Desde Adentro

Cuando empecé a pensar en la trilogía de Nitnit, me di cuenta de que podía utilizar el color como un elemento narrativo dentro de la historia.

Charles Burns

01/06/2018

| Por Staff de Comiqueando

1 comentarios

XedLa verdad que la trilogía de Nitnit no es mi primer trabajo que se publica a color. Antes hubo versiones a color de Curse of the Mole Men y Blood Club, dos de las historias de Big Baby. Pero esa fue una idea de mi editor de aquella época, Dennis Kitchen. Las historias fueron dibujadas en blanco y negro y pensadas para verse en blanco y negro, pero me pareció interesante hacer el experimento de colorearlas. Utilicé el método tradicional, el de crear una máscara de color en papel de calcar, por encima del original en blanco y negro, y dibujaba en un papel poroso, que se podía colorear en el reverso. Pensé que iba a ser divertido, pero no fue el caso. Debo haber pintado… quince páginas, o un poco más. Algo así como la mitad del libro. Pero me llevaba demasiado tiempo. Al final, se hizo cargo un colorista que me recomendó Dennis. Yo le di la referencia de las máscaras, como para orientarlo, y este colorista se ocupó de lo demás. Para ser sincero, el resultado no me dejó demasiado satisfecho. Son esas cosas que hay que hacer, que hay que intentar para ver cómo salen. Lo peor que puede pasar es que el resultado se parezca a esas versiones colorizadas de aquellas hermosas películas en blanco y negro. Porque además –ni hace falta decirlo- la gente que ama el cine en blanco y negro desprecia las versiones a color.

Charles-Burns-7.-Nitnit--singleMuchos años después, cuando empecé a pensar en la trilogía de Nitnit, me di cuenta de que podía utilizar el color como un elemento narrativo dentro de la historia. La historieta, como sabemos, es diferente de la prosa, porque en la prosa hay que describir todo: texturas, colores y ambientes. En cambio, en la historieta los mostramos. Y el color amplía la gama de cosas que podemos mostrar. Por ejemplo, en X´ed Out hay una cierta capa de rosa que está cargada de sentido. Ya no me hace falta describir que “una capa de rosa puntúa el humo de los cigarrillos”. Lo puedo mostrar, y puede ser que la primera vez el lector no capte de qué se trata, pero está también el aspecto de la repetición: el recurso reaparece varias veces a lo largo de la historia, y tu cerebro establece rápidamente la conexión, digo yo. “Ah, mirá, rosa. Otra vez se ve ese rosa”, o algo por estilo. La misma técnica la utilizo con el rojo profundo. Me parece que la primea vez que vemos a la potencial compañera del protagonista, ella está en un laboratorio fotográfico, con esa luz tan particular. Estos elementos aparecen de tanto en tanto, y se van acumulando. De ese modo, la próxima vez que aparecen, el lector puede crear el vínculo con las otras ocasiones en las que aparecieron estos colores particulares.

Charles-Burns-8.-Nitnit--singleEl desafío que se me ocurrió plantear fue ese, buscar una nueva dirección. No hacer simplemente la versión coloreada de una obra, sino utilizar el color de manera verdaderamente integral en la historia. Por momentos fue frustrante, porque yo estoy acostumbrado a ver las imágenes emerger de la oscuridad, utilizando mucho la línea y la sombra. En cambio con el color, el dibujo se hace más abierto… aunque no tan abierto como podría ser la línea clara de Hergé, Joost Swarte o Ever Meulen, o cualquier otro dibujante franco-belga clásico. Pero para sacarle un verdadero provecho al color, para poder plantear como corresponde la iluminación de una historieta a color, tuve que esforzarme y dejar el dibujo más abierto, más vacío. Ni siquiera cuando decidía a poner colores oscuros en un fondo se me tenía que ocurrir poner negro. Son un montón de cosas de las que me fui dando cuenta, y fui adaptando la forma en que habitualmente concibo el dibujo.

 

 

 

Compartir:

Etiquetas:

Dejanos tus comentarios:

Un comentario