Desde Adentro

Con la aparición de Ben 10 me logré afianzar en el trabajo de licencia y en los comics para chicos.

Darío Brizuela

29/11/2019

| Por Staff de Comiqueando

0 comentarios

portrait_uncannyOK, a pedido de mis amigos de Comiqueando, vengo a contarles de una manera resumida cómo logré trabajar para DC Comics y más adelante para varias editoriales y compañías de EEUU.

Mucho antes de la existencia de Facebook y las redes sociales, hace ya más de 20 años, yo trabajaba como ayudante del genial Carlos Meglia, en diferentes proyectos para WildStorm y Dark Horse. Durante ese período decidí preparar unas páginas de muestra para enviar a los coordinadores de EEUU (con la ayuda de Andrés Ponce en las tintas). Eran páginas de Batman, muy influenciado en esa época por Joe Madureira. Al día de hoy pienso que las páginas no eran para nada geniales, pero se veían profesionales, con un dibujo limpio, con una narración dinámica y mucho trabajo de fondos, mucho “clima”, como decía Meglia. En aquel momento el e-mail era relativamente nuevo, pero recuerdo que envié las páginas a lápiz, tinta y color, coloreadas por mí. La idea era darle al editor una idea terminada del producto. Inclusive en muestras posteriores comencé a incluir globos de diálogo (pero sin texto) en las páginas.

 

791344._SX270_QL80_TTD_La respuesta fue positiva: Dark Horse me ofreció dibujar una historia de 8 páginas de Star Wars Tales. ¡Lo había logrado! ¡Iba a trabajar dibujando comics para EEUU! Eso pensaba yo, pero no fue tan asi… Luego de ese proyecto seguí preparando muestras y enviándolas a diferentes coordinadores, pero no me ofrecían trabajo y el tiempo pasaba. Claramente, esto no era tan fácil como se podría pensar.

Unos meses después, WildStorm Productions, (una división de DC Comics ) me ofrecio dibujar una historia corta para ellos. Pero no era de superhéroes musculosos, era un comic llamado Robo Dojo y era ¡estilo manga! Curiosamente, en mi segundo proyecto me sugerían un estilo en el cual trabajar. Supongo que fue porque el estilo de mis muestras era generalmente más cartoon, más en la estética de las series animadas.

Con este pedido de trabajar en un estilo en particular, comencé a disfrutar y descubrir lo que se suele llamar “trabajo de licencia”, o sea, seguir modelos. Una vez más creí que ya estaría seguro trabajando durante años para EEUU, pero nuevamente no fue así. Pasó mucho tiempo hasta que volví a tener una oportunidad de publicar nuevamente en EEUU, pero durante ese tiempo estudié a los dibujantes que más me gustan, desde José Luis García López, hasta Bruce Timm. Y mientras preparaba páginas de muestra, comencé a trabajar en las revista Billiken, dibujando comics para chicos durante varios años, y también trabajé en la productora Patagonik dibujando storyboards y fondos para una película animada que se llamó El Arca.

89edcafbd5cf0b376b0381d416493df9._SX1600_QL80_TTD_Gracias a estos trabajos logré viajar a la convención de comics de San Diego, llevé los comics en los que había trabajado para las editoriales norteamericanas, junto con mi trabajo para Billiken, más nuevas muestras. Creo que tenía una carpeta presentable, pero sobre todo podía mostrar que trabajaba profesionalmente. En esa convención tuve la oportunidad de acercarle mi carpeta a la directora de la línea de comics para chicos de DC. Recuerdo que le dejé mi material caminando por un pasillo, ya que ella tenía que irse prontamente luego de un panel y no contaba con mucho tiempo.

Volví a Buenos Aires, seguí trabajando en diferentes proyectos y me mantuve en contacto con esta coordinadora que me había dado su tarjeta, enviándole lo que producía para Billiken y nuevas páginas de muestra. Varios meses después, llegó el día en que recibo un e-mail suyo, en el que me ofrecía dibujar un comic corto basado en una serie animada que aún no se conocía en Argentina: Ben 10. Ya sea por suerte o por coincidencia, el estilo en el que yo dibujaba las historietas para Billiken tenía cierta similitud con el estilo de Ben 10, y fue en ese momento cuando me afiancé en el trabajo de licencia y en los comics para chicos.

mary monster plantilla a3.jpg 100.2A partir de ahí, siguieron ofreciéndome nuevos proyectos en DC y otras editoriales que veían mi trabajo publicado. Claro que siempre hay momentos con más o menos cantidad de trabajo, los proyectos terminan y puede pasar un tiempo hasta conseguir involucrarse en uno nuevo, pero es en ese tiempo cuando hay que recargar energía y producir nuevo material… o por lo menos eso es lo que hago yo.

Por último -pero no menos importante- al conseguir trabajar con cierta regularidad para EEUU, empecé a viajar a convenciones de comics en ese país. Esto requiere de un gran esfuerzo, y es una gran inversión, pero en mi caso fue de gran ayuda para cumplir mi sueño de trabajar hace ya más de 20 años dibujando los personajes que más me gustan.

Compartir:

Etiquetas:

Dejanos tus comentarios: