El sábado se nos fue un ídolo de aquellos, y hoy repasamos toda su trayectoria para que más gente se cope y salga a buscar sus libros.

¡Richard Sala era un genio!

11/05/2020

| Por Andrés Accorsi

5 comentarios

Richard-Sala-self-portrait-featured-reuploadedEl sábado 9 de Mayo se produjo el inesperado deceso del maestro Richard Sala, quien había nacido en Oakland, California, algún día de 1959 que probablemente haya sido el 2 de Junio.

Sala vivió buena parte de la infancia en West Chicago, y la adolescencia en Scottsdale, Arizona. De regreso en su Oakland natal, se graduó en la universidad de Mills como Maestro de Bellas Artes y rápidamente empezó a trabajar como ilustrador freelance.

Su primera publicación en materia de historietas data de 1985: él mismo editó una revista llamaba Night Drive, con varias historias cortas. Pensada como un número único y con una tirada de apenas 400 ejemplares, Night Drive produjo el impacto buscado: Sala fue convocado por Art Spiegelman para colaborar en la revista RAW! y Monte Beauchamp lo invitó a participar en BLAB!, otra antología llena de nombres importantes. Como si esto fuera poco, la productora Colossal Pictures lo contrató para que animara Invisible Hands, una de las historietas de Night Drive, a la que Sala y el director Denis Morella convirtieron en un corto de 12 minutos, que se exhibió serializado en Liquid Television, el famoso programa de MTV de donde salieron Aeon Flux y Beavis & Butt-Head, entre otros íconos de la animación de los ´90.

61GOjjJt0YLDesde fines de los ´80, la producción de Sala en el campo del comic se hizo constante y encontró espacio principalmente en antologías (RAW, Blab!, Buzz, Drawn & Quarterly), donde aportaba historias cortas. Este es el material que Kitchen Sink reunió en 1991 en los libros Hypnotic Tales (1992) y Black Cat Crossing (1993). También en 1992, Sala colabora en la revista Deadline USA, de la editorial Dark Horse, donde crea a Mr.Murmur para un breve serial que se recopila (también en 1992) con el título de Thirteen O´Clock. Todo este material anterior a la llegada de Sala a Fantagraphics se va a reeditar en 2004 en el libro de historias cortas Maniac Killer Strikes Again: Delirious, Mysterious Stories, obviamente en la emblemática editorial de Seattle. En total son 176 páginas de material de fines de los ´80 y principios de los ´90, que para 2004 ya era muy difícil de conseguir. Lo único choto es que a Sala se le ocurrió reformatear todas esas historietas para meterlas en un libro cuadrado, y la verdad que se veían mejor en el formato original.

En 1995, Fantagraphics lanza la antología Zero Zero, donde Sala va a poder desarrollar a lo largo de varias entregas su primera obra larga (alrededor de 170 páginas), la maravillosa The Chuckling Whatsit, que se recopila en libro en 1997. La consagración definitiva de Sala llega en 1998, cuando Fantagraphics le da su propia revista, Evil Eye. Evil Eye saldrá con una periodicidad bastante errática y totalizará 12 entregas, hasta 2004. Acá veremos a Sala trabajar en paralelo en dos creaciones pensadas a largo: Mad Night (compilada en libro en 2005) sera su segunda novela extensa, al estilo de The Chuckling Whatsit. Y Peculia será su primer personaje recurrente, diseñado para protagonizar historias cortas (compiladas en libro en 2002). En 2005 y 2006, Sala lanzará sendas novelas gráficas: Peculia and the Groon Grove Vampires (80 páginas), y The Grave Robber´s Daughter (96 páginas). Estos libritos también se conocen como los nºs 13 y 14 de Evil Eye, pero la verdad que no tienen mucho que ver con lo que se venía viendo en la revista, ni en el formato ni en el contenido.

peculia-comic-by-richard-sala-D_NQ_NP_861186-MLA25839275111_082017-FTambién en 2005 se dio a conocer el primer trabajo extenso de Richard Sala a todo color. Fue una adaptación del Dracula de Bram Stoker que publicó IDW, con textos de Steve Niles y fastuosas ilustraciones de nuestro ídolo. Su siguiente trabajo largo a todo color llegará en 2009, de la mano de la editorial First Second: Se trata de la maravillosa Cat Burglar Black, que también es la primera obra de Sala apuntada al público juvenil, la menos retorcida y la menos perturbadora a nivel sexo, violencia y atrocidades físicas, psicológicas y morales. Pero claramente el autor no se quedaría para siempre en el terreno de las aventuras más light y volvería al horror con The Hidden, su novela gráfica editada en 2011, de nuevo en Fantagraphics. The Hidden empieza como una especie de road movie post-apocalíptica, pero apenas pasadita la mitad se va para el lado del thriller, con una bizarra y siempre efectiva mezcla entre elementos clásicos de la ciencia-ficción y el terror. Clones, zombies y criaturas tipo Frankenstein le pondrán peligro, emociones y hasta dilemas morales espesos a esa segunda parte, en la que se respira el clima de película clase B con el que tantos lectores identifican a Sala.

V-133En 2012, el autor sube la apuesta con Delphine, una novela gráfica más extensa y aún mejor dibujada que The Hidden. En esta historia, Sala recrea muchos de los tópicos de los cuentos de hadas: la bella joven dormida a la que sólo el príncipe que la ama puede despertar, la madrastra turra, el bosque prohibido en el que habitan horrores indecibles, espejos extraños, personajes crepusculares y misteriosos… La gracia es que nos narra la historia en el presente, como una especie de transplante a nuestra era del mito de Blancanieves o La Bella Durmiente. Por supuesto a Sala le interesa llevar al límite el lado oscuro de este tipo de relatos, de enfatizar la onda sombría, tétrica, por sobre la onda mágica, idílica y limpita que asociamos (Disney mediante) con estas historias.

En 2014 empezó su producción fuerte y sostenida de material pensado para el soporte digital. De ahí salieron Cave Girls Of The Lost World, Super-Enigmatix y The Bloody Cardinal, todas reeditadas en soporte físico. Super-Enigmatix y el resto de las historias cortas protagonizadas por villanos de onda pulp, aparecieron a fines en 2014 en el libro In A Glass Grotesquely. A fines de 2015, Fantagraphics publicó Violenzia and other deadly amusements, un libro de 144 páginas que incluye dos aventuras de Violenzia (una de 48 páginas y una de 34, ambas serializadas originalmente en un sitio web), una especie de cuento ilustrado que tiene algunas páginas divididas en viñetas como para que se parezca un poquito más a una historieta, y una galería de ilustraciones (casi todas majestuosas) que abarca 28 páginas más. The Bloody Cardinal se convirtió en una breve novela gráfica, que se editó en 2017. Finalmente, a principios de 2020, Fantagraphics recopiló varias historias cortas de las realizadas por Sala para la web (entre ellas Cave Girls Of The Lost World) junto a material inédito en un tremendo tomo de 200 páginas titulado Poison Flowers & Pandemonium.

HAVEN blue TUMBLRAdemás de las ilustraciones del Dracula de Stoker, Sala tiene muchísima obra muy en el campo de la ilustración. Algo de eso se puede apreciar en el libro The Ghastly Ones and Other Fiendish Frolics (1995), o en Phantoms In The Attic, un artbook de edición limitada, publicado en 2019, que incluye además algunas historietas cortas. También en 2004, Sala participó del libro Graphic Classics Volume 1, compuesto por versiones ilustradas de los cuentos de Edgar Allan Poe, y a él le tocó ponerle imágenes a Black Cat (El Gato Negro).

La obra de este prócer del pincel y el plumín es básicamente un inmenso festival dark de indescriptible belleza, siempre con esa atmósfera crepuscular, ominosa, poblado de chicas hermosísimas, freaks, esperpentos y adefesios, cada vez más grotescos y perturbadores. A Sala lo caracterizó siempre una narrativa cristalina, sin saltos al vacío, ya sea cuando trabajó con grillas clásicas o cuando arriesgó un poco más a la hora de planificar las páginas. Y por supuesto, su particularísimo rotulado, tan identificable como su grafismo

lfLas historietas de Richard Sala te divierten, te impactan, te atrapan, te revuelven las tripas en las escenas más truculentas, y capaz que hasta te arrancan alguna carcajada, porque el ídolo siempre se esforzó para que nunca te tomaras demasiado en serio las atrocidades que te mostraba. Hay muchísimo para hablar acerca de las historias de Sala, pero me quedo con la adictiva expresividad de sus personajes, enroscados en aventuras repletas de cheap thrills y tópicos de los géneros trillados, con tetas, violencia y sangre, con una pizca de humor, con todo el vuelo y la sofisticación que se le puede poner a páginas y páginas de tiros, peleas y orgías de sangre, canibalismo y destrucción. Sin dudas estamos hablando de uno de los dibujantes más virtuosos, más hipnóticos, más personales que tuvo el Noveno Arte. Por supuesto, heredero en algún punto de la estética de Edward Gorey, y aún así increíblemente fresco, irreductiblemente único.

Imposible transmitir en palabras la magia y la gloria que nos regaló Richard Sala en sus obras, todas ellas inéditas en Argentina, donde pareciera tener pocos fans (ojalá me equivoque). A los que tuvimos el privilegio de seguir su carrera paso a paso, su muerte (prematura e injusta, porque tenía 60 ó 61 años) deja un vacío imposible de llenar. No existen en el mundo muchos historietistas con un talento comparable al de este genio que fue Richard Sala.

Compartir:

Etiquetas:

Dejanos tus comentarios:

5 comentarios

  • Murió de coronavirus?

    Comentarios

    Kid Marvelman

    17/05/2020 - 10:25

    • No se dieron a conocer las causas de la muerte, pero en principio, nadie nombró al coronavirus…

      Comentarios

      Andrés Accorsi

      17/05/2020 - 10:56

  • Que patada en las bolas y dolor de estómago esta noticia. No lo puedo creer.

    Comentarios

    Kid Marvelman

    17/05/2020 - 10:24

  • Yo recuerdo un podcast con Lucas Ferrero –creo que era el de Indie, under, etc.- en que él decía algo como “curto Richard Sala y escucho los Rollings”. Ahí lo googlié y guardé unas ilustraciones suyas en la computadora. Me habrá tomado como 10 años descubrirlo realmente. Para mí si bien tiene un aire a Gorey es como un Charles Adams cruzado con otro Charles -Burns-, una mezcla de ternura y sadismo, escabrosidad y elegancia, parodia y tributo. Y lo mejor es eso, que nunca se toma demasiado en serio lo que acontece. Los libros de “Peculia” editados en español por “Recerca” se conseguían baratos hasta hace poco en algunas librerías de saldo de la calle Corrientes. Capaz que cuando se levante la cuarentena algo haya quedado y alguien pueda realizar ese hallazgo.

    Comentarios

    NN

    12/05/2020 - 14:59

    • Peculiar que buen comic, Ignacio Noe me hizo un dibujo de Justine en su estilo erótico. Que gran comic, lastima que no se edito nada más

      Comentarios

      Kid Marvelman

      17/05/2020 - 10:23