Nos vamos acercando al final de la extensa epopeya comiquera de Dave Sim.

SIMplemente Cerebus (parte 9)

27/07/2020

| Por Diego Accorsi

1 comentarios

STAR10981-Going Home

‘Yendo a Casa’ recopila los nºs 232 al 265 de Cerebus, y está dividida en dos libros: el primero se llama simplemente Going Home y llega hasta el 250. En este primer tomo, podemos encontrar dos segmentos: el primero muestra a Cerebus y Jaka felices, camino hacia la casa de los padres del orejón, para casarse e instalarse como una pareja, en Sand Hills Creek, en la región norte del mundo, lejos de las cirinistas. La idea es ir caminando a paso ligero, según los cálculos del aardvark, para cruzar las montañas antes del cruel invierno de la región. Por supuesto, con Jaka agasajada como Princesa de Palnu y a un ritmo tranquilo, día a día se van atrasando más. Dos paradas destacables son las que hacen en la taberna de un obsesionado por los ‘action-figures’ (“¡No son muñequitos!”) y la que los sienta en una mesa donde Alan Moore y Rick Veitch se fuman un porro tamaño Swamp-Thing y cuentan una historia de pesadillas. Jaka se desespera cuando descubre que está muy lejos de la civilización y no puede usar un vestido diferente cada día, pero Cerebus, siguiendo los consejos de Rick, la consiente contra su propia voluntad y la lleva en carruaje hacia el sur, a comprar ropa.

reread_carson_grubaugh_going_homeCada vez que se presenta una posibilidad de discusión- ya sea por el viaje, por la religión o por las costumbres campesinas machistas que el earth-pig le quiere imponer a su mujer en su futuro hogar-, Cerebus recita como un mantra interno las frases de Rick: ‘si sonríes toda tu vida, la tendrás a tu lado por siempre’ y ‘cuando está triste, debes ser feliz por los dos’, juntando presión. Luego, para ganar tiempo, deciden tomar un barco que los acerque al pueblito del norte, para poder pasar por las montañas a tiempo. Y allá van, custodiados por cirinistas en un barquito donde viaja un escritor y desde donde Cerebus ve imágenes de Rick bautizando gente, al mejor estilo San Juan el Bautista. Este pasajero resulta ser F. Stop Kennedy, una brillante transposición de F. Scott Fitzgerald al mundo de Sim. Como hiciera con Oscar Wilde, pero más, ahora parte de la historia pasa por el escritor, su libro en el que se levanta a Jaka –que deja a Cerebus-, y su problema con el alcohol.
RCO008_1465191949Inmediatamente se abre una brecha entre Jaka y el aardvark, agrandada por las charlas sobre arte que mantienen con el escritor. Nuestro anti-héroe prefiere pescar o emborracharse a charlar con ellos dos de literatura, y Kennedy mete púa ofreciéndole a Jaka ser la mecenas de su nueva colonia para artistas, que él está montando en una isla apartada. Son geniales las escenas del Fitzgerald ficticio borracho, hablándose a sí mismo y a sus personajes, mezclando la realidad con su ficción, con un letreado y unos dibujos majestuosos, que muestran la desesperación de un talentoso borracho en las diez de última. En un diálogo en la cubierta, de pronto parece que los tres están en Plutón, por una yuxtaposición espectacular realizada por Gerhard, con un fluir del movimiento increíble. Pero a bordo del barco, las cirinistas escuchan las charlas entre Jaka y el escritor y todos están convencidos de que lo mejor para ella es deshacerse del cerdo hormiguero. Hasta ahora lo venían tolerando porque era el compañero de la Princesa, pero ahora, le dan a entender a Jaka que ellas pueden sacarlo del medio. Cuando arriban a su destino final, ella debe decidir entre quedarse a bordo y seguir con el artista, o bajar y seguir al guerrero a un pueblito rural machista. El plan de las belicosas feministas es dejar que baje Cerebus primero, y un gran ejército lo espera para asesinarlo. A último momento, la ex bailarina descubre lo que pasa y corre a interponerse entre las mujeres y su amante, eligiendo al bárbaro antes que al arte. Sin terminar de comprender qué hace un ejército esperándolos ahí, Cerebus camina tranquilo al lado de Jaka, mientras las guerreras les abren paso y los saludan sin entender tampoco qué está pasando.

form_and_void_hemingway2-Form & Void

El viaje a casa continúa y nuestra pareja protagónica se encuentra con otro escritor de la vida real traspasado, esta vez es el turno de Ernest Hemingway en el rol de Ham Ernestway. Lo acompaña en su expedición, la última esposa del escritor, Mary, que es una mujer alegre pero ácida, que se alimenta del odio de su marido y le aplica electroshocks para tratar de curarlo de su constante letanía. El escritor está viejo, tan deteriorado que casi no habla, no piensa, pero era el ídolo de Bear, por ende Cerebus infiere que es un escritor bien macho y es también su ídolo (de hecho el aardvark se tiñe el pelo para parecerse al rubio escritor). Los cuatro emprenden la travesía por las montañas, tratando de llegar al pueblito del norte antes que el invierno. No todo sale bien. Cuando nuestro petiso peludo se aleja del campamento, Ham trata de levantarse a Jaka, y cuando él vuelve, se disgusta con ella por abofetear al escritor. Este ha tratado a Mary como una basura y la ex bailarina deja bien en claro que nadie va a tratarla así a ella. La extraña relación del matrimonio Ernestway refleja lo que podría llegar a convertirse la pareja de protagonistas, con Cerebus acumulando bronca (‘cuando está triste debes ser feliz por los dos’) y Jaka frustración.

going-home-3Cuando parece que todo va a explotar, Mary interrumpe para contarles una historia. ¿Cómo? Sí, de la nada, nos vamos por completo del mundo de Cerebus y Sim narra las páginas del diario verdadero de Mary Hemingway, cuando fueron a un safari por África a cazar, como él la degradaba y la hacía a un lado, etc. ¡Durante 70 páginas! Si bien los dibujos son geniales, es como ver las diapositivas de las vacaciones de tus tías, con un trasfondo que te va comiendo la cabeza. Para que Sim se termine de despachar contra Mary, las revistas traen 67 páginas de texto sobre todo lo que ella escribió y todos los errores que Dave le encuentra. Por supuesto, la historia de África es para que termines de entender que Hemingway la trataba mal, que ella está medio chapa y qué corno hacen llevando escopetas con ellos.

(el lunes, la décima entrega)

Compartir:

Etiquetas: ,

Dejanos tus comentarios:

Un comentario

  • Qué loco cómo el tipo toma todo y lo incorpora a su obra, sean personajes históricos o ficcionales. También me parece muy bueno el tratamiento plástico que le da a los textos en los globos de diálogo en algunas escenas. Vaya loco, este Dave Sim. Además está el hecho de que no mete personajes digamos, intrascendentes pasatistas de la farándula, sino escritores de renombre y estas intrapolaciones parecen sostenidas en una esmerada lectura de esos sujetos, en términos de vida y obra…

    Comentarios