Iniciamos un completísimo repaso por las revistas en blanco y negro que Marvel publicó entre 1971 y 1995, sin el sellito del Comics Code.

Magazines de Marvel (parte 1)

01/07/2020

| Por Gonzalo Ruiz

2 comentarios

Savage_Tales_9_Ka-ZarHoy Marvel Comics está en boca de, prácticamente, el 100% de la humanidad que habita la Tierra. Pero esto no se debe tanto a los comics, sino a la cantidad avasallante de películas y series basadas en personajes salidos de la Casa de las Ideas. Pero de todos modos, esto es posible gracias al éxito (hoy quizás cada vez más lejano) que tuvo la compañía entre los años ´70 y ´80, culminando con la especulación que se llevó puesta a la editorial en los ´90.

Para conquistar la cima, la Marvel se valió de buenas ideas y personajes con los que un niño de 10 años se pudiera identificar. A niveles mainstream (señalemos acá a los comic-books de 32 páginas que se conseguían solo en puestos de diarios, amparados bajo el Comics Code of Authority) se encargaron de inundar el mercado con una cantidad monstruosa de títulos y personajes que se multiplicaban todo el tiempo. Pero además de la usina creativa que estaba en constante movimiento, también se estaba alerta de lo que pidiera el mercado. ¿Le iba bien a la MAD? Marche la Not Brand Echh, una revista donde el bullpen de Marvel se reía de sí mismo. Y si bien le faltaba para llegar a la chapa que tenía DC Comics (que no estaba pasando por un gran momento), la década del ´70 sería muy benevolente con la editorial. Primero vendría un recambio de creativos importante, con un Stan Lee cada vez más volcado a la parte empresarial y menos abocado a los guiones.

SX1280_QL80_TTD_Pero antes de seguir para adelante, es necesario retroceder a los años ´30, época en la que Martin Goodman funda la Magazine Management Company. Esta casa matriz comenzó publicando novelas pulp y expandió su negocio a publicaciones eróticas, humorísticas y eventualmente, historietas bajo los sellos Timely y Atlas, y existió hasta 1973, cuando Marvel la absorbe bajo su Marvel Comics Group. Este hecho, si bien puede parecer menor, es necesario para entender algunas cosas.

Todos sabemos qué es el ya mencionado Comics Code of Authority y por qué existió, pero hay algo clave para destacar: estas reglas tan decimonónicas solo corrían para publicaciones apuntadas a menores de edad que se conseguían en puestos de diarios, al alcance de cualquier ser humano bienpensante y de moral intachable. DC y Marvel tenían que observar a rajatabla esas restricciones creativas, pero entonces… ¿qué pasaría si quisiéramos contar historias subidas de tono, con violencia, sangre y desnudos femeninos? De a poco comenzaron a florecer las primeras tiendas especializadas en revistas, y en estos lugares, la incipiente movida del comix underground norteamericano había encontrado su nicho para venderse sin problemas. Para ese entonces, la editorial Warren comenzaba a capitalizar a ese público que estaba a mitad de camino entre la añoranza de la EC y sediento de algo más subido de tono. De a poco, a Stan Lee se le iluminaban los ojos.

savage-tales-5-conan-ka-zar-marvel-comic-book-magazine-69Es así como a principios de los ´70, mientras Marvel comenzaba a triunfar más y más con personajes harto conocidos, se empezaron a producir magazines. Revistas en blanco y negro de mayor tamaño que el comic-book y con una diversidad de géneros muy amplios. Espada y hechicería, ciencia ficción y space opera, monstruos, terror, zombies, karatecas… Rescataron el nombre de Magazine Management Co, armaron el primer imprint llamado Curtis Publications, y así se dio inicio a esta nueva usina creativa que tuvo su pico a mitad de la década, para culminar con la Epic Ilustrated, la respuesta marvelita a la Métal Hurlant/Heavy Metal.

