Maldito Mainstream

Cerramos el recorrido por el universo de Black Hammer con cuatro miniseries, de las cuales dos todavía están en curso.

Black Hammer (parte 3)

25/12/2020

| Por Matías Depettris

2 comentarios

3003862Llegamos al final del enorme recorrido que comenzamos a hacer en Octubre sobre uno de los cómics insignias de la editorial Dark Horse, Black Hammer, y el universo expandido que se genera a partir del mismo. Para el cierre nos quedaron cuatro miniseries muy distintas que demuestran el potencial de la franquicia y la versatilidad del creador de esta hermosa locura, Jeff Lemire.

En Julio del 2019 sale a la venta el primer número de Black Hammer/Justice League:Hammer of Justice!, un crossover que nadie pidió pero que se caía de maduro podía llegar a aparecer, dado que el grueso de los homenajes que Lemire orquestó con su obra tienen un anclaje en la historia de DC Comics. En el dibujo nos va a acompañar Michael Walsh, un canadiense que viene trabajando intensamente desde hace una década, tanto en el terreno independiente y como en Marvel, Image e incluso IDW, y que tiene un estilo similar al trabajo previo de Dean Ormston en la serie madre, con diseños de personajes muy expresivos y una narrativa que remite todo el tiempo a la edad de oro de los cómics, algo que también está sostenido por el manejo del color. La trama tiene un punto de partida trillado, pero que le permite al guionista establecer dos escenarios con los cuales poder jugar su mano: una misteriosa entidad orquesta un enroque entre la Liga y los héroes exiliados de Spiral City, y en muy pocas páginas tenemos a las luminarias de DC atrapadas en la granja, mientras que los personajes de Dark Horse aterrizan sin explicación alguna en Metropolis.

51aIHp9UL0LLa miniserie comienza jugando con situaciones espejadas para establecer el cambio de actitud para afrontar los desafíos de un grupo y otro, y a medida que avanzan los números, Lemire desarrolla con la velocidad justa tres arcos argumentales yuxtapuestos que nos van a permitir poder disfrutar de una decena de encuentros asombrosos. Así, tendremos la oportunidad de ver cierta introspección de John Stewart de la mano del Coronel Weird, o momentos realmente densos de Cyborg, así como también el lado más humano del alien más poderoso de la Liga, Clark. Quizás este crossover no se encuentre entre los mejores spin-offs de la franquicia, pero resulta muy entretenido para cualquier fan de DC, y sobre todo está repleto de diálogos y relaciones muy conmovedores y excitantes teniendo en cuenta la génesis y las historias vividas por estos grupos.

En Diciembre del 2019, hace ya un año, tenemos acceso al primer número de Skulldigger + Skeleton Boy, una de las miniseries más desconectadas del tronco principal del Hammerverse, y quizás por ese motivo uno de los arcos más radicales. La miniserie lleva adelante la historia de un violento justiciero de Spiral City que termina involucrado de forma fatal con un niño que ha sido testigo de un evento trágico y ha quedado traumatizado. Luego de reflexionarlo un poco, afectado también por el pasado que lo forjó, decide ir en busca de este infante para transformarlo en una suerte de sidekick. Además de enfrentarse juntos a psicópatas, pervertidos y maniáticos, Skulldigger deberá lidiar con la insistencia de una detective de Spiral City que está enfocada en recuperar a este niño de las garras de su nuevo progenitor.

71LPIYWaKELFiel al estilo de Lemire, el plot narrado de esta manera parece nuevamente un cliché que hemos leído reiteradas veces a lo largo de las décadas, y sin embargo el canadiense se las ingenia para encontrar una vuelta de tuerca a los miles de comics que tenemos consumidos de Batman, Punisher e incluso el Kick-Ass de Mark Millar (todas obras de las cuales el guionista toma no sólo eventos y ambiente sino también detalles en el diseño de los personajes) y nos emociona con una aproximación madura y emotiva de la locura que engloba el hecho de que un menor de edad esté acompañando a un adulto en misiones nocturnas donde cualquier cosa podría pasar. Los arcos son verosímiles pero sin perder de vista que esto es un comic y que el objetivo final es presentar escenarios entretenidos que den lugar a la reflexión y así y todo se sientan frescos y en concordancia con los tiempos actuales. El dibujo de esta magnífica mini-serie está cargo del croata Tonči Zonjić, a quien comenzamos a apreciar hace más de una década cuando apareció dibujando The Immortal Iron Fist bajo la tutela de Ed Brubaker y Matt Fraction, y su elección para llevar adelante este relato no podía ser más acertada: su estilo dinámico y expresivo y su muñeca para generar los ambientes indicados rivaliza con el estudiado planteo que hace de las puestas de páginas, para lograr una fluidez narrativa que prácticamente transforma el comic en un dibujo animado.

En400MNXcAEcEJ_Colonel Weird: Cosmagog es una de las miniseries más recientes de este universo expandido, y el primer número salió recién en Octubre de este año. El Colonel Randall Weird es quizás uno de los personajes más interesantes que tiene la serie principal, y desde el cual los lectores tienen conocimiento de algunas de las teorías más fumadas que pone en práctica Lemire. Comencé a leer esta miniserie seguro de que el trasfondo de la misma giraría alrededor de darle un poco de coherencia y orden al caos que envuelve la vida de este explorador espacial, pero por supuesto el buenazo de Jeff no me la iba a servir en bandeja. A través de las páginas de este comic tendremos acceso al pasado del personaje de maneras que nadie puede explicar, y retrocederemos tanto en el tiempo que incluso accederemos a una porción de la niñez de un joven Randall, pero en realidad es el mismísimo Coronel el que introspectivamente regresa una y otra vez a ciertos momentos de su pasado. Hasta el momento en el que escribo esta reseña, seguimos sin entender del todo los eventos que desencadenan este viaje astral, pero la miniserie aún no ha finalizado. El dibujo esta vez corre por cuenta del estadounidense Tyler Crook, un artista vinculado fuertemente con el terror y el suspenso que llamó la atención del medio y los lectores mayormente por su participación en Petrograd, escrita por Philip Gelatt. Su estilo, claramente influenciado por autores como Hergé (de hecho hay homenajes bastante obvios a Tintin), remite a historias de mediados del siglo pasado, tanto en el diseño de personajes como en la puesta en página, lo que le permite jugar de formas muy originales con las transiciones cósmicas y los viajes temporales. Las paletas con colores pasteles acuarelados intensifican esa sensación de extrañeza que tanto el protagonista como los lectores tienen, y posibilitan la exploración de miedos e incertidumbres desde lugares y formas que en el comic principal crearían una disociación muy grande con el resto de la aventura. Si bien sólo han salido a la venta dos números, la conclusión de esta historia es prometedora.

Y finalmente la cuarta miniserie (todavía en curso, con un solo número publicado de los cinco prometidos) es Barbalien: Red Planet. Acá los guiones no están a cargo de Jeff Lemire, sino de Tate Brombal y el dibujante es el notable Gabriel Hernández Walta. Ahora sí, con esta breve mención completamos el repaso por todas las secuelas y spin-offs de la apasionante Black Hammer.

 

Compartir:

Etiquetas: , ,

Dejanos tus comentarios:

2 comentarios

  • Se publico algo de esto aca?

    Comentarios

    chuliverm

    27/12/2020 - 21:10

    • No, hasta donde yo conozco, la única edición en castellano es la de Astiberri, de España.

      Saludos

      Comentarios

      Logan_San

      06/01/2021 - 11:56