Maldito Mainstream

Suspenso, terror y humor negro en la línea de los clásicos relatos de la E.C. Comics, en esta atractiva miniserie creada por Joe Hill para DC Comics.

Basketful of Heads

25/09/2020

| Por Andrés Accorsi

2 comentarios

833552._SX1600_QL80_TTD_¿Qué hago yo acá, invadiéndole la sección al Chaco Depettris? Nada, quédense tranquilos que él está lo más bien. Hubo un inconveniente tragicómico por el cual el autor titular de esta sección no puede estar hoy con ustedes. Ya está a full craneando una entrega especial para el mes que viene.

¿Y qué hago yo leyendo un comic de terror, que es un género que normalmente no me interesa demasiado? Bueno, acá está el primer punto a favor de Basketful of Heads. No es exactamente un comic de terror. Las portadas van para ese lado, te lo quieren vender como si fuera algo bien gore, donde Joe Hill y Leomacs te proponen cagarte de miedo con una historia que salpica sangre cuadrito por medio. Una vez que te adentrás en la lectura, descubrís que sí, hay bastante sangre y hay unas cuantas muertes truculentas, pero el tono de la obra tiene mucho de comedia. El Gauchito Hill (de quien soy fan gracias a la gloriosa Locke & Key) demuestra en estas páginas un gran timing para el humor negro, con diálogos muy ingeniosos y una sensación de disparate que rápidamente se impone por encima de los climas ominosos. O sea que si no son muy fans de esas historias de terror donde un asesino serial apila fiambres, también es muy probable que se enganchen con Basketful of Heads.

1-3La miniserie se lanzó a fines de 2019, y en su momento se anunció que iba a durar ocho episodios. Finalmente cerró (de modo inobjetable, para nada apresurado) en el nº 7. Este mes salió el recopilatorio en EEUU, por supuesto en tapa dura. Para el softcover habrá que esperar unos meses más. Basketful of Heads fue el primer título de la línea Hill House Comics, de la que este año no se lanzaron nuevos títulos. Se completaron las miniseries iniciadas en 2019 y se están publicando los tomos que las recopilan. Vaya uno a saber cuál será el destino de este subsello dentro del Black Label, el sello de DC destinado al material adulto o de propiedad autoral.

La trama de Basketful of Heads nos lleva a 1983. ¿Se preguntaron por qué cada vez hay más historietas ambientadas en los ´80? Les doy una pista: no es sólo para tirar referencias a las bandas de rock de aquella época (acá se habla bastante de Sting y The Police, Aerosmith, el ska, y demás). Es porque los guionistas necesitan crear una tensión dramática que en la actualidad no se puede lograr por el tema de la hiperconectividad. Hoy cualquiera pela un celular, o un bluetooth, o una tablet, y da a conocer su ubicación, o se comunica con alguien para pedir ayuda, o filma al posible asesino que lo viene a acosar. Por culpa de la tecnología, el peligro está un poco devaluado y los guionistas lo saben.

07Acá, además, Hill ambienta la historia en una isla, como para que escapar sea más difícil. Y además esto le permite jugar con algo que aparece bastante en la literatura de su padre (un tal Stephen King, quizás lo ubican): el pueblo chico en el que todos se conocen. En esta pequeña escala de la isla Brody, se va a desarrollar una trama de corrupción que salpica a políticos y policías, con el FBI y el narcotráfico metidos en el medio. Serán horas de angustia, frenesí y situaciones extremas (incluso bizarras) para June Branch, la joven que estudia Psicología, retratada con mano maestra por Joe Hill. No te digo que June levante chapa como para que la quiera ver protagonizar tres o cuatro secuelas de Basketful of Heads, pero si eso sucede, no me molestaría en absoluto porque es un personaje sumamente tridimensional, con muchas aristas copadas para seguir explorando en eventuales continuaciones.

El dibujante, Leomacs, en realidad se llama Massimiliano Leonardo y –tal como uno sospechaba- es oriundo de Italia. Este es su primer trabajo para DC, pero en su país tiene una extensa trayectoria en las publicaciones de la seminal editorial Bonelli. Al principio me chocó un poquito su línea, me parecía una versión berreta de David Lapham o de Chris Samnee. Con el correr de las páginas, me fue convenciendo cada vez más, sobre todo con su amplio y logrado repertorio de expresiones faciales, que tienen mucho peso en el desarrollo de la historia. Pero también cumple con creces a la hora de dibujar la acción, los fondos, los paisajes… Está muy bien, es un dibujante sólido, con recursos genuinos, a tener en cuenta sobre todo para este tipo de proyectos, donde se introducen algunos elementos fantásticos en un thriller de suspenso y terror de base muy realista.

22El color está a cargo del infalible Dave Stewart, un maestro del photoshop de esos que te siguen sorprendiendo año tras año, obra tras obra. Y nunca hablamos de los letristas, pero esta vez quiero hacer la excepción con Deron Bennett, un capo cuyo rotulado me remitió de inmediato a las viejas revistas de la editorial E.C., en las que se vivía el mismo clima que Joe Hill plantea en Basketful of Heads: el de las mutilaciones, decapitaciones y muertes atroces contadas con un filo grotesco, exacerbado, que además de shockear al lector le puede arrancar una sonrisa.

Y bueno, ya desde el momento en que te pongo a Basketful of Heads en la misma frase que un comic de suspenso y terror de la E.C., queda claro que me gustó muchísimo y que la recomiendo plenamente. Ojalá todas estas purgas que han habido en DC no sean óbice para que el Gauchito Hill siga trayéndole a la editorial de Superman y Batman este tipo de historias adultas, sangrientas, con sarcástica mala leche y sobre todo con ganas de salirse del molde, de los esquemas del típico thriller de terror que ya todos nos sabemos de memoria.

Compartir:

Etiquetas: , ,

Dejanos tus comentarios:

2 comentarios

  • Ya salgo corriendo a buscarla! Pero por favor, contá el inconveniente tragicómico del Chaco!! No nos dejé así…

    Comentarios

    Patan

    25/09/2020 - 21:59

    • El Chaco eligió para este mes un comic, en la semana leyó todos los números que le faltaban para ponerse al día, anoche se sentó a escribir la nota… y cuando ya la había empezado se dio cuenta de que ya le había dedicado un Maldito Mainstream a esa misma serie el año pasado 😉 Ahí ya no había margen para que leyera y reseñara otra serie, así que salí yo a apagar el incendio.

      Comentarios

      Andrés Accorsi

      26/09/2020 - 01:21