Los ratones medievales de David Petersen ofrecen aventura histórica para todos los públicos, con un dibujo de altísimo impacto visual.

Mouse Guard

31/07/2019

| Por Alejandro Caracciolo

1 comentarios

A1hAZcCQzyLUno de los lanzamientos más interesantes de la escena independiente de la década pasada, que quizás haya pasado un poco desapercibido para el público acostumbrado a los tipos musculosos en mallas coloridas, fue el de Mouse Guard, de David Petersen, publicado por primera vez por Archaia Press en 2006.

Bajo el subtítulo de “Fall 1152”, salió la primera miniserie realizada por Petersen, en la que se presenta por primera vez el mundo de Mouse Guard, y donde nos explican de qué va el concepto, a la vez que nos presentan al grupo protagónico, y se desarrolla el conflicto que la da razón de ser a la miniserie. “Mouse Guard” es el nombre que recibe el cuerpo de soldados dedicados a proteger a las varias aldeas y asentamientos de ratones (civilizados e inteligentes) que no forman parte de la milicia, en todas las situaciones peligrosas que los podrían amenazar. En el desarrollo de esta primera historia, el grupo de ratones protagonistas (miembros de la guardia) deben enfrentar tanto amenzas externas, como también, y mucho más importante, una amenaza interna: una conspiración llevada adelante por un traidor misterioso.

fall-preview-3Es interesante ver cómo el autor (creador, guionista y dibujante de la obra) revela desde el comienzo un mundo en el que existe desde hace tiempo una civilización de ratones bastante desarrollada, con conocimientos en varias artes y ciencias, como la metalurgia (usan armas y armadura), cartografía (mapas), farmacología, y demás, incluyendo la arquitectura, ya que los ratones construyen muchas de sus viviendas en árboles y cuevas. Sin embargo, lo que más salta a la vista, es la maravillosa calidad artística de la obra, que logra un realismo visual muy impactante, y que le da mucha fuerza a algunas escenas, aún dentro del aspecto antropomórfico de ratones que se movilizan principalmente en dos patas, y que se comunican y desenvuelven con la soltura e inteligencia de los humanos. El desarrollo cultural de los ratones corresponde al de una sociedad medieval, y por eso precisamente el año mencionado en el título es el de 1152, ya que se ubica temporalmente en esa época.

7bb197a622ca8e842bc24e5f9cb39ee3._SX1280_QL80_TTD_Destaco especialmente un par de escenas por su gran potencia gráfica, y la sensación de peligro que transmiten: la del enfrentamiento del más joven de los protagonistas contra una serpiente (que parece gigantesca frente al ratón que la enfrenta, pero la proporción entre ambos es perfectamente realista), y la del ataque de un grupo de cangrejos a la vivienda de otro ratón. También vale la pena mencionar el hábil diseño de personajes de Petersen, quien si bien está dibujando principalmente ratones -y en una primera lectura pueden resultarnos todos parecidos y difíciles de distinguir- es en una segunda lectura, más cuidadosa y con más atención a los detalles visuales, que notamos las diferencias no sólo de color, sino también de diferentes alturas, forma de cabeza, y varios detalles muy sutiles que van apareciendo a medida que observamos el dibujo.

81zvbc6pIzLUn detalle que podría no parecer muy importante pero que pienso que contribuye mucho a darle a esta obra un personalidad propia y única, es el formato en el que está publicada, que rompe con el clásico formato comic book, de 17 x 27, y se presenta en cambio, en una medida de 20,3 x 20,3 centímetros. Esto obliga a Petersen a desarrollar escenas adaptadas a lo que ese tamaño de página le permite, ya que sería imposible por ejemplo, una grilla de 9 viñetas. El resultado es una lectura visual muy ágil, con pocas viñetas y dibujos muy grandes, que le permiten a Petersen agregar más detalles a sus escenas.

Esta miniserie fue continuada por el autor en otra subtitulada “Winter 1152”, y a continuación tuvo una precuela ambientada en 1115, titulada “The Black Axe”, protagonizada por uno de los personajes secundarios presentados en “Fall 1152”. Además, hay otra serie titulada “Legends of the Guard”, una antología en la que se presentan historias de Mouse Guard, realizadas por otros escritores y dibujantes. Acá participan autores de gran nivel como Gene Ha, Guy Davis o Karl Kerschel y hasta llegó a haber alguna colaboración de Stan Sakai, el creador de Usagi Yojimbo. Este título ganó el premio Eisner en 2011, en la categoría de Mejor Antología.

1ca5f9f7bb19c00dfc8f0c11af5c5254._SX1280_QL80_TTD_Además de los comics mencionados también salieron algunos one-shots, especiales, flip-books, y cosas más inusuales como juegos de rol, libros para colorear, y hasta un “Alphabet Book”, para el público infantil. Hay colecciones en TPB y hardcovers que recopilan las historias de Petersen, y las de “Legends of the Mouse Guard”, que también respetan el formato cuadrado del comic original, pero en un tamaño un poquito más grande. Todo más que recomendable.

Compartir:

Etiquetas: ,

Dejanos tus comentarios:

Un comentario

  • Es una genialidad, y la única recomendación que tomé en cuenta de la Wizard. Esto, junto a Liberty Meadows, me parece de lo más relevante de los últimos años.

    Comentarios

    dandel

    31/07/2019 - 14:47