Segunda y última parte de este informe dedicado al gran clásico del under italiano que triunfó a escala global.

RanXerox (parte 2)

24/06/2017

| Por Andrés Accorsi

1 comentarios

Ranxerox122_FromentalCYBERPUNK NOT DEAD

Estamos en 1985 y la cosa va sobre ruedas. RanXerox es un éxito rotundo en toda Europa y EEUU, y Tamburini empieza a pensar el argumento para una nueva saga del personaje, hasta que pasa algo heavy: el 24 de Abril de 1986, alguien encuentra el cuerpo sin vida del guionista, víctima de una sobredosis de heroína. Es el fin de una era para RanXerox, para el grupo Cannibale (que en 1988 pierde también a Pazienza, otra víctima de las drogas duras), para Frigidaire y para el comic italiano en general.

Liberatore recibe la noticia en París y queda absolutamente devastado. Su alejamiento del mundo de la historieta, que hasta acá era gradual, ahora es abrupto. De acá en más, sólo trabajará como ilustrador. Bueno, casi…

En 1993, a Liberatore le pica el bichito y junto a su amigo Jean-Luc Fromental (de larga militancia en la Metal Hurlant) realiza “Aïe, Robot”, una historia de seis páginas en la que Lubna cuenta su versión de su primer encuentro con RanXerox. Para este entonces, el personaje ya debió cambiar su nombre por el de Ranx, a secas, ya que la empresa de fotocopiadoras Xerox había logrado imponerse en el proceso judicial iniciado en 1980, por el cual exigían a los autores del comic eliminar la marca del nombre del personaje.

98fabbebc5090215994fab2901b3d93fY si bien no son gran cosa, esas seis paginitas despertaron el interés de otro amigo de Liberatore, el célebre Alain Chabat (que además de guionista es productor de cine y TV, comediante, director y hasta realizador de cortos animados). Chabat revisa las ideas que Tamburini le había enviado a Liberatore antes de morir y las convierte en un guión para 45 páginas de historieta, que terminan por ser “Amén!”, la tercera y última novela gráfica de Ranx. Con las ventas aseguradas por la chapa de Chabat, Liberatore pone toda la carne al asador y se toma un año y medio para dibujar la saga.

Una saga que está buena, pero hasta ahí. Ambientada dos años después que la anterior (o sea, ahora Lubna tiene 14), “Amén!” no escatima en drogas, sexo, gore y salvajadas. La trama, sin embargo, es un poco menos caprichosa que las de Tamburini, y a la vez más compleja. Hay una rosca política importante, conocemos al padre de Lubna (que está en la rosca, obvio), hay muchos villanos, muchos personajes secundarios y al final, Ranx termina reducido a una cabeza, como en otra de las historias de Tamburini para Cannibale.

RANX 1 sample pageEn la faz gráfica parece haber un salto grosso entre las primeras 15 páginas (más salvajes, más arriesgadas) y las 30 restantes, donde Liberatore no escatima virtuosismo, pero sí algo de impacto y de imaginación. Por ahí metieron mano demasiados ayudantes, vaya uno a saber…

Lo cierto es que “Amén!”, publicada en 1996, es hasta ahora la última aventura de RanXerox, un ícono de los ’80 que –repito, hasta ahora- no tiene pensado volver. Pero no perdamos las esperanzas, que ha vuelto cada uno…

PADRES DE LA CRIATURA

Como toda abominación, este Frankenstein cyberpunk tiene un cerebro humano detrás. En este caso, un cerebro y una mano. Vamos a conocerlos…

Stefano Tamburini nació en en Roma el 18 de Agosto de 1955 y murió en esa misma ciudad, algún día de Abril de 1986. En su breve paso por este mundo, Tamburini estudió Filosofía y Letras, pero se apasionó por el rock y las artes gráficas. Su entrada a este medio se produce en 1974, en la revista contracultural Combinazioni, donde trabaja hasta su clausura, a mediados del ’76. Aquí crea a su primer personaje, Fuzzy Rat, una rata antropomórfica. Luego pasa a la editorial Stampa Alternativa, que publica y distribuye libros de contracultura. Tamburini ilustra portadas y dibuja viñetas en los boletines y catálogos de la editorial. También en esta época, crea una historieta para el n°0 de la efímera revista turinesa Tampax: Morning Glory, le radici perdute della banana di piombo.

tamburini1982-670x770A mediados de 1977 llega su primer gran impacto: el n°1 de la revista Cannibale, creada, escrita, dibujada y editada junto a Mattioli, Pazienza, Scózzari y Liberatore. Acá Tamburini da vida a RanXerox, en una versión que funciona como prototipo de la más popular, la que debuta en 1980 en la revista Frigidaire. En Frigidaire, además de escribir RanXerox, Tamburini será jefe de arte y diseñador, producirá decenas de ilustraciones, escribirá artículos sobre rock y ácidas reseñas de discos (con el pseudónimo Red Vinyl) y además realizará guiones y dibujos para Snake Agent, otra historieta de vanguardia. Entre 1980 y 1985, Tamburini vive –sin dudas- su etapa de mayor éxito y creatividad. Su labor como ilustrador lo lleva a colaborar con publicaciones de prestigio mundial (como la revista Vogue) y otras menos famosas como Vomito, Tempi Supplementari y Zut.

El final abrupto llega a causa de una sobredosis de heroína y deja al comic italiano sin uno de sus máximos innovadores. Adicto a la aceleración (que según él, era el tema central de toda su obra) Tamburini, además de autor, era un ideólogo y se caracterizaba por tirar frases-bomba, como tratar a Moebius de “viejo hippie” y a Dino Battaglia y Guido Crépax (próceres del comic italiano de los ’60) de “momias”.

1200px-Tanino_Liberatore_-_Lucca_Comics_&_Games_2015Gaetano “Tanino” Liberatore nació en Quadri el 12 de Abril de 1953. Cursa el secundario en el liceo artístico de Pescara, donde conoce a Andrea Pazienza, y luego se instala en Roma, donde estudia Arquitectura. Entre 1974 y 1978 trabaja de ilustrador para la discográfica RCA y seguramente de todos estos trabajos el más recordado será la portada de The Man from Utopia, de Frank Zappa. En 1977, Liberatore entra al grupo Cannibale y asiste a Tamburini en los lápices de los primeros episodios de RanXerox.

En 1980, participa en la fundación de la revista Frigidaire, donde se convierte en el dibujante oficial de RanXerox, y en 1982 emigra a París, donde vive aún hoy. A pesar de su enorme éxito como historietista, se vuelca cada vez más a la ilustración, que es desde 1985 su actividad principal. Además de los tres álbumes de RanXerox, dibujó historietas breves para revistas como L’Echo des Savanes, Chic, Twisted Tales, Hustler y hasta un Batman Black & White. Su última obra extensa data de 2007, está ambientada en la prehistoria y se titula Lucy L’Espoir.

Lo más loco de Liberatore es cómo se volvió francés de un día para el otro. No sólo se mudó de Roma a París: también se afilió a varias asociaciones de ilustradores franceses, continuó RanXerox con guionistas franceses y responde a todas las entrevistas en francés. Y eso que en Italia los fans lo veneran…

Compartir:

Etiquetas: , , ,

Dejanos tus comentarios:

Un comentario

  • Y eso que en Francia también les hacían más problemas por la violencia y los temas que en Italia. Yo tengo la de La Cúpula, pero quiero la edición gigante que Andrés mostró en el video de Comiqueando Review.

    Comentarios

    Dipy

    25/06/2017 - 01:26