehart (que había trabajado en cuanta serie de superhéroes habida y por haber, de Batman a los Avengers, de la Justice League a Scorpio Rose), Mike Barr (conocido por Batman & the Outsiders y Camelot 3000), Steve Gerber (escritor de Defenders, Man-Thing y, sobre todo, Howard the Duck), James Hudnall (que se había ganado la chapa en las independientes con Espers y The American), Gerard Jones (que venía de escribir Green Lantern y dialogar la Justice league Europe, además de seguir con The Trouble with Girls en Malibu) y Len Strazewski ( que estaba en medio de un corto revival de la Justice Society dibujado por Mike Parobeck). Además le pidió al reconocido escritor de ciencia ficción Larry Niven que generara los conceptos básicos de este universo. Munidos de las notas de Niven, los seis guionistas se encerraron en un hotel en Scotsdale, Arizona, para armar entre todos la biblia de ese nuevo universo, originalmente llamado Megaverse, pero que cambiaría el nombre por Ultraverse. Todo este intenso trabajo creativo estaba fogoneado no solamente por los sueldos y la libertad creativa otorgada, sino que además estos creadores tendrían (aparentemente, porque hay versiones contradictorias) un porcentaje de regalías en el uso de sus personajes. Si bien los dibujantes no eran tan conocidos como los guionistas, había una buena mezcla de autores consagrados (Norm Breyfoge, George Perez, Aaron Lopresti) y dibujantes solidos aunque de segunda fila en esos años (Gene Ha, Cully Hamner, Darick Robertson, etc.)

firearm1Paralelamente, otro grupo de creadores, entre los que estaba gente de la talla de Howard Chaykin, Walt Simonson, Gil Kane y Jim Starlin, negociaban con Malibu una nueva línea de historietas con series que eran de su propiedad. Bravura, este nuevo sello, funcionaba como la Epic del Utraverse-Marvel. Ambas líneas se beneficiaban de un diseño moderno para la época (que estaba en manos de Jim Chadwick, antiguo diseñador jefe de la DC que decidió pasar a Malibu) y de uno de los departamentos de color más avanzados de la industria, que se había fogueado con el revolucionario color de los comics de Image y cuya experiencia era rápidamente reconocida en todos lados

Pero no solo se innovaría desde lo creativo con el Ultraverse. También la estrategia de promoción sería completamente diferente a todo lo hecho previamente con un universo de comics nuevo. No nos olvidemos que Scott Rosenberg ya venía pensando en la idea de cruzar a otros sectores de los medios y para eso era necesario que esta nueva línea fuera no solo exitosa dentro del público consumidor de historieta, sino inmediatamente reconocible por fuera de ella. Para lograr eso hizo algo raramente visto en la industria: hacer publicidad fuera del ghetto comiquero. El lanzamiento del Utraverse tendría avisos en la vía publica por toda California y hasta tandas publicitarias en ese canal “hip” de principios de la década de 1990, MTV. Los videojuegos de Malibu Interactive estaban ya desarrollándose casi desde el día uno del lanzamiento editorial e incluso una de las series que se lanzarían (Firearm, escrita por James Robinson, un británico que estaba convirtiéndose en favorito de los fans con su Starman para DC) tendría una película con actores reales como “número 0”. Parecía que todo había sido hecho correctamente.

malibu_comics__ultraverse__rafferty_by_jerome_k_moore_d5zudiv-fullviewSolo que la realidad empezó a meterse. A comienzos de año, La Muerte de Superman había desnudado el boom de la especulación en el mercado de los comics. Ya quedaba claro que las infladas ventas que se venían registrando eran fruto de una especulación gigantesca que no se condecía con la realidad. Si bien los títulos del Ultraverse tenían fecha de partida en Octubre de 1993, el nerviosismo ante lo que parecían los primeros signos de crisis en el mercado del comic, hizo que la editorial apurara los tiempos de lanzamiento. Así que, en Junio de 1993, salían a las tiendas los primeros números del Ultraverse. Para la fecha del lanzamiento original, ya teníamos once títulos del nuevo universo en la calle, compitiendo con muchísimas otras revistas en las bateas.

¿Qué tan novedosos eran estos títulos del Ultraverse? Bueno, eso lo veremos en nuestra próxima entrega…

Compartir:

Etiquetas: ,

Dejanos tus comentarios:

6 comentarios

  • Muy Bueno!El Ultraverse es uno de mis placeres culposos. En una librería de saldo encontré todo Ultraforce, Nightman, Rune y el crossover break thru (en español) no pude evitar comprarlo jaaa

    Comentarios

    LeoRubio

    06/08/2020 - 18:48

  • Chorrean testosterona estos personajes

    Comentarios

    Pablo Zambrano

    30/07/2020 - 19:48

    • No se tanto musculo y pose. Da como gay

      Comentarios

      Sucubo

      31/07/2020 - 20:10

    • usted estça confundiendo hormonas con preferencias sexuales. ESI urgente.

      Comentarios

      Pablo Zambrano

      02/08/2020 - 15:49

    • Para mi tambien es todo bastante homoerotico, por mas que el soy boy histerico de Sangrano se ofusque, siempre luchando por «las injusticias de genero», ya salto un par de veces como una loca ofendida por pavaditas jja. Debe haber sufrido violencia en casa el gordi.
      Para el, por la gansada que tiro, el camionero con tacos juan b justo es igual de mujer que mi novia. Se autopercibe jajajaj
      ojala que la siga por cinco mil millones de mensajes, como wotan y nahuel

      Comentarios

      Bassi

      04/08/2020 - 08:18

    • vieron el video de «me autopercibo embarazado», no tiene precio… y esas dementes lo tienen que abalar, hasta le dicen que tiene derecho a escrachar al medico que no quiso hacerle una ecografia…
      Ahi los tenes a los pibes estos, brain damage y desculturizacion a full.
      Y hasta te quieren encarcelar por discutirles, lastima para el que no puede porque este no es mi IP y dificilmente vuelva aca…
      Un psiquiatra urgente para pablin

      Comentarios

      Bassi

      04/08/2020 - 08:25