Desde Adentro

Si yo me concentrara sólo en Goscinny, me convencería de que soy un choto, porque comparado con él, no tiene sentido que yo escriba historietas.

Fabien Vehlmann

13/09/2018

| Por Staff de Comiqueando

1 comentarios

les-folles-aventures-de-spirou-et-fantasio-hors-sc3a9rie-5-fabien-vehlmann-yoann-histoires-courtes-back-to-the-rc3a9dac-p-1Para mí la historieta es una pasión desde chico, siempre me encantó. A los 7-8 años empecé a hacer mis propias historietas, dibujaba, hacía todo. Después, poco a poco me fui convenciendo de que no era muy razonable meterse en ese medio, no estaba seguro de tener los medios para dedicarme profesionalmente y ganarme la vida con eso. Así fue que decidí orientarme a una escuela de comercio, pensando que podría trabajar en una empresa de juguetes y juegos, como para no irme tan lejos. Pero ahí empecé a extrañar mucho el hecho de escribir historias. Me pareció que era muy tarde para enfocarme en el dibujo, pero me quedaba el guión. Y al principio con un poco de miedo, decidí apostar a eso. Ahí me di cuenta de que escribir guiones era mi verdadera pasión, mucho más que dibujar.

Al principio, cuando empecé a contactar editoriales de todo tipo, tuve muchos rechazos, fue muy deprimente. Después, de a poquito, se me fueron abriendo las puertas para colaborar en la revista Spirou. Seguí luchando, intentando, volví a mandar material y cuando mostraron algo así como un interés, me concentré en propuestas para esa publicación. De a poco, me fueron rechazando cada vez menos historias cortas, y así me empecé a sentir más cómodo, más confiado… y a ganar unos mangos.

Sept Psychopathes - 10 sur 66 copiaEn términos de afinidad, creo que mi gran maestro fue Goscinny. Pero al mismo tiempo, Greg y Charlier hacían cosas geniales. Greg tenía unas ideas de montaje excepcionales. Me acuerdo haber leído de chico unas secuencias de Bruno Brazil que realmente me daban ganas de hacer historietas. Lo que hacía Charlier en Tanguy et Laverdure era genial. Una de las pocas veces que una historieta me hizo llorar, fue en esa serie.

También trato de no aprender sólo de los maestros de la historieta. Admiro a esos tipos, como también admiro a Christin y a varios más, pero trato de salir un poco del universo de la historieta para encontrar otras fuentes de inspiración, otros modelos de gente para admirar. Me parece interesante estudiar cómo se hacen las películas, las novela, los poemas, los documentales. De todo se aprende algo en materia de contar historias o representar realidades. Lo peor que te puede pasar es que la admiración te paralice. Si yo en un momento me concentrara sólo en Goscinny, terminaría por convencerme de que soy un choto, porque si me comparo con él, no tiene ningún sentido que yo escriba historietas. Por eso trato de diversificar referencias, influencias y maestros.

kerascoet_jolies-tenebresNo tengo géneros favoritos, por eso me meto con todos. Tampoco pienso en términos de géneros, sino en términos de historias que funcionen. Hoy puedo pegarla con un álbum policial, y con el próximo me puede ir muy mal. Pasa por los distintos momentos, según qué tan inspirado esté uno. Yo encaro todo con la misma pasión, obviamente, pero a veces sale mejor y a veces peor. A veces planteo historias en algún género al que nunca abordé y el editor me dice “no, seguí con lo que venís haciendo hasta ahora, que se está vendiendo bien”. Y yo lo entiendo, porque es su plata. Pero alcanza con esperar un poquito más y enseguida surge la oportunidad de seguir haciendo lo que tengo ganas de hacer.

No me considero para nada un autor consagrado. Tengo muchos álbumes publicados, algunos se vendieron bastante bien, y no me falta trabajo.

la-isla-de-los-cien-mil-muertos-jason_01Pero hay un montón de guionistas mucho más prolíficos y exitosos que yo, claramente. Por suerte tengo un cierto público que me sigue. No tengo mucha idea de cuánta gente es y no estoy muy seguro de que compren mis libros porque ven mi nombre impreso en la tapa, aunque no les interese la temática o no los atrapen los dibujos. Por ahí lo que arrastra son los temas que uno toca, pero sinceramente no creo que haya un sólo lector al que le encanten todas las obras que yo hago. Por ahí le prestan atención a mis libros, se toman el trabajo de leer las contratapas a ver de qué van las historias, pero no creo que nadie los compre ciegamente, sin saber si les van a interesar o no.

También hay libreros que me siguen, y eso lo valoro muchísimo, lo agradezco muchísimo. Para mí es como un pequeño milagro que la gente compre mis historietas. E incluso aunque no las compren, el simple hecho de que alguien lea una historieta mía en una biblioteca, para mí es un honor hermosísimo.

Compartir:

Etiquetas:

Dejanos tus comentarios:

Un comentario

  • Es el amor, es lo mejor. Quiero un tirabuzón. Vamos vamos vamos, nena, oh, yeah yeah.

    Comentarios

    resorte

    15/09/2018 - 03:24