Sin embargo, el triunfo creativo de estas revistas no fue acompañado por las ventas. Con la excepción de Savage Sword of Conan, que tuvo la friolera de 235 números, la gran mayoría de los magazines a duras penas llegaban a la docena. Para los´80, aparte del Bárbaro, el único título que seguía en pie era Epic. Casi como capricho para mantener vivo el formato, se hicieron reediciones en formato magazine de la primera serie del Punisher (e incluso del contemporáneo War Journal), pero el experimento duró poco. Para Julio de 1995, la serie de Conan da paso a un reboot (Conan the Savage, con varios úmeros dibujados por Quique Alcatena) en formato comic book, y Marvel le pone un punto final al formato.

ST1-600x851La intención de esta mega-nota es echar luz sobre un momento crucial para Marvel: el inicio de una epopeya creativa, el espacio idóneo que tuvieron varios guionistas y dibujantes para mostrar de qué estaban (y están) hechos. Casi todos los nombres propios que en los ´80 fueron aclamados como dioses, comenzaron sus largas carreras en estas publicaciones. El tabula rasa de lo que hoy conocemos como la Dark Age, lo que propició el advenimiento de los subsellos Vertigo y Epic Comics tiene su partida en estas publicaciones hechas en blanco y negro y vendidas a unos pocos. La nota amarga, quizás, está en que no todo el material hoy por hoy está recopilado de manera debida (algunas recopilaciones censuran los desnudos, por ejemplo), y por eso más que nunca es necesario este rescate en formato texto.

Bienvenidos a la primera parte (estrictamente hablando) de esta mega-nota dedicada a los magazines de Marvel. Antes, una aclaración que atañe a esta y a las futuras entregas: salvo excepciones, cada nota agrupa algunas de las publicaciones dependiendo el género y de manera cronológica. Vamos a arrancar con dos de los títulos dedicados a homenajear a los personajes creados por el mítico Robert E. Howard y al género de Espada y Hechicería.

bce5ad145f168bc3015b1d434bc53aabSAVAGE TALES

El inicio de la revolución de Marvel Comics en su segunda década de vida tiene fecha: Mayo de 1971. En dicho mes se publica el nº 1 de esta antología en formato magazine, impresa en blanco y negro. El contenido de esta primera revista trató de generar un alto impacto en sus futuros lectores: el line-up de historias lo forman Conan the Barbarian, personaje de tapa quen ya tenía su propio Y muy exitoso) comic book de Marvel; Ka-Zar, un personaje secundario de los X-Men que contó con unas breves apariciones solistas; Man-Thing y su primera aparición; The fury of the Femizons, ambientada en un futuro distópico donde mujeres guerreras tienen el dominio del mundo; y Black Brother, policial de tintes políticos ubicado en una selva africana apócrifa. La revista tenía todas las de ganar, hasta que se topó con Martin Goodman.

El dueño de la empresa se opuso por completo a la idea de una revista que hiciera caso omiso a las regulaciones de la Comics Code Authority, lo que generó un conflicto de intereses con Stan Lee, el impulsor del magazine. Sin embargo, las bajas ventas terminaron de servirle de excusa a Goodman para cancelar Savage Tales. Se tuvo que esperar hasta la renuncia de Goodman, un año y medio después, para que el título retomara su publicación. Sin embargo, en el eterno lapso entre los números uno y dos, The Man con el apoyo de Roy Thomas, y ambos insistieron con otros magazines tirados para el lado del horror. Para cuando sale el segundo número en Octubre de 1973, Man-Thing ya tenía nuevo hogar en Adventures into Fear, y las historias de Femizons y Black Brother fueron archivadas para siempre. A partir de allí, la revista se dedicó por completo a rendirle tributo a Robert E. Howard y al género espada y hechicería, publicando historias nuevas y reimpresiones de Conan y Ka-Zar, entre otras historias unitarias.

Savage_Tales_Vol_1_3Los primeros cinco números llevan el nombre de Conan bajo la cabecera, y es este el personaje que mayor dominio tiene sobre la revista. En los números 2 y 3, Thomas adapta junto a Barry Windsor-Smith nada menos que Red Nails, la primera obra póstuma del escritor. A partir del nº6 y hasta el final, Ka-Zar pasa al frente de la colección y a ser el personaje predominante de las historias. Además de ellos dos, aparecen otros personajes satelitales en historias complementarias, donde en su mayoría hacen una única aparición. Muchas de las historias de estos personajes continúan en otros títulos y no así en Savage Tales. Es interesante destacar que para rellenar contenido, se incluyen reimpresiones a blanco y negro de historias ya publicadas por Marvel. De hecho, el anual de Savage Tales está compuesto solo de reimpresiones.

El nivel artístico de esta publicación condensa lo mejor del Marvel de antaño y las futuras luminarias que comenzaban a desembarcar y dar sus primeros aportes en la Casa de las Ideas. Por la revista, además de Thomas (sobre todo en los primeros cinco números), pasaron Stan Lee, Denny O’Neil (con el pseudónimo Sergius O’Shaughnessy), Gerry y Carla Conway (ambos a cargo de las historias de Ka-Zar y su universo), Len Wein, Doug Moench y Archie Goodwin a cargo de los guiones; mientras que en los dibujos se había armado un dream-team: John Romita (padre), Gray Morrow (quien además aporta una historia escrita y dibujada por él, la futurista Dark Tomorrow), Gene Colan, John Buscema, Gil Kane, Neal Adams, Jim Starlin, Russ Heath y Ross Andru. Una gran mezcla entre la vieja guardia y el arribo de la mítica Tribu, un grupo de artistas filipinos comandados por Tony DeZuniga y Steve Gan, que eran contratados tanto por Marvel como por DC para entintar y dibujar a sueldo. Detrás de la llegada de estos grossos hay un motivo maquiavélico: estos artistas se les podían pagar mucho menos que a los norteamericanos.

Kull_and_the_Barbarians_Vol_1_3KULL AND THE BARBARIANS

Ante el éxito de Conan en formato comic-book, Roy Thomas comenzó a preparar cuatro miniseries con otros personajes de REH: King Kull, Red Sonja, Solomon Kane y Bran Mak Morn. Entusiasmado, decidió contarle esta idea a Jim Steranko, quien para ese entonces publicaba una revista de información sobre fantasía llamada Mediascene. Al publicar esta primicia en dicho medio, Steranko puso por error que eran magazines. De todos modos, el furcio le encendió la lámpara al bueno de Thomas, y decidió serializar dichas historias bajo una sola revista a blanco y negro.

Kull and the Barbarians duró solo tres números publicados entre Mayo y Septiembre de 1975, y la mayoría del contenido provenía nuevamente de reprints (el nº 1 toma material de Kull the Conqueror 1 y 2), además de historias inéditas, en su mayoría adaptaciones de los cuentos de REH hechas por Roy Thomas, curador de esta publicación. Además de las historietas, se incluían textos complementarios a cargo de Fred Blosser (estudioso de la obra de Howard) y relatos en prosa con ilustración.

RCO034_1478189110Para esta serie (y en relidad, para varios de los magazines que comentaremos) se repiten los nombres de Gerry Conway, Gil Kane y Doug Moench como guionistas (Kane también aporta ilustraciones), y Ross Andru, Wally Wood, los hermanos John y Marie Severin, Ernie Chua, Jess Jodloman, Alan Weiss, Neal Adams, Howard Chaykin, Vicente Alcazar y Pablo Marcos, con portadas de Michael Whelan, todo en un glorioso blanco y negro (exceptuando las portadas) que elevaban la calidad artística de los dibujantes, en su mayoría ya consagrados, con la excepción de un Chaykin que recién comenzaba pero que estaba lejos de ser un artista primerizo.

Estos son dos de los tres magazines que se encargaron de homenajear la obra Robert E. Howard. Pero para la última faltan varios meses. La próxima entrega le pertenece a la explotación marvelita de los monstruos.

 

Compartir:

Etiquetas: , , ,

Dejanos tus comentarios:

2 comentarios

  • En alguna compilación (creo que los omnibus de Conan) salio la furia de las feminozanas.
    Es un clásico olvidado de Stan Lee digno de figurar, no quizas en el olimpo de la historieta, pero si en las mas selectas gomerías del país.

    Comentarios

    Sucubo

    01/07/2020 - 18:28

    • Sí, una de las tantas reediciones de Conan en libro agarra esa historia. Igual debe ser la que menos minas en bolas tiene de todos los magazines que sacó Marvel. (Eso sí, Romita Sr. dibujó todas amazonas preciosas)

      Comentarios

      gon.ruiz

      01/07/2020 - 19:07