Hora de iniciar el repaso por el último tercio de la irrepetible epopeya historietística de Dave Sim.

SIMplemente Cerebus (parte 7)

13/07/2020

| Por Diego Accorsi

0 comentarios

5146HT4DJFL._SX356_BO1,204,203,200_Guys

Como su título lo indica, esta es una historia de chabones. Entre los nºs 201y 219, Cerebus se la pasa en una taberna, chupando y charlando con sus amigos. Y aunque tiene sus momentos de ataque a las malévolas mujeres, es un regreso al humor y a las parodias de los primeros libros de la serie. Son tiempos de alegría agria para nuestro autor que, en un período que alterna entre la abstención sexual y el odio expresado a manera de sexo desenfrenado, frecuenta bares de Kirchener donde se reúne con sus amigos a tomar birra y charlar de las penurias de estar casado y lo boludas que son las minas. Siguiendo esta línea, Dave Creador adecua al mundo de Cerebus con nuevas reglas cirinistas que le generan el entorno perfecto para que el aardvark permanezca todo el día, todos los días, tomando cerveza con chabones y cagándose de risa. Ahora la ley dice que los hombres pueden tomar todo lo que quieran en las tabernas, gratis, hasta que se casan, pero no pueden salir de allí hasta estar completamente sobrios. Si llegasen a faltar al hogar por más de dos días, la mujer obtiene el divorcio automático y se queda con todas las posesiones del matrimonio. De esta forma, los malos maridos duran poco, ya que terminan sus días borrachos a muerte en las tabernas. A Cerebus, que no le interesa casarse, esto le viene bárbaro y no le molesta pasarse toda su vida tomando en la taberna, mientras tenga amigos para compartir tragos y risas.

cerebus_202_bear1Los otros asiduos concurrentes a esta taberna son Bear y Boobah (viejos amigos del aardvark de la época de bárbaro, que fueron sus guardaespaldas cuando era Papa), un tipo igualito a Marty Feldman (el virolo de Mel Brooks, ¿lo tienen?), el Príncipe Mick y Keef (Jagger y Richards, los Stones, que ya habían aparecido en Church & State) y un tabernero igualito a Ringo Starr. Además caen de visita personajes sacados de otros cómics independientes, como Bacchus de Eddie Campbell, donde Sim la descose copiando el estilo de este autor, uno de Marc Hempel, de Dan Clowes y de Rick Veitch, junto a pequeños cameo-parodias de otros personajes del comic independiente como ‘Too Much Coffee Liqueur’ y aparece por última vez el Roach, en su papel de Fan Boy Roach.

Pero la alegría no puede durar en un mundo regido por las mujeres (escrito por Dave) y los ‘chochamus’ empiezan a caer en las garras de las hembras posesivas y van cada vez menos, hasta abandonar el bar, de a uno. La gota que rebalsa el vaso es la aparición de la ex novia de Bear (un personaje que crece muchísimo a lo largo del libro). Todos detestan a esta Ziggy (la llaman Zig-Pig) pero la ceguera del amor hace que Bear se vaya a vivir con ella después de que ahuyentó a todos de la taberna. Hasta el dueño del bar huye de la pesada de Ziggy y sólo queda Cerebus, aburrido y amargado. Pero esto no termina acá. La cirinista encargada de controlar las tabernas del distrito, es la mismísima Señorita Thatcher, que ante la falta de cantinero, decide cerrar el bar y echar a Cerebus. Pero el peludo está tan caliente, que para contradecir a la hija de puta esa, se hace cargo él de la taberna. Y punto, qué tanto.

ad936bf36cc9c52fdaa4be3d82El problema es que es un embole. Todo el día solo, sin poder tomar hasta el fin del turno, sin amigos ni asiduos. Hasta que cae un cliente. Una mujer. Y se llama Joanne, igual que la mina con la que le dijo Dave que traicionaría a Jaka en su ‘matrimonio ideal’. Cuando el petiso le cuenta esto a su clienta, da pie a una relación romántica verdadera, que está mal parida de entrada. Cerebus la usa para tener un poco de sexo, mientras espera el regreso de Bear, a quien no le augura un largo matrimonio. Pero se cansa, y el día anterior a mandar a Joanne de paseo, cagarse en Bear y volverse a su pueblo natal a ver a sus padres, su ‘novia’ descubre su plan y lo patea. Como giro final, cae otro cliente: Rick Nash, el ex marido de Jaka.

Quizá, lo más groso de este libro, además del humor y las parodias, sea el crecimiento de Cerebus, de un egoísta calentón, a algo más parecido a una persona normal, con capacidad de escuchar al otro y comprender los problemas. O por lo menos se da cuenta de que es un sorete y trata de cambiar.

 
coverWhat the…

El burlador burlado, o el parodiador parodiado. Tras la aparición en las páginas de Cerebus del Profesor Charles X Claremont, el padre de los mutantes reaccionó y creó para el número 2 de la miniserie Magik, a S’ym, una especie de Cerebus versión demonio grandote (enero del ’84). Con el correr del tiempo, este personaje- parodia amistosa del aardvark- fue ganado chapa, se convirtió en enemigo de los New Mutants y los X-Men, hasta su fin en Inferno. De hecho, más gente debe conocer a S’ym que a Cerebus.

La pequeña editorial Exhibit Press en la revista Supernatural Law nº 33, presenta a un demonio llamado Huberis el Dybbuk, que descubre la religión y quiere ganar poder con ella. Sim y Gerhard contribuyeron al arte de tapa al mejor estilo Cerebus.

TEXTUALES

«Si mirás a una mujer y ves algo más aparte de vacío, miedo y hambre emocional, estás viendo las partes tuyas que ya te consumió hasta ese momento”.

«Lo que las feministas y sus maridos muñecos de ventrílocuos hablan de hacer con los centros de cuidado de niños bancados por el gobierno, es criar chicos como si fuesen una tropa de cerdos intercambiables. Nada de qué sorprenderse viniendo de un género que no tiene ética, escrúpulos ni sentido del bien y el mal”.

«La investigación que más contribuyó a ‘mis ideas sobre las mujeres’ fue una serie de entrevistas informales que llevé a cabo con madres e hijas… Fue la primera vez en mi vida adulta que hablé con una mujer que no encontraba físicamente atractiva y la primera vez que hablé con mujeres sin ninguna intención de llevarlas a la cama”.

(el lunes, la octava parte)

Compartir:

Etiquetas: ,

Dejanos tus comentarios: