Maldito Mainstream

Un relato sórdido de supervivencia matizado con pinceladas de violencia, sexo, corrupción y desesperación, en un mundo submarino alucinante.

Low

10/01/2020

| Por Matías Depettris

1 comentarios

10a5171ba37b0d734236fc26d8917dcdDespedimos al año que dio cierre a una década gloriosa para quienes leemos historietas, en la cual tuvimos la oportunidad de poder acceder a material fresco, innovador y en muchos casos disruptivo. Muchas de estas obras generalmente pasan por debajo del radar de cientos de miles de lectores por no pertenecer al mercado mainstream pero algunas pocas joyas forman parte de este enorme y popular universo. La mitad de la última década tuve el privilegio de llevar adelante esta sección en la cual me sumerjo en una pileta repleta de inmundicias con la esperanza de poder rescatar para ustedes, una vez por mes, una serie regular editada en el país del norte por alguna de las editoriales más populares y que sea digna de recomendar.

Para comenzar con buen pie este año decidí elegir un comic que en algún punto represente este camino recorrido por mi persona al frente de esta sección, y es así como el día de hoy voy a explayarme sobre Low, una serie mensual de la editorial Image escrita por el maestro Rick Remender y dibujada, entintada y pintada por el brazuca Greg Tocchini en sus primeros siete números, quien luego de la octava entrega comienza a recibir una mano del veterano colorista Dave McCaig, mayormente en el apartado del color pero a veces también en las tintas finales. Low es una serie regular que comenzó su andadura a mediados del 2014, pero por mi parte la descubrí a comienzos del 2015, justo cuando Andrés me encomendaba esta sección, así que de una forma u otra estuvo todos estos años presentes en cada una de las entregas.

low_01_preview_1Resulta que el sol, nuestro sol, comenzó a expandirse de forma exacerbada, obligando a la humanidad a huir al fondo del mar, para refugiarse de la radiación mortal que azotaba la superficie del planeta. A medida que se construían gigantescas ciudades submarinas que fueran medianamente autosustentables se mandaban sondas espaciales en busca de planetas que pudieran ofrecer un nuevo hogar al ser humano, las cuales eran programadas para regresar al punto de origen cuando el objetivo se cumpla, algo que hasta el momento no ha sucedido. Las décadas se fueron transformando en siglos y el pesimismo comenzó a empujar a la humanidad a lo que parece indicar sería el final de su existencia. Los recursos obtenidos en el fondo del océano son limitados y las tecnologías submarinas no les han permitido poder prolongar la existencia mucho más allá de algunos pocos años cuando comienza el relato que nos plantea Remender.

La pareja que protagoniza el comic inicial pertenece a la alta alcurnia, y el padre y patriarca de la misma, Johl Cain, tiene como objetivo pilotear una nave en los peligrosos límites exteriores de la ciudad capital de Salus en busca de recursos para la supervivencia de la especie, importante y vital labor que en pocos años recaerá en alguno de sus tres hijos, dos mujeres (Tajo y Della) y un varón, Marik. Su pensamiento es práctico y pragmático, similar al de un cazador, mientras que su mujer, Stel Cain, carga con un enorme optimismo producto de una religión que profesa, la cual advoca por la esperanza de la posibilidad de un mundo mejor, y subraya el hecho de que la realidad que nos rodea puede ser modificada a través de una actitud correcta. Es así como Stel enfoca sus energías en la búsqueda de un nuevo mundo habitable para todos los humanos y pone su fe y esperanza en dicha misión. Y justamente es ella la que termina por identificar una sonda que finalmente está regresando y aterrizará en la superficie del planeta en los próximos 10 años, algo que podría significar por fin buenas noticias para la humanidad.

0001_LOW#02_COLORSLamentablemente la desgracia golpea a la familia Cain en un viaje inaugural para las niñas: Johl muere trágicamente, las niñas son secuestradas por unos piratas y Stel regresa a Salus desolada y desesperada, ansiosa por reunirse con su hijo Marik para ir al rescate de sus pequeñas. Dicha empresa no tiene éxito y pasarán unos 10 años hasta que volvamos a saber de la existencia de estos dos últimos personajes. En el resto de los números de Low los autores nos deleitarán con terribles aventuras que tendrán como foco a cada uno de los integrantes sobrevivientes de esta familia, con datos que develan poco a poco lo que ha pasado con ellos en esta última década, y si es que existe la posibilidad de que puedan volver a reunirse. En el medio, los personajes son usados como una excusa para mostrarnos otras ciudades, otras facciones tribales, diferencias políticas y sociológicas, estados de gobierno fácticos y subversivos que logran imponerse censurando el arte y la cultura y persiguiendo a los profanadores que intentan devolver falsas esperanzas, y todo esto conectado a un sinfín de criaturas submarinas exóticas que se fueron desarrollando en los últimos siglos, la gran mayoría de ellas mortales. Apoyado en un desarrollo transversal de los protagonistas, Remender se las ingenia para desarrollar teorías diametralmente opuestas sobre las expectativas de vida de cada uno de ellos y cómo deciden enfrentarse al siniestro destino que les depara, usando para tal fin conceptos filosóficos hermanados con el positivismo de Auguste Comte.

IMG_0507Low es una propuesta definitivamente distinta, y logra destacarse del resto aunque más no sea por su faz gráfica y su narrativa, con reminiscencias europeas y puestas en página y diseños de personajes que recuerdan al Moebius del Incal e incluso algunas cosas de nuestro querido Juan Giménez en La Casta de los Metabarones. Hay splash pages tan grandilocuentes y con tantos detalles que parecen un poster, y ameritan que uno le dedique varios minutos, y las paletas de colores que Tocchini utiliza son tan vívidas que por momentos deliramos que estamos viendo un largometraje animado del tipo Immortel, ad vitam (2004), no un comic. Toda esta superproducción artística está puesta en función del desarrollo de unos personajes con unos contrastes muy interesantes entre ellos, y que con pocas pinceladas y diálogos por momentos poéticos se nos figuran familiares y comulgamos rápidamente con sus miedos y accionares, con sus pesares y depresiones, aún cuando cada uno de ellos tuvo que sobrevivir en un contexto que no podría ser más ajeno al nuestro. La realidad es que aquí el relato lo sostienen sin duda alguna los personajes, Low es efectivamente la historia de vida de una familia que tiene que lidiar con un sinfín de tragedias personales mientras encuentra la manera de que la civilización no se extinga. El comic es un relato sórdido de supervivencia matizado con pinceladas de violencia, sexo, corrupción y desesperación, y el mundo submarino que Remender nos hará habitar encuentra a la humanidad en su punto más bajo, y no habrá miseria que no sea expuesta y termine hiriendo tangencialmente a alguno de los protagonistas.

009Lo que hará esta travesía llevadera será el precioso arte de Tocchini, que no deja de crecer número a número y no para de deleitarnos con cada viñeta, cada página. Es sencillamente increíble lo que este artista logra, cómo articula una narrativa y puesta en página por momentos armoniosa, elegante e imponente y por momentos sucia y caótica, la cual va como anillo al dedo con los conflictos que Rick plantea, y los cambios en la paleta de colores van de la mano con el clima que la trama sugiere o impone. La dedicación y el cuidado puestos en el manejo de las tintas y colores para subrayar lo que sucede en primer plano y separar los fondos no deja de asombrarme, y la grandilocuencia de algunos escenarios y la majestad de ciertas locaciones entran en un contraste precioso con la delicadeza del diseño de personajes, muchos de los cuales se quieren presentar como caracteres fuertes y decididos pero tienen la vulnerabilidad a flor de piel. La convivencia de un montón de elementos disímiles es algo que no deja de fascinarme, me parece increíble como el comic puede saltar de una escena erótica y excitante a un vendaval de violencia sin sentido, y que la transición se de naturalmente y no resulte chocante. Quienes tuvimos la oportunidad de leer en su momento los tres números de The Last Days of American Crime sabíamos lo que podíamos esperar de la comunión entre estos dos autores, pero acá en Low ambos están muy afilados y se nota que es un proyecto muy personal para los dos en el cual están dejando parte de sus almas.

Low-Vol.-1-The-Delirium-of-Hope-01-00-831-x-396Si me veo en la obligación de tener que rescatar algo negativo acerca de este comic, esto sería su pésima regularidad: en poco más de cinco años acumularon apenas 22 números, una característica que de todos modos se repite bastante en otras series regulares de esta editorial. Pero cuando el resultado final de cada entrega suele superar mis más altas expectativas, la fastidiosa espera entonces valió la pena.

Compartir:

Etiquetas: , , ,

Dejanos tus comentarios:

Un comentario

  • Me encanta el concepto y el dibujo. Ya lo conseguí así q en el primer hueco q tenga lo devoro

    Comentarios

    Papepipopum

    30/01/2020 - 14:22