Tercera y última parte de la nota que recorre el universo de la clásica tira creada por Charles Schulz.

Peanuts (parte 3)

03/01/2018

| Por Andrea Vega

2 comentarios

latest

peanutsEL ARTE DE REÍRSE DE UNO MISMO

“El humor que no dice nada es un humor sin ningún valor.” (Charles Schulz)

Seguramente una de las claves del éxito de Peanuts sea el hecho de que cualquiera puede verse reflejado en alguno –o en varios- de sus personajes. Detrás de esa imagen inocente se esconde un mundo lleno de ansiedades, temores y frustraciones. Como decía Schulz, son pocos los que pueden identificarse con la sensación de ganar, pero todos conocemos bien lo que se siente perder. Sin embargo, si se tratara sólo de eso, Peanuts sería terriblemente deprimente. Desde el principio ofrecía un tipo de humor diferente, introspectivo y sofisticado, totalmente libre de las cursilerías típicas de los comics que tenían a niños como protagonistas. Quizás el impacto de esta clase de humor haya sido magnificado en su momento por su carácter novedoso en un medio que tradicionalmente se había inclinado por aventuras improbables –y que en ese entonces estaba inmerso hasta las orejas en la guerra fría.

ef4df0a11f387c492c548a6b8f7fb050--snoopy-cartoon-snoopy-comicsLa barrita de Peanuts, por otro lado, estaba totalmente removida de argumentos melodramáticos y arte realista. Los dibujos minimalistas –rodeados por amplios espacios en blanco- mostraban un elenco de niños que reflejaban los conflictos internos y neurosis de su creador. Por ejemplo, de verdad hubo una “niñita pelirroja” que rechazó una propuesta de matrimonio de Schulz. Por otro lado, en las recurrentes escenas de Lucy molestando a Schroeder mientras éste se encuentra tocando el piano, la mandona Lucy representaba a Joyce, y el obsesivo y talentoso Schroeder era el sustituto de Schulz.

Otra parte importante de la magia que ejerce esta tira es su capacidad de funcionar en diferentes niveles a la vez. Los niños pueden disfrutar de los dibujos simples y la deliciosa fantasía de Snoopy, mientras los adultos pueden captar el oscuro trasfondo de crueldad, soledad y fracaso, el perpetuo tema del amor no correspondido, o la sutil belleza visual de las ilustraciones. Además hay que destacar el sentido de continuidad y la fuerza y efectividad que le confiere lo que se denomina “running-gag”; es decir, que determinada situación pueda inspirarse en la tira precedente y ser continuada en una o más sucesivas.

111915-charlie-brown-christmasESPECIALES, COLECCIONES Y OTRAS YERBAS

Amo a la humanidad. Es a la gente a la que odio.” (Linus)

Ya con la tira en su pico máximo de popularidad, se hizo inevitable el paso del papel a la animación. Todo comenzó cuando Ford obtuvo la licencia para usar a los personajes en una serie de comerciales para la TV en 1961. Los avisos contaron con la producción de Lee Mendelson y la animación de Bill Melendez –quien luego realizó también una secuencia animada de dos minutos para un documental llamado A Boy Named Charlie Brown (1963). Ambos colaboraron con Schulz en la producción del primer especial de media hora para la TV, A Charlie Brown Christmas, ganador del Emmy y el Peabody Award y emitido por CBS el 9 de diciembre de 1965. El éxito obtenido motivó la realización de más de 40 especiales para el horario central, comenzando con It’s The Great Pumpkin, Charlie Brown en 1966. Schulz, Mendelson y Melendez también colaboraron en cuatro películas para cines, comenzando en 1969 con A Boy Named Charlie Brown.

