Ingresamos en la segunda serie de Vampirella publicada por Dynamite a partir de 2014, de la mano de Nancy Ann Collins.

Los 50 años de Vampirella (parte 22)

28/07/2021

| Por Alejandro Caracciolo

0 comentarios

51SUvBuhSNLA partir de Junio de 2014 se empieza a publicar el volumen 2 de Dynamite, esta vez a cargo de la escritora Nancy Collins, conocida por ser la creadora de una premiada serie de novelas de vampiros titulada “Sunglasses after Dark”, de la que hubo una versión en comic. Para los lectores de DC, Nancy Collins es más conocida por haber escrito una etapa de Swamp Thing durante el volumen 2, después de Doug Wheeler, y podríamos decir que sus resultados en aquella oportunidad fueron un poco… polémicos, incomprendidos, detestados, mal recibidos, poco felices, un poco malogrados… ustedes decidan. Como sea, su paso por Vampirella fue corto, apenas los 14 números que duró la serie mensual, un especial, una miniserie de cinco números, y el evento/crossover “Swords of Sorrow” en el que Vampi vuelve a compartir cartelera con las demás heroínas de la editorial, como Red Sonja, Pantha, Dejah Thoris, etc. Poquito, pero bueno, y al día de hoy es una de las versiones de Vampirella que más me gusta.

La historia empieza en un especial titulado “Vampirella: Prelude to Shadows”. Esto se publica un poco después del nº 1 de la nueva serie, pero los hechos están ubicados antes del comienzo del primer arco, “Our Lady of Shadows”, que se extiende entre los números 1 y 6.

RCO033_1565919502En “Prelude to Shadows” nos presentan una historia en la que Vampirella se infiltra como agente de Cestus Dei en un convento, haciéndose pasar por novicia (y quiero creer que Nancy Collins estaba muerta de risa mientras escribía eso) para desenmascarar a una bruja llamada Metifa, una antigua villana de la era Warren, recuperada por Collins para la era Dynamite, cosa que hace con muchos personajes a lo largo de su corta etapa. Metifa había sido la amante del demonio Baphomet durante 500 años, y parte del trato entre ella y el demonio era que tras esos cinco siglos, iba a ofrecerle una nueva esposa, y de esa manera sería liberada del infierno. Como sea, Vampirella la descubre, se enfrentan, Vampi gana. Hay una suerte de “epílogo” que engancha con el arco ya empezado por entonces, el ya mencionado “Our Lady of Shadows”. Este especial está competentemente dibujado por Christian Zamora, y tiene una sencilla pero linda portada de Emmanuela Lupacchino.

RCO001_1583714596“Our Lady of Shadows” es el primero de los dos arcos de los que se compone esta serie de Vampirella. Las portadas principales de cada son obra de Terry Dodson, mientras que Jenny Frison, Joe Jusko, Jay Anacleto, Sergio Fernández Dávila, y otros artistas, hacen las portadas alternativas. Patrick Berkenkotter, a quien ya se vio en el volumen anterior, vuelve a ocuparse de los interiores.

Uff! Nuevamente me pongo a criticar la misma pavada de siempre… los ojos de Vampirella. En el especial “Prelude to Shadows” son azules, y en la serie mensual, son verdes. ¡Qué falta de consistencia! Sobre todo en el caso de un personaje cuyo diseño tiene elementos tan perfectamente definidos. Una cosa es que varíe el tamaño de las tetas de un dibujante a otro, eso se entiende y hace al estilo de cada uno. Pero el color de los ojos no tiene nada que ver con el estilo, y tiene que estar perfectamente establecido. Atribuyo el origen del problema a todos esos artistas que crecieron leyendo comics de DC, y creen que Vampirella también tiene esa misma combinación de cabello negro y ojos azules que tienen Superman, Batman, y Wonder Woman. Es un error, son verdes. Pero bueh.

RCO013_1469447046Collins no pierde el tiempo y ya en las primeras páginas del primer número establece todo lo necesario para picar el interés de los fans más longevos de Vampirella. De movida, Vampirella es enviada por su contacto en el Cestus Dei a rescatar a una nena que fue secuestrada la noche anterior de su cumpleaños por su padre, quien forma parte de un culto que venera al Dios Caos, con la intención de realizar un rito llamado “Feast of Shadows”. Como si fuera poco, el (no tan) buen papá se cambió su nombre por “Ethan Shroud”, precisamente el del viejo sacerdote de Dios Loco Caos, villano clásico de Vampirella, desde la era Warren, y que también fue usado por Kurt Busiek en la miniserie “Morning in America” en los primeros días de Harris Comics, y de la que ya hablé en su momento. Como sea, de entrada Nancy Collins revela que el uso de Metifa y el Cestus Dei no fueron decisiones al azar, y que forman parte de su plan de utilizar personajes y conceptos provenientes de todos los rincones de la historia de Vampirella.

En las siguientes páginas, Vampirella llega a la casa de la madre de Emma, la nena secuestrada, y se presenta como Ella Normandy, que es la identidad civil que suele usar entre los mortales. En la conversación la señora le cuenta que tiempo atrás, antes del divorcio, su esposo había conseguido un ejemplar de antiguo libro de ocultismo llamado “Crimson Chronicles” (que es también el título de una colección de TPBs de Vampirella… o sea, otro guiño), y que se había obsesionado tanto en sus estudios de ese libro, que en algún momento se personalidad había cambiado, y había comenzado a hacerse llamar Ethan Shroud. Tiempo después, el hombre forma su propio culto de seguidores del Dios Caos, y no supieron más nada de él.

RCO020_1583714596Vampirella entonces se dispone a rastrear al Culto de Caos, y empieza por el cementerio más antiguo de la zona, donde se debía realizar el ritual, según las reglas y tradiciones del mismo. Cuando llega, ve a Emma recostada en una piedra, y todos los cultistas alrededor con “Ethan Shroud” presidiendo la reunión, a punto de sacrificarla. Vampirella reacciona rápidamente, y empieza a repartir tortazos y a revolear cultistas por todos lados. En cuanto agarra a Emma, la nena la sorprende clavándole una jeringa en el cuello. Vampi cae dormida, y despierta atada a un poste, donde Ethan Shroud le da de beber un líquido negro (¿petróleo? ¿brea? ¿el aceite negro de X-Files? ¿Coca-Cola?), y la marca en el cuerpo con un fierro caliente (como a la vacas, digamos), mientras invoca a Umbra, hermana-esposa del Dios Caos, Diosa de la Oscuridad, que posee a nuestra chica en ese mismo momento.

Como sea, a Vampirella la dejan escapar luego de decirle que en 28 días (¿con su siguiente período?) el proceso de posesión iba a finalizar y que ya no sería más Vampirella, sino Umbra en forma definitiva. Todos se van, dejándola a sola y desorientada. Como puede, llega hasta la casa de la madre de Emma, que estaba moribunda tras ser atacada por el culto, y Vampirella en su confusión, le chupa la sangre. Después de esto, llama a su contacto del Cestus Dei para contarle lo sucedido. El tipo decide entonces que ya no pueden contar con ella, y que el Cestus Dei debe considerarla un enemigo a partir de ese momento. Todo esto sirve de set-up para lo que viene a partir de ahora, que es cada vez más interesante, y para los seguidores de siempre, muy, muy copado.

(Muy pronto, una neva entrega).

Compartir:

Etiquetas: , ,

Dejanos tus comentarios: