Maldito Mainstream

Jeff Lemire nos propone una saga épica superheroica con cierto nivel de complejidad, un rompecabezas repleto de pequeños misterios.

The Terrifics

07/09/2018

| Por Matías Depettris

5 comentarios

5f7acc9b248ad2922d77e983ec46a35aResulta que prácticamente todos los veranos los popes de DC Comics llevan adelante un congreso que también sirve como una “escuela de talentos”, en la cual algunos de los autores más importantes de la editorial, durante varios días, disertan sobre el estado actual de la industria y se enfocan más que nada en las necesidades a futuro de la editorial para la que trabajan, en un feedback intensivo con un público selecto muy atento y enteramente embutido en la oferta comiquera de su país.

Esto no resulta para nada extraño viniendo de parte de una editorial que en los últimos años supo enderezar su rumbo (después de algunos fracasos como la movida DC You y la pobre acogida que tuvo el New 52) y de a poco comenzó a construir una oferta bastante heterogénea, fomentando la identidad propia de otro tipo de series, a veces alejadas de las temáticas superheróicas que siempre serán la insignia de la casa. Actualmente las líneas Young Animal, Hanna Barbera, Vertigo y WildStorm están ofreciendo, mayormente, historias de gran calidad, muchas de ellas con un tono distinto a las de la línea clásica de DC, a pesar de que casi todas sigan guardando una fuerte relación con el universo “madre”.

Volviendo al antes mencionado congreso, a mediados del 2016, una de las conclusiones a las que llegaron, según palabras del propio Jim Lee, terminó por convertirse en la reciente línea Dark Matter, la cual usó como disparador el evento Metal, una riesgosa iniciativa editorial que se tradujo en la para nada despreciable cantidad de ocho títulos completamente nuevos, muchos de los cuales están protagonizados por personajes también muy recientes, casi todos salidos del crossover Dark Nights Metal.

Gc=Sin embargo, la elección que hice para este mes, The Terrifics, tiene como protagonistas a cuatro héroes que, si bien es la primera vez que forman un equipo, son harto conocidos por el lector duro de esta editorial. Pero desde el minuto cero este lanzamiento me llamó la atención por encima del resto solamente por su equipo creativo: el canadiense Jeff Lemire en el guión, acompañado del inconstante brasilero Ivan Reis en los lápices.

Creo que ni falta hace que presente a alguno de ellos ya que ambos tiene una enorme trayectoria sobre sus espaldas, tanto en DC como en Marvel, y en el caso del dibujante su estilo característico que parece una acertada amalgama entre los lápices de Alan Davis y los de Neal Adams es fácilmente identificable y altamente disfrutable.

The Terrifics, entonces, es un equipo que está conformado por Mr. Terrific, que en poco tiempo se pondrá el liderazgo del grupo sobre sus espaldas, la Phantom Girl que supo ser miembro de la Legion of Super-Heroes y proviene del planeta Bgtzl, el archi-conocido Plastic Man a.k.a. Patrick “Eel” O’Brian, y finalmente Rex Mason, también conocido como Metamorpho, un personaje que en este país seguro tiene un pequeño club de fans dado que nos viene acompañando desde las clásicas “Batman y los Outsiders” que publicó la editorial Perfil a principios de los ’90.

1_p_nkia9JxA7S5bkw-zpa8w¿Cuánto tenés que saber del evento Metal arriba mencionado para introducirte de lleno en esta serie regular? Poco y nada, ya que el amigo Lemire se encarga de meterte de lleno en la acción sin demasiadas vueltas, como para tomar distancia del crossover lo antes posible. Basta con saber que en aquella saga descubrieron un tipo de dimensión a la que denominaron Dark Multiverse, y que la misma tiene características muy especiales, las cuales aún con el evento finalizado siguen sin comprender del todo. En parte, la gracia de esta serie regular recae en la ansiedad por intentar cartografiar un poco más esta inexplorada zona del Multiverso, y desde ahí, haciendo números, nos damos cuenta que Lemire algo nos está queriendo decir… quizás nos está dando una pista bastante obvia de hacia dónde van a ir los tiros, teniendo en cuenta que tanto los Fantastic Four como los Challengers of the Unknown de Jack Kirby como también los Sea Devils, en sus formaciones originales contaban con 4 integrantes. La conclusión es correcta: este equipo tiene como objetivo implícito indagar por los rincones más oscuros del Multiverso, y de yapa averiguar el paradero de otro héroe un poco olvidado: Tom Strong.

Lemire hace uso de sus habilidades para el manejo coral y logra una extraña química casi inmediata en el futuro equipo: ya en el primer número nos invita a una aventura tan extraordinaria como exótica, la cual le da pie a Ivan Reis para presentarnos algunas de las escenas más preciosas que vamos a ver este año en un comic-book, como aquella en la cual Plastic Man estira su cuello lo más posible, ganando altura, para poder tener una idea general de donde está parado el grupo, y descubre que estaban indagando el interior cuasi-esquelético de un gigantesco ser celestial que al parecer hace años ha pasado a mejor vida.

the-terrifics-fantastic-four-jeff-lemire-ivan-reiss-evan-doc-shaner-dc-comics-21Más pronto que tarde el grupo terminará por descubrir que su corta estancia en el Dark Multiverse los embutió de una característica tan peligrosa como fascinante: están unidos por algún tipo de “sello” relacionado con las características de esa extraña dimensión, al punto tal que si se separan más de una milla corren el riesgo de explotar junto con el entorno que los rodea. Algo muy parecido le ocurre también a Phantom Girl y su capacidad para salir de la fase fantasmal y materializarse: cuando lo hace, el elemento que se pone en contacto con ella explota. Estas son algunas de las cosas que el cerebro de Mr. Terrific debería analizar y estudiar para que cada uno de los involucrados pueda continuar con su propia existencia por separado, pero las distracciones que se le vayan presentando en casi todos los números de la serie publicados hasta el momento no le permitirán, a corto plazo, resolver muchas de estas cuestiones.

Y ahora, un arrojo de sincericidio: The Terrifics no es un gran comic, y ni siquiera me puse a pensar si podría incluirlo en un Top 10 de la editorial, por un par de motivos que describiré en el próximo párrafo, pero es una serie muy divertida que recupera un espíritu aventurero muy difícil de leer en las ofertas actuales, protagonizado por un equipo del Nacional B elegido con mucho tacto. Los viajes que realizan los Terrifics tienen una extraña y satisfactoria reminiscencia a aquellos primeros números de los Fantastic Four, con la frescura de la muñeca de Lemire para las explosivas interrelaciones.

STL093282_1024x1024Un punto que patea en contra de este proyecto es que nuestro casi vecino Ivan Reis sólo se encarga del dibujo de los dos primeros números para luego pasarle la antorcha a Joe Bennett en el tercero, quién hará lo mismo con Doc Shaner en el cuarto. Dos números después, en el sexto, regresa Bennett, y en el séptimo los lápices los pone Dale Eaglesham. Si bien la calidad promedio de los sucesores de Reis es “pareja” (e incluso, si me preguntan a mí, Shaner era mucho más indicado para este proyecto que el brasilero, su narrativa y su estilo, que me recuerda mucho a Mike Allred, van de la mano con el formato de aventuras que el escritor pretende contarnos), eso no quita que el constante movimiento de artistas en los lápices se torne violento para una serie regular que pretende lograr cierto nivel de empatía con el lector en sus primeros números.

La realidad es que Lemire está haciendo un esfuerzo enorme para narrar una saga épica superheroica con cierto nivel de complejidad, un rompecabezas repleto de pequeños misterios que podrían o no ir resolviéndose a corto plazo, mientras va cociendo a fuego lento una telaraña de relaciones yuxtapuestas que poco a poco se hilvanan entre sí a la fuerza… pero hay alguien, un editor o la misma editorial, que se ensaña en patear la pelota afuera una y otra vez. Y eso es una lástima, porque cuando terminen por cancelar esta serie, los lectores nos habremos perdido la oportunidad de disfrutar un tiempo más de un equipo muy singular de héroes que, para variar, no están jugando a salvar el mundo todos los días para vanagloriarse de eso y ser protagonistas de los noticieros del mundo sino más bien todo lo contrario: están explorando los extremos de lo desconocido para encontrar la forma de seguir vivos, juntos porque no les queda otra. Ojalá me equivoque y este comic logre entretenernos por mucho tiempo.

Compartir:

Etiquetas: , ,

Dejanos tus comentarios:

5 comentarios

  • Por ahora le sigo poniendo una ficha. Es mucho más entretenido que la mayoría de los otro títulos, con Batman a la cabeza. No leí nada de Superman después del número 1000 de AC (que me pareció muy poco y mal aprovechado), pero esto tiene esa dinámica que te hace seguir interesado en ver como sigue la historia que estás leyendo número a número.

    Comentarios

    rubendario

    15/09/2018 - 05:33

    • Yo también estoy bastante decepcionado de la labor de Bendis en Superman. Esperemos mejore con los meses…

      ¡Gracias por comentar!

      Saludos

      Comentarios

      Logan_San

      22/09/2018 - 01:17

  • O fue despues de doomsday clock que metieron a promethea bueno no importa , lo estan cagando , una vez mas ,( y van …)

    Comentarios

    Nahuel2017

    07/09/2018 - 19:46

    • Es un tema que da para el debate. A mí no me entusiasma en absoluto lo que está haciendo D.C. HOY con Watchmen, pero en su momento muchas de las mini-series de Before Watchmen me gustaron un montón. Por ejemplo, los Minutemen de Darwyn Cooke son geniales, el Dr. Manhattan de Straczynski y Adam Hughes no solo está buenísimo, plantea muchas cosas que a Moore se le escaparon sobre las capacidades del personaje. El Ozymandias de Len Wein y Jae Lee también es un gol de media cancha, tiene unas puestas en página fabulosas y la trama es super complementaria de lo que leímos después en Watchmen. El Comedian de Azzarello y J. G. Jones también es muy digno, y coloca algunas piezas en lugares que uno no esperaba, y cierran. Before Watchmen es un proyecto que se hizo con mucho respeto hacia la obra original, aún cuando Moore no lo aprobara, y si bien no fue el “editor”, Len Wein ofició un poco como coordinador de las mini-series, y eso tiene su peso porque fue el editor original de Watchmen.

      La realidad es que para Marvel y D.C., trabajar con personajes que consideran que son “de ellos” y dárselos a cualquier guionista de turno para que haga lo que se le cante el quinto forro de las pelotas es el pan de cada día. Yo entiendo perfectamente todo lo que gira alrededor del creator owner, por supuesto que sí, pero la realidad es que cuando no quedó establecido de antemano los “límites” sobre los que puede ingerir o no la editorial con ciertos personajes, ahí tenes, creo yo, un agujero legal que es muy difícil de franquear.

      Yo me mantengo en la postura del lector que está a la expectativa de ver que se hace con los personajes. Ojo, mi postura tampoco es de salir a “defender a D.C.” o a Marvel, o a la editorial que sea, sin tapujos. Si lo que termino leyendo está bueno, me gusta, me cierra y no hace MIERDA el lore anterior que había desarrollado el autor original que creó ese concepto, esa obra, ese cómic o ese personaje, entonces me cuesta mucho ponerme del lado del artista.

      Comentarios

      Logan_San

      07/09/2018 - 22:49

  • Primero promethea despues wacthmen y ahora tom strong ….. alan moore debe ser serio candidato para ser miembro de los red lanterns en este momento . ….

    Comentarios

    Nahuel2017

    07/09/2018 - 19:45