Desde Adentro

En la superficie, el manga es un divertimento simple al que tenemos que tratar de darle más profundidad sin que deje de ser accesible.

Go Nagai

26/10/2018

| Por Staff de Comiqueando

2 comentarios

nagai-go-wallpaperMi primer contacto con el manga fue a los cuatro años, cuando leí Lost World, de Osamu Tezuka. Me encantaron los dibujos y me enganché enseguida con los personajes. Pero lo que más me atrajo fue la temática de la historia: viajes al espacio, criaturas de un mundo perdido, la búsqueda, los elementos oníricos… Esa mezcla me marcó por completo.

Años más tarde, trabajando como asistente de Shotaro Ishinomori, me di cuenta de que el medio del manga es durísimo, que requiere una gran fortaleza física y psicológica para resistirlo. Pensé que nunca iba a ser capaz de seguir ese ritmo, pero bueno, una vez que me convertí en mangaka fui ganando confianza. Y esa angustia constante me sirvió para empujarme a dar siempre lo mejor. Una vez que me lanzo sobre la página, no me queda otra opción que dar lo mejor de mí mismo.

En 1968 me tocó formar parte del lanzamiento de la revista Shonen Jump, y la verdad es que fue una fuente inagotable de anécdotas y satisfacciones. El objetivo de la nueva revista era nuclear a los mangakas jóvenes, porque los autores consagrados se quedaron todos en sus respectivas revistas. Así fue como me sumé a un equipo donde todos tenían más o menos la misma edad que yo, lo cual generó un ambiente muy solidario, de camaradería y apoyo mutuo.

mazinger-z-1500790_hcujNunca me puse a refexionar muy seriamente acerca de qué mensaje transmiten mis obras. Devilman, por ejemplo, fue una serie que creé porque tenía ganas de meter en escena a un demonio. Es probable que el nivel de violencia tuviera que ver con una metáfora de la guerra, vista a través de un prisma fantástico. También una forma de ver mostrar la pasión, incluso el amor, pero con la variante de que todo el tiempo se sintiera la inminencia del peligro, de la conclusión trágica en la que todos podían morir. Como en la guerra, donde para mi modo de ver no hay ni vencedores ni vencidos, sólo pérdidas humanas.

Y Mazinger Z surgió un poco como contrapartida de Devilman. Ya estaba trabajando en una obra para el público adulto y quise sumar una para el público infantojuvenil, por eso todo el tema de los robots y las peleas entre ellos. Además ahí pude plasmar una idea que tenía desde la infancia, desde que jugaba a hacer robots con plastilina, que es la de ponerle nombres a los ataques.

susanoo-nagai-go-4890145Por suerte siempre pude trabajar simultáneamente en series que no tienen nada que ver entre ellas, como Devilman y Mazinger Z. Dentro de mi cabeza, es como si mi cerebro fuera un televisor y yo cambiara de canal. Hago esta distinción mental muy clara, y le doy para adelante sin que me surja ningún problema.

Muchas de mis series se convirtieron en sagas, con continuaciones en las que participan también otros autores. La verdad que no me genera ningún inconveniente. Las historias que hice yo siguen ahí, son inmutables, y las continuaciones se inscriben dentro de un proceso de creación aparte. Lo importante es que no se cuente siempre la misma historia, o en todo caso que se las encare de maneras bien diferentes. A mí me resulta sumamente interesante esta reapropiación, esta reinterpretación para las nuevas generaciones, porque hoy las formas de pensar el manga evolucionaron muchísimo y no cualquier obra se adapta a eso.

El manga está cambiando muchísimo y esa evolución me resulta muy interesante. Sigo leyendo muchas revistas y series y hay muchas obras que me atraen, quisiera tener más horas disponibles para leer muchas más. Yo formo parte del jurado del Premio Tezuka y cada vez que nos toca realizar la selección de los galardonados, me llegan a mi casa decenas de cajas repletas de novedades. Así que leo mucho, estoy bastante al tanto de lo nuevo.

La esencia del manga, sin embargo, su naturaleza como medio, sigue siendo la misma, y es muy fácil de comprender: en la superficie es un divertimento simple al que tenemos que tratar de darle más profundidad sin que deje de ser accesible. Para esto es fundamental la diversidad de temas e incluso las diferencias culturales, que se ven sobre todo cuando comparamos a los grandes mangakas de la historia con los autores jóvenes que surgen en la actualidad. Esto es parte de lo que hace que el manga cobre esa impronta universal, y se pueda exportar a todo el mundo.

Compartir:

Etiquetas:

Dejanos tus comentarios:

2 comentarios

  • Sos un capo Kiyoshi, te debo muchísimo.

    Comentarios

    Toribio

    30/10/2018 - 22:23

  • Por supuesto le debemos tanto a GO, un creador increible pero tambien es un gran guionista, actor aficionado y cuando algo quiere lo consigue: su admiración y fanatismo sobre la querida y semi olvidada serie de tv V Invasión Extraterrestre hizo que consiguiera los derechos y en 1989 creó el manga V, fueron solo 2 tomos, difíciles de conseguir inclusive en Japón…yo me siento afortunado de tenerlos…son tan raros y diferentes los diseños que hacen( el dibujante es Yasuda Tatsu) sobre los personajes principales eso si respetando la historia y los espectaculares diseños de las nave nodrizas, los trajes, armas etc.Una rareza según algunos fans del propio Nagai y claro esta los fans de V como yo.

    Comentarios

    yolomate

    26/10/2018 - 13:15