Empezamos el repaso por la primera serie lanzada por Dynamite en 2011, a cargo del guionista Eric Trautman,

Los 50 años de Vampirella (parte 15)

16/12/2020

| Por Alejandro Caracciolo

0 comentarios

21a4151e2358b3c6198a28d45785d53eEl guionista de la primera serie de Vampirella publicada por Dynamite es Eric Trautman, y ya desde el primer arco revitaliza el mundo de Vampirella. La separa del viejo elenco y la rodea de nuevos aliados como Sofía Murray, una chica gótica de pelo verde que se convierte en su nueva sidekick (otra más, y ya parece que Vampirella compite con Batman en esto) a partir del segundo número, y Dracula (llamado en esta ocasión “Vlad Dracula”), quien solía ser uno de los enemigos más recurrentes de Vampirella, en el pasado, así como varios villanos y antagonistas nuevos, algunos muy interesantes. El enfoque de Trautman durante su estadía en la serie va a ser un poco indescifrable al comienzo, pero de a poco se va a notar que cada personaje e historia, por más descolgada que parezca a primera vista, tiene una función, y va a ser importante para futuras historias, y para el climax de la serie.

Ya en el primer arco, titulado “Crown of Worms”, Vampirella llega a la ciudad de Seattle para enfrentarse a un culto de vampiros liderados por Le Fanu, una ex novia de Drácula, con poderes sobrenaturales diferentes al resto de los vampiros, y que despiertan en Vampirella la sospecha de que hay otra entidad de origen desconocido, controlando a Le Fanu y su séquito. La entidad en cuestión es una criatura con una onda muy lovecraftiana de nombre Yag-Ath Vermellus, una suerte de gusano gigante con tentáculos que se encuentra encerrado en otra realidad y necesita de una llave especial para entrar al mundo real, y para esto posee a los vampiros, dándoles poderes similares a los suyos (aunque en menor escala), a los que utiliza como agentes a la vez que los consume por dentro.

19301647._SY540_Wagner Reis, que dibuja y entinta sus propios lápices, se encargaría casi totalmente del primer arco (salvo por las escenas de alucinaciones, a cargo de Fabiano Neves). No conozco otros trabajos de este artista previos a Vampirella, pero lo habría beneficiado tener un entintador más limpio, y experimentado, que no sobrecargue tanto las tintas en algunas escenas, y que sea más consistente para darle a todo un aspecto más uniforme. Hay paneles donde una figura está entintada con mucho detalle, y otra que se encuentra en el mismo plano, parece entintada a las apuradas, lo cual genera dos efectos muy distintos en figuras muy próximas. Wagner Reis seguiría haciendo varios trabajos para Dynamite, en títulos como Miss Fury y Red Sonja.

Walter Geovanni dibuja el nº7, que es un unitario enfocado en contarnos un poco sobre Sofía, y su historia, mientras Vampirella se recupera de las heridas recibidas en el arco anterior. El segundo arco arranca en el nº8, se titula “A murder of crows”, y lo dibuja Fabiano Neves. Si vieron la serie de “Ash vs. The Army of Darkness” producida por la cadena Starz, y que está ahora en Netflix, la forma en que Neves dibuja a Vampi, les va a recordar mucho al personaje de Lucy Lawless en esa serie. En este segundo arco, Vampirella se enfrenta a tres hermanas conocidas como “sisters of the crow” o “kerasu shimei”, y serían Ikari, Setsobou, y Kanki. Cada una de ellas representa alguna emoción negativa, respectivamente la ira, la desesperación, y el deleite (digamos, en causar dolor), y son bastante interesantes en cuanto a que tienen una onda que parece inspirada en los Yokai de la tradición japonesa, aunque en una versión muy libre y combinada con el cine de slashers. Muy copado el arco, y el enfrentamiento de Vampirella con éstos personajes. El último episodio del arco lo dibuja Heubert Khan Michael, un dibujante que de a poco pasaría a convertirse en uno de los dos dibujantes estables de la serie, alternándose con Patrick Berkenkoter, cada tantos números. Ambos artistas harían varios trabajos para Dynamite en los años siguientes, muchos relacionados con Vampirella.

Layout 1El nº11 es dibujado por Johnny Desjardins, y aunque es un unitario que tiene toda la pinta de ser un fill-in, es interesante por varias razones. En primer lugar, porque en un viaje que realizan Vampirella y Sofía, se encuentran con sus contactos del Vaticano, y se menciona la historia previa de Vampirella con la Scarlet Legion, por lo que tanto la asociación de Vampirella con el Vaticano como con el mencionado grupo de monjas cazamonstruos que venían de la época de Harris, siguen siendo canon. Trautman va a incorporar de a poco elementos de otras épocas de Vampirella, para desarrollar una historia que hubiera quedado buenísima dentro del canon de Harris, y esta breve mención de esos elementos en éste número, es apenas una pista de lo que se viene.

En segundo lugar porque dos personajes nuevos hacen su primera aparición acá, y al menos uno de ellos se va a volver a utilizar más adelante en la serie. Fausto Sabatini “il carceriere dei demoni” (el carcelero de los demonios, una especie de exorcista), y Lady Novella, una mujer que envejeció prematuramente como consecuencia de que su cuerpo se usó muchas veces para encarcelar demonios. Además, Sofía juega un rol central en este número, por lo que al menos intentan hacerla sentir necesaria. La historia está bien, pero no me convence el dibujo de Desjardins. Por un lado, me parece muy inadecuado para Vampirella, y pasamos de verla como una cazamonstruos fortachona, a verla casi como una Tinkerbell vestida de cuero. Aunque de a momentos parece un dibujo adecuado para la atmósfera que se intenta dar a la historia de este número, no deja de chocarme el ver a la protagonista dibujada de esa forma, y que visualmente el personaje principal no guste, es una falencia importante. A Vampirella se le ha cambiado el traje miles de veces, más allá de que siempre se vuelva al clásico, pero lo que nunca debe fallar, es que use lo que use, tiene que verse imponente.

Compartir:

Etiquetas: , ,

Dejanos tus comentarios: