Cuando parecía que lo último que íbamos a saber sobre la creación de Alan Moore y Dave Gibbons eran las precuelas comiqueras, llegó una miniserie; genial para algunos, aberrante para otros…

Watchmen (parte 7)

08/01/2020

| Por Hernán Khatchadourian

7 comentarios

Watchmen_logo.svg

Durante décadas, la adaptación de Watchmen se convirtió en una especie de “proyecto maldito” para los estudios de Hollywood. Desde su publicación, hubo productores como Lawrence Gordon y Joel Silver -dueños de la taquilla en ese entonces con Arma Mortal (Lethal Weapon, 1987), Depredador (Predator) y Duro de Matar (Die Hard)- que compraron los derechos de inmediatos y se lo llevaron a Fox junto a Sam Hamm (Batman) como guionista.

Sin embargo, con la maldición de Alan Moore ya en marcha (¡si la conoceremos!), la cosa no prosperó y la carpeta volvió en los ´90 a Warner donde Terry Gilliam y su guionista de La Vida de Brian (Life of Brian, 1979) la tomaron como opción. Sin embargo, el estudio le puso un presupuesto límite de 25 millones de dólares a Gilliam aduciendo que siempre se pasaba de lo estipulado y éste largó todo calificando a Watchmen de “infilmable”.

Ya en el 2001, Gordon se llevó el proyecto a Universal  donde contrató al actor, guionista y director David Hayter –que por ese momento era oro en polvo tras sus guiones de X-Men (2000), X-Men 2 (X2, 2003) y el videojuego de Playstation Metal Gear Solid-; y de ahí a Paramount, donde desfilaron Michel Bay (Trasformers), Darren Aronofsky, Paul Greengras, el de Vuelo 93 (United 93, 2006), y La Supremacía de Bourne (The Bourne Supremacy, 2004), e incluso Tim Burton.

A todo esto, Alan Moore nunca prestó su consentimiento, y sólo atinó a alabar el guión de Hayter, aduciendo que “era lo más parecido a Watchmen que se podía hacer”, aunque se negó a ver la película si alguna vez se filmaba.

Watchmen _Minutemen serie

Pero en 2007, Zack Snyder estrenó 300 y allí Gordon creyó ver lo que estaba buscando. Sin embargo, no es lo mismo adaptar una obra de Frank Miller agregándole contenido para dramatizar que tratar de condensar a Alan Moore, que te puede escribir nueve páginas sobre una viñeta, y por eso es que la versión de Snyder resultó ser tan controversial en una primera mirada.

Claro que la película fue pasando por cambios con el correr de los años y por eso para 2013 salió el “Ultimate Cut”, de 215 minutos de duración (incluyendo la animación de Relatos del Navío Negro o Tales of the Black Freighter y el “documental” de Under the Hood), y la “opinión popular” cambió radicalmente, al punto que Scott Derrickson, director de Doctor Strange (2016) la calificó de “la Blade Runner de las adaptaciones”.

Tras haber superado esta dificultad, HBO se puso en contacto con Snyder a fines de 2015 para adaptar Watchmen como una serie. La reunión, paradójicamente, se produjo años después de que Snyder afirmara que era imposible que HBO pudiera transformar a Watchmen en una serie. Cinco años y cuatro temporadas de Juego de Tronos (Game of Thrones) después, la opinión del director había cambiado pero no logró convencer a la cadena de seguir su visión de la historia.

Pero a pesar de todo,  el proyecto siguió en marcha aunque con un enfoque intelectual diferente cuando el productor Damon Lindelof, que se acababa de quedar sin trabajo tras la cancelación de The Leftovers (2014-2017), salió con una alternativa: una secuela de la historia original.

Ante la mirada incrédula de los fans, Lindelof pasó un año creando expectativas, como en su mejor momento de Lost (2004-2010), hasta que llegó la hora de la verdad, el 20 de octubre de 2019. A sabiendas de que es un autor tan amado como resistido, él mismo salió a dar la cara a través de su cuenta de Instagram.

View this post on Instagram

Day 140.

A post shared by Damon (@damonlindelof) on

 

Ayer y hoy

Desde acá, vamos a contar a grandes rasgos el argumento de la serie, sin adentrarnos demasiado en detalles para los que están dispuestos a verla. Sin embargo, a medida que transcurra el informe, verán la advertencia “[¡SPOILERS!]” cuando llegue el momento de las revelaciones y respuestas a los numerosos interrogantes que han quedado abiertos tras la primera (¿y única?) temporada de la serie.