41554517_hdencode_screenshot_3Eventualmente llegaría una serie animada, The Charlie Brown and Snoopy Show, que comenzó su emisión en 1983 y duró tres temporadas. Tras la muerte de Schulz se produjeron ocho especiales más, entre ellos, He’s A Bully, Charlie Brown en 2006, visto por casi 10 millones de espectadores. En octubre de 2007, Warner adquirió los derechos del catálogo de Peanuts para su distribución.

Estos entrañables personajes han sido llevados también al teatro. You’re a good man, Charlie Brown fue producido originalmente fuera del circuito de Broadway, permaneciendo en escena con gran éxito desde 1967 hasta 1971.

youre-a-good-man-charlie-brown-luigi-lucente-adam-porter1

Volvió a los escenarios en 1999, esta vez en Broadway, y tuvo su adaptación para la TV. Por su parte, Snoopy! El Musical también tuvo su producción original fuera de Broadway en 1982. También fue puesta en escena en Londres, en 1983 y 2004, esta última como celebración de su 21º aniversario. En 1988 tuvo también su adaptación animada para la TV.

También existen numerosos libros que han sido publicados a lo largo de los años, entre ellos reimpresiones de las tiras, adaptaciones de los especiales de TV y películas, y colecciones temáticas, como Snoopy’s Tennis Book.

21338095798Pero sin duda el proyecto más ambicioso fue emprendido por Fantagraphics Books: la publicación de la tira completa en orden cronológico, en volúmenes de aproximadamente 320 páginas cada uno, incluyendo las tiras diarias y las dominicales en blanco y negro además de material extra. La publicación comenzó en 2004 y terminó luego de 12 años con el volumen 26, editado en 2016. Además, en 2013 comenzó la edición de Peanuts Every Sunday, una recopilación de las tiras dominicales a todo color que abarcará en total 10 volúmenes anuales.

 

MV5BNTE5NzMxNzkwNl5BMl5BanBnXkFtZTgwOTQ0Nzk5NzE@._V1_UY1200_CR90,0,630,1200_AL_En 2015 se estrenaba en cines The Peanuts Movie, producida por 20th Century Fox y Blue Sky Studios. El proyecto había comenzado años antes a partir de una idea de Craig Schulz, hijo de Charles. En un principio, una versión en CGI despertaba grandes temores; digitalizar personajes tan queridos e icónicos podía significar la pérdida del encanto y la calidez característicos de las tiras de Schulz y las viejas versiones animadas. Pero la participación de la familia Schulz fue clave para asegurar el respeto por el material original, y el resultado fue una película que se mantuvo fiel al espíritu y estilo del creador. El director Steve Martino y su equipo de animadores pasaron alrededor de un año estudiando cuidadosamente los trazos de Schulz; además, tomaron como referencia el trabajo de Bill Melendez en el especial de 1965. Así, la película capturó la magia de Peanuts para las nuevas generaciones y fue una experiencia nostálgica para los más veteranos, que reafirmó una vez más la vigencia de este clásico.

Compartir:

Etiquetas:

Dejanos tus comentarios:

2 comentarios

  • A raíz de estas notas adquirí un volumen de Peanuts, de ediciones Kraken. Me encantó, pese a que quizá no sea la mejor forma de entrarle al universo que construye Schulz. Nunca había tenido tiras originales de Charlie Brown o Snoopy en mis manos. Supongo que lo mejor posible sería agenciarse aunque sea uno de esos mega-tochos de Fantagraphics… pero mientras lo que consiga esté en glorioso blanco y negro (y no “¡A todo color!”) como anuncian en la portada de algunas otras ediciones, puedo conformarme con las traducciones españolas.
    ¡Saludos!

    Comentarios
    • Tuviste más suerte que yo… yo tuve que conocer al universo de Snoopy gracias a la televisión y a las páginas dominicales que fueron publicadas efímeramente en Billiken allá por 1992. Pero bueno, quizás algún día se nos cumpla el deseo de poder leerlo como más nos guste…

      Comentarios

      Arturo_Despistado

      06/01/2018 - 08:49