El proyecto de blog colectivo creado por Fernando Calvi y Quique Alcatena viene publicando sus obras en la web desde 2012 hasta la fecha.

Totem Comics

08/04/2015

| Por Javier Hildebrandt

3 comentarios

Paradox 04-00Carlos Trillo alguna vez comentó, en relación con el género superheroico, que se trataba de algo imposible de realizar en nuestro país, porque nadie podría creer que un enmascarado argentino pudiese volar o realizar grandes hazañas. Sin dudas, si nos atenemos a la ambientación costumbrista que propone Trillo, sería imposible generar un héroe nacional en línea con la tradición clásica del género. Pero esto no es obstáculo para que existan obras de paladines y villanos que tengan una impronta, una mirada, un sentir inequívocamente argentinos. Incluso por fuera del humor y la parodia, que muy bien han cultivado autores como Oswal, Sasturain, el propio Trillo o el colectivo/ pandilla de Cazador. Porque en nuestro país –y sobre todo a partir de los años ’90- siempre hemos leído superhéroes, y desde el lejano Misterix hasta la actualidad, varios autores argentinos han tenido su propia relectura sobre el tema, unas veces más apegada al canon, otras con más libertad y desenfado. Sobre esta premisa es que se erige Tótem comics, el proyecto de blog colectivo creado por Fernando Calvi y Quique Alcatena que viene publicando sus obras en la web desde 2012 hasta la fecha.

 

PuntoRojo2-17Trepidantes aventuras a todo color

“Quique y yo amamos los superhéroes como género”, cuenta Calvi, “y siempre andábamos con ganas de hacer proyectos, de contar aventuras de nuestros superhéroes. No solo los que leímos y leemos, los nuestros propios, que respondan a nuestras inquietudes como autores. Y así, charlando, surgió la idea de hacer algo, y me pareció que la web era un gran lugar para soltar a estos coloridos y dinámicos aventureros”.

Dinamismo y color son justamente los rasgos que más resaltan de Punto rojo, la primera historieta que Calvi serializa en el blog. Un superhéroe accidental, que responde a un llamado imposible de resistir (y bien podría ser el de la aventura en sí misma), se embarca en un viaje intergaláctico y enfrenta a criaturas que desafían la extravagancia y la belleza. Se hará de un par de aliados, Palúka y Cerebro Rubik; ambos “teamupearán” con él y vivirán también sus aventuras en solitario. Y todos juntos se las tendrán que ver con Pozo y Péndulo, el demiurgo que esconde los máximos secretos del Omniverso en el que deambulan. Dos comic-books de 24 páginas y un tercero doble (¡y al mismo precio que los anteriores!), donde se destacan una puesta en página que rompe con todas la convenciones, la imponencia –como decíamos- del color y el manejo audaz de la paleta, más un entramado de influencias que conforman un “universo Calvi” profundamente lúdico, construido con una dedicación que solo puede brindar la pasión por lo que se hace.

Sereno06De forma similar, un Alcatena que nos tenía acostumbrado a los mundos fantásticos en blanco y negro, nos regala en Dr. Paradox una interesante propuesta de rutilante technicolor. El protagonista es un personaje zumbón y jovial, “metiche metafísico, desfacedor de entuertos impoluto, trotamundos incorregible y lo que el médico recetó para ti”. Al igual que Punto Rojo, se encuentra arrastrado por la aventura, envuelto en peripecias entre universos que involucran a exóticos personajes de los cuatro puntos cardinales, y de otros aún desconocidos. En el tercer número, el Maestro nos deleita con una serie de historias cortas protagonizadas por superhéroes como el Monigote, la Marca, el Topo, los hijos mellizos de Paradox y la Liga Maravillosa, conformada por el Gato de Cheshire, el Sombrerero, la Sota y la Oruga, entre otros. Al igual que Calvi, Quique construye su universo a partir de un nutrido cóctel de influencias, que van de la mitología oriental a Lewis Carroll, de la Silver Age a la Doom Patrol de Morrison y Case. Y se permite además un espacio para la autorreferencia, para demostrar que todo es un gran montaje creado con la complicidad del lector, y no por eso lo que ocurre deja de ser vital para el destino de los personajes. En mitad de una estridente pelea del número 3, el narrador dice: “Habrán visto miles de combates como este en historietas de superhéroes. El ballet de la violencia coreografiada más o menos hábilmente por el sufrido dibujante. La peculiar persistencia del diálogo aún en el medio de la más agitada refriega. La megalomaníaca e irrefrenable locuacidad del villano de turno. Lo que distingue a esta contienda: ¡va en serio!”.

Zíngaro09¡Más páginas! ¡Más personajes! ¡Más emoción!

Para la “segunda temporada”, la dupla fundacional decide abrir el espacio a nuevas aventuras y autores. “Porque la sangre si no se renueva se muere”, señala Calvi, “porque queremos que Tótem sea algo grande, que dure, mute y evolucione. O, apropiada en este caso la referencia a Digimon, que ‘digievolucione’”. Y la renovación viene también por parte de los miembros originales. Quique presenta a El Zíngaro, una historia de terror gótico con un protagonista gitano en encarnizada lucha contra el Conde y sus esbirros Vrykolakas. Una propuesta que baja el tono de la ironía en relación a Dr. Paradox, pero que no hubiese desentonado en una antología al estilo de Tales from the Crypt o House of Mistery, vuelta de tuerca final incluida. Por su lado, Calvi arremete con Chica ¡ZAP!, una historia de seres para quienes los alienígenas somos los humanos, y se expande hacia el “espacio interior” de los personajes, en el viaje que disparan unas extrañas pastillitas de colores. Lo que no quita, por supuesto, que haya profusión de peleas, incluso entre los propios protagonistas (“Los superhéroes siempre pelean cuando se encuentran. ¡Es una regla!” dice ZAP al comienzo del segundo capítulo).

Kalopsia07La otra novedad es la incorporación de Luciano Vecchio y Lea Caballero, a quienes Calvi describe como “unos Aqualad y Beast Boy notables, aman el género y lo cultivan con gracia y originalidad”. Poco publicado en nuestro país, pero con una interesantísima carrera en el mercado estadounidense, Vecchio propone en Sereno a un joven superhéroe con mucho potencial por descubrir. Es el protector de Nueva Teia, una ciudad moderna e hiper-tecnificada, con una gran presencia de los medios y las redes sociales. Aunque es notoria la influencia del manga, el dibujo de Vecchio se muestra sumamente original, con un notable trabajo en la puesta en página y una paleta de colores reducida, aplicada con sutileza.

Caballero, por su parte, escribe y dibuja Kalopsia, uno de esos casos particulares en que el protagonista se ubica en la delgada línea entre el héroe y el villano. Kalopsia es una ¿heroína? abocada a intervenir en el statu quo de ciudad Koleóptera para señalar y terminar con sus injusticias. En su historia, el principal afectado es Edwing Jeohfron, joven periodista del periódico “El Ánfora”, que en su persecución de Kalopsia entrará en conflicto con su propia profesión. Al igual que Vecchio, Caballero abreva del manga en la narrativa y el diseño de personajes, aunque con una puesta más tradicional y una presencia insoslayable del color.

Chica¡ZAP!+cap2-p9bajaEn la actualidad, Calvi y Vecchio continúan con sus respectivas series, mientras que Caballero acaba de comenzar con la flamante Apagón, y Quique ha regresado con un cuarto episodio de Dr. Paradox. “Hay muchísimas otras historias, muchísimos otros personajes, que atender” nos cuenta. “Por eso decidí que  Dr. Paradox funcionara como un título antológico en el que, además de sus propias aventuras, ‘presente’ las de otros, como es el caso del Hombre Tótem ahora”.

Para cerrar, nos preguntamos qué hay detrás de este género que llama una y otra vez a autores y lectores a viajar a mundos imaginarios, a meternos en trajes extravagantes, a maravillarnos con nuevos y mejores portentos. “Es un género maravilloso, que permite contarlo todo, o casi, y de una forma muy particular”, explica Calvi, “porque lo disfrutamos mucho como lectores, desde siempre y ahora también. Porque otros géneros que cultivamos tienen su salida, su mercado, sus editores interesados; sin embargo los superhéroes de autor eran siempre una asignatura pendiente. O aparecían en proyectos de corta vida. Entonces eso, nos pusimos los pantalones de Stan The Man y Jack King Kirby y arrancamos con el proyecto, modesto pero soberbio a la vez, de nuestra propia editorial-universo”. Por su parte, Alcatena vuelve a revivir la felicidad de las lecturas de la infancia: “Desde pibe me chiflan los anillos de poder, las alas, las capas y las máscaras, los cetros astrales, los emblemas, los villanos estrambóticos, las guaridas secretas, las super-mascotas… Podría seguir ‘ad infinitum’”.

Un traje para que la historieta se vista con miles de historias y colores diferentes. Un viaje a través de las viñetas que seguimos disfrutando en Argentina, en el Infinito y más allá.

Tótem comics: http://totem-comics.blogspot.com.ar/

Chica ¡ZAP!: http://chicazap.blogspot.com.ar/

Sereno: http://totemcomics-sereno.blogspot.com.ar/

Apagón: http://kalopsiacaballero.blogspot.com.ar/

Dr. Paradox #4: http://drparadox4.blogspot.com.ar/

 

 

 

Compartir:

Etiquetas: , ,

Dejanos tus comentarios:

3 comentarios