Para todos los que esperaban algo así como Star Wars El Despertar de la Fuerza (Star Wars The Force Awakens, 2015) de Watchmen, la serie tiene varias sorpresas y “eastern eggs” que confirman esta suposición aunque de una manera lo suficientemente bien pergeñada como para que no parezca algo construido sobre la obra original, como si fuera “la casa del terrenito del fondo”.

Sin embargo, Lindelof, se las arregló muy para emular el espíritu y la estructura del comic de Alan Moore, que guarda de manera hermética varias revelaciones, particularmente desde la mitad hacia el final. Esto hace que sea imprescindible leer el comic original (o en todo caso haber visto el anicomic que salió en su momento junto a la película), para entender las referencias que se hacen a la obra de Moore. Es extraño entonces que en el podcast de HBO que acompaña a la serie en las redes sociales, los conductores aseguren que no es necesario hacerlo, al tiempo que tratan de explicar todo lo que ocurre en un segundo plano.

¿Por qué esta aclaración? Porque la secuela está situada 34 años después de los acontecimientos sucedidos en el comic (no en la película de Snyder, y por esto hacemos hincapié en el comic), donde Robert Redford es presidente desde 1992 (como se estableció en el comic Doomsday Clock) y una nueva ola de racismo amenaza con romper la paz que reina en los EEUU desde el complot de Ozymandias.

 

Watchmen 7th Kavalry

 

Esto es porque, lejos de apoyarse en la conspiración de Adrian Veidt para seguir haciendo leña, Lindelof se va hasta comienzos del siglo XX y echa raíces en uno de los hechos más vergonzosos de la historia de los EEUU: la Masacre de Tulsa. Entre el 21 de mayo y el 1° de junio de 1921, alrededor de 150 afroamericanos (y otros tantos de raza blanca) fueron asesinados por una turba de ciudadanos blancos en esa ciudad del estado de Oklahoma (la “Wall Street negra”, por su prosperidad) a raíz de un presunto crimen sexual. Ahí se nos presenta la historia de un pequeño afroamericano que logra salvarse de esta matanza y rescata a una beba que encuentra abandonada a su suerte. Ambos serán de vital importancia el futuro aunque no lo sepan todavía.

Casi un siglo más tarde, en 2016, la misma ciudad es escenario de un nuevo ataque, en esta ocasión del grupo terrorista conocido como Séptimo de Kaballería, herederos directos del Ku Klux Klan, contra los hogares de 40 policías. Estos extremistas son algo así como fervorosos seguidores de los escritos que dejó Rorschach (de hecho, usan su máscara como emblema) al final de la historia original, y son conscientes de todos los manejos que hizo Veidt, aunque el Gobierno haga ingentes esfuerzos para mantenerlos callados. Paradójicamente, desde la infame “Noche Blanca”, los agentes de policía de Tulsa sobrevivientes y sus compañeros están autorizados a usar máscaras para no ser reconocidos, y adoptan sobrenombres tan particulares como Sister Night, Looking Glass, Panda, Red Scare o Pirate Jenny.

Watchmen_Sister Night

 

De esta manera, Lindelof da vuelta el concepto de ¿Quién vigila a los vigilantes? (Who watches the watchmen?) de la historia original ya que es la misma policía que persiguió a los justicieros durante décadas la que debe recurrir a ese método para poder operar, ante el peligro que viven sus familias.

En este marco, Angela Abar / Sister Night (Regina King) se convierte en la protagonista casi involuntaria de una historia que también incluye una conspiración de proporciones siderales que comienza con el asesinato de su jefe, Judd Crawford (el legendario Don Johnson) y la súbita aparición de un misterioso anciano (el mítico Louis Gossett Jr.) con el que sospecha que tiene un parentesco.

Aquí es donde entran a jugar algunos de los personajes originales como Adrian Veidt / Ozymandias (Jeremy Irons), Laurie Blake/  Silk Spectre II (Jean Smart) y el omnipresente Dr. Manhattan – del que no se ha sabido nada durante décadas- y otros nuevos como el ya mencionado Looking Glass (Tim Blake Nelson) Lady Trieu (Hong Chau), Calvin Abar (Yahya Abdul-Mateen II, el esposo de Angela), y los misteriosos Mr. Phillips (Tom Milson) y Ms. Crookshanks (Sara Vickers).

 

 

Presente, pasado y futuro

La serie contiene algunos elementos que la transforman en una estructura propia, a pesar de su dependencia de la antigua trama, de la que toma elementos en mayor o menor medida, y cuenta con sus propias características.

Una de ellas es la secuencia de títulos que cambia de capítulo a capítulo, dependiendo del tópico que se trate en cada uno. La otra es la música original de Trent Reznor y Atticus Ross de Nine Inch Nails; y la tercera es la inusitada cantidad de frentes en los que transcurre la historia.

Y en este punto hay que hacer un apartado que significa revelar un detalle primordial: no hay un punto fijo en la trama: presente, pasado y futuro se mezclan constantemente para ir revelando concienzudamente las diversas piezas de un rompecabezas magistral. Porque si la primera historia giraba alrededor del “reloj de la medianoche” que avanzaba inexorablemente hacia un conflicto nuclear entre los EEUU y la Unión Soviética, un tema que tuvo en vilo a la humanidad durante la década de 1980, en esta ocasión la serie de hace eco de una problemática más que actual: la discriminación y el racismo.

Y es que así es la humanidad, que después de unirse contra los calamares interdimensionales que “atacaron” la Tierra sobre el final del comic, ahora hay una nueva (vieja) excusa para dividir a las personas, justo en un momento en el que la realidad se ve signada por la era Trump, el resurgir de grupos de extrema derecha, y diferencias étnicas y sociales en diversos puntos del mundo. Estas divisiones son palpables en algunos cabos sueltos que había dejado Moore en la historieta y que aquí se retoma como es el caso de Vietnam, que quedó bajo el control de los EEUU después de la intervención del Doctor Manhattan. La situación que impera en ese país desde comienzos de la década de 1970 es lo que desencadena otro de los dramas de la serie.

 

Watchmen_Ozymandias

Parecidos y diferentes

Como buen fan del comic, Lindelof no se privó de colocar detalles por aquí y allí que le hagan más familiar la cosa a los mayores de 30 años. Por eso, dentro de la trama, al estilo del meta comic Relatos del Navío Negro, aquí también hay una serie de TV dentro de Watchmen, llamada American Hero Story: Minutemen que al estilo del American Crime History de Ryan Murphy desmenuza la historia de los miembros del antiguo grupo de justicieros que comenzó la tradición en ese universo, con Hooded Justice a la cabeza. Lo irónico del caso es que, en las escenas del meta-episodio, los realizadores se dan el gusto de burlarse del hiperviolento estilo de Snyder con una secuencia que da dolor de sólo verla.

Otro factor que se mantiene es el del Doctor Manhattan como único ser con el poder de un Dios, aunque su aparente desinterés en los asuntos humanos lo convierten en un habitante del planeta Marte desde hace décadas.

[Muy pronto, la segunda parte]

Compartir:

Etiquetas: , , ,

Dejanos tus comentarios:

7 comentarios

  • A mi me gustó muchísimo, y creo que tendría que haber segunda temporada. Se pueden contar muchas cosas más de este universo, por ejemplo de búho nocturno. Me pareció acertado mantener los uniformes originales de ozymandias y los personajes que aparecen en flashbacks. Se podría contar más del comediante y sus operaciones con el gobierno de Estados Unidos por ejemplo. Hay que esperar y ver. Superó.mis expectativa

    Comentarios

    Kid Marvelman

    11/01/2020 - 07:02

  • Yo creo que no hay más nada que contar así que no me parece que sea necesaria una segunda temporada, pero los personajes nuevos tienen una fuerza que que se yo, puede ser. Si bien no quiero que la caguen me quedé con ganas de ver más Sister Night y Looking Glass.

    Comentarios

    Flavio

    08/01/2020 - 12:21

    • Coincido al millón %, pero viste q la guita tira más y este podría ser otro caso más de seguir exprimiendo un producto mientras entregue plata…

      Comentarios

      Papepipopum

      08/01/2020 - 12:48

  • Un obra maestra. Lo mejor del año lejos. Hasta el capítulo 6 la pongo a la altura de la obra original, al final cae un poco pero esta bien igual. Y eso que Lindelof no es santo de mi devoción. Yo creo que no hay más nada

    Comentarios

    Flavio

    08/01/2020 - 12:20

    • Exacto. En el capítulo final cae un poco, pero así y todo le pongo un 9.

      Comentarios

      Kid Marvelman

      11/01/2020 - 06:58

  • A mi la serie me satisfizo. Ojalá no saquen una segunda temporada chota

    Comentarios

    Papepipopum

    08/01/2020 - 11:28

    • Si. Yo creo que tendría que tener una segunda temporada, da para contar más cosas la serie. Por ejemplo que pasó con búho nocturno.

      Comentarios

      Kid Marvelman

      11/01/2020 - 06:59