Ya cerca del final de la mega-nota, evaluamos luces y sombras del peculiar creador de Cerebus.

SIMplemente Cerebus (parte 13)

24/08/2020

| Por Diego Accorsi

3 comentarios

Dave-SimSIM City

Es muy difícil hablar de Dave Sim, quien ha tenido sus cosas buenas y sus cosas malas. Como habrán visto en el desarrollo de los libros, su locura va avanzando sobre la trama global de la historieta, perjudicándola y alejándola de cualquier cosa esperada por su público. ¿Es criticable que Cerebus no siga una línea a lo largo de sus 300 números? ¿Es lógico pretender que un artista siga siempre pensando igual, desde que tiene 21 años hasta los 48? ¿Está mal que un artista refleje su ideología a su obra? ¿Es factible la inmutabilidad de la visión del mundo de un pendejo comiquero ateo y enamorado cuando se transforma en un adulto misógino, fanático religioso y resentido con el medio? No quiero defenderlo. Coincido con ustedes en que arruinó su propia obra. Alejó a sus propios lectores, se marginó del ambiente, se generó enemigos, pero todo por seguir sus ideales, los mismos que en un primer momento lo impulsaron a editar su cómic con la parodia de Conan que tantas alegrías nos dio. Veamos Pros y Contras de un artista cuya vida quedará marcada por Cerebus y cuya vida marcó a Cerebus.

lf– Sim laburó en su propia creación durante los 300 números, respetando siempre su periodicidad. Le dedicó 26 años de su vida, el mayor tiempo de permanencia en un comic de la historia, más que Erik Larsen en Savage Dragon, más que Stan Lee en Amazing Spider-Man y Fantastic Four juntos. Sin contar que él mismo la publicaba (al principio con ayuda de su mujer), cosa nunca imaginada por ningún artista antes.

– Sim utilizó a Cerebus para muchas cosas, pero en cuanto sintió que tenía cierto éxito, empezó a alentar a los creadores a independizarse, a que los artistas se autoeditaran, libres de las grandes empresas que toman el control creativo y los derechos de los personajes. Como pionero del comic autoeditado, inspiró a muchos artistas, principalmente a Jeff ‘Bone’ Smith, Terry ‘Strangers in Paradise’ Moore, Evan ‘Milk & Cheese’ Dorkin, Bob ‘Flaming Carrot’ Burden y Martin ‘Hepcats’ Wagner. Además de arengar con este tema en convenciones, Sim editó The Cerebus Guide to Self-Publishing explicando cómo y por qué había que auto-publicarse.

– De la nada y a pulmón, logró ir metiéndose en el mercado de la historieta. Con una revistita en blanco y negro, llegó a vender más de 35.000 ejemplares por mes y sus libros recopilatorios se agotan continuamente. High Society, el primero de ellos, ya lleva diez ediciones.

– Con la colaboración de su esposa- a cargo de Aardvark Vanaheim- catapultó a muchos artistas desde páginas de back-ups en la revista de Cerebus, que dieron pie a títulos dentro de la compañía como Journey (de William Messner-Loebs) y Flaming Carrot. Cuando Deni Loubert y Sim se separaron, ella se quedó con los títulos secundarios de la editorial y los continuó en el sello Renegade Press.

LfDo3bJC_2504180033131gpadd– Sim es la persona que más colaboró con el organismo que pelea por los derechos legales de los artistas de comics (el Comic Book Legal Defense Fund) y es el que creó y comenzó a publicar el experimento de los Comics en 24 Horas, en torno al cual ahora se desarrolla un evento anual. Además expandió los límites de las posibilidades artísticas dentro de las páginas como pocos, tanto en la parte gráfica y narrativa como en el uso de tipografías, insultos, parodias y temas a abordar.

– Tan compenetrado estaba con su obra y su arte, que dejó bien en claro que si se llegaba a morir antes de terminar el nº300 de Cerebus, Gerhard debía seguir trabajando en los fondos, o dejar las páginas en blanco, pero la revista tenía que seguir saliendo. Por suerte esto no fue necesario. Sim confirmó que cuando Gerhard y él mueran, Cerebus pasará a ser de dominio público y mientras tanto, otorgó una licencia general para que otros artistas puedan usar a Cerebus en sus obras. Pero…

– Para poder terminar su obra en el tiempo que él había establecido, se recluyó de su familia, amigos y entorno, solo, dibujando sin parar. Gerhard, su co-equiper, pasaba una vez a la semana a dejar su parte y llevarse las nuevas indicaciones. Incluso, sobre el final de Latter Days, es sabido que el fondista se quiso ir a la mierda, y si bien Sim lo atribuyó a cansancio, estando tan cerca del final es más probable que haya sido por un desinterés en lo que Dave estaba contando, tan alejado de las ideas originales de la serie.

– Sim cree fervientemente que las civilizaciones pasadas tenían alta tecnología que se fue perdiendo. Así como en las últimas páginas explica que los egipcios usaban las técnicas de manipulación genética para crear monstruos como la Esfinge, el mundo de Cerebus bien podría ser el nuestro hace unos siglos, pero con elementos de otros tiempos.

(el próximo lunes, más SIM City)

Compartir:

Etiquetas: ,

Dejanos tus comentarios:

3 comentarios

  • Les falta reseñar Cerebus in Hell y Glamourpuss (donde Cerebus tiene un episodio propio).

    Comentarios

    J. Bencomo

    29/08/2020 - 20:55

    • Todavía no terminó el informe, maestro. Faltan unas cuantas cosas que ya van a aparecer.

      Comentarios

      Andrés Accorsi

      30/08/2020 - 00:03

  • A veces, los logros son tantos que incluso las cosas malditas son tiempo después tímidamente reivindicadas. Creo que Sim dejó algo que no había, algo único. Revirado, para pocos, lo que quieras, pero único. Se hizo admirar y despreciar, pero al talento, no queda más que reconocerlo. Aún mordido por la locura, el talento y la disciplina para no claudicar aunque se sea una minoría de uno solo.

    Comentarios